ELECCIÓN HISTÓRICA

El pasado 11 de agosto, Joe Biden eligió a su compañera de fórmula a la vicepresidencia ¿Quién es?: La actual senadora Kamala Harris (Demócrata-California).  Es de herencia indio-jamaicana.  Ex rival (y dura crítica en los debates demócratas) del propio Biden.  Empero, Biden sostiene que no le guarda rencor y que está orgulloso de tener una «luchadora intrépida” como compañera de fórmula Tiene una larga trayectoria en el servicio público y ahora está asumiendo otro papel destacado como candidata a vicepresidente.

¿Qué se sabe acerca de ella?

Como senadora, ganó notoriedad por su duro interrogatorio al juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh y al ex fiscal general Jeff Sessions.  Antes de eso, fue la primera mujer negra en ocupar cargos como fiscal general de California y fiscal de distrito de San Francisco.  Creció en Oakland, California, y se convirtió en defensora de los derechos civiles después de que sus padres, ambos inmigrantes, la introdujeran al activismo y a las protestas.

Sin embargo, como cualquier político, Harris ha recibido una buena cantidad de críticas. ¿Cómo cuáles? Como las recibidas por su historial como fiscal, especialmente con respecto a la reforma de la justicia penal, algo por lo que ha sido muy criticada.

Como Fiscal General del Estado de California defendió la pena de muerte y son muchos los abogados que afirman que luchó por mantener condenas erróneas.  No asumió una postura acerca de un proyecto de ley que hubiera requerido que su oficina investigara tiroteos fatales por parte de la policía.  O en ocasiones en las cuales redujo algunos delitos graves a delitos menores.

Harris ha adoptado recientemente una postura más progresista sobre cuestiones de justicia penal.

Continuemos.

En medio de las recientes protestas en todo el país contra la brutalidad policial y el racismo, ha impulsado una reforma policial (aunque honestamente está lejos de ser amada por todos los que protestan por estos motivos).

Ha luchado para que el linchamiento sea un delito federal, ha prometido poner fin al encarcelamiento masivo, a la fianza en efectivo, y ha retrocedido en cuanto a la pena de muerte.

Entre otros temas: firmó el proyecto de ley Medicare para todos del año 2017, no obstante, desea mantener un seguro privado como una opción.  Aboga por los derechos reproductivos de las mujeres. Ha defendido la histórica ley de cambio climático de California.

Dejando a un lado la ideología política por un momento (bastante difícil), hay motivos arraigados para celebrar este momento.

Es impresionante la cantidad de hitos históricos que Harris acaba de lograr: es la primera mujer negra, y la primera mujer de color, punto, en ser nombrada en la lista presidencial de un partido importante de EE. UU. (Demócratas y Republicanos), así como la primera persona de ascendencia asiática.

También es la segunda persona afroamericana, después de Obama, y la cuarta mujer en postularse, como ya anotamos, para presidente o vicepresidente de cualquiera de los dos partidos principales de Estados Unidos.  Si ella y Biden ganan las elecciones en noviembre, se estaría escribiendo una nueva lista de hitos.

Asimismo, es increíblemente significativo ver a una mujer negra llegar a la cima de la conciencia nacional en este momento, cuando tanta gente está en las calles pidiendo a los estadounidenses (incluidos los propios hombres negros, los cuales muchas veces las rebajan hasta en las letras de las canciones que escriben), que valoren a las mujeres afrodescendientes.

La selección de Harris también parece un reconocimiento muy dilatado de que las mujeres negras son el núcleo de la base demócrata.

Después de meses de deliberación, Biden cumplió su promesa de que una mujer se uniera a la papeleta electoral demócrata.  Ahora, él y Harris han hecho historia.

¿Qué opinan los republicanos?

Parecen estar más emocionados que los demócratas por la elección de Biden.  Opinan que Harris no es el candidato que Biden debería haber elegido si quisiera devolver al país a la columna demócrata el día de las elecciones, y que la inmersión del partido demócrata hacia la extrema izquierda está casi completada.

Fuerte. Harris es demasiado liberal para algunos distritos estatales indecisos.  Asume que las reglas, los mandatos y los impuestos del gobierno (más entrometido que nunca), jamás son suficientes.

Como mencionamos, Harris nació en Oakland, California. ¿Qué ha sucedido en el área de San Francisco-Oakland? Impuestos sofocantes, escuelas y colegios deplorables, aumento significativo de la delincuencia, viviendas cada vez más inaccesibles.

El aumento de la falta de vivienda acompañado de mendicidad agresiva, heces en las aceras (leyó bien), hostilidad destructiva hacia las pequeñas empresas, una serie interminable de regulaciones y ordenanzas y mandatos entrometidos y controladores, en fin, se trata de un modelo aterrador el que le esperaría al resto de Estados Unidos si gana el binomio Biden-Harris.

Sus propuestas de impuestos corporativos más altos a las empresas y capitales extranjeros, perjudicarían seriamente a los trabajadores estadounidenses y lastimaría aún más a la fabricación estadounidense. Todos sabemos que sin la inversión vigorosa del sector privado, la economía no va a ninguna parte más que a la baja.

Un mayor control gubernamental de la atención médica significará racionar la atención para los pacientes, como es la norma en muchas naciones de Europa y en Canadá.  Sería una especie de sentencia de muerte para los avances médicos que salvan vidas y mejoran la calidad de vida.  Olvidémonos de un progreso más sostenido contra el cáncer y de encontrar avances contra enfermedades temibles como el Alzheimer.

Harris, como Biden, creen firmemente en una mayor regulación. Ella apoya el denominado “Green New Deal-Nuevo Pacto Verde”.

NDR: Introducido por la Representante Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York y el Senador Edward J. Markey de Massachusetts, el “Green New Deal-Nuevo Pacto Verde” es una resolución del Congreso que establece un gran plan para abordar el cambio climático.

El objetivo es el de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar las peores consecuencias del cambio climático y, al mismo tiempo, intentar solucionar problemas sociales como la desigualdad económica y la injusticia racial.

La iniciativa suena válida, sin embargo, existe confusión sobre lo que dice y no dice, en parte por la culpa de sus patrocinadores, quienes echaron a perder el lanzamiento inicial de la resolución.

Sus ideas controvertidas y poco claras significarían una plaga de amiguismo corrupto a medida que Washington distribuya subsidios multimillonarios y créditos fiscales para los proveedores favorecidos de energías «alternativas», sin mencionar el estrangulamiento de la única fuente de energía verdaderamente limpia y barata, el gas natural.

Harris también trastocaría los esfuerzos de la “Comisión Federal de Comunicaciones-Federal Communications Commission (FCC)”, de agilizar el despliegue de la quinta generación de redes celulares 5G, (la cual se espera que sea una de las tecnologías inalámbricas más rápidas jamás creadas), lo que sería una bendición para los esfuerzos agresivos de China por ser el líder en esta crucial área.

Harris favorece además otras medidas que obstaculizarían el progreso de la alta tecnología.

Es partidaria de un salario mínimo nacional de USD $15 la hora, una medida equivocada que aumentaría los costos de las pequeñas empresas, sin mencionar que muchas de ellas se declararían insolventes.

Esta medida frenaría la creación de puestos de trabajo básicos para jóvenes y trabajadores poco cualificados.

La experiencia demuestra repetidamente que un gobierno más grande significa menos espacio para los inventores e innovadores verdaderamente creativos, lo que significa que el nivel de vida se vería afectado.

Las repercusiones internas de apagar la esperanza de un futuro mejor podrían ser realmente desagradables. El mundo se convertiría en un lugar mucho más peligroso con un Estados Unidos que parece estar en un declive terminal.

Biden tomó la decisión de apostar por una demócrata californiana de extrema izquierda, y de ganar las elecciones, este será un momento en el que la gente recordará lo que sucedió con su campaña y reflexionará que no fue una buena decisión para él ni para el país.

¿Qué opinan los demócratas?

Mientras escucho a Diana Krall, pianista y cantante de jazz canadiense, muy conocida por su hermosa voz de contralto, pienso. ¿Qué ha pasado con el partido político demócrata?  No es lo que una vez fue. Ni siquiera está cerca de ser el partido político de mi juventud, respetado, luchando por un futuro mejor, más justo y más brillante para las personas.

Quince demócratas se han desempeñado como presidente de los Estados Unidos (diecinueve republicanos), entre ellos, Franklin D. Roosevelt, Andrew Jackson, John F. Kennedy, Harry S. Truman, Bill Clinton…

Cuando uno piensa en los objetivos del actual Partido Demócrata, estos se asemejan a los del comunismo, el cual se ha fusionado silenciosa y muy eficazmente con el actual liderazgo demócrata.

Parecería que sus objetivos son aquellos de destruir la estructura política estadounidense por cualquier medio disponible. Tal como le escribí esta mañana a un apreciado lector: No les importa la forma; su prioridad es vencer a Trump y recuperar el poder.

Al diablo con el pueblo estadounidense.

Foto: vanitatis.elconfidencial.com; 20minutos.es; infobae.com;  wilkipedia.org


jneale@plan-a-consulting.com

Móvil: 593.9.9399.5413

Plan A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DESTRUCCIÓN QUE OCASIONA EL TRABAJO REMOTO

El trabajo remoto está destruyendo la economía multimillonaria de las oficinas de “cuello blanco” de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *