Breaking News

BUÑUELOS DE MIEL

La historia de los buñuelos de miel, un platillo tradicional de diciembre

Llegó diciembre y con el muchas tradiciones de todo tipo. En la gastronomía es época de degustar del pavo, del relleno, las hayacas, jamones, rompope y más delicias, pero en postres si hay algún dulce representativo de estas fechas, son los buñuelos de miel, dulce que en esta época adquiere mayor espacio en nuestra mesa. Esta delicia son unas frituras hechas a base de una masa líquida que cuando entra en contacto con el aceite se inflan y generan una especie de pan frito esponjoso que es ideal para acompañar con miel, mermelada u otros tipos de almíbar.

Los buñuelos son de gran tradición durante la Navidad, se hacen en todos los países cristianos, siempre fermentados y bien hinchados para que se distingan del pan ácimo que se come de forma ritual en los banquetes de Pascua hebrea. Actualmente se pueden elaborar buñuelos de distintas formas y con distintas variantes, se aromatizan con limón, canela, vainilla, se rellenan de crema, frutas o simplemente los infla el viento, siendo esta la famosa receta de buñuelos de viento.

La historia de los buñuelos, no se conoce con exactitud en cuanto a su origen y su etimología. Hay estudiosos de la gastronomía que dicen que es una preparación muy antigua que nace de la cocina romana en el siglo II A.C (Antes de Cristo). Para sustentar esta tesis, estos estudiosos dicen que el político, escritor y militar romano Marco Porcio Catón, más conocido como Catón el Viejo (para distinguirlo de su bisnieto Catón el Joven), incluyó una receta de buñuelos, con el nombre de «globos», en su libro De Adri Cultura, escrito por aquellos tiempos. En esa receta, señalan los investigadores, se mezclan harina y queso, se hacen bolas que se fríen y se untan de miel y semillas de amapola para servirlos.

Otros estudiosos no le atribuyen tanta antigüedad y aseguran que su historia parece que no es tan antigua como podamos pensar, asegurando que nació de la pascua hebrea que se afinca en España desde el siglo XVI, como uno de los postres favoritos de los árabes que estaban aposentados en Granada, siendo una de las joyas gastronómicas de la antigua de la cocina mediterránea.

Algunos estudiosos, en cambio aseguran que la primera sociedad, después de la romana, que consumió buñuelos fue la morisca. Sus ciudadanos, gente de medios humildes, que habitaban los territorios del Sur de la península ibérica y ocupaban puestos de trabajo de baja categoría, desempeñaban también el oficio de vendedores ambulantes de buñuelos. En Sevilla y Granada, eran postre típico los buñuelos fritos en aceite cubiertos de miel. Por otro lado, esta especialidad fue adoptada por los gitanos tras la expulsión morisca y perpetuada hasta la actualidad.

En cuanto a su etimología, hay quien piensa que los buñuelos derivan de la palabra “puñuelo”, una especie de bola que los romanos amasaban con sus puños, otros piensan que la palabra proviene del francés “beignet”. Pero como se sabe en gastronomía que buena parte de los dulces de tradición tienen origen árabe, se puede atribuir esta procedencia en la historia de los buñuelos.

Buñuelos en Ecuador

Un artículo publicado por Diario el Comercio de Quito, el 13 de diciembre de 2009, titulado: Buñuelos: un dulce recuerdo, trata de la llegada del buñuelo a Ecuador. La nota periodística dice: Para la historiadora de comida, Carmen Sevilla, esta exquisitez es una tradición con influencia árabe-española. Seguramente   los españoles la trajeron acá en época de la Colonia y se convirtió en un dulce característico de Navidad. Originalmente se hacía con harina de trigo. Luego, en América, específicamente en Ecuador, aparecen provincias como Loja y  Azuay, en las que se elabora con yuca” (foto).

En dicha nota, la experta recuerda que en la Nochebuena, se servía este plato como postre. “Esta usanza  ha sido poco a poco desplazada por los denominados ‘cakes’ o panes de Navidad que vienen con frutas confitadas, propio de la tradición anglosajona”,

Sobre el origen del nombre buñuelo, al preguntarle el porqué del nombre, afirma que “siempre se lo conoció con esa denominación y que la característica principal es que se fríe en abundante aceite. Además, se sirve con la miel clara u oscura hecha de raspadura. Las personas dedicadas a este especial oficio aseguran que la elaboración de los confites no tiene ninguna fórmula mágica ni es cosa del otro mundo. Pero lo que sí es necesario a la hora de elaborar las delicias nacionales es tomar en cuenta la dosis exacta de harina, que junto con los otros ingredientes se tiene que batir hasta que quede en el punto perfecto”.

Costumbres culinarias

En algunos de Europa y América, como España, Ecuador, Cuba, Colombia y México,  los buñuelos forman parte de la cena de Navidad junto a las natillas. En Colombia es habitual prepararlos con una mezcla de huevos, queso molido, harina de maíz y azúcar; en México es muy común encontrarlos en todas las ferias populares. En Estados Unidos se conocen como «orejas / lóbulos de elefante».

En nuestro país, Ecuador, se consumen los buñuelos tradicionales, aunque algunas ciudades imponen su estrilo. Así en Guaranda, se preparan como una especie de pan, hechos con la tema de huevo,  se sirven fríos, acompañados de miel hecha de panela. En las provincias interandinas de Loja y Azuay se hacen con yuca. En la costa, preferentemente en Guayaquil se los acompaña con una tajada de queso. En cuanto al buñuelo como plato de sal, en algunas provincias de la sierra se hace buñuelo de coliflor.

En América, el buñuelo era consumido por culturas mesoamericanas como los Aztecas y los Mayas en diversas celebraciones. Originalmente se hacía con maíz o frijol y en la época de la conquista se empezó a utilizar la harina de trigo. En Colombia, por ejemplo, se suele juntar una medida de queso fresco molido, huevos, almidón de maíz o maicena con un poco de almidón de yuca. Todos estos ingredientes se mezclan y se fríen, hasta dorarlos. En Cuba es costumbre confeccionarlos con la masa de la yuca y en Nicaragua con yuca rallada. En España, son dulces típicos en celebraciones señaladas, como el Día de Todos los Santos, Pascuas o las Fallas de Valencia.

Hay un tipo de buñuelos en forma de bola y especialmente ligeros que se llaman buñuelos de viento, por su ligereza y porque suelen contener grandes burbujas de aire dentro. Se suele aprovechar el hueco interior para rellenarlos de crema, en cuyo caso se llaman buñuelos de crema. Otros buñuelos sin crema son, por ejemplo, los buñuelos del Ampurdán, que tienen forma de anillo. En España, en Cataluña, Valencia y en las islas Baleares hay muchos tipos de buñuelos dulces relacionados con diversas fiestas; algunos pueden incluir en su masa  patata (papa), boniato (batata), queso, higos secos, entre otros. En otras regiones españolas se hacen porras y churros, además de buñuelos. Otra pasta frita típica de Pascua en España son las flores.

Además de los buñuelos dulces, en la península ibérica también suele haberlos salados; los más frecuentes son los buñuelos de bacalao, aunque se pueden hacer de gambas u otros pescados; y los de verduras, generalmente de berenjena o de calabacín, o de otros ingredientes.

Receta

Ingredientes

1 cucharadita de polvo de hornear

200 gramos de harina de maíz

1 taza de leche

4 huevos

500 ml de aceite de girasol

Sal

Anís

Miel de Abeja

Preparación

En un recipiente grande, coloque la harina, el polvo de hornear, la leche a temperatura ambiente, la sal, los huevos y mezcle todo, hasta conseguir una mezcla homogénea. En una olla pequeña coloca en anís con un chorrito de agua, hierve, filtra y agrega el agua a la mezcla. En una sartén añada el aceite de girasol y llévala a fuego alto. Con una cuchara grande, tome la mezcla y viértala en la sartén, deje freír durante 1-2 minutos hasta que los buñuelos se inflen y se doren. Sírvalos acompañados de miel de abeja o el almíbar que más le guste.

Conocido, el origen, la historia, la receta y la preparación de los famoso buñuelos, ¿Qué queda¿ Exacto. Comerlos. Disfrútelos son deliciosos. Buen provecho.

Foto: (Apertura); goraymi.com; webnode.es; mira.ec; dorosecuador.ec; vistaecuador.com; pinterest; turismo.gob.ec

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

CALDO DE MANGUERA

Un caldo guayaquileño tradicional como apetitoso. La historia, el origen, su genealogía, la receta y …