Breaking News

LA VOZ QUE CANTA Y ENCANTA

Un repaso a la vida musical de la multifácetica Gianina Ortega, quien hace del canto su pasión y su vida

Su voz, canta y su personalidad, encanta. Con una guitarra en mano y subida en un escenario, ella endulza con la magia de su canto y la dulzura y fortaleza de su voz que llega a distintas tonalidades. En la tarima se roba las miradas y cosecha aplausos. De personalidad arrolladora, alegre, espontánea, auténtica, risueña, cautiva con su imagen de artista exótica poco común con su cabello largo frondoso y rizado al estilo Janis Joplin (+), la famosa cantante estadounidense de rock y blues de quien es su más ferviente admiradora. Tiene una voz envidiable. A punta de trabajo y carisma se ha forjado su propio camino en la música ecuatoriana y su nombre es muy valorado en el mundo musical, Gianina Ortega “Giani Giani”, es una de las mejores cantantes del país y una de las más queridas por el público.

A Gianina, el amor por la música le fue innato. Nació con ella y vino en sus genes y en su sangre como un legado transmitido desde sus antecesores. Y la trasmisión musical a sus genes le vino por los dos lados de sus  ancestros. Su abuelo materno Jacinto Rivero Aveiga, oriundo de Bahía de Caráquez y muy conocido en Manabí era pianista, su padre David Ortega Merchán (+) guitarrero, su tío abuelo requintista y su cantante. “Algo me tenía que llegar. Si no llegaba, algo hubiera andado mal. De mi abuelo, a más de la música, heredé el carácter. Él era de ascendencia italiana y eso me ha formado con carácter fuerte. De mi padre aprendí el amor por la guitarra y a cantar. A él le decían Elvis Presley. Él lo hacía solo por hobbie, yo si lo hago por ganar plata. Yo canto desde pequeña, creo que nací cantando.”, dice ella con una espontaneidad sin reserva que derrama por los poros.

“Yo nací escuchando música. En mi casa las reuniones familiares eran tertulias musicales. Yo crecí en ese ambiente. Me encantaba escuchar tocar a mi abuelo, a mi padre y a mis tíos. Ellos cantaban tangos, valses, boleros, pasillos y baladas y esa fue mi primera influencia. Yo estoy familiarizada con esos géneros, por ello no se me hace difícil cantarlos en mis presentaciones, aunque mi esencia es rockera. Me gusta el rock fuerte y las baladas folk. Black Sabbath, Pink Floyd, Led Zepelin, me matan.”

Así, con esos genes musicales, se inició muy pronto en lo que ha sido su pasión de siempre. Ya a los siete años de edad dio sus primeros pasos en el canto al cantar en las misas y en las semanas culturales que  realizaba el colegio religioso en que estudió la primaria: Inmaculada. “Las monjitas descubrieron que cantaba porque me escucharon en un recreo guitarreando y cantando con mis amigas. Yo a esa edad ya tocaba guitarra y cantaba con algunas enseñanzas que me transmitió mi padre, quien también me compraba una revista llamada Guitarra Fácil, que traía los acordes, la posición de los dedos, las letras de canciones señaladas en el momento que debía cambiar la nota. Así, cualquiera, jajaja”

No cualquiera, la interrumpo yo. Yo ingresé a un curso de guitarra, recibí clases, mi padre me compró una guitarra, también tenía esas revistas y nada, no podía entonar nada. Lo que natura no da…”, le dijo. “Bueno. Yo porque puedo”, dice y suelta otra de sus sonoras carcajadas.

“Ya en infancia, siendo niña, empecé a tener mis primeras apariciones públicas. Recuerdo una vez cuando tenía siete años, mi abuela me llevó a un concurso de canto y me presenté en el programa de televisión de Tiko Tiko y canté con él. Yo no creía en nadie. Mis compañeras de escuela me pedían autógrafos y me convertí en popular. Yo era muy feliz y me creía una estrella, jajaaj. De esa presentación quedé mal acostumbrada, porque como me dieron un premio, luego de eso cada vez que me pedían cantar, pedía plata, jajajaj. Linda etapa. Ya en el colegio y en la adolescencia, mi afición por la música se acrecentó, cantaba en eventos colegiales, paseos, fiestas, fogatas, reuniones sociales donde sea que cantar, cantaba. La gente me decía que lo hacía bien y que debía pensar en serio en la música y así lo hice. Me encanta la música. Es mi vida y aunque no en su totalidad, me ayuda parar la olla”.

Cuando Gianina dice que la música no le para la olla en su totalidad, es porque ella es una mujer emprendedora que se dedica a varias actividades. Así, tiene su restaurante La Cazuela, que vende platos típicos y almuerzos y que ahora por el momento actual también brinda servicio a domicilio, es propietaria de una peña, la afamada Giani Giani Café Bar; organiza eventos sociales y musicales,  practica tratamientos cosméticos, pues es profesional en ello. “Hasta en televisión he salido. Ahí está la foto nañito, para que veas que no es cuento”, dice mientras suelta una sonora carcajada que fue muy común en nuestra charla, pues ella es alegre, ocurrida, auténtica  

Nace la profesional.

A los 17 años inició su vida profesional como músico. Al principio lo hacía en diversas agrupaciones en las que cantaba o tocaba guitarra, lo que no impedía que de sus primeros pininos cantando como solista. Poco a poco se fue haciendo conocer y luego empezó a ser solicitada para presentaciones y eventos. “Trabajé cantando en casinos, en el Bingo Derby, en Café Bolero, La Posada de las Garzas  y me presente en varias ocasiones en Café Oro, Restaurante El Chalán. Siempre me fue bien.»

Gianina cuenta que el camino de la música es encantador, pero que no es fácil porque el país no es una industria musical por excelencia y porque no siempre se considera bien al artista nacional. «En la música hay que saberse manejar y ser correcto y bien comportado porque el ambiente bohemio te puede marear. Sí hay buenas presentaciones en el país en el que hay muy buenos músicos. Hay eventos que eran famosos en Guayaquil y que tenían mucha acogida. Esta enfermedad que azota al mundo nos ha golpeado fuertemente a los artistas que hemos tenido que reinventarnos. Pero aquí seguimos. Recuerdo mucho mis presentaciones en El Chalán, un afamado restauran de comida peruana en el que se hace música en vivo. Tenía mucha acogida y mis shows eran muy bien vistos».

Gianina, sigue enmarcada en su amor musical y recuerda instantes de su carrera. «Las noches de karaoke de La Posada de las Garzas allá por 2012, eran increíbles,  yo cantaba de martes a sábado acompañada de mi guitarra y fue una época espectacular porque ese lugar se había se han convertido en una alternativa para los farreros que gustan de buena música en un ambiente acogedor y al natural al pie del estero Salado.  Allí cantaba de todo y la gente me pedía mucho los boleros de Armando Manzanero. Ahora desde hace cuatro años atrás, ese mismo ambiente puedo vivirlo en casa propia, pues tengo mi propia peña, un bar pequeño pero acogedor en el que presento artistas invitados y hago eventos con cena incluida capacidad para 60 personas. Se vive un ambiente familiar y de amigos muy encantador.”

De sus presentaciones, guarda muchos recuerdos y anécdotas, pero hay una presentación muy especial que recuerda con cariño. Se dio en mayo de 2012 en el Café Concert La Posada de Las Garzas. “Fue tan comentado el asunto que hasta salí en una nota que me hizo El Universo con foto y todo. Fue en una presentación denominada  Talento que se hereda que se hizo en honor del Día De La madre y que juntaba en el escenario a madres e hijas cantantes. Yo fui de invitada a cantar sola, porque mi mamá no es cantante. Pero ellas tuvieron la gentileza de incluirme en su presentación aunque estuviera sola, al igual que a Yotty Guerra. Esa noche se presentaron grandes figuras de nuestra música como Fresia Saavedra e Hilda Murillo; Lorena Tinoco y Olga María Olegoitia y Lya Salazar y Daniela Barona, con quienes tuve el placer de compartir escenario. Ese día se hizo de todo pues se escuchó rumba flamenca, baladas y boleros”

Cuando se le pregunta cuál es su género, dice. “Yo canto de todo. En este medio en que la música no siempre alcanza para vivir de ella o hacerte millonario, hay que hacer de todo. Ecuador no es una industria poderosa como en otros países, es difícil especializarte en un solo género musical. Aquí manda la variedad y hay que saber acoplarse a todo. Yo soy rockera, me gusta el rock, eso es lo que me gusta cantar, pero cuando me contratan en bares y peñas, tengo que cantar lo que le gusta al cliente. Así canto balada, bolero, bossa nova, tango, valses, música flamenca. Y si es en una fiesta y me piden música bailable, lo hago también. Afortunadamente soy versátil y adapto mi voz a todo género musical. Un tiempo fui muy feliz cantando como invitada en el bar de un amigo que ahorita me está entrevistando y al que le dicen Delado, el South Rock Bar, un lugar encantador en el sur que ahora está cerrado y al que esta enfermedad le jugó una mala pasada. Era lindo, porque cantaba lo que me gustaba en rock, country y soft rock y lo hacía junto a varios artistas que caían por ahí y hacíamos  unas veladas increíbles. Por allí pasaban  Daniela Barona, Jorge Arias, Lalo Wong, Jorge Pozo, Yamil Chedrahui, José Luis Gambarrotti, David Cobo y a veces coincidíamos todos y le dábamos duro al rock. Tocábamos desde Led Zeppeplin, ACDC y Lynyrd Skynyrd, Rolling Stones, Queen hasta Beatles, Journey, Foreigner, James Taylor, Eagles, América. Linda época”.

Y así entre presentación y presentación, Gianina se fue dando a conocer, entonces llegaron las entrevistas en radio, televisión, periódicos y su nombre se fue acrecentando. «La prensa juega un papel muy importante en esta carrera. Ellos son el medio por el cual el público te puede conocer y puedes llegar a él y nosotros nos debemos al público al que hay que respetarlo y valorarlo ofreciéndole un buen producto. Aquí la prensa apoya en buena medida y eso es importante para nosotros»

Uno de sus mayores logros musicales lo tuvo en 1999, cuando como compositora logró el segundo lugar del  XVIII Festival OTI (Organización de Televisión Iberoamericana) de la Canción, capítulo Ecuador que fue ganado por Danilo Rosero con el tema «Canto por ti por Amor», compuesto por Roy y Gustavo Maruri.  Gianina lo hizo con el tema de su autoría, Solo Por Ti, que fue interpretado por el cuencano Walter Abril. La canción fue inspirada en la tragedia de las Torres Gemelas, suceso que se dio en Nueva York Estados Unidos, el 11 de septiembre de 2001 en el que un ataque terrorista, en un sangriento y fatal atentado, derribó esas emblemáticas edificaciones del World Trade Center, un complejo de edificios en Bajo Manhattan que era el Centro Mundial de Comercio. .  “No solo Delfín Quishe cantó a ese suceso. Yo también hice un tema de eso”, dice a manera jocosa Gianina

Otro recuerdo inolvidable de Gianina, es su presencia en México a la que fue invitada a hacer varias presentaciones. “Recuerdo mucho, una en Acapulco en 2004 a donde llegué luego de ganar un concurso de composición de boleros. Yo soy cantautora y me ha ido bien con los temas que he compuesto. Estando allá me quedé contratada en Hard Rock para cantar rock en inglés, lo cual es mi pasión. Conocer México, sus lugares turísticos, su gente amable, saborear su comida, estar en el medio artístico mexicano, fue una experiencia que jamás olvidaré. Esas son las cosas hermosas que me ha dado la música”

Gianina, es todo alegría, todo ocurrencia, cuando le pregunto de su condición de compositora, suelta una carcajada luego de decir. “Yo soy compositora de canciones cursis”. Lo cual no debe ser cierto porque las canciones cursis no siempre ganan festivales.

Y un festival es oírla cantar. ¿Quiere hacerlo? Asista a su peña  los fines de semana. Un lugar acogedor donde se disfruta en un ambiente entre amigos (San Martín 211 y Chile, al sur de la ciudad, diaginal al Supermercado Aki). Allí la verá en todo esplendor y descubrirá cual es la magia que enloquece de esta mujer que canta y encanta.

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

NO ME DIGAS NO

Escrito por Stalyn Ramos Boris Valentín une su voz con Luly Navarrete para  decir: “No …