SEÑUELO 17

El primer y único libro de Víctor Huerta Jouvín que narra una vivencia real. La suya frente al desdeñable delito de extorsión y secuestro. Un libro para leer. Una historia para creer. Una a experiencia para aprender.

Vivir para contarlo. Esta es una frase muy usada, que a veces de tanto usarla se convierte en frase chiclé. En este caso el “vivir para contarlo es real”. Sucedió y sucedió en Guayaquil. Es literalmente de la vida real y esta historia de la vida real, es una crónica de vida hecha libro. Señuelo 17, escrito por Víctor Huerta Jouvín, relata una vivencia, su vivencia, ocurrida en enero pasado (2020) cuando fue víctima de la delincuencia altamente especializada que derivó en secuestro y extorsión.

La obra cuenta su experiencia “romántica” con una mujer con quien pasó 17 horas en su departamento, por ello “Señuelo 17” y quien luego junto a una banda internacional de criminales, lo extorsionaron por ese hecho, que luego terminó en secuestro y que a cambio de dinero le hicieron vivir horas de terror que lo marcaron para siempre.

No es fácil contar una historia personal y es menos fácil escribirla, pero él la escribe con sentimiento, con veracidad, con solvencia, con autoridad. El escritor y protagonista de esta crónica real,  a través del libro y su lectura, nos muestra desde su perspectiva, el mundo real que la vida le enseño. En la obra de 90 páginas, él no se guarda nada y en su  narrativa emocionante hace que no perdamos la capacidad de asombro.

“Es mi primer y mi último libro. Por tal razón no me guardé nada. Esta historia real y documentada es mi terapia, que la grito a los cuatro vientos admitiendo mis errores, miedos y obsesiones. Conocí la miseria humana, por momentos pedía por mi vida, por momentos gritaba pidiendo la muerte. Este libro ya no es mío, es suyo, y de sus familiares queridos. El libro no tiene costo. Si puede ayudar a salvar una vida, estaré más que bien pagado. Vibre, sienta, derrame una lágrima e incluso dibuje una sonrisa conmigo”, dice el autor con gran emoción.

El autor, presentó su obra el pasado martes 17 de noviembre en la Plaza del Teatro de Quito, sitio escogido por el escritor por ser sinónimo de Lucha y Cultura de , Ecuador. El libro o e-book «Señuelo 17» se descarga gratuitamente desde su página Web.

En la obra, ilustrada con buenas fotografías, el escritor presenta su hogar, que es su país, el que lo presenta al mundo, contando su historia, sus límites, sus actividades productivas y su encanto, para situar al lector en el espacio geográfico en que se desarrolló su historia. Luego se presenta, el contando quien es y como es, mostrándose tal y cual es, para situar al lector en el espectro de quien es la persona que cuenta su historia. También cuenta su entorno familiar y la importancia de la empresa de papel y cartón creada por su bisabuelo que sirve para conocer porque podía ser sujeto de secuestro y extorsión. Luego nos introduce en su experiencia profesional que se tornó en vivencial, cuando tuvo que ser juez y parte en su propia historia “Una de las mayores emociones de la vida es trabajar en algo que te guste. Pero como verán a continuación, por primera vez en mi vida me tocó ser Consultor y Cliente, Negociador y Negociado, todo a la vez. Siempre me gustó el peligro, pero esta vez me subí al Everest sin oxígeno”, relata

La obra no solo que se deja leer, sino que vale la alegría leer. Muchos dicen como frase cliché: vale la pena leer”. Yo diría que no cabe el término “vale la pena”, pues aunque la historia, tenga el sentimiento de la pena y nos apene lo vivido por él, más que valer la pena leerla, vale la alegría de disfrutar de un buen relato y una buena lectura.

Pero es mejor, que el propio autor diga: ¿Por qué leer Señuelo 17?  “Los invito a leer un testimonio real en que la vida me convirtió en protagonista de una pesadilla, y como terapia me hizo escritor. Esta trama incluye extorsión y secuestro, que para mí representó una montaña rusa de emociones, y sentí en carne propia la miseria humana. Este pequeño libro de rápida lectura no fue editado para que no pierda su esencia. Sin usar palabras rebuscadas soy directo en todo momento para que el lector, usted, sea parte de esta crónica. El libro ya no es mío, es suyo. Si tiene un ser querido este relato también le pertenece. Lo invito a sentir, vibrar, derramar una lágrima e incluso dibujar una sonrisa conmigo. Yo les demostraré como hay personas que en vez de cuidarlo lo negocian y literalmente lo venden sin piedad. En “Señuelo 17” Usted verá como el ser humano tiene precio, y si con suerte llega al precio pedido, vivirá”.

¿Por qué hacerlo gratuito? “Porque el aprendizaje contra el dolor se comparte, no se vende. Quiero que lean la obra y se identifiquen claramente con el mensaje que es : Con la familia NO»

Y hay más paradojas, cuando él quiso hacer el libro, ningún escritor lo quiso escribir, ninguna editora lo quiso editar, ni ningún editor, corregir. Entonces lo hizo solo: “Conocí la miseria humana, pero aprendí que existe la verdad. Inicialmente pensé en dos reconocidas y jóvenes escritoras guayaquileñas para que redacten por mí, pero ante su entendible negativa no me quedo más que aprender a escribir, y escribir. Ningún escritor quiso escuchar mi testimonio. Me tocó escribir y escribir. Nadie quiso editar el libro. Ninguna casa editorial contestó un solo correo. Los relacionistas públicos dijeron que publicitar un libro no es negocio. Este libro ha sobrevivido a la adversidad”

Y vaya si ha sobrevivido. La historia que muchos despreciaron hoy es sensación. ¿A qué atribuye ese hecho? “A que todos somos señuelo 17, porque nos pertenece, nos identifica, nos hace vibrar, sentir, derramar una lágrima o incluido dibujar una sonrisa. Aquí no hay ni nuca habrá entrevista alguna política de por medio, ni un segundo libro tal y como lo prometí. Señuelo 17 no está pensado en ganadores o perdedores, está inspirado en luchadores”

Ante un hecho tan traumático, ¿Por qué escribir este libro? “Su origen se da porque el psicólogo que me atiende fuera del país, me dijo en nuestra primera sesión, que escriba y no pare de escribir cualquier cosa que se relacione con la extorsión y secuestro que sufrí. Sin orden y entre hojas de cuaderno, papelitos y notes del celular fui armando mi “Frankestein”. Habré enviado al cesto de basura decenas de hojas. Unas sesiones después el papeleo tenía algo de contenido, no tenía una estructura coherente, pero había creado algo. Después me dijo que escriba un libro, que algo positivo tenía que salir de todo esto. Inicialmente pensé que si uno va al Psicólogo es para olvidar una situación así, no para recordar cada evento vivido. Reconsidere la sugerencia del Psicólogo, y escribí este testimonio. Resalto que el fin de este libro no es lucrar, si le llego a sus manos fue de una forma gratuita o módica y siempre con la intención de que ayude en forma invisible a las manos visibles. Espero que este libro sea tan solo el comienzo de una seguidilla de acciones bonitas que me den la paz que yo y toda persona necesita. Y sobre todas las cosas, espero que este libro nos ponga “pilas”, “sabidos”, “once” para que unos desalmados no arruinen de por vida nuestro futuro y el de nuestras familias”.

Al inicio de la entrevista, usted dice: “Mi primer y único libro? ¿Por qué no escribir más, si lo hace bien” “Este libro nunca tendrá una segunda parte por obvias razones. No volveré a jugar a “escritor”, pero lo que si tengo claro es que mi mayor alegría será imaginarme que mi testimonio pueda generar un pequeño debate en su familia, que los conduzca a llevar una vida más segura. El lector  y yo nunca nos llegaremos a conocer, no soy una persona pública, pero mi acto de amistad hacia él es este libro. Con mucha bondad le estoy dando lo único que tengo, incluso en contra de cualquier repercusión negativa que pueda representarme….. Y espero que si el lector sacó algo positivo de esto, haga una “Cadena de Favores” o un “Word of Mouth” (boca a boca)  y que más personas se beneficien de esta crónica. Como saben la paz interior no tiene precio, aunque en mi caso si tuvo un precio, por lo que ahora solo me toca buscar la paz ganada gracias al precio pagado….”

Para el autor este libro ha sido un escribir a partir de la experiencia porque “Escribir ha sido la única forma de volver a nacer. Esta crónica la escribí en época de confinamiento. Esta publicación me sentía desesperado por escribirla. Inicialmente pensé en 2 reconocidas y jóvenes escritoras guayaquileñas para que redacten por mí, pero ante su entendible negativa no me quedo más que aprender a escribir, y escribir…. Traté de ser fiel a mis demonios, a mis fantasmas y obsesiones, a los temas que hacían impostergable esta historia. Ahora forma parte de mi destino y no puedo escapar de él. Yo ya hice mi mejor esfuerzo transmitiendo verdades ocultas. Y en lo personal me sirvió para desnudarme en cuerpo y alma, y botar todo lo acumulado. Los lectores analizaran si el contenido les fue útil, o no. Tengo que admitir que al leer el libro por última vez, antes de ser registrado, me he sentido algo avergonzado por lo transparente y crudo que he sido al juzgar mi propia vida. Sentía temor por posibles reproches de mi familia y por los temas delicados que en forma directa les incumbe también a Ellos. Pero créanme que no suprimí una sola línea, porque por primera vez en mi vida me he sentido libre, física y mentalmente. El día que logre publicar este pequeño libro diré “misión cumplida”, y espero tener el valor para buscar otro reto más placentero y jovial en beneficio de los demás. Ahora que he terminado este testimonio, he aprendido que escribir me relaja y surge de mi frustración de absolutamente todo lo que me salió mal en mi vida, y de lo jodida que son las cosas. Escribir resultó ser una forma de vengarme de todo lo que me ha molestado en la vida, de frentear tanta derrota y frustración. Escribir ha sido la única forma de volver a nacer. Descubrí que uno puede tener mil problemas en la mente pero siempre con una sonrisa para uno y para la gente”.

¿Qué espera con este libro? “Espero que esta Crónica real sea interesante, y estoy consciente que para que esto suceda tenía que estar metiéndome en problemas gratis. Sería muy aburrida esta crónica si no tuviera dinamita que te explote en la cara cada vez que abres el libro. Si mi libro le resulta muy decente y honorable, estoy seguro que no es un buen libro porque no aporta ni causa morbo. He aprendido que un libro tiene que ser insolente. Tiene que tener la esencia del Autor, rebelde y malcriado. Aprendí que escribo como hablo, como pienso, como siento. Escribo como soy. En este pequeño libro aprendí que yo también he sido escritor, porque para serlo uno tiene que haber leído muchísimo a lo largo de la vida, y resulta que desde los 4 años de edad mis padres me obligaban a leer todos los días las Secciones de Diario El Universo incluido Obituarios, lo cual en un principio era una tarea, y con el tiempo se convirtió en una satisfacción de por vida. Pero también aprendí que toda persona que tenga una idea que contar es un virtual escritor. Desde este momento me declaro “escritor”. Soy parte de esa especie diferente a quien el dolor lo obligó, y soy un desadaptado de lo que impone la sociedad. Me jactaba de ser un antisocial incluso en mi propia familia, un extranjero en mi propia tierra. A veces pienso que el Mundo ya se acabó y sencillamente estamos viviendo en otra dimensión, o en minutos adicionales previo final de un partido de futbol. Pero enseguida caigo en cuenta que el Mundo siempre ha sido el mismo, con los mismos pecados pero en diferentes épocas”.

El autor

Víctor Huerta Jouvín, nacido en Guayaquil el 16 de julio de 1976, quien en una paradoja de la vida, a pesar de provenir de una familia dedicada a la industria del papel, jamás había escrito un libro. Nunca se imaginó hacerlo, peor que el día que lo haga iba a ser para contar su propia historia de terror. Una historia cuya experiencia muy traumática lo llevó a escribir como terapia, y como resultado inesperado, nació su libro que ha recibido muy buenas críticas por su crónica real que nos identifica a todos con su dolor y su evidente resiliencia, que no es otra cosa que la entereza y capacidad para adaptarse con resultados positivos frente a situaciones adversas.

Hasta antes de esa experiencia  y como el mismo se cataloga, era “una persona promedio”. Un hombre de 40 años, Consultor de Marketing con estudios fuera de Ecuador, quien disfruta trabajar y vivir en perfil bajo. Pero haber sufrido en carne propia el delito de secuestro y extorsión, lo convirtió en un excelente contador de historias. Y a partir de contar historias nace un escritor.

“Yo soy el Escritor y el “Actor principal” de esta crónica real. Un guayaquileño con más de 40 años de edad, soltero, sin hijos, de profesión Ingeniero Comercial. Disfruto trabajando como Consultor de Marketing Político, Deportivo y Turístico. Soy de perfil bajo, de los que nunca están frente a una cámara o juegan a conferencista. Practico algunos deportes tradicionales, en mi niñez no existía la variedad que existe hoy en día. El atari y el nintendo nunca fueron de mi interés. Tocar el piano me entretiene pero no me apasiona. He vivido “solo” más de la mitad de mi vida, empezando desde los 15 años de edad cuando tuve la oportunidad de estudiar en un Internado en Inglaterra (1,992- 1,994). Mi Universidad y otros estudios los realicé en los Estados Unidos de América. En todo caso mis padres siempre destinaron sus ahorros para que yo reciba una buena educación, y así pasó. Pero también usé el fruto de su esfuerzo para disfrutar con alcohol y mujeres entre Boston y Nueva York. Gracias a Dios las drogas nunca fueron mi elección. Cuando eres joven piensas que la plata nunca se va a acabar y ahí es cuando también te gradúas, pero de tonto”.

Con maestría el autor en su descripción y en su libro cuenta, una experiencia infantil con el “vandalismo” en la que él fue el “vándalo”, que luego en otra paradoja de su vida, se le volvió a presentar un día de enero de 2020, para esta vez ser él, no el autor, sino la víctima de ese vandalismo. “

Soy poco sociable, pero interactuó sin problemas. Soy amigo, pero no amiguero. No soy un santo, pero jamás he tenido ningún juicio en mi vida. Como todos sabemos la información es pública. Mi mayor travesura de niño fue cuando tenía 12 años de edad y en una Escuela de Padres Benedictinos en Kansas grafiteé una pared. Durante dos días sin parar tuve que hacer planas en cuadernos, y era un párrafo que traducido al español empezaba así: “El Acto de Vandalismo es un Acto Criminal. El Acto de Vandalismo no solo es el incumplimiento de una ley, es un pecado en contra de otra persona. Por mi Acto de vandalismo he decepcionado a mi Padre, Madre, Amigos, y a todas las personas que confiaron en mi…etc.”. Lección aprendida. En lo económico con mucho orgullo puedo escribir que aunque no me sobra el dinero, no le debo un solo centavo a nadie, pero la frase “te debo la vida”, en mi caso se aplicará tal cual más adelante….”

Obra ganó premio Gabo

La obra ganó el Premio Gabo, que fue instituido por la Fundación Gabo con el objetivo de promover un mejor periodismo, la búsqueda de la excelencia, la innovación, el rigor en el tratamiento de los hechos y la coherencia  ética por parte de los periodistas y medios que trabajan y publican de manera regular en las lenguas española y portuguesa para el público de América, España y Portugal.

Aunque él no es periodista, ni trabaja en medio de comunicación, la obra fue considerada un testimonio, digno de ser considerado para el galardón “Por presentar una obra de gran interés social”, como se escribe en la placa otorgada.  La inspiración del Premio Gabo está en los ideales que llevaron al escritor colombiano Gabriel García a fundar, en 1994, la Fundación Gabo.

Estoy muy agradecido con la Fundación Gabriel García Márquez por este reconocimiento especial a una persona que sin ser Escritor cambió sus lágrimas por letras. Lo presento en el mismo lugar donde escribí «Señuelo 17». Dedicado a mis Padres, Maco y Fátima, y a mis hermanos”.

El libro trae más que literatura y próximamente el autor creará en Guayaquil, Fundación F17, sin fines de lucro, para tratar Stress Post Traumático.  Post traumática que se ha hecho letras y que usted debe leerla porque aprenderá mucho de ella.

Foto: Joel Ztudio

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EL PINTOR DE LA HUMILDAD

Un trazo con pincelazos a la vida del pintor Álex Chávez (Ales Chabes), quien ha …