LA MORFOLOGÍA

La morfología, como parte de la gramática, se propone despiezar nuestro pensamiento: tomar una idea e ir haciéndola pedazos hasta averiguar de qué manera opera nuestra lengua. Aunque estemos acostumbrados a considerar la labor de cada ciencia como un mundo particular, no es muy diferente la tarea de la gramática (y, por lo tanto, también de la morfología) que la tarea que realiza un biólogo cuando, frente a su microscopio, examina al detalle las células de un trozo de cualquier material, para averiguar de qué está compuesto. De la misma manera, el lingüista que se ocupa de la morfología toma las palabras, las pone en su microscopio y las despieza: así aparecen ante sus ojos las diferentes raíces que las componen: morfemas, sufijos, prefijos, interfijos, etcétera.

Concepto: La Morfología es la rama de la gramática que estudia la estructura interna de las palabras, las reglas para su formación y las distintas formas en que estas están relacionadas con otras palabras del mismo idioma. En este sentido, el término morfología está compuesto por dos partículas o morfemas.

La morfología estudia la clasificación de las palabras (sustantivos, verbos…), sus variaciones de forma (género, número, morfemas…) y su composición (simples, derivadas…).

Etimología: La palabra morfología, viene del griego forma. Lo morfológico es un adjetivo que se utiliza para hacer referencia a aquellos elementos, fenómenos o situaciones que tengan que ver con la morfología. La morfología es el estudio de las formas que tienen diferentes cosas.

La composición de la palabra morfología, tiene dos partes.  La primera es  morf (forma) y la segunda es -ología (rama del conocimiento). Así pues, significa “rama del conocimiento concerniente a las formas». Esta palabra generalmente se atribuye al poeta, novelista, dramaturgo y filósofo alemán Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), quien la acuñó a principios del siglo XIX en el ámbito de la biología.

La palabra morfología fue introducida en el siglo XIX  y originalmente trataba simplemente de la forma de las palabras, aunque en su acepción más moderna, estudia fenómenos más complejos que la forma en sí.

Áreas de la morfología: La palabra morfología se usa en tres áreas. En el área de la biología, la morfología estudia la forma y estructura de organismos. En geología se refiere al estudio de la configuración y evolución de las formas de la Tierra.

La morfología en lingüística, la morfología estudia el sistema mental involucrado en la formación de palabras; es la rama que estudia las palabras, su estructura interna y sus procesos de formación.

¿Para qué sirve la morfología? La morfología que es una disciplina de la lingüística encargada para delimitar, definir y clasificar sus unidades, las clases de palabras a las que da lugar y la formación de nuevas palabras. Los Monemas son las partes más pequeñas de una palabra que poseen significado

La morfología, como las demás ramas de la disciplina lingüística, sirve para descubrir los mecanismos subyacentes en los distintos sistemas de lengua. En su caso particular, se develan la estructura interna y las reglas de formación del léxico de cada idioma.

La morfología es diferente según el idioma, pero a pesar de esta variación, la morfología es un aspecto de la gramática de todos los idiomas, y en algunos rivaliza con la sintaxis en el poder expresivo que permite.

Morfología lingüística. La morfología, que se deriva del griego forma, es la rama de la lingüística que estudia el sistema mental involucrado en la formación de palabras; es la rama que estudia las palabras, su estructura interna y sus procesos de formación.

La morfología, estudia la estructura interna de las palabras para definir y clasificar sus unidades: las variantes de las palabras (morfología flexiva) y la formación de nuevas palabras (morfología derivativa y composición)

En el seno de la gramática generativa se ha sostenido que la morfología es insostenible como rama autónoma. En ocasiones hay alternacias morfológicas que están ocasionadas por restricciones fonológicas por lo que ciertos aspectos de la morfología tradicional caen dentro de la morfofonémica. Algunos otros procesos morfológicos no parecen fácilmente separables de la sintaxis, por lo que su estudio recae en el estudio llamado morfosintaxis. Para algunos autores la morfología se restringe solo al proceso de formación de palabras, dejando fuera los procesos morfofonémicos y morfosintácticos.

Morfemas gramaticales (Gramemas). Los morfemas gramaticales son las unidades que constituyen la parte variable de la palabra y son las responsables de expresar relaciones gramaticales que no alteran el significado referencial básico de una palabra. Usualmente no son autónomos y su aparición no es facultativa sino que está sujeta a restricciones gramaticales. Estos morfemas expresan relaciones o accidentes gramaticales como: Número gramatical, género gramatical, caso gramatuical y tiempo gramatical.

Clasificación: La morfología se divide en morfología flexiva y derivativa

Morfología flexiva. La morfología flexiva es el estudio de los procesos (como la afijación) que distinguen las formas de las palabras en ciertas categorías gramaticales. Las categorías de inflexión prototípicas incluyen número, tiempo, persona, caso, género y otros. En general, estas producen diferentes formas de la misma palabra en lugar de palabras diferentes.

Además, las categorías flexivas no alteran el significado básico expresado por una palabra o lexema, simplemente le agregan especificaciones o enfatizan ciertos aspectos de su significado. Por lo tanto, hoja y hojas, escribir y escrito, o profesor y profesora no tienen entradas separadas en los diccionarios. “Hojas”, por ejemplo, tiene el mismo significado básico que hoja, pero el morfema “s” agrega la noción de plural.

Las distintas formas gramaticales que tiene una palabra puede representar varios tipos de fenómenos:

– Pueden manifestar propiedades particulares de determinadas clases de palabras. Por ejemplo, en español, en el sustantivo se manifiesta el género y el número (actor/actores, actriz/actrices).

– Representan relaciones sintácticas. Un ejemplo de esto es la concordancia en género y número del adjetivo con el sustantivo (la casa blanca/ las casas blancas).

– Manifiestan propiedades oracionales. Un caso específico de esto es el tiempo y el aspecto en la flexión verbal (por ejemplo: #en ese tiempo, nos bañábamos en el río»).

Morfología derivativa. La morfología derivativa se ocupa de los procesos de formación de nuevos lexemas o palabras. Estos procesos muchas veces implican la modificación sistemática de una base o raíz. En general, la técnica más extendida para la derivación es la afijación. Por ejemplo, en español se utilizan prefijos o sufijos: honesto, deshonestidad, honestamente. Sin embargo, en otros idiomas existen infijos, interfijos y circuncisos. Además de la afijación, existen otros mecanismos como reduplicación, modificación interna o reordenación de consonantes y vocales, u omisión de segmentos.

Ejemplos. Los idiomas tienen una amplia variedad de procesos morfológicos disponibles para la creación de palabras y sus distintas formas. Sin embargo, existe variación con respecto a qué procesos morfológicos están disponibles, con qué frecuencia se usan y qué tipo de información se puede codificar en estos procesos. En términos generales, las lenguas se pueden clasificar en función de sus propiedades de construcción de palabras y el uso de diferentes procesos de afijación. Así, se distinguen dos grandes tipos de idiomas: analíticos y sintéticos.

Los primeros tienen oraciones compuestas enteramente de morfemas libres, donde cada palabra consta de un solo morfema. Por su parte, los sintéticos permiten la inclusión de dos o más morfemas trabados.

Un morfema es la unidad mínima de significado semántico. Este puede ser libre como “sol” “casa” o “tiempo” (tienen significado por sí solos); o trabado, como la “s” del plural o el sufijo “dis” (deben estar acompañados: loros – disparejo).

Español. El español también es una lengua sintética, pero de tipo flexivo o fusionante. Se caracteriza porque un mismo morfema contiene varios tipos de información gramatical:

– Hablo (sufijo «o»: primera persona del singular, tiempo presente, modo indicativo).

– Habla (sufijo «a»: tercera persona del singular, tiempo presente, modo indicativo).

– Habló (sufijo «o» con acento: primera persona del singular, tiempo pasado, modo indicativo).


Bibliografía: lidefer.com; wilkipedia;

Fotos: deperu.com; youtube.com; dinodivino.blogspot.com; slideserve.com; es slideshare.net-

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LAS PERÍFRASIS VERBALES

Estoy a punto de acabar los temas de la trigésimo primera edición de Revista Delado y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *