Breaking News

EL REY DE LA GALLETA

Una remembranza de un personaje muy popular de Guayaquil. Jacinto Léon Zuñiga. El popular Rey de la Galleta

Habla Delado

Gracias por haberme recordado

te regalo una galleta y un helado

por  la alegría que me ha dado

de saber que no me han olvidado

Imaginariamente, esa pudo haber sido una copla que hubiese dicho Jacinto León Zúñiga, el famoso “Rey de la Galleta”, si en el cielo leyera esta crónica del recuerdo.

Hoy nos embarcamos en el tren de los recuerdos del Guayaquil de antaño, transitamos por los rieles del sabor y la nostalgia, de esa que sabe y huele a dulces y galletas para traer a la memoria, a un personaje popular, folklórico, ícono, símbolo y referente del costumbrismo guayaquileño y parte de su historia urbana. Un humilde hombre de pueblo que a punta de trabajo, chispa, picardía y donaire, durante 40 años, se ganó la vida vendiendo galletas y alfajores, los que llevaba en un cajón de hojalata, caminando por las calles del viejo Guayaquil.

Pocos sabían su nombre. Pocos conocían que se llamaba Jacinto Leonardo León Zúñiga y que nació en Yaguachi, pero todos sabían, quien era el Rey de la Galleta. Un vendedor ambulante, un personaje urbano y carismático con una agilidad metal impresionante que mientras ofrecía su producto, decía coplas graciosas con rimas y versos que nacían de su ocurrida imaginación y su chispa innata para rimar al momento y espontáneamente lo que fuera. Se las inventaba ahí y mismo y la gente admiraba ese don.  

 “A esa preciosa señorita, que camina apuradita / con la nariz repingadita / le brindo mi galletita”. “Hey, hey, niño / no te lleves mi galleta / porque te doy con mi escopeta”. “Alfajores de membrillo para la señorita que viste de amarillo”. “Compre los alfajores de leche, hechos por doña Meche, saboréelos y aquí y la plata eche”. «Señorita con vestido de color granate yo quisiera que descanse en mi petate». “Galleta de manzana para la niña de la ventana.”. Eran varios de sus pregones.

Fue tanta su popularidad que en los 80, cuando en Guayaquil se realizó el tradicional show de la televisión mexicana, Siempre en Domingo, su conductor Raúl Velasco, le hizo una nota que salió en toda Latinoamérica.

Esa misma popularidad y el cariño que se ganó de su pueblo, hizo que el Municipio guayaquileño lo honrara con una estatua que fue inaugurada por el entonces alcalde Jaime Nebot, hace tres años, un martes 21 de marzo de 2017.  La escultura, construida a escala humana, con resina, poliéster y fibra de vidrio, hecha por el escultor Alfonso Funes, es una remembranza de las tradiciones guayaquileñas de antaño. Usted puede apreciar en la Plaza San Francisco (Av. 9 de Octubre y Pedro Carbo), en el centro de la ciudad.

Cabe mencionar que la escultura Rey de la Galleta cuenta con dos reproductores con sensor de movimiento (grabadora sin fin) que permite escuchar de manera permanente las coplas del Rey de la Galleta, en la voz del escritor y poeta Luis Carlos Mussó.

Al Rey de la Galleta, que usualmente vestía con una guayabera blanca, era común verlo caminar con su latón de galletas por distintas calles de la urbe. Una de sus paradas más habituales era en los sitios aledaños a la Comisión de Tránsito en la barriada de Chile y Febres Cordero o por la escuela La Filantrópica del Guayas en las calles Vélez y García Avilés. Él vivía en el barrio de Capitán Nájera y la 29, donde era muy respetado y admirado.

Pero no solo vendía galletas. En época de fin de año, vendía los famosos testamentos con coplas que el mismo escribía. Solía subirse a los buses o transitar por el Parque Victoria, lugar que en esos tiempos se hacían las ferias de juguetes en el Parque la Victoria. Él, además como gran coplero o decimero, que era, participaba habitualmente en el concurso de testamentos que organizaba el diario El Universo.

Una crónica de Diario El Universo, publicada el 7 de julio de 2004, un día después de su fallecimiento, escrita por la periodista Margarita Neira Morán, cuenta algunos detalles de su vida. Por esa nota se sabe que estuvo casado con Rosa Acosta y tuvo diez hijos. Que de niño dejó su tierra natal  para venir a  Guayaquil, con sus padres, en busca de un futuro mejor. Que en sus inicios se dedicó a la albañilería, trabajo que cambió por la venta de los dulces de alfajores, los que promocionaba a viva voz. Su familia lo recuerda como una persona alegre, activa y trabajadora, a la que nunca le avergonzó gritar sus frases al viento.

En cuanto a su trabajo de vendedor ambulante, la nota dice que. Que las galletas de sal o de amor que vendía las comparaba en la fábrica La Universal; que tenía un cuaderno en el que anotaba sus coplas como aquellas que dicen: “Vendo mi testamento, a base de puro cuento, para hacer mi casa de cemento”, o “Me fui para Manta en mi carro sin llanta, y como se me reventó una llanta, nos bajamos a recoger una planta”. Que tenía escritos 800 versos y que tenía la esperanza de escribir 1.000, pero no llegó a completarlas”.

En esa nota su hija Ana León, contaba que su padre tenía una colección de fotos que se tomó con personajes famosos como el ex presidente del Ecuador, Jaime Roldós Aguilera, y con artistas como Fresia Saavedra, Hilda Murillo y Tito Cortez.

Su hija, contaba que su salud se fue resquebrajando poco a poco y que en enero de 2004 sufrió una caída, que lo obligó a dejar su tradicional labor, pues sufría de dolores en los huesos y eso le impedía permanecer por mucho tiempo de pie, razón por la que decidió retirarse. No obstante, continuó escribiendo versos.

Ella cuenta que Don Jacinto, falleció un 7 de julio del 2004, producto de un derrame, y que murió pobre pero feliz, tal como vivió.

En esa nota, se publicaron dos de sus coplas del cuaderno de versos que soñaba publicar.

El golpe de estado
He traído las galletas rellenas de longaniza
si nadie me compra,
de coraje el cuerpo se me eriza
y si vienen los peruanos les doy una paliza
y delante de ellos me les voy de risa
pero voy a hacer una gran misa
en honor a los grandes héroes de la batalla de Paquisha.

Testamento
Rey no te compro las coplas porque estoy chiro
entonces por aquí mismo viro
sino puedo con una chica sensual
mejor giro, giro y doy un suspiro
y por último me pego un tiro.

Adelante, adelante Ecuador, no me he recibido de doctor!
pero voy a darles leche, guineos y alfajor
para que mi pueblo coma mejor
y yo lo digo con mucho amor.


Foto: eluniverso.com

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA NOCHE QUE ARDIÓ EL SUR

Lo recuerdo claramente, como si fuera ayer. Era de madrugada. Ya estaba dormido, luego de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *