Breaking News

BITCOIN …OTRA VEZ

Escrito por James Neale Yerovi

16 de febrero 2021. El amanecer en Miami fue a las 6:54 a.m. y el atardecer será a las 6:15 p.m. durante 11 horas y 21 minutos de luz solar.  El tamaño de la luna está creciendo y su porcentaje de visibilidad será hoy de 17%.  La próxima luna llena será el 27 de febrero, y lleva por nombre luna de nieve.
Según el “Almanaque del Viejo GranjeroThe Old Farmer’s Almanac”, estos son los nombres y fechas de las lunas llenas el resto del 2021:

  • 28 de marzo – Luna de gusano
  • 26 de abril – Luna rosa
  • 26 de mayo – Luna de flores
  • 24 de junio – Luna de fresa
  • 23 de julio – Luna de alce
  • 22 de agosto – Luna de esturión
  • 20 de septiembre  – Luna de cosecha
  • 20 de octubre – Luna de cazador
  • 19 de noviembre  – Luna de castor
  • 18 de diciembre  – Luna fría

Si «pandemia» fue la palabra del año 2020, sugerimos «agotados» para 2021.

Pero tenemos un consejo para cualquiera que se sienta especialmente cansado en estos días (todos): muévase. Así es. El uso de energía puede realmente energizarlo. Y le hará estar más alerta y concentrado. Es un ciclo hermoso.

Esta mañana Bitcoin subió a un máximo histórico de más de USD $50,000.  A estas alturas, casi todos hemos oído hablar de Bitcoin. Sin embargo, sigue confundiendo a muchas personas. Ha tenido un inicio de año irreal. Menos de dos meses después de romper la barrera de los USD $20,000 dólares por primera vez, la moneda digital duplicó su precio hoy, alcanzando un máximo de USD $50,487 (al cierre se encontraba por debajo de dicha marca, $48,760).

Cada vez que se proclama que bitcoin está muerto, parece volver a surgir, impulsado por inversores optimistas, legislación favorable y tweets de “titanes”de la tecnología. Tesla anunció que compró US $1.5 mil millones en bitcoins. De igual forma, la empresa comenzará a aceptar pagos en bitcoins a cambio de sus productos «sujetos a las leyes aplicables e inicialmente de forma limitada».  Eso convertiría a Tesla en el primer fabricante de automóviles importante en hacerlo.  Los USD $1.5 mil millones en bitcoins le darán a Tesla liquidez en la criptomoneda una vez que comience a aceptarla para pagos. Como ya anotamos, a su Director Ejecutivo (CEO), Elon Musk, se le atribuye el aumento de los precios de las criptomonedas, incluido bitcoin, a través de sus constantes mensajes en Twitter.

Recapitulemos.

¿Qué es Bitcoin?

Una moneda digital.

Recordemos que en enero de 2020 su cotización bordeada los UDD $9,000, sin embargo, como ya dijimos, alcanzó un nuevo récord de más de USD $50,000 a mediados de febrero. Asimismo, anteriormente ha sufrido algunas grandes caídas en el camino. Convertirse en una moneda que podría cambiar el futuro de los pagos no es nada fácil.

Veamos.

No está impreso como dinero en efectivo.  No es un objeto físico como una barra de oro. No se almacena en una pieza de plástico como una tarjeta de débito. Simplemente existe en algún lugar de una vasta extensión digital hasta que un denominado “minero de bitcoin” lo excava y lo pone en circulación. Pero a diferencia de medios de pago tales como Visa y muchos otros, no existe una operación centralizada que la dirija.  Lo que significa que no existe un Director Ejecutivo (CEO), de ningún banco en el mundo, y tampoco una autoridad emisora, tal como podría ser, por ejemplo, el gobierno estadounidense respaldando el dólar.

Bitcoin comparte algunas similitudes con el oro: Hay un suministro finito: según lo dictado por el creador de bitcoin, solo puede haber 21 millones de monedas en total. Deben ser extraídos: la única forma de poner en circulación nuevos bitcoins es a través de los esfuerzos de parte de los denominados “excavadoras digitales”.

¿Cómo nació y se convirtió en lo que actualmente es? Fue creado a raíz de la crisis financiera de 2008 por un escurridizo y misterioso pionero (o grupo de pioneros) bajo el alias de Satoshi Nakamoto. Nadie sabe quién es él (¿ella?… ¿ellos?). La misión de Nakamoto fue la de crear un sistema monetario descentralizado que jamás estuviera en deuda con los intermediarios.

Entre sus beneficios se promocionan:

Es democrático: a diferencia del papel moneda, donde una sola autoridad central, como un banco, gestiona un registro de todas las transacciones, el bitcoin es acuñado, circulado y auditado por miles de usuarios.

Es más difícil de manipular: las agencias gubernamentales no pueden interceder tomando acciones tales cómo aumentar el volumen o manipular las tasas de interés.

Es global: alguien en Miami puede intercambiar bitcoins instantáneamente con alguien de cualquier parte del mundo a bajo costo.

Las transacciones ocurren a través de una red “de igual a “igual-peer-to-peer”.

Ni siquiera es necesario utilizar la identidad real de las personas.

Se puede usar cualquier nombre de usurario. Cualquiera …créalo …por inverosímil que parezca.  Es insólito. ¿Cómo se permite algo de tan extraña naturaleza?

Blockchain. La famosa cadena de bloques. Suena como un videojuego. Pero no lo es. Expliquemos “brevemente” la cadena de bloques. Es algo así como un “tren de bloques”.  Este tren contiene un registro público de todas las transacciones de bitcoins.  Cada vez que se realiza una operación a través de una plataforma de criptomonedas, los detalles de la transacción se codifican y se transmiten, junto con otras transacciones, a una vasta red de usuarios llamados “mineros de bitcoin”.

A partir de ahí, se desarrolla el siguiente proceso:

Los mineros compiten para agregar el próximo “vagón al tren” agrupando un montón de transacciones en «bloques». Los mineros deben resolver un problema computacional (llamado «prueba de trabajo») que asigna al bloque un código de identificación (un hash). El bloque «ganador» se distribuye y verifica a todos los demás mineros de la red y se agrega a la cadena de bloques. Solo se puede agregar un “vagón” al tren en un momento dado, y cada uno toma ~ 10 minutos en promedio para verificar y adjuntar.

Cada vez que se compra o vende algo a través de Bitcoin, se verifica y registra públicamente en dicha “cadena de bloques”.  En decir, blockchain es el libro de contabilidad digital que hace que Bitcoin sea legítimo.

Sigamos.

Al resolver la ecuación primero y agregar el siguiente bloque a la cadena, un minero es recompensado con una cantidad determinada de bitcoins. Cuando comenzó la minería de bitcoins, la recompensa era de 50 bitcoins (BTC).  Pero según lo dictado por el creador de la moneda, la recompensa se reduce a la mitad cada vez que se agregan 210 mil bloques nuevos a la cadena, o aproximadamente cada 4 años.

A partir de febrero de 2021, los mineros reciben 6.25 bitcoins por cada nuevo bloque que extraen, o ~ USD $304,7 mil dólares según el valor de mercado actual.  También pueden mantener las tarifas de transacción de las operaciones en dicho bloque, las que actualmente rondan alrededor de USD $20 / operación.

Hoy, se estima que hay más de 1 millón de mineros de bitcoins operando, todos compitiendo por lograr agregar el siguiente bloque a la cadena. Combinadas, las recompensas que estos mineros ganan son USD $1 trillón (billón en español) por mes. Sobre el papel, estos números hacen que la minería luzca como una actividad extremadamente atractiva. Pero resulta que el dinero no es tan fácil de conseguir. Existe una verdadera “carrera armamentista minera” de bitcoin.

Como se mencionó anteriormente, un minero de bitcoin tiene que resolver un problema computacional para agregar con éxito un nuevo bloque a la cadena de bloques y recibir su recompensa. No entraremos en el meollo de ese problema en esta ocasión (mucho menos un desglose de las matemáticas). Pero en términos simples, un minero básicamente tiene que emplear una computadora para ejecutar billones de combinaciones de números hexadecimales hasta que arroja un código aceptable de 64 caracteres.  Esta codificación mantiene segura la cadena de bloques.

La dificultad de este problema se ajusta en proporción a la potencia minera total de la red: a medida que más mineros de bitcoins se unen a la red para competir, el problema se vuelve más difícil de resolver, por lo que requiere aún más potencia informática. Esto llevó a una especie de carrera armamentista minera de bitcoins. Hace una década, era posible extraer bitcoins usando un procesador de computadora simple.

Pero a medida que la minería comenzó a extenderse, las personas utilizaron hardware más potente como GPU (unidades de procesamiento de gráficos), FPGA (matrices de puertas programables en campo) y máquinas de minería ASIC dedicadas.

El volumen de mineros en la red, y la naturaleza aleatoria de la generación de números, ha hecho que ganar una recompensa en bloque se convierta en una lotería. Los mineros de Bitcoin tienen que sopesar el costo del hardware (y lo que es más importante, el costo de la electricidad necesaria para ejecutarlo), frente a las escasas probabilidades de ganar de manera frecuente.

En la mayoría de los casos, operar sólo ya no es económicamente viable. Digamos que una persona compró una vieja máquina ASIC, y la instaló en su sótano. Según las calculadoras de minería de bitcoins, es probable que le lleve 225 años generar un bloque. Y mientras estaba sentado esperando que eso sucediera, gastaría ~ USD $3.50 diarios (~ $1.3 mil por año) en electricidad tan sólo para una máquina.

Por esta razón, la escena minera de bitcoin actual está dominada por 2 facciones: Grupos de minería: grupos de mineros individuales que combinan su poder de cómputo y luego dividen las recompensas proporcionalmente, en función de la potencia de cómputo que contribuyó cada uno.

«Granjas» mineras masivas que tienen miles de máquinas funcionando 24 horas al día, 7 días a la semana.  La red de Bitcoin es tan grande (inmensa), que consume tanta electricidad cada año como lo hace muchos países según varias medidas. Alrededor del 66% de la minería de bitcoins del mundo ahora ocurre en China, donde el hardware es barato, lo cual permite que las grandes operaciones sean más factibles económicamente.

En Dalian, la capital minera de bitcoins de China, una sola fábrica extrae 750 bitcoins por mes, o USD $36,5 millones de dólares en valor a la tasa actual del mercado.  Para hacerlo, utiliza más de 3,000 máquinas ASIC dedicadas, y gasta más de USD $1 millón al mes en electricidad. Un bitcoin cuesta entre USD $5 mil y $8.5 mil en minar. La electricidad constituye la gran mayoría de los gastos generales.

La clave para muchos operadores de minas es ubicarse donde los costos de la electricidad son especialmente baratos:  Actualmente lo hacen en lugares tales como Islandia, el norte del estado de Nueva York, pequeñas ciudades en el estado de Washington y las zonas rurales de Texas. Empero, el consumo de energía no es tan sólo una consideración económica, es una de las mayores controversias en la práctica de la minería de bitcoins. En conjunto, los mineros de bitcoins utilizan 121,4 teravatios-hora (tWh) de electricidad al año para mantener sus operaciones. Para darle a ese número un contexto adicional, esa cantidad es suficiente para alimentar a toda la población de Argentina (45 millones) durante todo un año.

Por supuesto, las instituciones financieras tradicionales no son mucho mejores. Se ha estimado que los bancos del mundo consumen colectivamente al menos 100 tWh de energía por año, al tener en cuenta las sucursales, los servidores, los cajeros automáticos y el necesario (ineludible) “papeleo”. Sin embargo, eventualmente, el poder utilizado por los mineros será un punto discutible. Aproximadamente 18,6 millones (88,5%) de los posibles 21 millones de bitcoins ya se han extraído.  Al ritmo actual, se proyecta que el bitcoin final se extraerá en el año 2140. La mayor parte del oro, por así decirlo, ya le ha sido arrebatado a los arroyos. Así que a los inversionistas les puede ir mejor comprando bitcoins en el mercado abierto.

¿Todo lo anterior será cierto?

La minería ocurre cuando las computadoras en la red atraviesan una serie de rompecabezas.  Quien gane será recompensado con nuevos bitcoins y una estrella dorada metafórica.  De otra forma, recalcamos que siempre se los puede simplemente comprar a alguien.

¿Recomendamos hacerlo? Difícil. Hay riquezas que se pueden construir en la minería de este recurso digital novedoso.  Por otra parte, la realidad es que no es necesario mantener en los portafolios posiciones en Bitcoin u otras criptomonedas.  Pero su reciente y dramático ascenso hace inevitable que se considere invertir en él (o en ellas).

Para inversiones especulativas, aquellas que enfrentan mucha incertidumbre como la enfrenta Bitcoin, lo más seguro es usar sólo dinero que no estemos dispuestos a nunca más volverlo a ver.

¿Por qué? Porque la severa volatilidad de Bitcoin a principios de 2021 aparentaría ser normal.

A muchos les encanta (no sé cómo describirlo), una especie de torbellino en el cual arriesgan todo …no les importa la amenaza de un verdadero traspié, y continúan haciendo subir el precio de Bitcoin.

Incluso, muchos expertos vaticinan que podría terminar el año valorado en entre UDD $50 mil y más de USD $300 mil dólares.

Empero, existen muchos signos de interrogación en torno a Bitcoin (asimismo, muchas oportunidades).  ¿Parecería que ya hemos escuchado y vivido una situación similar?  Sin duda. Muchas veces.  Por ejemplo, así se sentían las personas acerca del Internet a principios de los años noventa.  Si bien se puede apreciar y valorar lo fructífero que es, primero asegurémonos de que Bitcoin se ajuste a nuestra planificación antes de invertir en él.

De igual modo, estemos listos (financiera y emocionalmente) en caso de que la burbuja estalle.

Fotos: Apertura: dw.com. Textos: lluradio.com; duna.cl; elconfidencial.com; xataca.com; elconfidencialdigital.com; feepick.es; elperiodico.com; bloglenovo.es; gembeta.com; retina.elpais.com; elespanol.com; infocoin.net; bitcoinsultor.com; adslzone.net; esic,edu; gerens.pe; es.cointelegraph.com; bitcoin.es

jneale@plan-a-consulting.com

Móvil: 593.9.9399.5413

Plan A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

ESPERA UN POCO, UN POQUITO MÁS

Escrito por James Neale Yerovi Es martes 6 de abril, el día 96 del año. …