Breaking News

EL PAPA JUAN PABLO II EN GUAYAQUIL

Una remembranza de la visita del Primer Papa a Ecuador. El día que Juan Pablo II, llenó de fe al país

Corrían los últimos días de enero y el primero de febrero de 1985, cuando en Ecuador se daba un hecho histórico o más precisamente una visita histórica. Entre el martes 29 de enero y el sábado 1 de febrero de ese año,  Ecuador recibía por primera vez en su historia, la visita de un Papa, el Supremo Pontífice de la Iglesia Católica.

Hoy nos embarcamos en el tren de la historia, para transitar por los rieles de la Fe Católica y extraer de los vagones de la religión, el recuerdo de la visita  a nuestras tierras por cuatro días (70 horas y 43 minutos) y cuatro ciudades: (Quito, Latacunga, Cuenca y Guayaquil), de Juan Pablo II, cuyo nombre secular es Karol Józef Wojtyła​ (+) el Papa 264 de la Iglesia católica y soberano de la Ciudad del Vaticano desde el 16 de octubre de 1978 hasta su muerte en 2005 y canonizado en 2014, durante el pontificado del Papa Francisco. El sacerdote fue nacido en Wadowice, Polonia el 18 de mayo de 1929 y fallecido en el Palacio Apostólico de Ciudad del Vaticano, el 2 de abril de 1985 a la edad de 84 años.

Este hecho histórico, que se enmarcó dentro del viaje apostólico número 25 de Juan Pablo II que también visitó Venezuela y Perú, revolucionó a los fieles del catolicismo y contrajo múltiples significados y hechos, debido a que se desarrolló durante la presidencia de León Febres – Cordero Rivadeneira, que sirvió para distender en cierta medida las tensiones políticas de ese entonces que vivía el país por situaciones políticas, sociales y conómicas.

La visita tuvo su génesis un año antes, cuando el 23 de enero de 1984, los obispos ecuatorianos enviaron una carta dirigida al Papa Juan Pablo II, en la que le reiteraban su invitación al país: «Los Obispos del Ecuador solicitamos por unanimidad vuestra visita pastoral   a nuestra patria», decía la misiva.

La respuesta de Juan Pablo II fue dada a conocer por la Nunciatura Apostólica el 22 de octubre de 1984 en la que se anunció su visita para el primer trimestre de 1985.

Su llegada coincidió con los 450 años de la primera evangelización en Ecuador y con otro de los hechos importantes del cristianismo: el 31 de enero se recordaba el segundo milenario del nacimiento de la Virgen María

En el contexto histórico geopolítico, la visita del Papa, vino a calmar las tensiones que por entonces se vivía en el país, pues a fines de 1984, cuando transcurrían cuatro meses del nuevo Gobierno de León Febres Cordero, el país vivía una serie de manifestaciones en las que el pueblo, los trabajadores y los estudiantes, protestaban en contra del decreto que elevó los precios de los combustibles y de los pasajes del transporte público. Además el hecho que el Congreso era mayoritariamente de oposición, lo que generaba un ambiente “un poco tenso”. Por aquella época también emergía el grupo guerrillero izquierdista Alfaro Vive Carajo (AVC), cuya presencia se constituyó uno de los mayores problemas del Gobierno de Febres Cordero, quien gobernó entre 1984 y 1988. Así, la visita del Pontífice fue como un bálsamo de paz para el país que se conmocionó con su llegada.

Pero no solo el panorama político era tenso, también lo era su relación con la iglesia. Pues se había registrado un impasse entre miembros de la Iglesia y el Gobierno porque este expulsó del país a dos sacerdotes italianos Giuliano Valloto y Graziano Mazon que trabajaban en la costa ecuatoriana fueron acusados por el gobernador de Esmeraldas, Jorge Raad, de entrenar guerrilleros, sostener reuniones con diplomáticos de países socialistas, especialmente de Nicaragua, y soliviantar a la población para «hacer la revolución, como en Nicaragua y El Salvador».

La decisión gubernamental de expulsar los sacerdotes fue adoptada tras una tensa reunión entre el ministro de Relaciones Exteriores, Edgar Terán, y el nuncio apostólico, Vincenzo Farano, y otras altas jerarquías de la Iglesia católica que protestó enérgicamente por la medida, pues estas acusaciones no pudieron ser concretadas por las autoridades de Ecuador. Pese a ello, el Gobierno y la iglesia acordaron dejar el asunto suspenso hasta después de la visita del Papa.

Debido a ese panorama político de finales de 1984 e inicios de 1985, el entonces cardenal Pablo Muñoz Vega, arzobispo de Quito, exhortó a recibir al Papa, en medio del diálogo y la paz. El pedido fue acogido por la gran mayoría de los líderes políticos. Así, un mes antes del arribo de Juan Pablo había absoluta paz.  Ya a su llegada, las diferencias quedaron de lado. Durante la visita, fueron simbólicas, las fotografías del Papa con gente del pueblo y el indigenado, que mostró la humildad del pontífice y la humildad de los más necesitados.

Actividades

En forma cronológica las actividades realizadas por el Papa Juan Pablo II en Ecuador, quien fue declarado Huésped de Honor, fueron las siguientes:

Martes 29 de enero 1985:

Quito.

17h56. El Papa arriba al aeropuerto Mariscal Sucre, en el que recibe la bienvenida. Llegaba en un avión DC-10 de la aerolínea Alitalia. Lo recibieron las autoridades eclesiásticas y de gobierno, encabezadas por el entonces presidente León Febres-Cordero, mientras miles de personas saludaron al Papa con flores, banderas y pañuelos. A las 18h09. Lo primero que hizo el Pontífice al descender del avión fue besar la tierra ecuatoriana. Luego dirigió sus primeras palabras a los ecuatorianos: “Estoy seguro de que los hijos de esta tierra, favorecida por el Creador con tantas bellezas naturales, continuarán siendo fieles a su identidad histórica, cultural y religiosa”, dijo El Santo Padre, quien  expresó su alegría por estar “en el centro geográfico del mundo, Patria de Atahualpa, cuna de preclaros hijos de la Iglesia como Mariana de Jesús y el Santo Hermano Miguel, Mercedes de Jesús Molina y otros”.

19h00. En la Catedral Metropolitana de Quito, dio un Discurso a clérigos ecuatorianos y se efectuó la Ceremonia de bendición a Quito y al Ecuador. Allí se reunió con más de mil obispos y el clero ecuatoriano. A las 19h00 caminó hasta el Palacio de Carondelet y se entrevistó y cenó con el presidente del Ecuador, León Febres-Cordero, con quien trató temas sobre la paz y la justicia social, en especial de Latinoamérica.

Miércoles 30 de enero. Quito.

08h00. Encuentro con los jóvenes en el estadio Olímpico Atahualpa. Allí se dirigió a miles de personas de la juventud a quienes les habló de la esperanza, la fuerza del amor y la predilección por los pobres.

10h00. Visita a las instalaciones de Radio Católica Nacional del Ecuador, a través de la cual  envió su mensaje al pueblo ecuatoriano, especialmente a quienes trabajan en los medios de comunicación.

11h00. Encuentro con pobladores en el Parque La Carolina. Allí ante miles de personas habló de los 450 años de evangelización en el Ecuador

12h00. Eucaristía y encuentro con las religiosas en la Basílica del Voto Nacional. Al final de la misa el Papa renovó la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús

15h00. Encuentro con el mundo de la cultura. Iglesia de la Compañía.

17h00. Encuentro con los trabajadores en la Plaza San Francisco.

Jueves 31 de enero.

Latacunga. 08h00. Encuentro con los indígenas en la explanada del Estadio La Cocha. Allí se reunió con aproximadamente 200.000 indígenas de varias provincias del país, a quienes saludó en quichua, les habló de los valores culturales y los animó a seguir trabajando para superar sus problemas. Los asistentes a ese encuentro,  representantes de los pueblos indígenas y amazónicos, esperaron más de seis horas para escuchar al Papa, la mayor parte llegó desde sitios lejanos, caminando largos trechos. Hubo delegaciones de indígenas de Santo Domingo de los Colorados y de los shuar, en la región Amazónica.

Cuenca.

12h00.Concentración masiva y Encuentro por la paz en el Parque Miraflores. Ahí, los indígenas no solo llevaban cruces de madera, sino también granos de semillas para tener buenas cosechas.  «Hoy tengo la ocasión de encontrarme con los hijos e hijas del Ecuador, aquí, en la ciudad de Cuenca. Un impulso de fe dictó para ella el cristiano y humano lema: «Primero Dios y después Vos». La misma fe inspiró a grandes ciudadanos y literatos, como Honorato Vázquez, Remigio Crespo, Miguel Moreno y otros ilustres hijos de esta ciudad, la «Atenas del Ecuador». La misma fe se encarnó en eclesiásticos como el Siervo de Dios, padre Juliο María Matovelle, fundador de las congregaciones de Padres Oblatos y Hermanas Oblatas, promotor de la basílica del Voto Nacional de esta República, la primera en ser consagrada al Sagrado Corazón. Ciudad eucarística y mariana, ésta de Santa Ana de los Ríos de Cuenca», dijo el Papa, en su homilía. 

15h00. Eucaristía de la familia en la Catedral de la Inmaculada Concepción. Esta esta vez para su traslado utilizó una buseta, en lugar del famoso Papamóvil

Guayaquil:

18h00 Llegada a Guayaquil. El Papa fue recibido por el entonces gobernador Jaime Nebot, el alcalde Abdalá Bucaram y el congresista Raúl Baca.

18h30. Contemplación la imagen de Nuestra Señora de Czestochowa que había enviado en días pasados al templo levantado por su recuperación luego de sus atentado en la Plaza de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano, dentro de la ciudad de Roma.

19h00 Encuentro con religiosas

20h10 Coronación de la Virgen María en la Aurora de la Redención en el Santuario de Nuestra Señora de La Alborada. El Papa unió su voz a un coro de miles de jóvenes que le cantaron Amigo, de Roberto Carlos. Este encuentro fue difundido a todo el mundo, vía satélite y en vivo, porque desde este santuario evocó el bimilenio del nacimiento de la Virgen María.  » Con gozo me uno a vosotros para orar junto a la Madre común en este templo mariano. Con su reciente construcción la diócesis de Guayaquil y su arzobispo, a quien saludo con fraterno afecto, han querido dejar a la posteridad un recuerdo visible del nacimiento de la Virgen María».

«Queridos hermanos y hermanas: en María tenemos el modelo y guía para nuestro camino. Sé que está aquí presente un numeroso grupo de jóvenes que quiere vivir generosamente su vida cristiana. A vosotros, jóvenes de Guayaquil, os aliento a mantener, como María, una actitud de apertura total a Dios. Mantened, como Ella, vuestra mirada fija en el Dios santo que está siempre misteriosamente cerca de vosotros. Contemplando a ese Dios próximo, a Cristo que pasa junto a vosotros tantas veces, aprended a decir: «Hágase en mí según tu palabra». Y aprended a decirlo de modo pleno, como María: sin reservas, sin temor a los compromisos definitivos e irrevocables. Con esa actitud de disponibilidad cristiana —aunque cueste— que señalaba ayer en Quito a los jóvenes del Ecuador, y por tanto también a vosotros, dijo el Papa en parte de su homilía.

Viernes 1 de enero:

Guayaquil.

8h10 Eucaristía de la reconciliación y beatificación de Mercedes de Jesús Molina en el Guasmo Central, al sur de la ciudad. . El Papa se dirigió a los habitantes del Guasmo, al sur de la ciudad. La emotividad del encuentro provocó que el Santo Padre utilizara uno de los estribillos que se coreaban en su honor, para devolver a los asistentes la cortesía que le ofrecían. “Guasmo, amigo, el Papa está contigo”, exclamó con voz fuerte y agitada, y como respuesta, las miles de personas congregadas en el sitio gritaban y coreaban el nombre del Papa.

11h00. Misa campal y Ceremonia de beatificación de la Sierva de Dios Mercedes de Jesús Molina, fundadora de las religiosas Marianitas en el  templete que se levantó en Los Samanes, al norte de la ciudad.

12h00 Despedida. En el Aeropuerto Simón Bolívar. El Papa se dirigió a Perú.

Así recordamos la visita del Papa. Fueron cuatro días de paz, jolgorio y regocijo en la que tras el periplo, del Sumo Pontífice,  dejó su mensaje de fe, amor y esperanza.

Fotos: Apertura. juanpablo2do.blogspot.com; Texto: eluniverso.com; eltelegrafo.com.ec;  elcomercio.com; eldiario.ec; Rodolfo Enríquez.

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EL HOMBRE DE LA CAMPANA

Un paso por el recuerdo para rememorar a uno lo más más fervientes hinchas de …