Breaking News

LAS ETAPAS DE NOEMÍ

Un recorrido por la vida de Noemí Caballero. Su paso por el arte, el teatro, la televisión, las relaciones públicas y la literatura. Una nota que es un transitar por sus etapas

“Puedo marcharme si quiero / puedo quedarme y olvido/ pero en el fondo sabes que este tiempo está vencido, porque son etapas/ como parte de estar vivo. Quien escribe así, definitivamente está vivo y tiene una sensibilidad única que la carga a flor de piel y la adhiere al cuerpo de manera auténtica, como auténtica es Noemí Caballero, una mujer de alma libre y convicciones fuertes. Una mujer de belleza externa y hermosura interna. Un lujo de ser humano. Noble, leal, sencillo, profundo, libre. Una loca cuerda que se entrega por lo que hace, que hace muchas cosas y que todas las hace bien. Una todóloga que sabe lo que quiere y sabe lo que tiene y tiene mucho.

Noemí Caballero, es una mujer polifacética que se desarrolla en muchos y variados campos y en todos los hace bien. Fue modelo, agente de bienes raíces, actriz de teatro y televisión, es periodista titulada, comentarista radial, fotógrafa, escritora y poeta con estudios en literatura en la Universidad Particular de Loja (UTPL), relacionista pública, asesora de comunicación en política y presentadora de televisión en el área deportiva. En el mundo del periodismo deportivo, en el que alcanzó más notoriedad, supo ganarse su puesto y hacerse un nombre propio, siendo una de las pioneras en esta actividad, cuando junto a una decena de mujeres incursionaron en un ámbito que por entonces estaba dominado por los hombres allá por la década del noventa. Ella no necesitó aceptar la petición de los productores para mostrar las piernas en pantalla, mientras daba las noticias deportivas. Ella mostró su talento y procuró que su belleza no se anteponga a su profesionalismo. Ya micrófono en mano, no se achicó ante ningún colega presentador, no se anduvo por las ramas ni  hizo la segunda a nadie. Da su opinión, argumenta, confronta y se distingue.

Con Noemí o la Kiki, tengo una amistad profunda de muchos años (más de treinta) y una deuda eterna que jamás podré pagar y que me atormentará hasta el fin de mis días. Escribir de ella me podría resultar contradictoriamente, fácil o difícil. Fácil porque nos conocemos tanto que puedo escribir de ella sin hablar con ella, pero difícil porque tengo que ser objetivo y no dejarme envolver por el sentimiento de aprecio que puede desdibujar las cosas. Esta nota es un homenaje a la amiga y un lavar de mi conciencia por algo que no me perdonaré jamás y que ella me perdonó en un segundo. Porque ella es el perdón vivo. Me había pedido que sea yo quien presente su libro y yo hinché mi pecho de orgullo por ese honor y escribí las mejores letras que pude. Me dijo es el miércoles y el miércoles yo creí que era martes. Cuando me di cuenta de mi despiste que más despiste fue estupidez, salí soplado de mi oficina rumbo al lugar en el que ella cumplía uno de sus mayores sueños. Me mató el tránsito, quise coger una ruta de desvío y me perdí. Total, llegué cuando el acto estaba por terminar. Me moría de la vergüenza. Al entrar por la puerta, ella me vio y vino hacia mí  Bajé la cabeza. No podía sostenerle la mirada y aunque porque la conozco sabía que no lo haría, esperaba su reclamo. Me saludó amable, me abrazó, me dijo: “bienvenido”, me dio su libro, una copa de vino y me llevó donde su familia. En segundos traté de explicarme mi retraso,  me hizo una señal que no dijera nada. “Ya estás aquí y eso es lo que importa. Gracias por venir”. Ella me perdonó en segundos, lo que yo no me lo perdono aún. Sé que le fallé y esto es en parte mi saldo de desagravio. Mil disculpas. Charruita. Esta es tu nota.

Noemí antes de la tele

Noemí Laura Caballero Araujo, nacida en Montevideo, Uruguay, el 18 de febrero de 1971, hija del empresario y dirigente deportivo Heber Caballero y de la operadora de turismo Noemí Araujo Beiroa, llegó al país a los nueve años de edad, cuando su padre, un conocido del deporte nacional por ejercer el cargo de gerente de clubes como Emelec y Nueve de Octubre, llegó al país para trabajar en la empresa privada y su madre que era graduada en hotelería y turismo a laborar en la agencia Wanderjar del empresario y dirigente deportivo Omar Quintana Baquerizo (+).  Aquí Noemí, realizó una vida intensa y pródiga que la llevó por muchos campos profesionales en los que siempre supo ganarse el aprecio y el respeto por su don de gente y su calidez innata que la hace brillar.  Ella nos cuenta su vida de antes de ser conocida como figura pública.

“Mi infancia fue hermosa, de las cual tengo mis mejores recuerdos. Viví en Solymar, un barrio de una ciudad llamada Ciudad de la Costa, en el departamento de Canelones, que es un balneario con identidad propia. Un barrio hermoso situado en la zona central de la ciudad que está entre la playa y el bosque, que limita con  Parque de Solymar, la Ruta Interbalnearia y el Río de la Plata. Un barrio pequeño acogedor en que nos conocíamos todos. Tener la playa y el bosque en el mismo sitio te da otra perspectiva de vida, te hace crecer y amar la naturaleza»

«Solymar es mi lugar favorito en el mundo. Es un lugar libre, como mi alma. Vivía en la casa de mi abuela, que estaba rodeada de pinos, de arena, en medio de mucha naturaleza. Jugaba como todo niño con mi hermana Noriel. Me subía a los árboles, corría por el bosque, íbamos a la playa, una playa hermosa de arena blanca rodeada de pinos, jugábamos los juegos tradicionales. Luego con mis padres nos fuimos a vivir a Argentina a Buenos Aires al barrio Palermo que es uno de los mejores lugares de allí que tiene lagos, el Parque Tres de Febrero que tiene un jardín de rosas, el Planetario y es el lugar de las tiendas, los restaurantes, los museos»

El rumbo de la vida que no conoce de banderas ni fronteras, la trajo un día a Guayaquil para convertirse en una guayaquileña más que aprendió a amar su ciudad. Ella nos cuenta esas vivencias. «A los nueve años vinimos a Guayaquil, llegué al barrio de la Kenneddy que recién empezaba, recién se construía el Policentro a donde iba a patina a la pista de patinaje.. Mi vida era estudiar en la escuela, estuve en el Instituto Abdón Calderón (Ipac), hacer los deberes, jugar, pasear en bicicleta por el barrio. Luego de adolescente, vinieron los primeros amigos, las guitarreadas en que cantábamos Silvio Rodríguez, las poesías que escribía, los viajes a la playa, las fiestas sanas, el colegio, las tareas, estudié en el Indoamérica y me gradué en el Urdesa School al tiempo que ya empezaba a trabajar como modelo haciendo pasarela en desfiles y modelaje publicitario. En ese entonces empecé a ganar dinero y empecé a valorar el esfuerzo que uno hace en la vida por producir y progresar. Casi toda la vidala he hecho en Ecuador, por eso quiero a este país como propio. Aquí me desarrollé profesionalmente, me hice un nombre en el mundo artístico y periodístico y he vivido días felices”

Entrada al espectáculo

Noemí, empezó muy pronto en el mundo del arte y espectáculo, era apenas una quinceañera colegial cuando incursionó en el mundo del modelaje. “Empecé a modelar a los 15 años. Estuve en la Academia D´Lazo con Pepe Lazo, allí hacía desfiles de pasarela, eran desfiles de moda muy vistos. Yo modelaba la ropa del momento, estuve en desfiles  en Plaza Triángulo, en la discoteca , Infinitty, en clubes, en varios ligares. Allí empecé a ganar mi primer dinero. Ganaba bien. En esa época el modelado era muy tranquilo y muy respetado, entiendo que sigue igual»

«También hice mucho modelaje publicitario en comerciales de televisión y fotografía. Hice muchas propagandas de las que más recuerdo Tropical, Pilsener, Tony Yogurt, Relojes Orient, Valvoline, Mastercard (foto) en el que estuve con mi hermana y varias amigas, nos divertimos mucho.  Fue una época que disfruté mucho y me enseñó el valor de la responsabilidad y el profesionalismo en el que aprendes a tomar las cosas con seriedad y responsabilidad. De allí salté al teatro y luego a la televisión en donde tuve mucha actividad”

De la pasarela pasó al teatro, aunque igual alternaba en ambos ámbitos. Se inició a los 15 años en teatro infantil con Marina Salvarezza actuando en obras como «Alicia en el país de las maravillas», «Barrio de Gatos», entre otras. Luego en 1986 a los 15 años, formó parte de la compañía Varvisa que dirigía Paco Varela con la que actuó en el teatro Candilejas en tres obras que tuvieron varias temporadas: Boeing 1989, junto a Luis Ordoñez, Jaime Roca, Paco Varela y Carolina Ossa y dos obras polémicas que trataban sobre el Sida (Sida, la enfermedad del siglo) y los vicios de la drogadicción y el alcoholismo (Sexo, Droga y Rock’nd roll) que hizo en 1986 junto a Paco y Sonia Varela, Jorge Jiménez, Marcelo Gálvez, Aurora Valdez, Yesenia Mendoza, Pepe Sánchez, Marco Polo, Miriam Paladines, entre otros..

“Yo era muy jovencita, tenía 18 años y fue una experiencia muy muy fuerte porque eran obras supremamente fuertes que trataban  problemáticas muy duras y que tenía escenas muy dramáticas. La obra del Sida, se hizo en un momento en que había que concientizar a la gente en cuidarse mucho, en una situación parecida a la de ahora, aunque con enfermedades de naturaleza diferente, pero haciendo una analogía, es casi igual porque había que cuidarse para estar vivo y cuidarse no solo por uno si no cuidarse por lo demás por que había. Estamos hablando de finales de los 80 cuando recién salía a la palestra la enfermedad del Sida que se creía era exclusiva de homosexuales y no es así y ese era el mensaje que queríamos dar que lo podía contraer cualquier persona si no se cuidaba, que podía contagiarse con personas con relaciones promiscuas o fuera de la pareja»

«En la obra había un contagio de un esposo a su esposa, una prostituta que se contagiaba y contagiaba a sus clientes, y otros dramas en que se vivían situaciones terribles. Era muy importante transmitir ese mensaje que de la gente debía protegerse. Compartí escenario con Paco Varela, Marco Polo, Nayib Salazar, Yesenea Mendoza, Carolina Ossa, Pepe Sánchez. La obra me gustó mucho por lo bien realizada del argumento y por el mensaje de tener una sola pareja y no ser promiscuo y de cuidar tu vida y la de los demás. Fue una lida época la de Varvisa, tantos amigos los hermanos Varela Paco, Sonia, Ana María, Marcelo, Mily, Caro. El arte hace amigos y eso es lindo”.

Tres años después en 1990 Noemí vivió un momento cumbre en su vida teatral cuando tuvo una internacionalización en las tablas ecuatorianas al compartir escenario con famosos artistas venezolanos que vinieron al país a montar la obra Dos Arriba, Uno abajo, una comedia clásica, adaptación del clásico Boeing Boeing (1960), del francés Marc Camoletti, que en 1991 se convirtió en Récord Guinness por ser la puesta escénica francesa más representada a escala mundial. “Yo tenía 18 años y este grupo teatral venía haciendo una gira por varios países, y a cada país que llegaban escogían e incorporaban a una artista de ese país. Para ello hicieron un casting y yo fui la elegida para el papel solicitado que era de una azafata. Fue un lujo compartir escenario con figuras que acá los veíamos en las telenovelas venezolanas como Elluz Peraza, Mariela Alcalá , Víctor Cámara, Julio Gassette que además era el director y Jaime Araque. Fue un honor trabajar con ellos, todos, muy buenas personas de excelente calidad humana. Julio era el director y me trató muy bien, enseñándome, guiándome, Elluz una mujer hermosa, cálida; Mariela divina maravillosa solidaria, buena compañera, Víctor un señorito inglés todo un caballero como yo era peladita, el me alentaba, me aconsejaba, no tenía temor pero sí los nervios por la adrenalina que significaba estar en escena. Ellos me apoyaron siempre»

«Con la obra Dos Arriba y un Abajo, nos presentamos en el Centro de Arte en Guayaquil, pero también dimos funciones en Quito y Cuenca con llenos totales. La obra era divertidísima y el público disfrutaba mucho de ella, porque tenía muchas situaciones hilarantes.  Era una comedia ligera y amena que narraba la historia de un playboy que sostiene una relación sentimental con tres azafatas, Elluz, Mariella y yo. Un día estas tres aeromozas llegan a su departamento y se armó tremendo lío en el que se vieron involucrados otras personas. Fue una experiencia muy divertida, bien remunerada que marcó una parte importante de una etapa de mi vida que ya pasó, pero que la recuerdo con cariño”.

En 1989, Noemí salió en el videoclip del grupo ecuatoriano Clip que promocionaba su éxito «Estás Aquí», que marcó época. Luego participó en una obra musical de una versión de Cats, un clásico del teatro internacional que dirigió Paco Varela y en el que compartió escenario con Carla Sala y en «Seductor por una Noche» de Woody Allen que diirigió Julio César Andrade. Y luego estuvo en otra obra que la marcó mucho: Entre Amigas, una obra que habla del reencuentro de cinco amigas que no se veían desde hace muchos años desde que salieron del colegio, obra dirigida por el ecuatoriano Xavier Romero (+) que tuvo gran éxito con seis meses en cartelera, en la que trabajaron cinco actrices de nacionalidades diferentes: una ecuatoriana (Vilma Sotomayor) y cuatro extranjeras residentes desde siempre en Ecuador, la chilena Carolina Ossa, la uruguaya Noemí Caballero, la mexicana Elizabeth Ávila y la peruana Prisca Bustamante. Entre Amigas fue espectacular por la calidad de la obra y la calidad teatral de mis compañeras de escenario. Esta era una obra de un escritor español que fue montada con gran éxito en el país y que gustó mucho al público”.

Después de esa obra, Noemí cerró su capítulo de la vida en el teatro y pasó a la televisión en la que está hasta la actualidad. “El teatro fue una parte importante de mi vida, que me dejó gratas experiencias, buenas amistades y que fue un aprendizaje constante. Hacer teatro es maravilloso porque sientes la cercanía del público, el contacto con ellos, se vive full emociones y se siente mucha adrenalina y los aplausos al final de la obra son el mejor premio al trabajo. Fue una linda época.”

Televisión

En televisión, a la que llegó muy joven para conducir un programa musical, Noemí cumplió varias facetas, pues fue actriz, coanimadora, animadora, reportera, periodista – comentarista, presentadora de noticias deportivas y conductora de programa de variedades. En la actuación se hizo conocida por su participación en una serie junto al cantante venezolano Gabriel Fernández conocido como el Chamo Gabriel, integrante del grupo Los Chamos y por sus apariciones en las series Mis Adorables Entenados y Emergencia. Como coanimadora estuvo en los programas Eco con Gabriel Arosemena, Rico y Suave con Gerardo Mejía, El Ojo del Huracán con Fabián Fariña, y en su programa Cable Show.

Como periodista, Noemí, estuvo en programas como Amarillo y Azul con Simón Cañarte que se transmitía en canal 22 de Ecuavisa Internacional, un espacio destinado para hinchas de Barcelona y Emelec. Fue presentadora de noticias deportivas en las diferentes emisiones de los noticieros de Cable Deportes, el de las 08h00 con Laura Vera y los de las 13h30 y 19h30 junto a Pedro Pablo Moreira  y como conductora de variedades estuvo en el canal América Visión, junto a María Sol Galarza en una revista televisiva que ofrecía  noticias nacionales e internacionales, deportes, entretenimiento, tecnología, salud y demás.

Hice tantas cosas y estuve en tantos canales que fue motivante para mi cada cosa que hacía. Hice periodismo en Ecuavisa, Gamavisión, Canal Uno, TC, Teleamazonas, Cabledeporte y Telerama y de todos tengo gratos recuerdos. Recuerdo con especial cariño el programa musical Ecco que fue lo primero que hice y lo hice muy jovencita en TC junto a David Arosemena en el que presentábamos video y entrevistamos varios grupos nacionales del momento como Clip, Intrépidos, Barro de Quito. Otra linda experiencia fue cuando hice una novela en Quito: Satisfacción, con la que recorrimos el país, grabando, fue dirigida por un director norteamericano  y un productor venezolano. La protagonista era yo con Gabriel Fernández, el Chamo Gabriel. Ahí hice el papel de su representante artística»

«Entre las tantas cosas que he hecho en televisión, tuve la suerte de ser reportera y conductora del programa Amarillo y Azul que transmitía canal 22. Pero una parte muy importante de mi carrera fue la se ser presentadora de noticieros deportivos. Compartí con varios colegas y disfruté dando noticias de deporte que es algo que me apasiona. Estar en un noticiero no es solo leer la noticia, es sentirla, transmitirla, llegar a un público ávido de este tipo de información. Fue una linda experiencia. Al principio se me hacía difícil recordar el nombre de los deportistas o comentar alguna jugada por sus descripciones técnicas, pero cuando estaba al aire no me quedaba y le ponía mucha emoción a mis comentarios. Luego fui leyendo, conversando con gente que sabe, aprendiendo y así llegué a dominar el tema.”

Sus primeras apariciones televisivas como actriz se dieron en Mis Adorables Entenados, una serie costumbrista, cómica que fue transmitida por Ecuavisa entre 1989 y 1991, que nació de una obra de teatro del grupo La Mueca que fue creada basándose en un comercial de lotería y que relataba las penurias de una familia de “clase media tirando a subterráneo”, compuesta por cuatro hermanos de diferentes padres que estaban al cuidado de una madrastra que no era madre de ninguno de ellos. Allí Noemí, que por entonces tenía 18 años, hizo el papel de María Delia, una de las tantas novias de Felipe, el joven de clase media-baja, que anhelaba ser aniñado y choleaba a sus hermanos, papel interpretado por Oswaldo Segura.

“Fue una linda experiencia compartir con grandes actores de los que aprendí mucho, pues yo era muy joven cuando se transmitió esa comedia que fue un boom en Guayaquil y el país entero. Allí compartí roles con Amparo Guillén, Sandra Pareja, Laura Suárez, Oswaldo Segura, los hermanos Andrés y Héctor Garzón y Richard Barker. Mi personaje tuvo apariciones esporádicas, pero fue un reto interpretarlo porque ella no se parece en nada a lo que yo soy en realidad. Ella era presumida, superflua, superficial y yo no soy así. Fue una de las primeras cosas que hice en televisión”

En la radio

Noemí ha tenido una larga trayectoria en radio, habiendo estado por más de nueve años en Sucre en la que estuvo en varios programas deportivos. Además estuvo en I 99, La Estación, Teleradio, Forever, Súper K 800. De los programas más recordados están los que hizo entre 2015 y 2016 en I 99 en un programa deportivo con David Morales Gustavo Sánchez y Esteban León. En 2018 Deportes en Súper K 800, en 2019 estuvo en las radios Élite y Sucre. En Élite en el programa Fiesta en América que se transmitía de lunes a viernes de 15 a 16h00 y  en Sucre en “Más que fútbol” que se transmite de lunes a viernes a las 11h30, junto a Luis Rojas y Aldo Stracuzzi. “La radio es muy interesante, porque interactúas con el público, tienes un contacto más informal, tienes la labor de informar y entretener,  de hacer que con tu voz transmitas un mensaje. Es un tipo de periodismo que me encanta y en el cual se aprende y se exige mucho”

La escritora

Noemí que es escritora y una lectora consumada, amante de la literatura, carrera que estudió, aficionada a Cortázar, Saramago, fanática del detective  Sherlock Holmes personaje ficticio del escritor británico Sir Arthur Conan Doyle, se consumó como escritora al presentar su primer libro, el poemario Etapas, que fue publicado el 8 de septiembre de  2015 y presentado en el Centro de Convenciones de Guayaquil “Escribo desde los 15 años, nunca me había atrevido o nunca había tenido tiempo o iniciativa de lanzar un libro, porque me he dedicado a mi profesión de periodista a las relaciones públicas.»

«Etapas es un poemario experiencial y humano, muy íntimo, un libro que simplemente muestra lo que uno ve cotidianamente, lo que ves alado, de tu vecino, de tus amigos, tu familia, es una parte romántica y humana, vivencial, habla sobre el día a día de los sentimientos de las personas, encuentros desencuentros. Habla de las diferentes etapas que pasa el hombre en la vida, que levan crecimiento, llanto, alegría. Lo escribo desde hace muchos años, amo la literatura, me encanta leer Benedetti Saramago, Cortázar Edgar Alan Poe. En este sueño, ha sido básico, primordial mi amor a la literatura, algo que me lo inculco con su ejemplo mi madre que es uno de los pilares de mi vida. Yo escribo desde chica, siempre escribí, así, el libro, lo fui construyendo en más de 20 años con muchas vivencias. Son las etapas que van pasando por la vida, por ello voy haciendo una analogía con el árbol que va pasando por las diferentes estaciones, otoño que es triste y tiempo de pérdidas en que sin embargo es la estación en la que más aprendemos porque de ella sacamos aprendizajes y experiencias de las que vendrán cosas positivas; primavera en lo que florece lo mejor de cada quien; verán que es tiempo de vida, de disfrutar; invierno buscamos alguien que nos de calor. Este libro se lo dediqué a mi hija Camila a quien le dije empieza por un sueño y luego lo construyes”.

Pero como dice el refrán no hay primera sin segunda y ahora Noemí se encuentra escribiendo su segundo libro que espera presentarlo pronto. “Estoy escribiendo otro libro cuyo tema es la enfermedad actual, es un comic mezclado con fantasía en la que los personajes principales son los ángeles. Hay mucho ángel en el libro. En la vida hay personas que se convierten en ángeles y esos ángeles están para tocar la vida. Nosotros dejamos siempre huellas en las vidas que tocamos. Dejamos huellas buenas, dejamos huellas malas. Lo importante es que las huellas que dejemos en nuestra vida y en la vida de otro, sea siempre buena y a eso debemos apuntar a dejar huellas positivas”.

Otras facetas

Noemí es una mujer de muchas facetas y de hacer muchas cosas y a través de ellas busca proyectarse. Entre las variadas cosas que ha hecho y hace, está el de ser fotógrafa, carrera que estudió en la Alianza Francesa y a la cual está dedicando mucho tiempo ahora; el de ser música (canta en una banda) y su otra pasión las relaciones públicas en las que quiere realizarse de aquí en más. «La fotografía es algo que me encanta. No solo es de saber de enfoque, iluminación, técnicas, es cuestión de que te guste, que te apasiones, que quieras ir más allá. De nada te servirá el conocimiento si no miras el mundo con otros ojos distintos a como miran los demás. Debes tener curiosidad por todo lo que te rodea, ver y sentir lo que otros no ven, observar desde perspectivas diferentes, buscar nuevos escenarios y mirar el mundo con enfoque distinto».

“Lo mío hoy es las relaciones públicas. Fui relacionista pública de Emelec durante nueve años y esa fue como mi consagración porque trabajaba en lo mío, en lo que me gusta, en mi profesión y de paso  mi equipo favorito al que amo y como no amarlo si es lo mejor. Aunque ojo, soy profesional, pues también ayudé como parte del equipo a la campaña de presidente de Barcelona de Luis Noboa. En política estuve en las RRPP de las tres campañas políticas de Omar Quintana (+), un gran personaje con quien estuve en sus dos elecciones para concejal y una para diputado, las cuales ganó. Ahora trabajo mucho en relaciones públicas y marketing, asesorando empresas, eso quiero que sea mi futuro. Estoy trabajando en campañas con el médico homeópata Felipe Barriga, Distribuidora Vásquez de Tito y Marjorie Vásquez, con Carlos Andrade en agua Vizana”

“Las relaciones públicas es un campo que me apasiona. Me encanta  gestionar la comunicación, la interacción y la imagen que una persona, organización o institución proyecta a su público. Es fascinante realizar y coordinar  ese conjunto de acciones de comunicación estratégica que deben ser sostenida a lo largo del tiempo, para fortalecer los vínculos con los públicos, a los que hay que escucharlos e  informarles y persuadirlos para lograr consenso, que termine en una fidelidad y apoyo en acciones presentes y futuras. Me encanta esa labor. Eso es hoy lo mío”.  

Noemí ¿ y la música?. “Ah me fascina la música, es otra de mis pasiones, soy amante de los Rolling Stones y tengo mi banda. Me encanta cantar y lo hago. El grupo se llama Nimbóticos, la hacemos cuatro amigos: Óscar Rendón, José Gabriel Anchundia, Carlos Julio Lamota y yo. Nos juntamos a ensayar en el estudio Say No More de Juan Carlos Vergara. Se que es atípico una mujer grande, cantando en una banda, pero eso me hace feliz. Lo disfruto. Es un modo de expresarme, de sentir, de vibrar”

Fuera de cámaras

¿Quién es Noemí Caballero? «¿Quién soy?, no sé. Eso debería decirlo el resto. No soy mediática, no tengo mil millones de amigos, tengo muy pocos, pero muy muy buenos. Soy fiel con mis amigos, soy de buenos amigos, quiero a mi grupo de la iglesia de Los Ceibos a quienes amo: Lucia Meixmell, Luis y Diana San Andrés, Francesco Luca, gente grande, mayores de que yo, personas de 80 años, que son un grupo de fe que me alimenta, como me alimenta mi amiga Sor Elena, una monja que es maestra espiritual. Siempre tuve dos consejeros espirituales el Padre Francisco el Padre Carlos, me confieso, comulgo.  Me conecto con Dios, con oración que es algo que me fortalece y limpia de las malas cosas que hay alrededor y te mantiene contacto con la vida»

«Hago meditación con oración. Meditar es una de las prácticas más útiles que podemos explorar los seres humanos. Nos permite encontrarnos con nosotros mismos y por supuesto puede ser un camino, quizá el mejor y el más directo para mejorar nuestro contacto con Dios. La meditación es lo opuesto a preocuparse, amargarse, sufrir, lamentarse, obsesionarse . La obsesión y la preocupación es muy habitual en la mente humana y nos conecta con nuestros miedos. Muchos tenemos nuestros  pensamientos  y preferimos rumiarlos y  darles vuelta y vuelta . La Meditación  significa abrir nuestra mente y nuestra energía espiritual a la conexión con nuestro yo interior y nuestro poder superior. Siempre estamos conectados con esa fuente, sin embargo, no siempre la percibimos. Para conectarnos con ese ser superior necesitamos relajarnos lo mejor posible y permitirnos conectarnos con nuestra intuición».

Amo el deporte, andar en bicicleta. En una época jugué sóftbol en el equipo Biela y jugué fútbol con mis amigas, hago gimnasia todos los días, practico mucho ciclismo y solía ir  Capeira a hacer trabajo de subida y bajada de lomas. Adoro viajar, ir a Galápagos a San Cristóbal que después de Solymar es mi lugar favorito en el mundo. Me gusta el fútbol. Soy hincha de Peñarol y Emelec, del que mi padre fue gerente. Soy aventurera, amante de la naturaleza, me gusta bucear, nadar, soy muy playera, nací en la playa desde peladita. Amante de la playa, la naturaleza, el viento y la gente sencilla y espontánea”

“Que quien soy? Soy un alma libre, amante de la naturaleza, me gusta meditar, amo mi familia, mi hija Camila, mi madre, mi padre, mi hermana, soy muy familiera. Amo a Jesús que es mi guía y mi luz, tengo fe en él tengo una conexión enorme, sin esa fe no podría salir adelante, esa conexión con tengo con Cristo me ayuda en los momentos difíciles. Amo los árboles, amo subirme a un árbol, estar en contacto con la naturaleza no  puedo estar encerrada, amo la música: Queen, Rolling Stones, Clapton, Silvio, Enio Morricone; amo el cine: » Los intocables», «Cinema Paradiso» y «La Misión. Amo la literatura. Soy una escritora por naturaleza, me encanta escribir, leer, amo los libros Rayuela de Cortázar, El Túnel de Sábato. Me fascina la fotografía, estudié literatura, me estoy dedicando mucho a la fotografía. . Vivo siempre con los pies en la tierra y la mirada en el cielo. Mi hija es mi cable a tierra. Soy idealista, solitaria, soñadora. Soy un muelle, no un puente, un puente se sostiene de dos lados, yo soy un muelle».

Y como un muelle que se afianza cual pilar de roca y concreto, para conectar el agua, el cielo y la tierra, ella es una mujer fuerte que lucha, cree, ama, trabaja, disfruta y destaca en lo que hace por las ganas que le pone, por la fe que la mantiene y porque es un alma libre que nació para ser libre.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DAMA DE LA ACTUACIÓN

Un recorrido por la vida actoral de la primera actriz, Martha Ontaneda, un nombre de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *