ARMANDO MANZANERO. MUY, MUY SINCERO

Escrito por Francisco Santana

Un romántico para todas las épocas, malas y buenas, ‘se abre’ en esta entrevista especial para La Revista.

Son casi las diez de la mañana y en el patio del hotel Hilton Colón de Guayaquil  Armando Manzanero Canché conversa despacio con dos mujeres.

¿Cansado de tanta prensa? le pregunto. Sonriendo brevemente desde su asiento contesta: “Eso le digo a la señorita”, refiriéndose a la relacionista pública que maneja sus presentaciones en Ecuador. Todavía riendo agrega: “Por qué no los juntó a todos y así hubiéramos desayunado juntos”. ¿Todavía no ha desayunado? “No, ya. Primero como y luego todo lo demás”.

Armando Manzanero visto por él mismo  es un hombre de 73 años descendiente de la cultura Maya. Nacido en Mérida, estado de Yucatán, México. Estudió música desde los 8 años y tiene una carrera muy larga. “La carrera mía es más larga que la meada de un borracho de cerveza”, bromea. Tiene un montón de oficios: comenzó en un circo tocando los timbales y terminó de compositor, cantante y viajando por el mundo.

¿Por qué el bolero?
Porque en el tiempo en  que yo me manifiesto con la música eso era lo que se escuchaba. Eso no quiere decir que sea yo un fanático del bolero. No soy un fanático de nada. Nunca he podido ser fanático de nada, yo soy un tipo con mucha apertura a todas las manifestaciones musicales, soy muy amante del rock, de la salsa, de la música tropical. Hay una canción de Rubén Fuentes y Alberto Cervantes (compositores mexicanos) que dice: ‘Me gusta todo lo bueno’. Eso me gusta a mí, lo bueno en su mejor exponente, el mejor rock, lo mejor de todo.

Elegí la música sin saber que era bolero, pero no crea usted que soy bolerista, cuando yo comienzo a funcionar en el año 57 en la ciudad de México y posteriormente en el 60 empiezo con una señora que se llama Angélica María con canciones como Eddie Eddie y Dile adiós, que no tienen nada de bolero.

Pero siempre el amor…
Bueno, porque yo soy maya para empezar. Soy de Yucatán y este es el lugar de México donde se supone que de ahí parte la música romántica para todo el mundo por excelencia. Mi padre, Santiago, también era un señor que cantaba con su trío y su grupo y esa es la música que elegí yo. La influencia también me llega de un tío abuelo que fue un señor muy famoso, se llamó Gerónimo Baqueiro Fóster, que fue un musicólogo importantísimo en Latinoamérica.

¿Cómo un compositor se vuelve cantante?
Para el caso mío por accidente, porque yo trabajaba en un bar y cuando venía un parroquiano a pedir una canción se la cantaba y me daba cinco dólares, por decir algo, o tres dólares, y así se va haciendo uno a la carrera, le van saliendo callos en lo que uno hace. Después me hago arreglista de algunos cantantes y un día hice unos arreglos y unas canciones para un cantante que nunca llegó a ponerle la voz. Hasta que un día el productor, que es mi maestro por excelencia, Rubén Fuentes, me dijo póngale usted la voz a estas canciones, y fue así como salí, pero ya me lo tenían pronosticado. Una de las personas que me pronosticó que el día en que yo cantara me iba a ir mejor fue Javier Solís, quien fue uno de los amigos más entrañables que tuve a pesar de la diferencia de edad.

Creo que soy un tipo privilegiado dentro de este negocio porque quién sabe cuántos compañeros míos ya dejaron de subirse a los aviones y yo cada día me subo a más.

¿Y no le da miedo morir volando?
Jamás. Además sería lo correcto. Yo creo que mi fin, claro el día que ya no esté Alicia conmigo, sería lo más idóneo que fuera en un avión, porque creo que he volado más que caminado.

¿Y el público no le da miedo?
No. No me da miedo. Le tengo respeto. Hay mucha diferencia entre miedo y respeto. Por ejemplo, los escenarios abiertos me preocupan porque así como tengo gente a 10 metros de distancia tengo otra a 50 y no hay mucha intimidad, sobre todo para lo que yo hago, a lo mejor si cantara salsa o rock la cosa fuera diferente.

