PRISCA Y EL ARTE SON TAL PARA CUAL

Dejémonos de Vainas, hablar de Prisca Bustamante es decir que ella y el arte son Tal para cual. Y tanto son tal para cual, que ella sobre las tablas de un teatro o ante las cámaras de la televisión, ha sabido construirse una carrera actoral de 33 años, tiempo en el cual ha demostrado profesionalismo, entrega, calidad escénica, disciplina, constancia y un inmenso amor por lo que hace. Su vida, vida de Una Mujer, no ha sido un Soufflé de Rosas ni ha sido una vivencia de Príncipe Feliz o de Dama del Edén, ha tenido que bregar mucho para no lanzar Palabras Al Viento y sin ser ni Ángel o Demonio, conseguir lo que tiene, luchando en medio de Brujas para no sentirse Desquiciada en medio de esta vorágine llamada vida en la que hay Amores Que Matan y en la que ella Así Pasa para al final de la escena vivir con el Corazón Contento.

Prisca, nacida en Lima, Perú, es una mujer sensible que a más de artista y presentadora es una dedicada activista a favor de los animales. Un día, hace 33 años, ella llegó a Ecuador por azares del destino y se quedó por siempre  porque se enamoró de este país, del que dice le ha dado mucho o quizá todo. Prisca, actriz egresada del Club de Teatro de Lima, además ha realizado estudios avanzados de teatro, mimo, pantomima y expresión corporal  en Guayaquil. También ha ejercido la docencia en colegios privados e instituciones de Guayaquil, Ecuador, como: Colegio Jefferson (teatro, en secundaria), Liceo de Francia (teatro, en primaria), Pista de Patinaje San Bernardo (expresión corporal), Programa de Amiguitos del Museo (Banco Central del Ecuador y en la fábrica Plastigama como asistente de la actriz Marina Salvarezza.

Mantener una entrevista con Prisca es entrar al mundo de la alegría y la espontaneidad. Su don de gente y su extrema alegría la hace agradable y querible. Con ella mantenemos una amistad de más de 20 años, que se solidificó cuando un día siendo director de Estadio y habiendo viajado a Lima a ver un partido de la Selección en la Eliminatoria de 2001, ella que coincidentemente estaba allá, se convirtió en mi guía turística para llevarme a conocer su tierra, disfrutar de su gastronomía, conocer sus lugares principales  y mostrarme lo que yo quería ver: la vida de bohemia, con una espectacular noche de farra en un bar del distrito de Barranco que tiene ese aire romántico del barrio  Las Peñas de nuestro Guayaquil querido.

Su vida antes del arte

 “Nací en el seno de una familia numerosa de clase media con papá, mamá y seis hermanos que vivía en el Barrio Miraflores de Lima. Al ser muchos nos divertíamos bastante. En la casa jugábamos a hacer novelas con mis hermanas y salíamos a jugar afuera en los típicos juegos infantiles tradicionales, íbamos a la playa que la teníamos cerca, a andar con los amigos de barrio, de colegio. Mi familia vive en Perú. Mi única familia acá es mi hijo Pedro Andrés, somos solo los dos, pero junto a nosotros, aparte de nuestra familia de cuatro patas, quien va siempre a nuestro lado aunque no vive con nosotros es Amir, mi ex, que es el jefe de mi hijo y mi gran amigo. Hay una amistad muy fuerte y lo quiere a mi hijo como si fuera de él y siempre está con nosotros. Ahora nuestro universo se está agrandando porque tengo la novia e mi hija que anda siempre con nosotros. En el colegio, no era buena estudiante, la verdad siempre andaba en las nubes. Yo estudié en el colegio María Reina de San Isidro y todavía mantenemos contacto entre los compañeros. Estamos repartidos por todo el mundo pero  cada quince días tenemos reuniones vía zoom”

“En Perú, en mi juventud, trabajé de todo, de impulsadora, vendiendo cursos de inglés e incluso cuidando niños en Alemania cuando estuve de intercambio. Mi primer empleo fue a los 16 años, apenas salí del colegio. Fui vendedora en un almacén grande en Perú, que quedaba en Miraflores, en pleno centro de Lima. Mi trabajo consistía en vender la ropa existente en la cadena y entregar los paquetes a los clientes. Allí estuve un mes entero, tiempo en el que aproveché las facilidades que ofrecía ser vendedora y compré un vestido para mi hermana. De allí tengo una anécdota que no olvido. Una vez, entregué mal uno de los paquetes. A una señora le di uno que tenía pantalones y a un señor, otro que tenía vestidos. Por suerte ambos regresaron a devolverlos y no perdí el empleo. ”.

Prisca del arte

La cercanía geográfica hizo que por osmosis a Prisca le llegara el gusto de la actuación, cuando al tener un teatro cerca de casa, se convirtió en aficionada al mundo de las tablas. “Mi inclinación hacia el arte se dio en mi adolescencia pues crecí con un teatro cerca de mi casa, el Marsano que estaba a cuatro cuadras y que lo manejaba el argentino Oswaldo Cattone, local que todavía existe. Con mi mamá y mi hermana y luego sola, íbamos a los estrenos. Allí vi clásicos como El Hombre de la Mancha y Otelo y otras obras de comedia. Ahí le fui agarrando gusto al teatro, además que en la casa jugábamos a escenificar novelas con mis hermanas y eso me fue metiendo el bicho de la actuación. Realmente me gustaba actuar. En primaria había hecho el papel  de la niña que llega a la casa de las muñecas y le da cuerda a las muñecas. Luego en el colegio, una vez en una clase de literatura, nos mandaron a hacer escenas de clásicos y yo hice Macbeth que es una tragedia de William Shakespeare, que dramatiza los dañinos efectos, físicos y psicológicos, de la ambición política en aquellos que buscan el poder por sí mismo. Yo hice la escena que Lady Macbeth encuentra muerto a Macbeth y el portero copa toda la entrada de la escena. Pero el portero nunca llegó y me tocó improvisar, sin esperar que me abriera la puerta y demás. Nos salió bien. Recuerdo que yo tenía mi cuarta pared y me olvidé de mis compañeros que estaban sentados y me metí en el papel de Lord Macduff, un héroe legendario que tiene un papel importante en la obra. Desde esa época ya me gustaba la actuación»

«Allá con seis compañeras formamos el colectivo Kusimana con las que creamos algunos libretos. Uno de ellos un cuento de La Cenicienta y que habría sido de ella sino tenía un final feliz. Luego cuando salí del colegio, una amiga me dijo para ir a estudiar al club de teatro de Lima que es un lugar muy tradicional en mi país y del cual han salido muchos actores. Mi profesor fue el argentino Reinaldo D´Amore, de mucha trayectoria allá. Estuve un año, pero no terminé porque me vine a Ecuador a visitar a una amiga, me enamoré de este bello país y me quedé para siempre.

Su vida en Ecuador

Luego el destino que juega pasadas sorpresivas, la trajo a Ecuador en 1987, en donde su amor por el arte se afianzó y la llevó al mundo del profesionalismo actoral. Yo venía por poco tiempo a visitar a una amiga Mabel que fue con quien estudié teatro en Lima y que vino para acá a visitar a unos amigos de su familia. Lo que es la vida, ella se regresó a Lima y yo me quedé. Antes de venir, ella me dijo que aquí había conocido gente de teatro y me invitó a conocer Guayaquil. Agarré mis cuatro maletas y me vine. Mi amiga estaba trabajando de modelo en un programa de Ecuavisa y un día me presentó a la actriz y directora Marina Salvarezza, quien ya tenía referencias mías porque mi amiga le contó que habíamos estudiado juntas. Ella estaba montando la Casa de Bernarda Alba en el Albán Borja y yo un día fui allá a ver los ensayos, pero faltaba el papel de la criada y Marina me puso de una, sin casting ni nada, realmente se arriesgó conmigo. Y ahí fue mi debut»

«Recuerdo que en esa obra debutó también,  Martha Ontandea que hizo el papel de Bernarda Alba al que le dio una fuerza maravillosa. Nuestro estreno fue en Machala con un teatro abarrotado. Yo estaba nerviosa pues era la primera en salir a escena con un mini-monólogo. Cuando se cerró el telón, todos me abrazaban, me felicitaban y yo decía guau, lo hice, lo hice. Y allí empezó mi historia teatral. Luego ese papel lo he hecho varias veces, pues en varias ocasiones y en diferentes épocas, marina ha montado esa obra”

Ese sería el inicio de una  extensa y proficua vida teatral que incluye una veintena de obras de diverso tipo. De las primeras se recuerda El Espíritu Burlón de Noel Coward (1987) que aquí lo dirigió el talentoso Pipo Martínez Queirolo (+), en que compartió roles con Martha OntanedaMarina SalvarezzaJaime RocaJulio César Andrade y María del Carmen Montesdeoca;  Las Cuatro Verdades de Marcel Aymé (junio de 1989), una obra cómica de teatro moderno francés  en la que estuvo junto a la actriz peruana Elba Alcandré, Julio César Andrade, Antonio Aguirre, Marcelo Gálvez y Marina Salvarezza. Por esa época también hizo teatro infantil en obras como El Príncipe Feliz de Oscar Wild, Teatro Breve,  de Emilio Carballido, Cena para diez invitados y un verdugo,  de Jean Anouilh; La nueva Semilla, de Henry Raad, El Parque, Beautiful Señoritas de Dolores Prida, Cats, musical de Andrew Llyod Weber, Magic of Christmas, El Mago de Oz y una obra que tuvo gran acogida Entre Amigas (foto) con la gran actriz ecuatoriana Vilma Sotomayor y varias actrices extranjeras radicadas en Ecuador como la uruguaya Noemí Caballero, la chilena Carolina Ossa y la mexicana María Dávila.

Luego en los 2000, hizo: Soufflé de Rosas (noviembre 2004), Las Damas del Edén» (Julio de 2007). De las últimas obras, se recuerda mucho las presentadas en la década del 2010 como: ¿Y Qué Tal de Sexo (septiembre 2010), Rodolfo el reno no vive aquí (diciembre 2011);  Las González (julio 2012); Master Class (Marzo de 2013), Brujas (noviembre 2015); Ana o La espada (junio 2017), Las Jubiladas de la Isla (octubre 2017). En 2018 presentó varias obras y micro-obras como el Festival del Humor en homenaje a Gabriel Eljuri (febrero), la comedia musical Noche de Chicas (marzo), Final Feliz (abril), Hola Soy Tu Vagina (agosto), Desesperadas (octubre) Suegras (diciembre); Maduritas, macrobióticas y multiorgásmicas (enero 2019), Desquiciadas (2019)

Prisca recuerda con cariño alguna de esas obras: “¿Y qué tal de sexo, Ana?, fue una comedia urbana, escrita y dirigida por Eduardo Muñoa, que propone hurgar en las cotidianidades de las mujeres para resolver inquietudes propias y de género. Allí estuvimos junto a Elena Gui y Luciana Grassi en el Centro Cultural Sarao. La obra se trataba de tres amigas que cada viernes se reúnen en una peluquería y que para salir de la rutina y los conflictos de sus vidas deciden acudir una noche a un “show solo para mujeres. Allí, conocemos a Carlos Jonathan, un stripper y mesero con quien hablamos de sexo, discutimos de lo que opinamos de los hombres, las cirugías estéticas y el complejo mundo de los temas femeninos. Todas nos llamábamos Ana. Yo fui Ana Carolina, Elena era Ana Claudia) y Luciana, Ana Cecilia. Yo era la casada pero mi esposo casi nunca está conmigo  debido a sus viajes de “negocios”, que los realizaba en compañía de su “asistente ejecutiva”.

“Rodolfo el reno no vive aquí que presentamos en el MAAC y en el Centro de Arte, fue muy muy especial, porque marcó el reencuentro escénico después de más de 20 años de no actuar juntos, de quienes hicimos esa serie tan exitosa de los 90, Tal para Cual. Fue un gusto volver a estar con Mimo y Azucena. Y la historia fue justamente de un matrimonio y su asistente doméstica. Fue un montaje navideño dirigido y escrito por todos que surgió tras las reuniones que tuvimos para planificar un reencuentro de la serie, pero como era época de Navidad, mejor decidimos  hacer una obra acorde a la fecha. La idea era recordarle al público que la Navidad no solo es regalos y un pavo en la mesa, sino ser solidarios con la gente que menos tiene, y que esa bondad no solo tiene que reflejarse en esta época del año, sino que en todos los meses se puede hacer feliz a los demás.  Además de nosotros, fueron parte de la trama: un reno, Papá Noel y su esposa.  Hubo canciones y coreografías y Azucena bailó reggaetón, cumbia y salsa. Fue una comedia liviana, en la que no hubo una escenografía grandiosa, pero sí mucho humor, para el que contamos con la participación de artistas invitados como Fernando Villao e Hilda Saraguayo. Fue lindo reencontrarnos.”

 “Las González, del argentino Hugo Saccoccia, es una comedia de humor sutil, que se enfoca en la sexualidad y el deseo de las mujeres mayores. Aquí fue dirigida por Andrés Garzón y actuamos Martha Ontaneda, Estela Álvarez, Mélida Villavicencio y yo. La trama era de cuatro hermanas, maduras y huérfanas desde hace mucho tiempo, que siguen fieles a los códigos morales que nos impuso nuestro padre que era un tirano. Todo cambia, cuando una de las hermanas, la única de ellas que se casó, y que es viuda, a sus 68 años, decide liberarse y vivir su vida a su manera, para espanto de sus hermanas, la familia y el barrio. La obra es un homenaje a la mujer, y a su derecho a vivir una vida libre de mandatos y prejuicios”.

Desquiciadas, es una adaptación del libretista Jeff Nieto, que tiene su antecedente en la pieza teatral Psicopatía Jauja, escrita por la dramaturga cubana, Julie de Grandy quien realiza una parodia de esas consultas especiales entre paciente y psicólogo, muy comunes en la sociedad. Allí me convierto en una psiquiatra especial que tratará a tres pacientes durante un día cargado de situaciones anormales. Esta es una comedia divertida e inteligente que muestra el proceso de transferencia y proyección psicológica que en ocasiones suele ocurrir entre pacientes y psiquiatras. Es una relación neurótica que ocurre durante un día de consulta particular y agotadora. Mi dupla es Ruth Coello, encarna a tres personajes: la que padece germofobia (obsesión compulsiva por la limpieza), a la monja y a la mujer perfecta, a quienes yo trato como sicóloga”.

En época navideña, Prisca hace de Mamá Noela y se presenta en diversos lugres como centros comerciales, funciones públicas y privadas y demás. Con su personaje trata de llevar alegría a los niños y transmitirle un mensaje de espiritualidad para recordarles que la fecha no solo es de regalos y fiestas, sino un tiempo de paz y reconciliación.

Carrera de televisión

Dicen que del teatro a la televisión hay un paso y esto se dio de manera casual en Prisca, quien llegó primero como libretista a Ecuavisa  por recomendación de un amigo del arte. “Yo hacía los guiones del programa Control Remoto que conducía Xavier Pimentel y que era un programa infantil en que los niños debían hacer mímicas y esas cosas. Yo hacía mis libretitos, me ganaba mi platita y a su vez hacía teatro en las noches, lo cual me sirvió para vivir mis primeros años en Guayaquil y así me fui quedando aquí”

Ya enrumbada en el mundo de la televisión, Prisca, empezó a construir una extensa y pródiga carrera televisiva de treinta años en que ha participado en 24 producciones, distribuidas así: catorce telenovelas  (once en Ecuador y tres en Perú); siete comedias y tres programas. Las novelas son: Valeria (1990-1991), Una Mujer (1991),  Isabela (1992-1993), Ángel o Demonio (1993-1994), Amores Que Matan (2005-2006), Tres Familias (2014-2019) (foto) y Sharon La Hechicera (2018-2019)  transmitidas por Ecuavisa; Palabras Al Viento (1999-2000) de SI TV y “El Garañón del Millón (2008) Fanatikada (2010) y Antuca me enamora (2020) de TC, que se transmite en la actualidad y en el que interpreta el papel de la villana Dorotea Petersen de Andrade. En Perú hizo María Rosa, búscasme una esposa (2000) (Demasiada Belleza (2003) y Eva del Edén en Perú (2004) de Frecuencia Latina.

Las comedias son: Tal para cual (1991-1992) (foto), Dejémonos de vainas (1991-1996) y Así Pasa (2013) de Ecuavisa; Sin Ánimo de Ofender (1998-2000) en SiTv, que luego se convirtió en Canal Uno, en el que hizo Departamento 69 (2006); El Gabinete (2008) y Corazón Contento (2009) de TC. Los programas son: A Parar la Olla (1994-2002) Made in Ecuador (1994-1995), Guayaquil Caliente (1994-2002) y Club de Patas (2006-2007), un programa sobre animales, todos en Si TV / Canal Uno.

Su primera aparición televisiva fue en Valeria, una novela juvenil de 23 capítulos llenos de melodrama y romance, que transmitió Ecuavisa y que fue escrita por la productora colombiana Proyectamos TV, producida por Silvia Avilés y dirigida por Jorge Guerrero, ambos ecuatorianos. La novela que fue protagonizada por Claudia González y Xavier Posada con la participación antagónica de Xavier Pimentel y Martha Ontaneda, trataba sobre la magia del amor adolescente y la energía imbatible de dos jóvenes soñadores que viven un conmovedor romance. “Allí hice un pequeño papel e  interpreté a la vecina amiga de Martha que era la mamá de Valeria. La novela se hizo famosa además por su tema musical, No cuesta nada soñar de Clip que se hizo muy popular y que sonó mucho en las radios. Para ese entonces se estaba preparando la novela Una Mujer con Silvana (foto) y yo fui escogida como una de las rockeras del grupo de rock que tenían Javier Pimentel y Ana María Varela y luego por esas cosas del destino me llegó a mi vida la comedia Tal Para Cual que fue el boom que me catapultó a la fama y me consolidó como actriz”

Cuando Prisca dice que Tal Para Cual, serie humorística escrita por el guionista Jaime Chonillo y protagonizada, por Diomedes Vaca conocido artísticamente como Mimo Cava y Azucena Mora, le llegó por cosas el destino, se refiere a una historia que ella recuerda con cariño. “Para el papel de Bacha se hicieron varios casting, pero quien lo iba a hacer era Adriana Manzo, quien ya había sido escogida, pero a ella la llamaron para hacer El Ángel de Piedra y ese puesto quedó vacante. Entonces me presenté al casting que también lo hicieron las hermanas Sonia y Ana María Varela, Saudade Moy –Sang, y un par de chicas conocidas. Yo era nueva, apenas había hecho papeles pequeños en Valeria y Una Mujer, pero me lo dieron a mí y me tocaba protagonizar junto a artistas ya cotizados. Yo veía a Azucena Mora famosa por el Juglar y Mimo Cava por el Humoresque que ya eran figuras de experiencia y me sentía muy nerviosa, luego me fui afianzando con el correr de los capítulos. Fue difícil porque éramos solo los tres en escena, luego se fueron sumando Carolina Ossa y la Nena Pérez, pero inicialmente éramos los tres y había que estar al nivel de ellos. Hicimos una gran amistad y cuando salgo a la calle aun me recuerdan por Tal Para Cual”.

La comedia se centraba en las cómicas, ocurridas y absurdas vivencias que tenía el matrimonio de Don Bolo y Doña Bacha, junto a su asistente doméstica, Petronila Pacheco “Petita”, quienes residían al sur de Guayaquil en un condominio multifamiliar situado en las calles El Oro y Coronel. La serie influenció mucho en el colectivo social guayaquileño, en el dialecto local por frases como. “Coincidencias en Pascuales”,  “el bebé más lindo del mundo”, “Como Eva para Adán”, “como Luisa y Supermán”, que pasaron a formar parte de la jerga y el acervo cultural de inicio de los 90. Además esa serie, junto a Mis Adorables Entenados, transmitida un año antes, fueron las que abrieron las puertas a las producciones locales.

“Tal Para Cual, era una comedia sana, que tenía un mensaje. Era muy divertida por los líos en que nos metíamos junto a Petita (Petronila Pacheco). Yo como ama de casa que no trabajaba tenía todo el tiempo libre para armar confusiones en los que siempre terminaba involucrado Bolo a quien únicamente le gustaba leer y su periódico y preocuparse por su inconformidad con el impuesto que se prevé implementar a las bebidas azucaradas, que son de su predilección. A mí  me gustaría realizar un ‘reencuentro’ de Tal para cual, pero no podemos hacerlo porque no somos dueños de la historia, que le pertenece al guionista Jaime Chonillo. Pero estamos en otro proyecto que ojalá lo podamos realizar.”.

Prisca es muy recordada por sus papeles en distintas comedias como la de su segunda serie televisiva Dejémonos de Vainas, que fue hecha en Quito y dirigida por Álvaro Tavera, en la que fue la protagonista principal en el papel Renata Hermelinda Villegas de Vargas, la jefa de la familia sobre la cual giraba la historia llena de líos y enredos y en la que compartió roles con Gonzalo Samper (+), Mabel Cabrera, Janeth Monroy, Juan Dosdebes, Anán Miranda, Santiago Naranjo y Martha Pérez. Otros de sus personajes populares fueron Doña Pelu en EL Gabinete, Rosita en El Garañón del Millón, Doña Angustias en Corazón Contento, Doña Débora de Narvaes en Así Pasa y Cástula Posligua de Galindo en Tres Familias.

Prisca recuerda algunos de sus papeles: «Una Mujer fue una novela especial. Fue una producción hecha con mucho esfuerzo que contó con buenos actores y una trama simpática. La protagonista fue la cantante Silvana y yo hice un papel de una rockera alocada, irreverente estrafalaria para vestir, peinarse y maquillarse. El personaje gustó al público y yo disfruté haciéndolo» 

Departamento 69 fue una serie de gratos recuerdos. Era la historia de tres amigas que en la madurez deben compartir un departamento en un edificio multifamiliar ubicado en un popular sector de Guayaquil. Las relaciones entre estas tres amigas con vecinos de todo tipo, establecían variadas situaciones que eran la esencia de la serie. Allí actué junto a Amparo Guillén y Azucena Mora».

«El Gabinete fue otra comedia bien vista. Allí fui La Pelu, por lo de pelucona, la clienta más asidua y adinerada de El Gabinete, local que es atendido por doña Suggeidy y su equipo de estilistas.  A pesar de ser un local de mala muerte yo iba para conocer a los famosos que se atendían allí y para enterarse de la vida íntima de estos, aunque yo siempre llevaba mis propios chismes, por eso saca turno a cada rato. Allí actué junto a Santiago Naranjo,  Sharon, Maricela Gómez, Daniela Vallejo y Junior Monteiro. Con Sharon me hice muy amiga, la aprecié muchísimo y la recuerdo con mucho cariño”.

Prisca, además de su carrera actoral en Ecuador, tuvo entre 2003 y 2004, una corta temporada en Perú, su tierra natal, Lima, en la que hizo varias obras de teatro y dos novelas de televisión. “Allí pude trabajar con actores a quien yo admiraba como Vidal Manzano, Ivonne Fraizinett, lo cual me parecía increíble. Allí hice teatro y televisión. En las tablas hice una obra de adaptación de Juan Tenorio y Souflé de Rosas, que luego la hice acá también. En TV estuve con un pequeño papel en Demasiada Belleza, cuya trama es basada en la novela del escritor Edmond Rostand, Cyrano de Bergerac y que se centra en los perjuicios, racismo y homofobia de la sociedad limeña dentro de diferentes lugares. Allí compartí con grandes actores peruanos como  Alexandra GrañaOmar GarcíaJean Pierre Vismara y Vanessa Saba, que fueron los protagonistas y Gerardo ZamoraFernando Pasco y Teddy Guzmán que tuvieron las participaciones antagónicas. Luego estuve en Eva del Edén una novela de corte histórico de la época de la conquista, ambientada en el siglo XVI durante la decadencia del Imperio del Tahuantinsuyo debido a la conquista por parte de los españoles, y el subsecuente Virreinato del Perú. Estaba protagonizada por Mónica Sánchez y Diego Bertie, con la participación antagónica de Javier EchevarríaMilene Vásquez y Carlos Cano de la Fuente. Fue una gran experiencia, actuar en mi país, aunque mis papeles hayan sido cortos y secundarios, me di el gusto de trabajar en mi tierra”

Actualmente a Prisca se la puede ver en la novela Antuca me enamora que desde el 7 de julio de 2020, transmite TC a las 20h00. La historia que trata sobre el empoderamiento femenino es protagonizada por por Katty García y Ney Calderón con la actuación de Claudia Camposano, Carolina Jaume, después reemplazada por Alejandra Paredes, Alain ChavianoDora WestAndrés GarzónChristian MaquilónJuan Carlos Román, Tania SalasCarmen Angulo y Oswaldo Segura.

“Actualmente soy Dorotea, la villana que es contraria a la familia de Fanny Mora, a quien le hará la vida imposible. En TC nos han tratado súper bien. Empezamos las grabaciones en enero, luego vino esta enfermedad y seguimos trabajando con mucho cuidado siguiendo las precauciones del caso. No nos abandonaron a pesar de que las cosas se pusieron difíciles y agradezco al canal por ello y por ahora tenemos una temporada larga hasta noviembre. A la gente le gusta Antuca porque es una comedia familiar, súper suave. Es la primera vez que hago de antagónica en la televisión, lo estoy gozando mucho, me divierto. El grupo humano es maravilloso, no solo los actores sino la gente de producción, vestuario, maquillaje,  asistencia, dirección. Somos muy unidos y esto del confinamiento nos ha ayudado a querernos más. Ahora voten por mí  para ganar el premio de ser la mejor antagónica”, dice Prisca con una sonrisa.

Anécdotas polémicas

La actuación le ha traído grandes satisfacciones, pero también anécdotas de polémica a las que considera gajes del oficio. Una de ellas se dio en enero de 2018, cuando junto a Belén Idrovo presentaron la obra El Santo Prepucio de los españoles Chascas y Quintanilla, dirigida aquí por Ricardo Velasteguí, que ya la habían presentado un año antes (marzo 2017) en Pop Up de Urdesa sin ningún inconveniente, pero que cuando la anunciaron para presentarla en un teatro de Samborondón, provocó la reacción de un grupo de fieles de la iglesia católica que protestaron airadamente y llegaron junto a policías y autoridades municipales para pedir la clausura del local y así evitar la presentación de la obra, algo que se cumplió inicialmente, pero que luego se solucionó, presentando la obra con buena acogida.

“La obra no pretendía burlarse de la iglesia. Era la historia de dos monjas que se encuentran con 100 monjas más sin comida en un convento, donde la madre superiora, que era yo, busca la solución en una reliquia llamada el Santo prepucio, descubierta tras un misterioso hallazgo, que es una de las muchas presuntas reliquias asociadas con Jesús. Como muchas obras en el mundo esta era una crítica social con tintes de comedia en defensa de la fe y que cuenta como malos elementos de la iglesia se aprovechan de la fe de los demás para vender reliquias falsas”.

La otra anécdota tuvo un marcado tinte político, cuando fue separada del canal Gamavisión, perteneciente a los medios incautados a manos de gobierno, por no ser afín al gobierno de Rafael Correa. Ella junto a Nicky Mackliff habían sido presentadas como parte del elenco de la telenovela “Lo Que Está Pa’ Ti”, pero poco después fueron separadas de esta producción por supuestas órdenes de la gerencia de la estación televisiva. Prisca, directa y frontal como es, sin pelos en la lengua protestó la acción mediante un mensaje en su cuenta personal de Facebook dirigido al entonces presidente;  “Señor Correa, no sabía que era tan importante para que se dé la molestia de botarme de Gamavisión  por pensar diferente. Me llamaron el lunes para trabajar en una producción de dicho canal. Desde ese día no he participado en marcha alguna ni he escrito por este medio nada en contra de esta dictadura. Ayer fue un día normal de leer el libreto y hoy recibo una llamada citándome para decirme que por orden de arriba no puedo trabajar ahí en el canal que pertenece a todos los ecuatorianos y este gobierno tiene secuestrado como todo en este país”. Luego en otro mensaje escribió: “Si pensar diferente a una ideología política es una limitante para poder trabajar profesionalmente en mi país, prefiero seguir luchando porque regrese a mi país esta libertad a la cual tenemos derecho todos nosotros”.  El asunto fue una clara retaliación pues, días antes ella había dado su opinión en un video del proyecto ResistenciaEC, en el que aseguró que “la democracia no tiene ideología”.

Prisca, además de radio y televisión, por una época hizo paralelamente, radio y condujo el programa Qué pasa junto a Mariela Viteri, en la frecuencia de radio Fuego 106.5 FM.1

Sus proyectos artísticos

Prisca tiene varis proyectos artísticos en mente, en su afán de contribuir con el desarrollo del arte, lo cual se ha complicado por la época que vivimos en la actualidad.

«Hay proyectos para grabar obras de teatro y subirlas a la plataforma como Suegrita Linda por ejemplo Estoy también con proyecto de navidad, pero los actores tenemos que hacer entender a la sociedad que estamos haciendo un trabajo y que en un trabajo, que como todo trabajo se necesita ganar algo porque de eso vivimos. Acá es difícil hacer arte, pues es un poco tedioso buscar auspiciantes y debo confesar que no soy muy buena productora, por lo que veo difíciles las cosas. Para Navidad quiero sacar dos obras navideñas que tengo guardada. Al momento tengo una sala de teatro que lamentablemente voy a tener que cerrarla. La inauguré  en octubre del año pasado en el Círculo Militar, en el que me dio chance Jorge Toledo. Es una salita hermosa de cincuenta personas con un escenario, que me costó mucho esfuerzo. Pero realmente inicié con una mala experiencia, porque a la semana de una presentar una buena obra, que tenía que darse con bastante gente, ocurrió lo de la huelga que duró tres semanas y por culpa de ella se dañó la temporada por que se suspendieron los eventos públicos, luego vino noviembre en que hubo toque de queda y ya no se pudo hacer nada  y como que todo quedó muy bajo»

«Luego algo se levantó en diciembre y enero. En febrero con el Circo de los Cuentos y Las Jubiladas de la Isla me fue bien y ya tenía proyectado otras obras  para abril, pero en marzo todo cambió por esta enfermedad que hoy nos limita. Voy a tener un año pero con tanta señal, voy a dejar ese sueño para más adelante. Voy a dejar la salita, porque ha habido cambios en mi vida como ha habido cambios en el mundo. Hoy hay que cuidarse, evitar contactos y no le puedo dar la atención que le debería dar. No sé si más adelante se pueda dar. El mundo da vueltas”

Prisca cree que el futuro del arte y del teatro principalmente está en educar a las nuevas generaciones en que obtengan ese amor por el arte. “En mi sala, esa fue una de las prioridades: hacer teatro infantil y lo hice con buena acogida, montando obras para chicos. La idea era acostumbrar los domingos a que el niño del teatro. Porque no podemos tener público a futuro si no los endulzamos al niño con el teatro. Para eso hay que llevarlos de pequeños para que le coja el gusto. Yo le cogí  gusto porque mis padres les gustaba  ir al teatro y me llevaban desde pequeño. Esa era mi meta con esa sala. Hoy, estoy en otros proyectos. Ayudo en la oficina de mi hijo porque aprendí  que esta profesión es eterna y no siempre hay trabajo todo el año. Son pocos los actores que trabajan enrolados a una empresa. Yo no estoy entre ellos. El resto del año que no se graba hay que solventarse con algo. Ese es nuestra realidad artística en este país”

La animalista

Prisca es muy conocida además del arte, por su actividad como animalista, causa por la cual trabaja con esmero y por la que todos los años realiza un calendario a favor de las mascotas de la fundación Patitas.  Tiene ocho hijos de cuatro patas: Cholito, Barbie, Daysi , Nikita,Lulu y Otto, Donna y Blanquita “Mi vida activista animalista se dio a raíz de la pérdida de una mascota que tuve en el corto periodo que viví en Lima, allá por 2005. Cuando  volví a Ecuador para hacer Departamento 69, me traje mi perrita, pero por ignorancia, la crucé muy jovencita y falleció. Entonces me dije: “no puede ser tanta ignorancia”.  En ese momento me contacté con algunos animalistas porque quería trabajar en favor de esa causa. Así conocí gente de fundaciones que tenían que hacer malabares para colaborar con los animales. Coincidió que luego que yo estaba grabando El Gabinete (2008) y se me ocurrió hacer un calendario con la gente de esa producción y con otros artistas con el objetivo de conseguir fondos. Esa idea de un almanaque dedicado a las mascotas nació, cuando tres años antes cuando conducía ‘El club de patas’ y al fin lo pude cristalizar tiempo después».

El primer calendario lo hice en 2009 y fue un calendario original pues tenía trece meses. Los doce meses de ese año y el primer mes (enero) del año siguiente (2010), en el que aparecen los perritos y gatitos de las dos fundaciones a las que ayudamos, En ese primer calendario en que también salí yo, me ayudaron Paloma Fiuza, Camila Bichler, Junior Monteiro, Sharon, Fausto Miño, , Carlos Luis Morales (+), Martha Ontaneda, el fotógrafo Joshua Dégel, Úrsula Strenge, Janine Leal, Darío León, Maricela Gómez y Mariela Viteri que salieron con sus consentidas mascotas. El calendario fue un éxito y la llevo diez realizados. Los artistas siempre me ayudaron con buena predisposición. Lastimosamente este año por la situación que estamos viviendo, no lo voy a poder hacer». (En la foto Prisca con los artistas del calendario 2014)

Otra actividad que hizo Prisca, por su amor por los animales fue el programa televisivo Club de Patas que transmitía entre 2006 y 2007 Canal Uno «Fue un programa de animalitos, que me gustó mucho. Lo disfruté bastante, era un programa que se transmitía los domingos de mañana. Era muy interesante. Era didáctico, hacíamos trivias, era variado. Bonita experiencia».

En cuanto al comportamiento de las personas hacia las mascotas, Prisca dice: Me molesta mucha la gente que por novelería o por copiar algún amigo, tenga  animalitos por tener y luego no sabe qué hacer y quieren desecharlo. Hay muchas formas de ayudar se puede donar comida para ellos o dinero para sus atenciones veterinarias. Siempre se puede dar algo que sí. Los animales son puros, nobles y ofrecen mucho amor y hay que hacer algo por ellos. Yo me empeño en promocionar que se los esterilice porque no les va a pasar nada sino tienen crías.  Hay que ser responsables para cuidarlos y no dejarlos al abandono por una superpoblación”

Su yo fuera de cámaras

¿Quién es Prisca Bustamante? “Uf me cuesta describirme. No se cómo hacerlo. No creo ser la persona indicada para decir como soy.  Soy una madre que ama a su único hijo: mi Pedro Andrés. Soy creyente y soy fiel a seguir lo que manda Dios: amar a tu prójimo y no hacer daño a nadie. A la hora de dormir siempre despejo mi mente y me voy a dormir muy tranquila siempre agradeciéndole  a Dios todo lo que tengo, porque me siento muy afortunada de tener lo que tengo. Dios nos da lo que sabe que necesitamos. No me puedo quejar de esta vida. Soy feliz con mi familia. Me gusta mucho reír y disfrutar. Me gusta respetar la naturaleza, Me preocupa la superpoblación, el calentamiento global, trato de reciclar. En mi alimentación no consumo carne de res pollo o cerdo, salvo pescado y mariscos una vez a la semana, con el perdón de los veganos. No me gusta la injusticia, no soy fanática de nadie, no creo en el fanatismo. Todos somos seres humanos y cometemos errores. Nadie es perfecto y siempre creo que podemos tener un mundo mejor y mejorar. Creo que la muerte algún día llegara y quiero estar bien cuando llegue”.

Hasta tanto Prisca seguirá en su lucha y seguir haciendo lo que sabe hacer: brillar en las tablas, lucirse ante las pantallas, cosechar aplausos y ganarse el cariño del público que la valora y la quiere.


Fotos: Apertura (El Diario). Tema: El Universo; Extra; Teatro Centro de Arte; www.revistamariela.com; elcomercio.com; twitter.com;

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

ADRIANA UN REGALO DE NOCHE BUENA

Su nacimiento es un regalo de Dios para la vida, que se dio justo en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *