Breaking News

ADIÓS DON ALBERTO.

Un homenaje póstumo a una lumbrera del periodismo ecuatoriano, Don Alberto Sánchez Varas, nuestro columnista en Revista Delado con su columna Un Paseo por el Tiempo (Historias del Ayer)

DON ALBERTO SÁNCHEZ VARAS. Nació en Guayaquil un 11 de Junio de 1946. Brillante periodista e historiador. Ingeniero Comercial. Un símbolo, ícono y referente del periodismo ecuatoriano de todos los tiempos. Falleció en la madrugada del 10 de marzo del 2021.

Don Alberto fue un hombre altamente identificado con el periodismo, el deporte, la historia, la economía y la cultura. El amor por el deporte, por el fútbol y por su Barcelona del alma le nació en los genes y la sangre por legado de su padre Don Alberto Sánchez Cavanna, quien fue vicepresidente de Barcelona de Guayaquil. Connotado historiador, eminencia de la investigación histórica y periodística, no sólo en el deporte sino también en la historia. Un baluarte excepcional en lo intelectual, una prodigiosa mente con intactos recuerdos y reseñas,

Hurgador de biblioteca con 64 años de trayectoria. Miembro de la Academia Nacional de Historia. Escritor de libros. Editor de publicaciones en la Universidad Católica de Guayaquil. Director del Programa Dominical «Un Paseo por el Tiempo» en UCSG Radio TV. Periodista de cepa y tradición. Un profesional a carta cabal que supo honrar la profesión de periodista.

Trayectoria profesional

Fue una lumbrera de periodismo, que a su haber tiene el récord de ser uno de los periodistas que más temprano inició su carrera a nivel nacional y mundial con solo 12 años de edad. Carrera que fue notable y prolífica con una lucida y lúcida trayectoria que abarcó radio, prensa y televisión, que mantuvo vigente por 64 años.

Fue un niño prodigio que empezó su carrera muy temprano. Fue en 1958, apenas tenía 12 años y estudiaba primer curso de secundaria en el colegio Cristóbal Colón, cuando inició su prematuro andar por el periodismo. Su primer programa fue ‘Horizontes deportivos’, de Radio Atalaya, por entonces el único programa deportivo que había en Guayaquil, en el que se encargaba de reunir y procesar la información que locutaban, periodistas de fuste como: Ricardo Chacón García «Don Richard» y Ralph del Campo Cornwall .

“Empecé a los 12 años. En el colegio Cristóbal Colón teníamos un periódico mural que se hacía con mimeógrafo, un aparato que se usaba mucho en aquella época para imprimir a un costo relativamente económico. En 1958 entré a Horizontes deportivos, el único programa radial de este tipo los domingos, de 21:00 a 22:00, en Atalaya, con Ricardo Chacón y Ralph del Campo. Yo estaba suscrito a revistas del exterior que me llegaban por correo, por lo que tenía mucha información internacional. Por esa época hubo interés porque grandes figuras sudamericanas se iban al fútbol europeo. Yo contaba con el calendario de juego de las principales ligas del mundo y además tenía acceso a una radio alemana de onda corta, en la que escuchaba los resultados.”, contó Don Alberto en una nota publicada en Diario El Universo el 24 de septiembre del año anterior (2020), titulada: Alberto Sánchez Varas: “El periodismo de hoy sigue siendo, en esencia, el mismo de antes”.

Dos años después, en 1960, con catorce años de edad, incursionó en el periodismo escrito y dio sus primeros pininos, escribiendo sobre deportes, en Diario El Telégrafo, bajo el mando de Manolo Mestanza. “En una ocasión estuvo en Atalaya, Manolo Mestanza, quien era de El Telégrafo. Él me dijo que llevara tales datos allá y colaborara, con 14 años de edad. A los 15 ya ganaba algún viático, que para mí era una fortuna”.

Luego en 1964 pasó a El Universo, nuevamente escribiendo deportes junto a Jaime Rodríguez Peñafiel, además de escribir para otras secciones. Allí estuvo hasta 1982. Un año después volvió a El Telégrafo.

“En 1964 “Jaime Rodríguez Peñafiel, quien fuera director de deportes de El Universo muchos años, me invitó al Diario. Yo estaba en sexto año de colegio. Colaboraba, era menor de edad y no podía ser de planta. Apenas me gradué me dieron el nombramiento en el periódico; tenía 17 años aún”.

Luego incursionó en televisión. Fue a finales de los años sesenta, en que participó como comentarista en la primera transmisión deportiva en vivo que se hizo en el país, que la realizó Canal 10 (hoy TC Televisión). En esa estación fue parte del staff deportivo y participó de varios programas de ese tipo. Además estuvo en estaciones de televisión de suscripción por cable, en programas deportivos y de opinión. Estuvo CableNoticias (canal 3), un canal completamente dedicado a asuntos noticiosos y CableDeportes (Canal (7) de programación deportiva y entretenimiento. En prensa, también laboró en Diario Meridiano, Revista Estadio, Revista 7 Días Deportivo y colaboró en Expreso y Revista Delado.

En radio estuvo en CRE, Mambo, Caravana, Súper K 800. Su última emisora fue UCSG Radio y Televisión, estación de la Universidad Católica de Guayaquil en la que tuvo el programa dominical «Un Paseo por el Tiempo» .

Su carrera fue de largo alcance pues se mantuvo vigente por 64 años. Sobre este tema, el propio Don Alberto comentó el hecho, en una entrevista que le realizó diario El Universo, en septiembre del año anterior (2020). A la pregunta de : ¿Es el periodista deportivo activo más antiguo del país? contestó: “Lo entiendo así, creo que sí. Pero, claro, no solo hago periodismo deportivo, aunque más fama haya tenido en esa área. Incluso en El Universo participé de muchas secciones”.

Impulsor del deporte

Desde su función de periodista, Don Alberto fue un impulsor del deporte promoviendo torneos amateur de natación y fútbol que realizó Diario El Universo. En 1962 cuando él era el encargado de la cobertura de natación junto a Francisco Doylet y Jaime Rodríguez promovió  el I Campeonato de Novatos de natación, auspiciado por El Universo en 1964 y luego lo siguió haciendo en los siguientes años, hasta que estuvo en el Diario. También fue coordinador general del primer torneo barrial de fútbol organizado por este Diario, en 1969.

Autor de Libros y docente

Don Alberto un insigne hombre de letras, escritor, cronista e investigador, fue autor, de seis libros que trataron diferentes tópicos que estuvieron entre el deporte, la historia y personajes del acontecer ecuatoriano. Entre sus obras están: 1835-2010. La aviación y los aeropuertos en Guayaquil, Historia del Movimiento Olímpico Ecuatoriano (Dos Tomos), Vida de un hombre: Emilio Estrada (1855-1911), Nuestra historia (del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil). También escribió de historia en diarios, revistas, suplementos, y en su blog personal, así como en Revista Delado

Miembro de la Academia Nacional de Historia volcó sus conocimientos en la docencia como profesor de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad de Guayaquil.

Fue editor de publicaciones de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y ahí laboró en UCSG Radio y Televisión.

Fue conferencista de temas históricos, políticos, económicos y deportivos.

Anécdotas y remembranzas

En dos notas publicada por Diario El Universo, la primera, el 29 de noviembre de 2012, titulada: “Alberto Sánchez, el periodista que ha visto todos los campeonatos de Barcelona”, y la segunda, el 24 de septiembre del año anterior (2020), titulada: Alberto Sánchez Varas: “El periodismo de hoy sigue siendo, en esencia, el mismo de antes”, Don Alberto cuenta varias de sus vivencias, experiencias y anécdotas.

Una de ellas es que él, hincha acérrimo de Barcelona, sin que esto menoscabe su objetividad periodística, vio todas las coronas de campeón que logró su equipo, de las cuales seis, cubrió para El Universo (1963, 1966, 1970, 1971, 1980 y 1981).

“Es algo que me enorgullece. He visto todos los campeonatos de Ecuador que obtuvo Barcelona y también los que ganó en los antiguos torneos de la Asoguayas. El único que no observé fue el último del amateurismo, ganado en 1950, porque era muy pequeño. Me tocó cubrir desde el título de 1963 (hasta el del 1981), cuyo partido se jugó el 26 de enero de 1964. Debía cubrirlo Pancho Doylet, pero se indispuso”.

Ante tamaña experiencia, cabía preguntarle cual fue el mejor Barcelona campeón, y el cronista de esa nota lo hizo: “Técnicamente hablando era muy bueno el de 1963, dirigido por el brasileño Gradym. También el que logró el doblete de 1970 y 1971, con Otto Vieira como entrenador; el campeón de 1980 era un gran equipo. Pero sí debo elegir uno, me quedo con el de 1971, tenía a Alberto Spencer y a Pedro Perico León. ¿Qué más se puede decir?”

Sobre la cobertura que hizo de los otros campeonatos de Barcelona, Don Alberto dijo: “Todos tuvieron una característica especial. El de 1966 fue dramático porque Barcelona enfrentó en Guayaquil al Aucas, que ya solo jugaba por el honor, pero complicó. Los canarios debían por lo menos igualar para ser campeones, si perdían debían definir el título con Emelec. Fue empate a 1, pero sobre la hora Luciano Macías sacó de la raya, a los 89 minutos, un tiro de Oliveros”.

Otra de sus finales inolvidables fue la de 1980, en Machala, ganada 3-0 a Técnico Universitario, con el mítico gol de chilena de Víctor Ephanor. “La ciudad parecía un barrio de Guayaquil. Era un tercer partido definitorio que transmití, junto con Francisco Doylet, para el antiguo Canal 10 (TC Mi Canal). También la cubrí para el Diario y por cuestiones de cierre de edición tuve que salir del estadio 9 de Mayo directo rumbo al aeropuerto machaleño. La condición que me puso el Diario era regresar inmediatamente que terminara al partido, porque en esa época no había los medios actuales de transmisión de información. Tenía que escribir en Guayaquil. La única forma de lograrlo era salir directo al aeropuerto, acabado el partido, para tomar una avioneta. El Universo contrató una avioneta para que nos trasladara a los fotógrafos Luis Arévalo, Humberto Parra y Miguel Quijije, y a mí. Lo más difícil fue llegar al aeropuerto, Machala se desbordó. Afortunadamente, aún había luz natural cuando despegamos, pero salimos de Machala casi entre sombras, porque el aeropuerto no tenía iluminación Fue una odisea. Luego de que arribé a Guayaquil, escribí la nota del partido y tuve tiempo para bajar del antiguo edificio de este Diario (Escobedo y 9 de Octubre) y ver, entre la multitud, la caravana de Barcelona, que llegó vía terrestre”.

Sobre el período de sequías de títulos de Barcelona entre 1997 y 2012 dijo: “Catorce campañas sin vueltas olímpicas no mermaron la popularidad nacional de los amarillos. Para nada. Los años sin campeonatos tal vez hicieron que se despertara la inquietud y ansiedad en muchos jóvenes y por esa vía se hicieron hinchas. Creo que ahora disfrutan este éxito por el acierto de incluir en la plantilla a muchos futbolistas acostumbrados a jugar finales”.

Pero Don Alberto, no solo tuvo la fortuna de ver los hechos históricos de Barcelona, también vio y cubrió uno de los hechos históricos del fútbol ecuatoriano, que lo consiguió su equipo rival, Emelec, cuando en 1968 se convirtió en el primer club de Ecuador en clasificar a segunda fase de la Copa Libertadores de América. “También cubría a Emelec. Estuve cuando clasificó como el primer equipo ecuatoriano a segunda fase de Copa, en el triunfo 1-0 contra El Nacional en Quito”.

Continuando con el mundo anecdótico de Don Alberto, se le preguntó en una de esas notas:

¿Algún recuerdo imborrable de sus primeros años? Mis dos primeras misiones internacionales, que fueron en mayo de 1964, en Caracas y Santiago. Barcelona jugaba Copa Libertadores. Recién al mes siguiente cumplí los 18 años. Es uno de mis recuerdos inolvidables: la primera salida al exterior como periodista. Dos acontecimientos, realmente. Me desarrollé como periodista deportivo y más o menos en 1970 o 1971 comencé a participar de la sección de Eventos. Al graduarme de la universidad empecé a colaborar en Información General, en Economía. Así transcurrió mi carrera, hasta diciembre de 1982, unos 19 años si contamos desde que empecé como colaborador externo en 1963. Son recuerdos muy gratos. He mantenido una buena relación con el Diario. Nunca me desligué de la página deportiva”.

¿Qué anécdotas le dejó la cobertura deportiva?
“Muchas. Cada campeonato tiene su propia historia. No podría decir que cierto torneo fue el mejor. Algunas llevaban riesgo, como cuando nos tocó viajar en avioneta, alguna vez, en el envío de los periódicos a Quito”.

¿Y en otros ámbitos?
“En 1966, el expresidente Clemente Yerovi terminaba su periodo de seis meses e hizo una visita de cortesía al Diario. La secretaria que debía coordinarlo no lo hizo. Él, un hombre muy sencillo, se hizo anunciar en la Redacción. Al conserje casi le da un infarto. No había nadie en la Redacción. Preguntaron por teléfono quién lo podía recibir; bueno, Alberto Sánchez. Yo, por alguna razón que no recuerdo, estaba con terno. Lo recibí y conversamos una media hora. Fue una charla agradable, pero no me imaginaba que iba a recibir a quien hasta hacía una semana era el presidente de Ecuador”.

Otra de sus anécdotas fue estar en la celebración de los 50 años de El Universo, diario en el cual laboró por 19 años. “El aniversario del medio siglo fue una tremenda celebración, un acontecimiento nacional. Hubo una recepción en el Club de la Unión. Incluso se disputó un torneo internacional de fútbol, con Barcelona, Universitario, El Nacional y Alianza Lima. A Lima fue por primera vez con Barcelona, Perico León a enfrentar a Alianza, que era su equipo. Hubo otros eventos deportivos, culturales, musicales. Además, hubo el reconocimiento de las instituciones públicas. No hubo del Congreso, porque Velasco Ibarra se había nombrado dictador y no había Congreso.”

¿Qué personajes recuerda?
“Yo aprendí mucho de los antiguos. En el periodismo de antes había vocación a diario. En ese tiempo, los periodistas se hacían ‘en la cancha’, se puede decir, si bien existía una escuela de periodismo; pero el nivel de los periodistas era bastante alto. Casi la mitad de los periodistas de la Redacción eran profesionales en otras ramas: abogados, economistas, ejecutivos de empresas. Era gente de mucha personalidad. Recuerdo mucho la vocación periodística de Ismael Pérez Castro. Él, director del periódico y personaje importante en la ciudad, tenía siempre como prioridad el Diario y su personal. Era muy querido por los trabajadores, a quienes ayudaba de su bolsillo cuando lo necesitaban y solamente de palabra esperaba que le devolvieran con el próximo sueldo, sin papeles; de palabra le cumplían. Esto, pese a que las políticas de la empresa, como en cualquier otra, muchas veces no lo permitían. Don Ismael tenía a todo el personal compenetrado, comprometido”.

¿Qué me puede decir sobre el periodismo deportivo de hoy respecto del de antes?
El periodismo sigue siendo el mismo, en esencia. El periodista debe informar e intentar ser objetivo. Todo periodista tiene preferencias: políticas, deportivas, religiosas. Somos seres humanos y tenemos inclinaciones. Pero el periodista debe ser objetivo, algo que no es fácil lograr; cuando se consigue, se alcanzan grandes resultados. Tengo la satisfacción de que pertenecí a una sección deportiva de El Universo considerada de las mejores de Sudamérica a fines de los años 60 y comienzos de los 70. Una sección de mucho prestigio. Siempre que había algún evento internacional aquí, un periodista extranjero visitaba el Diario e incluso escribía artículos para este. De igual manera nosotros, cuando nos tocaba viajar.

Un lujo y honor para Revista Delado

En Revista Delado, tuvimos el honor, privilegio y orgullo de tener al mejor historiador del país. Una pluma de lujo que se unió a nuestro equipo y que hoy se nos adelanta dejando un inmenso pesar. Aún recuerdo como si fuera ayer, el diálogo que tuvimos una tarde de mayo de 2019 cuando le conté mi proyecto. Le dije: Don Alberto, me hija está que me friega para que me meta en el mundo digital, estoy por sacar una revista tipo Vistazo pero en internet, que tenga varias secciones que van desde deportes, música, gramática, gastronomía, espectáculo a crónicas y reportajes. «Adelante. Gran idea. Hace falta una revista que tenga que leer. Has pensado en temas históricos. Porque si gustas puedo ayudarte en eso». Así de desprendido, de entusiasta, de apoyador era él. Un caballero. Y claro le dije: sí, allá iba, solo que usted se adelanta, venía a que me guie en el tema y a pedirle que sea columnista. «Encantado. Hoy mismo te mando varias notas que ya tengo hechas para que vayas adelantando». Y así, me envío varias de sus foto-historias. Luego me dijo. «Te invito a la radio para que hables de tu proyecto». Y ese domingo era entrevistado en la radio de la Universidad Católica, en su programa Un Paseo por el tiempo, conversando de periodismo y de mi naciente proyecto digital. Ese era Don Alberto, de quien tuve el honor de ser amigo.

Don Alberto fue además de amigo, uno de mis maestros. Hombre de bien que jamás dijo no a una colaboración, a una ayuda, a una enseñanza, a compartir lo que sabía sin egoísmo. Nos solíamos encontrar en la biblioteca, con él, con Antonio Ubilla y con Don Ricardo Vasconcellos Rosado, otra eminencia de la investigación y el periodismo, y entre libros y periódicos antiguos con ese impregnable olor a historia pasada, sentaba cátedra cuando hablaba en charlas enriquecedoras. Cuando me equivocaba en algún artículo, me llamaba por interno, me corregía, me enseñaba, me ilustraba. Cuando quería tratar de algún tema, lo llamaba y con base a lo que el me decía y al camino que me mostraba, yo empezaba a mover las teclas. Maestro y Amigo. Grande Don Alberto. Gracias por todo.

Lamentamos profundamente su deceso y recomendamos su memoria como ejemplo de esta y las futuras generaciones.

Expresamos nuestra nota de pesar a su esposa Lola Loor Plaza de Sánchez Varas a su hija María Gabriela, hermanos y demás familiares.

Lo vamos a extrañar querido Don Alberto. Que dios lo tenga en su gloria .

Fotos: Diario El Universo, Comercio, twitter de Antonio Ubilla; radioatalaya.net.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

YO FUI ESCOLTA DEL PAPA

SERIE YO SOY  Escrito por Rodolfo Enríquez Hace 36 años el papa Juan Pablo II …