¿Y quién es Alicia?
Alicia Acano es una señora que se encarga de manejar todo. Toda la vida mía musical, es una persona que trabaja con nosotros en la oficina y que viaja conmigo para resguardarme de cualquier eventualidad.

¿Toca muchos instrumentos?
Toqué en mi época un poquito de acordeón, aunque comencé con la guitarra ya que mi padre también la tocaba. El piano lo necesito para manifestarme, pero casi no lo toco. Considero que como se toca piano ahora yo me he quedado un poquito atrás.

Con el virtuosismo sí, pero no con la música.
Con la música no. En lo que sí estoy en el tiempo es con el sistema armónico, ahí sí puedo responder muy bien.

¿Actor algún día?
Hice una película en Argentina y dos en México, pero no es una carrera que a mí me atrajo, debido a lo tardado y a la paciencia que hay que tener para eso.

De su vida como acompañante de Pedro Vargas, Lucho Gatica y Raphael, ¿qué quedó?
A Raphael jamás en la vida lo acompañé. Yo no sé de dónde  carajo sacaron eso. Me hubiera gustado acompañarlo, es un artista tremendo que hasta este tiempo lo demuestra, pero no tuve esa suerte, lo conozco, convivo muy bonito cuando hay oportunidad de hacerlo, pero nada más.

Al primer señor que yo  acompañé se llama Luis Demetrio, que luego fue mi compadre. Después fui acompañante de Pedro Vargas, de Lucho Gatica, de Angélica María, incluso creo que alguna vez vine al Ecuador con ella.

¿Hay mucho chisme en la prensa?
Le voy a decir una cosa, hay de prensa prensa, esa es la razón por la que si a mí me dicen que voy a hacer una  entrevista para esos periódicos en que sus portadas como atractivos son mujeres con las tetas y las nalgas afuera, definitivamente le voy a decir que no. Yo respeto mucho la opinión de todo el mundo, pero qué pena que esa prensa exista porque la gente la compra. Es una tristeza habiendo tanta cosa buena que leer y con tanta información que vale la pena. A mí qué coño y qué carajo me importa quién se divorció, quién se está follando a quién o quien abandonó al marido o una pendejada como esa.

¿Y qué dice sobre la acusación de plagio de Somos novios, traducida al inglés como It’s impossible que canta Perry Como?
Con todas las canciones que tienen éxito siempre hay alguien que reclama. Dicen que el éxito tiene muchos padres y el fracaso es huérfano. Algo parecido pasó con esta que alguien la reclamó, pero se demostró que no era cierto y todo se acabó.

¿Su voz es así. Canta así?
Es un desastre. La voz mía es un desastre, recalca. Pero a la gente le gusta y eso yo lo respeto porque  así me va bien también a mí. Por ejemplo, Shakira, la voz que tiene va acompañada de un gran atractivo visual y de un tremendo baile, conmigo sí se jodieron, si no oyen la voz no hay más. Dice riendo.

¿Su último disco es Nada personal?
No. Después de Nada personal hice uno  en España que se llama Todos los duetos y es magnífico, porque yo canto a dueto con un señor como Alejandro Sanz, Miguel Bosé, Rosario Flores, Lolita, Manú Tenorio, Manzanita. No hay artista español con el que no haya cantado, por lo cual eso lo hace muy atractivo.

Después, hace como un par de años, hice uno en Costa Rica con el grupo  Editus. El último que tengo se llama Master Class. Lo que sucede es que en estos tiempos yo no creo que exista una compañía que quiera apostar un dólar por un disco debido a que todos se los roban los piratas o algo peor. Entonces, no creo que yo vaya a hacer otro disco porque prefiero salir a interpretar mis temas en vivo que estar trabajando para todos esos h… p…

¿Su música es como un retrato de lo que ve en la sociedad?
Aparentemente podría ser, pero creo que la música mía no son más que manifestaciones que quisiera tener con la persona que amo, ya que esa es la forma que yo tengo de manifestarme. Creo que son conversaciones con música que algunas veces tengo que decir y otras las digo al azar. Hasta para decir pendejadas hace falta una canción.

