¿UNA SEMANA LABORAL DE 4 DÍAS?

A principios de la década de 1930, Estados Unidos consideró la posibilidad de adoptar una semana laboral universal de 30 horas. El Congreso eliminó el proyecto de ley y, con él, sus sueños de tomar margaritas todos los viernes al mediodía. Ahora todo el mundo está entusiasmado con una semana laboral de 4 días: El exitoso empresario estadounidense y ex candidato presidencial Andrew Yang, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, una senadora del estado de Washington, y muchos otros.

Con los trabajadores agotados por… *gestures at everything* (*gestos en todo*), la frase utilizada en EE. UU., para definir nuestra miserable época…hasta Buffer blog (el blog de marketing en redes sociales), la está probando y aquilatando en sus empresas.

He aquí los hallazgos del equipo designado para experimentar y certificar el estudio piloto:

“En mayo, todo nuestro equipo experimentó con la semana laboral de cuatro días.  La intención de este experimento fue la de ayudarnos a todos a manejar el estrés y los cambios en la rutina causados ​​por vivir la actual pandemia global.

Para medir si este esfuerzo fue exitoso, encuestamos al equipo al principio y al final del mes y les preguntamos acerca de su autonomía, nivel de estrés y felicidad laboral en general.

Estos son los resultados de las encuestas de nuestro equipo que muestran diferencias entre principios de mayo y finales de mayo:

Vimos mayor autonomía: 4,3 → 4,5

Vimos niveles de estrés más bajos: 3.3 → 2.7

Vimos una mayor felicidad laboral: 3.9 → 4.2

(Estos números son todos calculados con la calificación de 5 siendo la más alta).

Estos resultados son tan sólo una parte del panorama completo.

También les pedimos a los compañeros de equipo comentarios por escrito e historias anecdóticas sobre su experiencia. Recibimos muchas de ambas, las cuales ayudaron a enriquecer y respaldar los resultados obtenidos.  Un compañero de equipo comunicó que sentían que este experimento los estaba ayudando a sentirse enfocados: “Este último mes ha sido increíble cuando he necesitado encontrar más tiempo para enfocarme. Me siento mucho más productivo en lo que respecta al trabajo que hago y la creciente sensación de agotamiento hacia el final de la semana ha desaparecido por completo. En todo caso, me encuentro más concentrado que nunca.”

Otro sentimiento compartido de motivación y más colaboración: El sentido general es que todos se han sentido más motivados, con energía y entusiasmados con el trabajo que estamos haciendo. También hemos tenido más «mejoras ad-hoc» (trabajar de forma ad-hoc permite realizar las tareas a medida que se solicitan sin ningún proceso de aprobación formal) y mejoras en nuestros servicios. Además, hubo más colaboración entre equipos y más actividad asincrónica.

No fue del todo fácil para todos los compañeros de equipo, por supuesto. También escuchamos algunos desafíos: Dado que la mayor confusión para mí fue tratar de recordar / hacer malabares con quién estaba de asueto en cualquier día en particular, sería ideal si pudiéramos decidir un día en particular en el que todos lo estemos.

Otro desafío fueron las vacaciones. Debido a la gran cantidad de días festivos durante mayo, semana a semana constantemente cambiaba quién se tomaba qué día libre.  La persona agradeció tener flexibilidad en el día de asueto, sin embargo, resultó en muchas desviaciones del día libre planeado.

Debido a que el experimento de la semana laboral de cuatro días fue diseñado para brindar un alivio temporal a los compañeros de equipo durante un momento especialmente difícil (pandemia), no establecimos metas en torno a la productividad o los resultados durante la prueba de un mes.

De hecho, esperábamos una caída tangible de la productividad debido a la reducción de horas.

Así que nos sorprendió gratamente cuando muchos compañeros de equipo compartieron que sentían que su productividad semanal no era tan diferente y que la calidad de su trabajo era mejor debido al mayor descanso y la concentración adicional.

Este es solo el comienzo de una nueva y hasta divertido trayecto para nosotros.  Aún tenemos varios elementos por resolver, no obstante estamos entusiasmados de compartir los siguientes pasos, así como lo que aprendemos a medida que comprobamos los límites de cómo ocurre el trabajo.”

Así es como se vería una semana de 4 días

Algunas definiciones dicen que una semana de 4 días = días de 10 horas.

Pero hay otra versión: 32 horas durante 4 días, con beneficios de tiempo completo.

¿La lógica del 32?

Los empleados más descansados ​​y felices son mucho más productivos que no necesitan un quinto día.

Pero, ¿funciona la semana de 4 días?

Los datos son mixtos:

  • Cuando Microsoft lo probó el año pasado en Japón, las ventas por empleado se dispararon un 40%.
  • Una empresa de Nueva Zelanda afirmó haber experimentado un aumento en la productividad y la felicidad de los empleados.
  • Pero algunas empresas que probaron las semanas de 4 días, como Wellcome Trust de Londres, las abandonaron porque eran «demasiado complejas desde el punto de vista operativo».

Existe algo importante por destacar.

Los trabajadores no ven las recompensas por hacer más.

Se podría suponer que una mayor productividad se traduciría en más tiempo libre o mejor paga.

Hemos hecho la primera parte: la productividad de los trabajadores aumentó un 5% (anual) entre 1987 y 2015.

Pero la gran mayoría que se encuentra a favor de los 4 días señala que el segundo paso nunca sucedió: el salario de los trabajadores aumentó tan sólo un 2% (anual) y sus horas nunca disminuyeron.

Fotos: profesionistas.org.mx; sdhumancapital.com; laescueladeemprendedoreses.com; algoritmomag.com


jneale@plan-a-consulting.com

Móvil: 593.9.9399.5413

 Plan A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DESTRUCCIÓN QUE OCASIONA EL TRABAJO REMOTO

El trabajo remoto está destruyendo la economía multimillonaria de las oficinas de “cuello blanco” de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *