Breaking News

TODOS PODEMOS SER UN IRONMAN

Escrito por Mariel Arévalo

Hace 10 años fui a una competencia de ironman en Cancún con unos amigos deportistas, cabe recalcar que solo fui de acompañante. En aquella época yo no creía que era capaz de hacer un ironman, y aunque siempre fui deportista y amaba hacer deportes desde niña, nunca se me cruzó por la cabeza, participar en una competencia de semejante magnitud. Para mí, era imposible en aquella época, porque no creía en mí, no creía que era capaz de hacerlo.

Ya en Cancún, recuerdo haber ido a una feria de ironman que hacen antes de las competencias, para que los deportistas vayan a recoger sus chips que marcarían el tiempo en que llegan a la meta. Yo estaba comprando accesorios y ropa para deportistas, cuando de repente veo pasar a varias mujeres de más de 40 años con sus bicicletas y su piel marcada por el número que le ponen a cada competidor para identificarlo. Yo en esa época tenía 36 años y pensé que ya estaba vieja para participar en ese tipo de competencias, pero cuando vi a esas mujeres me pregunté, si ellas pueden, yo creo que también puedo.

Y así fue como empezó mi aventura en mi primera competencia de un ironman. En esa época yo solo corría, no andaba en bici ni sabía nadar, así que imagínense lo que fue para mí iniciarme en este nuevo reto. Fueron 7 meses de preparación. No fue nada fácil porque me costaron muchas amanecidas para ir a entrenar, recuerdo que me despertaba 4:30 am para salir a andar en bici a las 5:30 am y nadaba 6:00 am en la piscina olímpica con el agua completamente fría por no decir congelada. Prefería dormir temprano y dejar a un lado mis reuniones sociales de la noche.

Cada día en mi mente me visualizaba cruzando la meta, me imaginaba como sería nadar 1.900 metros, pedalear 90k y terminar corriendo un poco más de 21k. El solo imaginarlo, hacía que mi piel y mi cuerpo sientan escalofríos, pero estaba enfocada en lograrlo, quería probarme a mí misma que si podía. Estaba tan enfocada en mi meta, que no me importaba dejar a un lado las farras con mis amigos de siempre, y me las ingeniaba para verme con ellos a la hora de almuerzo o hacer un plan súper temprano en la noche para compartir con mis amigos.

Llegó el día de la competencia, y en San Juan, Puerto Rico, el clima estaba maravilloso. Ese día me levanté 4:30 am porque la competencia arrancaba 6:00 am para mí, ya que las salidas eran por grupos dependiendo de la edad del competidor. El reloj marcó la hora del inicio de la competencia, ya no había vuelta atrás, mi cuerpo temblaba de miedo, sí, tenía mucho miedo. Mi mayor miedo era nadar en el mar porque nunca antes había nadado en mar abierto en medio de tantos manatíes. Escuché el sonido del pito que indicaba que era hora de meternos al mar, y yo solo corrí hacia al mar a nadar, mientras nadaba sentí como me pasaron varios competidores por encima, me agarraron del tobillo para hacerme hacia un lado. Miré a mi alrededor y había tantos competidores que lo único que querían era nadar rápido para llegar antes de que se acabe el tiempo establecido, ya que después tocaba pedalear 90km. Finalmente salí del agua y fui corriendo hasta la estación de bicis para cambiarme y poder pedalear. Recuerdo que mientras pedaleaba podía observar el mar y sentir como el viento tocaba todo mi cuerpo, fue una experiencia que nunca antes había experimentado. En ese momento solo le daba gracias a dios por permitirme estar viva para poder disfrutar de ese momento.

Cumplí los 90km de ciclismo y llegué a la tercera estación para prepararme para la corrida, me esperaban un poco más de 21km en tremendo sol. El clima en San Juan era como uno de esos días soleados en Guayaquil. Gracias a dios yo había entrenado en Salinas al medio día con un solazo que te deshidrataba por completo. Aunque sentía miedo, estaba segura que si llegaría a la meta porque me había preparado para la competencia.

Quiero confesar que la parte que más me gustó de la competencia fue la corrida, porque pude conocer varios castillos de San Juan mientras corría, pude observar el mar a mí alrededor y toda la ciudad adoquinada. En ese momento no sentía calor ni cansancio, yo estaba tan concentrada en admirar la belleza de los paisajes de esa hermosa ciudad, que mi cuerpo solo respondía a lo que mi mente le decía -tenemos que llegar, sea como sea- Y así fue, faltaban pocos metros para llegar a la meta y solo sentí como las lágrimas empezaron a correr por mi cara. Sí, lo había logrado, estaba a punto de convertirme en una ironman. Crucé la meta y escuché por el micrófono decir -Mariel Arévalo from Ecuador you are an ironman.

No paraba de llorar de la emoción. Solo recuerdo que miré hacia arriba y dije gracias dios, gracias por permitirme estar viva y disfrutar de este momento.

Muchas veces dios nos pone pruebas para que aprendamos a amarnos y a creer en nosotros, y para mó ese día fue una prueba de que yo soy capaz de todo lo que me proponga. Me di cuenta que no hay límites, que solo depende de mó lograr lo que yo quiera.

Mi invitación es que creas en ti, que sepas que eres un ser ilimitado que puede lograr lo que quiera. Solo confía en ti y da el primer paso. Porque un gran viaje comienza con un solo paso.

Con cariño

Mariel


MARIEL ARÉVALO LASCANO. Mi nombre es Mariel Arévalo. Mi pasión son los deportes y hacer yoga. Me encanta apoyar a otras personas a cumplir sus metas deportivas. Disfruto mucho hacer y enseñar yoga. Si quieren acompañamiento para lograr sus metas deportivas, aquí estoy para ustedes. Con cariño. Mariel

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

Y LOS LÍDERES SE CAUSARON DAÑO

Un análisis de la cuarta jornada del campeonato ecuatoriano de fútbol, en la que los …

2 comments

  1. i’d prefer had this watch been an automatic

  2. it was shipped promptly and arrived in good order.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *