Breaking News

LOS HUEVOS DE DON MAURO

Escrito por Christian Brambilla-Zornotza.

La historia que les contaré a continuación es de la vida real; esta fue narrada por un gran amigo mío de la infancia, Renato Donggilio, hijo de don Víctor Manuel, exdirectivo de Emelec y testigo del hecho.

Antes de relatarles la anécdota, ya que tiene una connotación muy especial, me veo en la obligación de hacer un breve exordio de quién fue, es y será don Mauro Velásquez Villacís, actor principal de esta historia.

Debo de remontarme a más de 45 años atrás; sí que suenan a muchos, pero en mi memoria están tan frescos todos, sí, muy frescos, gracias a DIOS me funciona bastante bien, como otras cosas…
Siempre me gustaron el futbol y el baseball, los que me conocen saben que tengo una gran pasión por estos deportes y esto lo digo con un poco de arrogancia, sé muchísimo más que bastantes que tienen una cámara o un micrófono por castigo, paso renegando por cada crimen que cometen cuando abren la boca al referirse a este maravilloso deporte llamado FÚTBOL, el “Rey de los Deportes”; pero bueno, terroristas en la era de la comunicación digital hay demasiados y es imposible silenciar a todos; esta referencia la debo de hacer, ya que si don Mauro estuviera vivo, creo que le daría un infarto por segundo ante tanta basura que se lee, escucha y ve, en fin…

Debo de haber tenido unos 10 años cuando él trabajaba para radio Mambo, su tono de voz sonaba imponente, ¡sabia! Me dejó enganchado escuchar tantos conocimientos en ese espacio de tiempo, cada vez que podía lo sintonizaba hasta que lo perdí como al Unicornio Azul; había migrado de esa estación. Por casualidad, un domingo en el Estadio Modelo, hoy Alberto Spencer (su íntimo amigo), un aficionado tenía sintonizado el partido y alcancé a escuchar sus comentarios. Muy entusiasmado le pregunté al radio espectador el nombre de la transmisora y de muy mala manera me contestó: La Fabulosa-Universal. Luego vino el “Mensaje a García”, busca el dial en AM en ese multibanda NEC sin ningún éxito, hasta que agarré las Páginas Amarillas y con mi voz de niño pregunté por su programa y me dijeron que transmitía de 13 a 15 horas.

Me venía del putamadre ya que YO llegaba del CAH casi a las 2 pm, agarraba la mitad del programa y desde ese día no le volví a perder el rastro. Seguido a esto, un día conversando con Gabrielito, mi compañero de aula y amigo hasta el día de hoy me comenta de un programa de futbol en Canal 4, lo emitían los lunes en la noche, ¿¿¿quién lo conducía??? Nada más y nada menos que ¡¡¡el Dr. Mauro Velásquez Villacís!!! (Aclaro, fue el primer programa de TV ecuatoriana con este formato, donde veías todos los goles de la jornada y sus comentarios, seguía aprendiendo).

Haré una breve confesión. Desde muy pequeño me gustó Barcelona Sporting Club, pero por esas cosas de la vida también me gustaba Liga de Quito, sería por la similitud del blanco de mi amado Real Madrid.
Cuando comienzo a escuchar ya con frecuencia a Mauro, al que se le notaba “el plumero amarillo” y no lo ocultaba, empiezo a enamorarme por completo del Ídolo del Astillero, a veces es fácil olvidar…

Su pasión por nuestro Club es más grande que la de todos sus fanáticos juntos; sus programas eran tan bien elaborados, sus comentarios eran profundos, era un hombre que analizaba el futbol perfectamente y sabía darse cuenta qué jugador era bueno, y el que le parecía malo, se lo decía sin cortarse un pelo y sin mirar a otro lado. Había visto mucho fútbol y supongo nació con esa objetividad única que siempre lo caracterizó. No sé si alguien le pudo haber enseñado algo de este maravilloso deporte, sigo pensando hasta el día de hoy que simplemente nació sabio.

Fui creciendo y aprendiendo de lo que cada día me dejaba, era mi tutor personalizado y sin cobrar. Eso no tiene precio. Él era un hombre muy generoso con lo que sabía, entregaba todos sus conocimientos, no se guardaba nada, inclusive hasta las cosas que le fastidiaban del entorno del fútbol, que podían ser de su vecino de barrio. Esto le causó muchos contratiempos, ya que el rival, en ocasiones, recibía sus críticas frontales, pero muy sinceras. A este tipo de personas se les debe de aceptar casi todo, solo hay que tener madurez y tolerancia, ellos saben por qué dicen las cosas.

Cuando llegué de aprendiz en el año 1988 a Radio Caravana, mi mayor ilusión era conocerlo a Mauro; recuerdo que quien me llevó fue mi vecino y amigo “Perico” Santos, periodista de este medio. Al segundo día entré a una pequeña sala de descanso que tenían ellos para recoger un periódico para cotejar una información, lo encontré sentado revisando unos teletipos de la Agencia EFE, lo saludé y casi me desmayo de la emoción. Me presenté muy educadamente como es mi costumbre, me contestó de la misma forma y continuó en su lectura. Tenía delante mío a mi referente, al mejor periodista deportivo de la historia del Ecuador, lo digo alto y claro, aunque se enfaden muchos y con el perdón de muy pocos, que YO sé quiénes son, pero que ahora no los mencionaré. Sueño cumplido. Ese día fue inolvidable.

Continué con mis estudios, dejé la radio, pero nunca perdí ese gusto por el fútbol. Pienso que si hubiera estudiado esa carrera, en este momento, con toda seguridad, sería mínimamente director de diario Marca, jefe de prensa de la FIFA o relacionista público de los NY Yankees, pero lo más importante es que tengo mi propio medio escrito, donde escribo lo que me da la gana y de quien quiero; no tengo una línea editorial, donde plasmo mis ideas que son bastante extrañas, pero mías; escribo con total libertad que es lo más preciado que tengo, donde escribe mi anarquía heredada de mi Abuelo Ángel y de mi Madre Bernabea.

Pasó el tiempo y se dio la oportunidad de hacer un intercambio comercial con don Mauro, pauté un producto durante un tiempo en su programa de radio. Nos contactamos, siempre muy amable y empezó una relación más cercana, donde pude conocer de cerca al Mauro esposo, padre amoroso, amante de sus perritos french poodle, a ese hombre extremadamente sencillo y honesto, el que me abrió las puertas de su casa y oficina, con una biblioteca espectacular, casi en su totalidad de fútbol. Pude entender que detrás de su seriedad existía un hombre que también reía, que no era nada ácido, que disfrutaba la vida mejor que muchos que “parecen” felices porque están haciendo el bufón por donde caminan. Él simplemente mantenía su porte, ¡algo con lo que nacemos muy pocos!

Esos días que pude compartir con él hasta la comida en su casa, lo escuché con atención, lo dejaba hablar sin interrumpir, reía contándome sus anécdotas, sus viajes, toda su sabiduría. Le caí muy bien creo YO, hasta me permití hacerle alguna broma por su pijama, le dije que solo le faltaba el gorro para dormir, me contestó que cuando viajaba “desgraciadamente” a la capital sí lo había usado, pero que esos días ya eran muy pasados en buena hora. A mí tampoco me gustan las personas de esa ciudad… Todos tenemos nuestras convicciones. Al finalizar mi trabajo en su casa me fui con un libro escrito por él y con una dedicatoria incluida, “Historia del Barcelona Sporting Club”. Recuerdo que decía: Para Christian Brambilla, amante del fútbol y de los comentarios de Mauro Velásquez Villacís.

Heredé de él algo muy importante, ver y leer el futbol mejor que nadie y lo sencillo que es.

Julio Salinas no era precisamente uno de sus jugadores favoritos, le saqué una carcajada a su estilo cuando le dije que era el jugador más técnico de Euskadi; lo hice a posta porque yo sabía lo que él pensaba.
Por cierto, Mauro era experto del futbol brasileño, español y amigo personal de don Pedro Escartín, el más grande de España.

Ahora sí viene la anécdota de don Mauro; ¡¡¡para hacer lo que él hizo hay que tener huevos definitivamente!!!

A don Mauro Velásquez Villacís y don Jorge Lazo Logroño los unía un compadrazgo y gran amistad. Era el cumpleaños de este último, que en esa época era director técnico de Emelec y Mauro no podía eludir el compromiso de ir.

Fueron todos los dirigentes del Club Sport Emelec. Ya cuando se tomó la copa del estribo, se fue. Decidió regresar a la puerta y les gritó a todos: “¡Viva Barcelona, hijos de puta!”, y salió corriendo. Se desahogó de estar con emelecistas. Alejandro Ponce lo quería matar, pero Jorge Lazo defendió a su compadre y no pasó a mayores.

Para aquellos que no saben lo que es tener sentido del humor, este es el mejor ejemplo de lo que es divertirse.

Insisto: a los sabios hay que dejarlos hablar y entender cuando hablan en silencio también.

Las dos perlas del futbol ecuatoriano son don Alberto Spencer Herrera en la cancha y don Mauro Velásquez Villacís en el periodismo futbolístico.

 

 

CHRISTIAN BRAMBILLA-ZORNOTZA.

Guayaco  y Azudense. Gracias a DIOS todavía tengo libertad de pensamiento, libertad de sentimientos (aunque a veces son muy extraños) y puedo moverme sin dificultades… «En el mundo de las letras hay dos tipos de escritores, los que llegan y los que ya están y YO estoy desde el primer día que llegué»!

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA PUNTA CAMBIÓ DE DUEÑO

Barcelona es el nuevo líder del campeonato. La diferencia de goles a favor lo pone …