Breaking News

EN EL BARRIO CUBA SE TERMINABA LA CIUDAD

Escrito por Francisco Santana

Al final de la calle Estrada Coello, una de las principales del barrio, la vida sigue como hace mucho tiempo: casas de caña y madera, ropa en los cordeles y gente que sobrevive de la pesca en el río y de la recolección de desperdicios.

“Toda la ciudad se equivoca sobre el barrio Cuba”. Así habla Miguel Cortijo Bustamante, quien nació en este lugar hace 65 años. Primero, sus límites no son los que mucha gente piensa. El barrio Cuba está contenido entre las calles Pancho Segura y Lindbergh, y desde Rosa Borja hasta Francisco Robles llegando al fondo donde el río invade la tierra. “Esto no incluye al camal, que en realidad es otro barrio”, observa Bustamante.

En la calle Oriente terminaba Guayaquil. No había ninguna construcción. Todo era un pantano lleno de lodo. “Esto prácticamente era una selva”, asegura Juan Navarro, quien llegó al barrio cuando tenía 8 años y ahora, a sus 72, visita cada día a su amigo para recordar los tiempos en que jugaban pelota en lugares que ya no existen, y ahora son calles y casas ajenas.

La idea de inseguridad difundida sobre este barrio, según Navarro y Bustamante, es falsa. Eso tiene que ver con la proximidad del camal que, en opinión de los moradores del barrio Cuba, es la causa de esta reputación de peligro. Desde el interior, el barrio Cuba se vive como un lugar de felicidad, muy popular y alegre. Ante todo, con sus aproximadamente 100 años de vida, tiene una historia rica en recuerdos y eventos.

Su nombre evoca a las personas extranjeras que llegaban en las embarcaciones, ya que en esa época no existía el puerto marítimo en Guayaquil. Era una feria de barcos donde se canjeaba arroz, banano, madera de balsa, café, pero también se escondía el contrabando, otros llevaban chicas a los barcos.

Por todo ese ambiente, muchos de los marinos y visitantes encontraban gran similitud con La Habana, capital de Cuba. Parece que a alguien de tanto escuchar “Cuba, se parece a Cuba” le gustó la idea de llamarlo así, y de ahí nace ese nombre. Esa es una de las historias que Cortijo tiene de sus ancestros y cuenta con un placer obvio.

También están los recuerdos de cuando la calle Estrada Coello era como un bulevar por donde la vida pasaba feliz, era un lugar muy comercial. “Ahí la gente paseaba con sus mejores ropas y las chicas iban bien perfumadas. Nada es lo que era antes”, sostiene con nostalgia Cortijo, en tanto Navarro lo confirma.

En un viaje melancólico trae al presente cuando la Av. Domingo Comín se llamaba Av. Cuba y moría en la calle El Oro. “Con el cambio de nombre le quitaron parte de su identidad”, reflexiona.

El tiempo cuando la estación del tranvía quedaba por la calle Daule, en la parte de atrás del colegio Cristóbal Colón, que en esa época solo era una casa vieja, también viene a su cabeza. Todo era muy diferente.

Aquí la gente fue haciendo su casa poco a poco. “Yo le compré mi propiedad a un señor que se llamaba Sevedeo Naranjo, quien fue uno de los fundadores. Las casas eran de caña y madera. La transformación tiene que ver con la oferta de los políticos, cuando estaban en campaña venían con volquetes de tierra y el lugar se fue rellenando de a poco. Toda la ciudad ha cambiado, esto era un despelote”, dice con voz fuerte. Están todavía presentes los momentos de una época cuando eran menos habitantes y había más calor humano, más respeto, cuando todos hacían colectas si un vecino enfermaba. “Ahora las cosas han cambiado, el barrio es demasiado grande, no son los mismos valores morales”, finaliza Cortijo.

Fotos: Apertura: facebook. Textos: El Universo (Martín Herrera); eluniverso.com; kanquigua.wordpress.com; eltelegrafo.com; elcomercio.com; aar.facebook.com;

Serie: Vida de Barrio. Nota publicada en Diario El Universo el 15 de septiembre de 2004 y parte del parte del libro Crónicas de Ecuador escondido de Francisco Santana, publicado en mayo de 2013

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LOS PRESOS VIVEN SIN MUROS NI REJAS

Escrito por Francisco Santana Gloria Montaño, presidenta de la confraternidad carcelaria del Guayas, camina despacio. …