¿Cómo crea una canción y por qué decide cantarla?
Las canciones se crean porque el compositor más que tener musa, más que todo tiene que ser un tipo observador.

¿Usted cree que el amor es la salvación del hombre?
Soy firme creyente de que el amor podría salvar al hombre. Si Bush (George) le tuviera amor a su prójimo no andaría tratando de ver cómo se queda con el petróleo de otros países. No mandaría a los soldados latinoamericanos a morir en los frentes de batalla que él se inventa. Ojo que yo lo conozco y hasta la mano le he dado.

Entonces, si nosotros tuviéramos amor a nuestro prójimo no estuviéramos viendo cómo despojarlo de lo que tiene o  cómo le quitamos lo que más se pueda. Yo no voy a decirle la cosa más concreta que vivo en este momento, pero por qué Guayaquil está como está, tan bonita, cuidada, es de asombrarse ver cómo en las calles se puede caminar con tranquilidad, porque seguramente las personas que han gobernado aman a su país. Para terminar le digo a usted que por supuesto que el amor podría ser la salvación del hombre.

¿Y por qué entonces el hombre no recurre más al amor?
Ojalá lo pudiera hacer. Es la pregunta que yo me hago todos los días. Cómo puede ser que haya un señor que se atreva a violar a una niña o sencillamente matar a otro. Esa pregunta me la hago en todo momento.
Hace unos días un señor que maneja un camión de pasajeros se subió a una banqueta y mató a una señora que estaba encinta. Y dice uno, cómo se puede amar a la gente y correr en esa forma. Tan fácil como eso.

A pesar de todas sus composiciones románticas siempre uno está pensando que tal vez el amor no es suficiente, que tiene que haber algo más.
No, no, no. Se lo digo yo, olvídese de mi carrera de compositor. Se lo digo a usted como viejo.  Tengo 73 años. Ningún interés comercial, físico y material puede superar a un interés por amor. Quizá yo esté equivocado, pero esa es  mi manera de sentir. Las cosas que he hecho por amor las he realizado con toda la plenitud y aunque no me hayan salido bien, quiero que sepa que estoy muy satisfecho de todo, porque creo que hay  más satisfacción en dar que en recibir. Definitivamente.

¿Tiene alguna fórmula para crear sus canciones. Un poquito de amor, de ternura, de dolor?
Indudablemente que sí. Fórmula fría no, pero si usted tiene conocimientos musicales, si está documentado de qué idioma se está hablando, si lee, si sabe armonía, tiene melodía y toca un instrumento, pues por lógica tiene que tener más facilidad para poder sentarse y no hacer lo mismo. Usted tiene que darse cuenta de que yo saqué Adoro hace casi 50 años y no es la misma canción de No sé tú, ni de Por debajo de la mesa, porque hay una evolución.

¿Es feliz cantando con otros?
Yo creo que más que solo porque trabajo menos. Responde con mucho humor.

Nota escrita para La Revista de Diario El Universo, domingo 28 de Octubre del 2007

Fotos: Apertura: aarp-com; texto: semana.com; efe.com; elpais.com; dominiomedios;com; latam.historyplay.com; eonline.com; la vozarizona.com; rtv.es; coveralia.com; cubadebate.cu; eluniversal.com.mx; forbes.com.me

FRANCISCO SANTANA

Escritor irreverente y bohemio que no soporta tener jefe. Nacido en Guayaquil. Estudió periodismo, diseño y literatura. Trabajó como albañil, periodista, redactor creativo y bar tender. Publicó escritos en El Universo, El Telégrafo, Revista Soho y Mundo Diners. Responsable de los libros «Historia Sucia de Guayaquil» y «Pequeñas Historias Cotidianas» . Catedrático universitario y poeta de corazón. En el mundo underground lo conocen como «Búfalo Soldier»m el alter ego de Rastaman, que disparó un sheriff al que no le gustaba ver llorar a las mujeres.

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EL ADIÓS DEL BALADISTA TRÁGICO

La historia de Paul Sol un popular baladista de los sesenta que se adelantó a …