SOBRE LA SOBERBIA

Éste el mejor de los tiempos. Éste, el peor de los tiempos. Todo este tiempo, tiempo de la soberbia. Soberbio el grande y el chico. La misma antigua soberbia de todos los tiempos, de todas las tragedias: Serviles a los pies de la soberbia, antes y después, en multitudes y en oración. La soberbia, la ira y la envidia, dueñas del mundo (son las modernas Parcas).

La soberbia dictamina nuestro destino; la ira enciende violencia y la madre de las furias es la envidia. Se quedan y no se quieren ir: soberbia, ira y envidia: impiden, imponen, subsisten como la palabra democracia convertida en arenas movedizas.

Como escuchar a Rafael gritar su inocencia y verlo acompañado de tanto delincuente mintiéndonos para llegar al poder. Ser soberbio es el deseo de ponerse por encima de los demás. Dice Fernando Sabater que la soberbia es exigir primero yo, primero yo y después yo. Los griegos a los soberbios los aislaban, sabiamente despreciaban a celebridades. Aquí las adoramos y declaramos reyes del rating, las nombramos divas, divos. Seres pasajeros, llenos de globos y espuma.

En sus meditaciones Marco Aurelio recomendaba: “No le creas a los que te alaban, no creas lo que dicen de ti” y se reclamaba no pensar como emperador, sino hacer bien su trabajo, dar lo mejor de sí. Eso es entender que nadie puede estar sobre el otro; con el otro hay practicar el respeto.

El soberbio descalifica y teme hacer el ridículo, tuerce todo para su conveniencia; es atormentado, en su cabeza la soberbia, en su cuerpo la ira y en sus emociones: la envidia. Decía san Agustín: “La soberbia no es grandeza, es hinchazón y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano”.

Juego de soberbios mientras vemos pasar el cadáver de nuestros enemigos. Hay tanta ingratitud, tanto desagradecido, tanta mala intención. El soberbio me mira como inferior. El soberbio es indiferente. El soberbio tiene todos los nombres: incluso puede llamarse: amor, amigo, hermano, pana, coidiario. Es la soberbia que está tocando las campanas. La soberbia no nos ha abandonado.


DUGLAS RANGEL DONOSO Analista y entrevistador político. Dirige su programa radial de comentarios y entrevistas en radio CRE Satelital. Columnista de diario El Telégrafo. Ha publicado seis libros de editoriales publicados en varios medios de comunicación social e historias de ficción. Tiene 58 años.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LAS CONVERSACIONES SE HAN QUEDADO CALLADAS

Escrito por Bernarda Calvo Las conversaciones se han quedado calladas. Solamente se habla… Todo es …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *