Breaking News

¿CUÁNDO DEBE UNA PERSONA DEJAR DE APRENDER?

Escrito por Humberto Alarcón Peralta

En mi opinión, la respuesta a esta pregunta debe ser contundente…NUNCA El ser humano, desde su nacimiento (o incluso antes) comienza un proceso ilimitado de aprendizaje.

En los primeros años de vida, el cerebro humano es una esponja que absorbe todo el conocimiento que recibe del exterior. En esta primera etapa es donde se forma el carácter y la forma de ser de cada persona, por lo que son fundamentales para el posterior desarrollo.

A medida que crecemos, nuestro nivel de conocimientos aumenta y nuestra capacidad de aprendizaje disminuye, hasta llegar a la madurez, donde el ser humano llega a un equilibrio entre ambos conceptos.

Es en este momento donde el ser humano comienza a enseñar a los demás todo lo que sabe, a sus hijos, a sus familiares, compañeros de trabajo, colaboradores…y es en ese momento donde existe un gran riesgo, y es que pensemos que tenemos mucho que enseñar y poco que aprender. Nuestra recomendación es que nunca se cruces esta línea, y que no pensemos que solo tenemos que enseñar y no debemos seguir aprendiendo.

Muchas veces he escuchado que hay que desaprender para volver a aprender. Yo, personalmente, estoy de acuerdo parcialmente con ese concepto, no pienso que haya que desechar todo lo que uno sabe, sino que debe tener la mente abierta para adquirir nuevos conocimientos que interactúen con los que uno tiene, con sus experiencias, sus vivencias, su forma de ser…su carácter.

Pienso que el ser humano no debe renunciar a lo que es, a su esencia, sino que debe tener una clara vocación de evolución. Todos nosotros somos un gran diamante en bruto que, a lo largo de nuestra vida, debemos pulir para llegar a ser una piedra preciosa, y no deberíamos conformarnos con su estado actual, sino seguir buscando mejorarla.

Por todo esto, les invito a que nunca dejen de aprender, de investigar…de formarse, pero sobre todo como personas…nunca piensen que lo saben todo y que no tienen nada que aprender, sabiduría y aprendizaje no son incompatibles.

Por supuesto que poseen unos conocimientos gracias a todo lo que han aprendido a lo largo de su vida, es por eso que también les recomiendo que sean generosos enseñando a los demás todo lo que saben.

Todas las personas tenemos una boca para hablar, pero dos oídos para escuchar, dos ojos para ver, dos orificios nasales para oler, dos manos para tocar y millones de papilas gustativas para saborear, la naturaleza nos ha programado para aprender por siempre.

No se conformen con lo que son…sin dejar de ser fieles a su esencia, nunca dejen de buscar la versión mejorada de ustedes mismos.

Foto: alfrecertain.com

HUMBERTO ALARCÓN PERALTA Ex docente de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, Gerente General en Pesquera Alcelsa SA. Gerente de Recursos Humanos en Grupo Fehierro, trabajó como profesor en Universidad Tecnológica Equinoccial, conferencista en la Escuela Politécnica del Litoral (Espol), Director Provincial en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Estudió Magister en Administración y Dirección de Empresas y Ciencias Económicas en Universidad de Guayaquil.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

A TOMAR CONCIENCIA

Escrito por Lorena S. Brenz Y aún las personas no entienden que no tenemos cura …