CECILIA RENDÓN: SABIDURÍA, ENERGÍA Y BELLEZA DE UNA MUJER DE LUZ

SERIE: EL SUPERPODER DE SER MUJER (Segunda entrega)

Mucho se ha hablado  de la rivalidad femenina, leo por todos lados frases como “la peor enemiga de una mujer es otra mujer”, no estoy de acuerdo con tal afirmación, aunque sí me he tropezado con una que otra  viborilla, que con bloquearla de mi vida ha sido suficiente, y honestamente hasta me olvido que existe, yo  tengo la suerte que  la  mayoría de mujeres que me rodean son seres humanos fabulosos, son tantas las experiencias maravillosas que he vivido acompañada de ellas que no puedo menos que agradecerles.

Y cuando hablo de experiencias maravillosas no solo me refiero a los momentos felices, también a aquellos que nos derrumban y nos dejan el alma rota, alguna vez me sentí así y una de esas mujeres de mi vida estuvo ahí para mí, Cecilia Rendón.

Esta mujer de belleza serena, voz dulce, mirada profunda, es dueña de una sabiduría extraordinaria, hablar con ella es sanador, eso sentí cuando desolada y desorientada la busqué, me ayudó a encontrar dentro de mí el camino hacia mi reconstrucción, porque si alguien sabe cómo llegar a tu alma , y dejar todo arregladito,  esa persona es Cecilia.

Después de esa experiencia, me quedó la curiosidad por saber de dónde saca esta mujer esa energía tan poderosa, y así empecé , nuestra querida Cecilia es : Orientadora familiar, Homeópata, Trainer PNL ((Programación Neurolingüística), Practitioner (doctor) y Master Practitioner de PNL, PNL Life coach (entrenador de vida), autora del libro “ Tu el amor de tu vida”, Tony Robbins Strategic, Interventionist, Instructor de Meditación, Terapeuta Floral de Bach, un muy interesante currículum que la avala como una gran profesional, pero mi interés estaba en su alma , sus vivencias, esa fuerza que proyecta a pesar de lucir como una mujer suave , y ahí recordé una frase que hace un tiempo postee en mis redes , “La fuerza de la ternura” , quien la escribió debe conocer a Cecilia Rendón.

Considerando su habilidad para dar soporte a los demás quise saber cómo lo hace con ella misma entonces le hice la pregunta, ¿cuáles fueron los momentos críticos de los que saliste airosa? Y con la honestidad que la caracteriza me contestó: “ Realmente cuando me remonto a mis años jóvenes, lo que en ese entonces me parecían momentos críticos ya no los considero así, y les resto importancia por lo que en mi juventud difícilmente podrían mencionar una situación así, ya en la adultez, puedo decir que tuve dos, uno fue cuando tuve problemas con mi esposo de  toda la vida, el padre de mis hijos, sentía que esa relación se me escapaba de las manos, y no sabía cómo manejar ese sentimiento y por otro lado la exigencia que yo misma me ponía de que “ el matrimonio es para toda la vida”, así que  no considero que salí airosa, salí de la situación,  pero no airosa, salí atropellada, desbaratada , me tuve que reconstruir, literalmente recoger a pedazos, y después de esa relación me quede sin piso, porque mi matrimonio se había transformado en la misión de mi vida, y cuando se terminó, obviamente no era sólo la relación sino el hogar de mis hijos, la familia extendida, etc., los planes juntos, todo se destruyó y también se destruyó un poco mi vida, en realidad en ese momento toda mi vida, poco a poco fui pegando los pedazos, reconciliándome conmigo misma, un trabajo que me tomó tiempo, porque mientras estuve casada yo era la mamá de mis hijos y la esposa de su padre nada más, el divorcio fue un cambio radical que me obligó a reinventarme y volver a ser yo misma”.

“Otro momento muy difícil que pasé, fue  con mi hija mayor, algo que no pensé que me sucedería nunca, pero tuve el apoyo de la familia, el amor entre mis hijos y yo, y de amigos que en algunos casos sin ser tan cercanos fueron un pilar fundamental para encontrar la solución que buscábamos, yo creo firmemente que esas personas que aparecen en tu vida en días grises son los ángeles enviados en tu ayuda”.

“Los eventos diarios para mí son los momentos de los que si salgo airosa,  puedo darme el crédito,  porque puedo decir que voy superando mis miedos, mis creencias limitantes, rasgos de personalidad,  y salgo airosa cada día, me gusta decir que vivo un día a la vez, y en ese día trato de apagar los fuegos de la manera más amorosa con los demás y conmigo misma”

Cuando escuchas a otra mujer hablar de sus crisis, no puedes dejar de recordar las tuyas, piensas en la cantidad de cosas que tenemos en común, en la cantidad de situaciones similares  que nos han pasado y podríamos estar horas contándonos la una a la otra, yo creo, sin temor a equivocarme, que una de los factores que hacen a Cecilia Rendón tan exitosa en lo que hace es justamente eso, la conexión que inmediatamente establece con quien habla o con quien la escucha, además de su aval académico obviamente, pero es ese ángel, esa energía poderosa que te llega a la fibra más íntima de tu ser.

Y como nada es casualidad en la vida, nuestra Ceci tenía como meta ser doctora como su padre , pero un día tomó la decisión de dejar la carrera , so riesgo de decepcionar a su familia, a pesar de que entonces pensaba que eso afectaría a su papá, pero ella es una persona de acción, y la vida  le ha demostrado que tuvo razón, porque aunque no cura riñones, estómagos, presión arterial o esas cosas , el destino si le tenía  una misión de sanación, cuando le pregunté cuál era su mayor éxito  me contestó: “El mayor éxito son mis hijos, cuando los veo tan solidarios, cuando los escucho con el amor con que se comunican conmigo, esa atención que recibo de ellos, siento que ellos son mi mayor éxito, pero también puedo decir que mi éxito es el haberme convertido en la persona que soy hoy, me he vencido a mí misma, la intención perenne y constante de ser mejor, esa pasión por ir mejorando, crea una conciencia extendida,  porque esto  causa un impacto en las personas que me rodean, en el ambiente y consecuentemente en el planeta, por eso una de mis pasiones es enseñar , si yo aprendo algo que me beneficia como persona necesito compartirlo, porque así se creará un efecto dominó que nos beneficie a todos, los seres humanos tenemos una capacidad inmensa de influir para bien o para mal, entonces consciente de eso mi pasión por mejorar es con el objetivo de dejar una buena huella en la vida”.

Y por ahí va la cosa, “dejar buenas huellas”, ¿estamos conscientes de que nuestro paso por la vida debe dejar una huella?, ¿qué clase de huella estamos dejando? la profundidad de esa misión va más allá de las superficialidades, es por eso que cuando esta ecuatoriana americana me habla, yo me callo y escucho , porque de cada conversación aprendo, de la vida, de mi misma, del alma y los sentimientos de las personas .

Creo que ella está cumpliendo esa misión a cabalidad y más en este gran país donde vivimos, le pregunté entonces cómo y porqué vino a vivir a los Estados Unidos de Norteamérica, y me contó lo siguiente: “ Yo estudie en el colegio Americano de Guayaquil cuando era chica, siempre se me facilitó aprender idiomas. Desde muy chiquita tuve contacto con este país, venía de vacaciones, mis compañeros eran americanos, hablábamos inglés,  y cuando vine a estudiar al college (universidad) conocí al que sería mi esposo y padre de mis hijos, pero curiosamente nunca quise venir a vivir aquí, así que le dije que si nos casábamos, él tendría que vivir en Ecuador, porque quería que mis hijos vivan donde estaba toda su familia, donde a los cumpleaños vayan todos los primos, el abuelo, el vecino , el compadre, porque así era como yo me había criado y en comparación de cómo se manejaban las familias acá yo prefería el estilo ecuatoriano, él estuvo de acuerdo, hicimos nuestras vidas allá, cuando el matrimonio se terminó , el regresó a vivir a Estados Unidos, para entonces mi hija mayor ya estaba estudiando acá y el menor preparándose para hacer lo mismo, cuando ya mi hijo se fue,  me quedé sola en Ecuador, trabajando a sol y a sombra porque no tenía otra cosa que hacer, hasta que se dio un intento de secuestro, escapé porque le tiré el carro encima so riesgo que me disparara, pero logré huir, eso causó la preocupación de mis hijos y el menor me hizo prometerle que yo vendría a vivir acá, así que después de años de vivir sola,  y ante el auge delincuencial de Guayaquil y el Ecuador entero decidí vender todo y mudarme. Estoy muy feliz de haber venido, estoy muy agradecida con este país, aunque yo no quería y me vi forzada, ahora entiendo que esa conexión que siempre tuve con los Estado Unidos tenía un propósito”.

Un gran propósito sin duda alguna, porque somos  muchos los que vinimos a vivir a  este país y por momentos nos encontramos frente a situaciones inesperadas que nos descolocan,  y la serenidad de sus consejos nos aclara el camino.

Y entonces llegamos al súper poder de Cecilia Rendón , y el suyo indiscutiblemente es su espiritualidad , ese poder de verse a sí misma, perdonarse, ver a los demás con empatía, con una genuina generosidad y amor, tiene una capacidad increíble de disfrutar de las cosas más simples de una manera especial. “ Mi esposo dice que yo produzco mi propio LSD,  comprenderán ahí nos reímos las dos, porque yo puedo caer en éxtasis al ver un rayo de sol, el vuelo de un pájaro, demostraciones de la naturaleza que disfruto infinitamente, y ese es un poder que Dios me ha dado, otro poder del que estoy muy agradecida es , cuando hago meditaciones guiadas, puedo llevar a las personas a un estado emocional más estable, me salen las palabras justas sin haberlas preparado, es como si algo dentro de mí se activa, también me pasa cuando escribo, la creatividad fluye y me lleva al objetivo deseado sin yo planificarlo” dice Cecilia.

Algo que respeto sobremanera en una persona, hombre o mujer , es su capacidad para reconocer las habilidades y talentos de las otras personas, pero Cecilia va más allá, ella no solo las reconoce, sino que también las  incentiva , las motiva,  y no deja que decaigas, porque para ella las victorias de los demás son suyas, esa es su huella , esa es su fortaleza, esa energía que la hace poderosa, esa belleza que la hace inolvidable, y esa sabiduría que comparte generosamente con el brillo de su luz, así es Cecilia Rendón un ejemplo claro  de lo que significa El Súper Poder de Ser Mujer.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

VAMOS POR MÁS

He sido amante del teatro toda mi vida,  cuando tuve la oportunidad de pararme en …

4 comments

  1. Hi there, You’ve done an incredible job. I will definitely digg it and personally recommend to my friends. I’m confident they’ll be benefited from this website.

  2. I will immediately take hold of your rss feed as I can’t in finding your email subscription link or newsletter service. Do you’ve any? Please let me realize in order that I may subscribe. Thanks.

  3. hi!,I love your writing very much! proportion we communicate more about your article on AOL? I require an expert in this area to solve my problem. May be that is you! Having a look ahead to peer you.

  4. I am really enjoying the theme/design of your blog. Do you ever run into any web browser compatibility problems? A couple of my blog visitors have complained about my website not operating correctly in Explorer but looks great in Safari. Do you have any recommendations to help fix this problem?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *