ERRORES COMUNES AL ESCRIBIR

LA REVISTA DELADO ES LA MEJOR REVISTA DIGITAL DEL PAÍS, bueno eso lo digo yo, porque creo que es así, mas no necesariamente debe ser cierto, pero cada vez hay más personas que lo dicen, ¿ la ves? Si aún no la lee, debe pensar en ir leyendo. ¿Se dio cuenta de las palabras resaltadas en negrillas? Pues son palabras que usualmente las escribimos mal y son errores frecuentes que cometemos al escribir. Esta nota pretende presentar cuales son los errores más comunes y como evitarlos.

La sintaxis, la gramática y el estilo, son aspectos que se deben tener muy presentes a la hora de redactar o escribir un texto y que, sin embargo, frecuentemente se relega a un segundo plano. Hay que considerar que el contenido es tan importante como la forma en que se lo expone a lo largo de un texto. Por ello, es importante detectar los  errores más comunes en la redacción, con el claro objetivo de encontrar su solución.  A continuación un listado de los errores más frecuentes que cometemos al escribir.

Mal uso del adverbio donde

El adverbio donde es un adverbio de lugar, por tanto se usa única y exclusivamente para determinar un lugar, sitio o ubicación geográfica. Ejemplo: estuve en el estadio Capwell donde jugaba Emelec. En ese caso el adverbio esta usado de forma correcta pues se refiere a un lugar específico. Por tanto es erróneo escribir en una revista donde escribe Delado; en el discurso donde Lenín Moreno se refirió a los asambleístas. En el partido donde destacó Joao Rojas. Porque ni la revista, ni el discurso ni el partido son lugares. Debe decirse por tanto: una revista en la que escribe Delado; en el discurso en el que Lenín Moreno se refirió a los asambleístas. En el partido en el que destacó Joao Rojas.

A propósito de donde, este puede ser escrito también con tilde. Pero su uso también se somete a una regla gramatical específica y es cuando se lo usa como adverbio interrogativo. Ejemplo ¿dónde dejaste las llaves?

Mayúsculas injustificadas

Las mayúsculas en la gramática tienen un uso particular sujeto a reglas. Ninguna de ellas dice que se puede escribir una palabra todo con mayúscula porque sí, porque así lo decide una persona al escribir. Yo mismo las uso inapropiadamente  en mi revista, cuando al titular mis notas, pongo el título todo con letras mayúsculas, pero es una “licencia” que me doy para efectos visuales de llamar la atención y porque al estilo de cual “abogado leguleyo”, me baso en una  concesión que da la propia Real Academia de la Lengua (RAE), cuando textualmente dice: “… por distintos motivos, puede escribirse enteramente con mayúsculas palabras, frases e incluso textos enteros, pero lo usual es que las mayúsculas se utilicen solo en posición inicial de palabra…”

Y esa puntualización de “que lo usual es que las mayúsculas se utilicen solo en posición inicial de palabra…” es a la que debemos someternos, porque así lo estipulan las reglas gramaticales. Por ello debemos poner mayúsculas. Solamente en estos casos: Los nombres propios (personas, plantas, animales o accidentes geográficos); marcas; empresas e instituciones. Los apodos. Luego de algún signo de puntuación que lo amerite (punto seguido; punto aparte). Al inicio de una oración. Luego del cierre de los signos de interrogación y de exclamación. Después de puntos suspensivos.

Los apodos, motes, alias o sobrenombres que se aplican a una persona tienen el mismo tratamiento ortográfico que un nombre de pila. Si los alias o “chapas” como decimos en la jerga popular, están precedidos de artículo, lo apropiado es escribir este con inicial minúscula, tal como indica la Ortografía de la lengua española. Ejemplo el  “Che” Guevara, el “Loco” Abdalá.

Se escribe también con mayúscula la primera palabra del título de cualquier obra de creación (libros, películas, cuadros, esculturas, piezas musicales, programas de radio o televisión, etc.); el resto de las palabras que lo componen, salvo que se trate de nombres propios, deben escribirse con minúscula: Ejemplo: Cien años de soledad. En el caso de los títulos abreviados con que se conocen comúnmente determinados textos literarios, el artículo que los acompaña debe escribirse con minúscula: el Quijote, el Lazarillo, la Celestina

No debemos usar mayúscula en: los cargos, por decir: el Juez o el Director; se debe escribir: el juez o el director;

Una clave o consejo en este tema es que si al escribir una palabra nos surge la duda entre escribirla con minúscula o mayúscula, es mejor optar por la minúscula. Así son menos las probabilidades de fallar. Hoy con el auge de tecnología se recomienda no escribir un texto en mayúscula sostenida. En los medios, esta forma de escritura se entendida como un grito al lector. Si quiere resaltar una palabra, debe antecederla con un asterisco (*) o subrayándola en negrita

Y esta regla de la gramática va dedicado a mí, que como escribí en párrafos anteriores, uso en mi revista todo el título en mayúscula.: “Los títulos también cuentan con sus reglas, ya que depende del formato de aparición, es decir: si es de revistas, literatura, entre otros. No obstante, para el general de los textos, los títulos solo llevan la mayúscula inicial, también en los nombres propios de personas y de lugares”.

Uso del sujeto a lo largo del texto

Cuando nos referimos a un mismo sujeto a lo largo de un texto se debe tener coherencia en el uso que se le da a dicho sujeto. Un error que se suele cometer, es precisamente ese, el no ser coherente con el uso del sujeto a lo largo de los textos que se escribe. Sucede que muchas veces se combina varios de ellos dentro de un mismo texto sin ser congruentes. Por ejemplo: Soy consciente de que los errores que cometemos se debe… (Primera persona) Según citamos en el texto… (Primera persona en plural) Y la investigación determina que… (Tercera persona). En este texto al escribir Soy consciente de que los errores que cometemos, no concuerda con una expresión como “según citamos en el texto” o una conclusión como “la investigación determina que…”

Abuso o mal uso de la coma.

Al igual que las mayúsculas, la coma obedece a unas reglas gramaticales que se deben cumplir para hacer a un texto comprensible.  En ocasiones se abusa de la coma, con el objetivo de facilitar la lectura., en ese caso, es incorrecto separar el sujeto del predicado con este signo ortográfico, ya que complicamos la oración. En otras ocasiones se ha llegado a creer que la coma es una pausa para tomar aire dentro de una oración y no es verdad. El uso de la coma requiere de un estudio y análisis constante según el sentido que se quiera darle al texto. Las reglas básicas de su uso son: La coma no puede separar al sujeto del predicado, incluso cuando el sujeto esté muy largo. No se debe separar el verbo del complemento directo. No se usa coma para las conjunciones: “y”, “e”, “o”, “u”, “ni”; a menos que pertenezcan a la serie, por ejemplo: Compró una camisa en un almacén, un pantalón, zapatos y medias, y fue a otra tienda. Se pone coma antes de etc. En este caso, sucede que etc significa: et cetera, que viene del latín: et-y cetera-lo demás. Ejemplo: Tiene libros, revistas, enciclopedias, etc.

Hay que tomar en consideración que la coma sirve para: Separar los enunciados, ejemplo: Tengo café, leche, chocolate y té helado. Aclarar, ejemplo Cristina, la amiga de mi hija, vino ayer en la tarde. En locuciones conjuntivas o adverbiales (asimismo, es decir, no obstante, en fin, en efecto, por consiguiente, obviamente, y todas las que terminen en mente, etc.

Gerundio mal usado

El gerundio es una de las formas no finitas del verbo, es decir, una forma verbal que no se define por rasgos tales como el tiempo, ni el modo, ni el número, ni la persona. Los gerundios son los verbos que terminan en –ando, iendo o yendo y se usa para describir dos acciones simultáneas. No debe usarse cuando la acción que se describe es posterior al verbo principal de la oración. Hay un “truco” por decir de una manera, para identificar su forma correcta  y es haciéndole una pregunta al verbo. Si la respuesta la da el gerundio, está bien empleado. Ejemplo: Empezó su discurso dando las gracias al jurado. ¿Cómo empezó el discurso? Dando las gracias al jurado. En este caso el gerundio está bien usado. Ahora vamos a ver un caso en que se usa mal el gerundio. Ejemplo: El río se desbordó, inundando las casas del barrio ¿Cómo se desbordó el río? ¿Inundando las casas? Como no sucedió así, la forma correcta de la oración sería: El río se desbordó e inundó las casas del barrio.

Usos incorrectos de palabras homófonas

Es común usar de forma errónea las palabras homófonas, que en gramática son aquellas que suenan igual al pronunciarse, pero que se escriben diferente. Ejemplo: Halla, haya, aya, allá. Uno de los errores más frecuentes es escribir por ejemplo: haber, debemos tener una cosa clara. En ese caso no se escribe haber, sino a ver, por que  haber es un verbo y a ver es la combinación de la preposición a con el verbo ver. Para evitar errores como ese, también tenemos “trucos” que nos permiten ver que lo estamos usando mal. Ejemplo: Si escribimos: haber qué pasa, debemos pensar a qué equivale la palabra escrita (en este caso haber) si corresponde de haber o a ver. En este caso: “Veamos qué pasa”, por lo tanto, corresponde a: A ver qué pasa.

Para tener claro el uso de las palabras homófonas debemos saber que significa cada palabra. Así, en el caso de: Halla, haya, aya, allá, debemos saber que Halla es del verbo hallar/encontrar: Ejemplo: Debemos hallar la casa de Ximena. Haya es del verbo haber: Ejemplo Ojalá que hayas ido al estadio. Aya es la persona encargada de cuidar y educar a un niño: Ejemplo: El niño estudia con su aya. Allá, con acento agudo, es un adverbio de lugar. Ejemplo. Puse las llaves allá en el cajón.

Otras palabras homófonas son: Ahí, hay, ¡ay! Hay es una forma conjugada del verbo haber: Hay seis cervezas en la refrigeradora / Ahí es un adverbio de lugar: Las llaves están ahí, en frente tuyo. /  ¡Ay! Es una expresión que suele ir entre exclamaciones. ¡Ay!, me equivoqué

Valla, vaya. Vaya puede ser tanto una interjección como ay, una expresión. También vaya viene de ir: Vaya al mercado. No hay que  confundir tampoco con la ortografía de baya, que es una fruta. / Valla es una cerca hecha de tablas pegadas al suelo para delimitar un terreno. Es también un elemento de la publicidad exterior.

Hecho, echo. Hecho es el participio del verbo hacer. / Echo viene de la primera persona del presente del indicativo del verbo echar.

Has, haz. Has es la conjugación del presente del indicativo de la segunda persona en singular del verbo haber: Ejemplos: ¿Has hecho tu tarea? Has preguntado dos cosas hoy. No has dicho la verdad /. Haz corresponde, comúnmente, al verbo hacer, con el que se expresan solicitudes o mandatos: Ejemplos: Haz tu tarea. Haz el bien a los demás.

Usos del Porqué / Por qué/ Porque/ Por que

Es común usar mal esta palabra. Para evitar su mal uso es preciso conocer que significa cada una de ellas y que uso darles. Porqué (unido y con tilde): Equivale a causa, motivo, razón. Ejemplo: No comprendo el porqué de tu presencia = la razón de tu presencia / Por qué (separado y con qué tildado) Introduce oraciones interrogativas y exclamativas directas e indirectas. Ejemplo: ¿Por qué no viniste ayer a la fiesta? No comprendo por qué te pones así / Porque (junto y sin tilde) Se usa para introducir oraciones subordinadas que expresan causa y se pueden sustituir por puesto que, debido a, o ya que: No fui a la fiesta porque no tenía ganas = no fui a la fiesta puesto que no tenía ganas. / Por que (separado y sin tilde) En este caso, es más corriente usar el relativo con artículo antepuesto, es decir: el que, la que, etc.

Palabras con tilde diacrítica

En gramática existen las palabras monosílabas,  que significa que tienen una sola sílaba. Éstas a a través del tiempo, han perdido la tilde. No obstante, aún se conservan algunas gracias a una regla que determina que hay palabras homónimas y de vocablos idénticos pero que significan otras cosas. A continuación les presentamos cuáles son esas palabras y cuáles son las que llevan tilde y por qué: Más y mas. Más: adverbio de cantidad. Mas: conjunción adversativa, es como un “pero”. / Aún y aun Aún: adverbio de tiempo, “aún no lo he decidido” Aun: incluso / y se. : Verbo saber y ser: “No sé”, “Sé tú mismo”. Se: pronombre: “Se come con cuchara”. / y te. : Infusión, bebida. Te: pronombre: “Te quiero” / Quién y quien Quién: Interrogativo, exclamativo. Quien: pronombre relativo / Cómo y como. Cómo: Adverbio interrogativo o exclamativo. Como: Adverbio de modo / Qué y que. Qué: Interrogativo, exclamativo. Que: pronombre relativo / Dónde y donde. Dónde: Interrogativo de lugar. Donde: adverbio relativo o conjunción / Cuándo y cuando. Cuándo: interrogativo de tiempo. Cuando: Adverbio relativo o conjunción / y de. : verbo dar: “Escribe la respuesta en cuanto te dé el resultado”. De: preposición: “Esa camisa es de mi hermana”. / y si. : afirmación: “Sí, quiero dos paletas”. Si: condicional: “Si me quieres, dímelo”./ y mi. : pronombre personal: “Lo quiero para mí”.Mi: adjetivo posesivo: “Mi mamá”. / y tu. : pronombre personal: “Tú tienes tres casas”. Tu: adjetivo posesivo: “Ese es tu cuaderno”/ Él y el. Él: pronombre personal: “¿Él es tu hermano?”. El: artículo: “El libro de matemáticas”.

Abuso del dequeísmo

El dequeísmo es, en idioma español, la utilización no normativa de la preposición «de» junto a la conjunción «que» en oraciones completivas u oración subordinada sustantiva de objeto directo. En ese contexto, se suele usar mucho la fórmula “de que” cuando no se debe.  Sin embargo hay que resaltar que no todas las construcciones de esta fórmula son incorrectas. Es solo darse cuenta de cuando realmente necesita ir acompañado por una preposición. Uso incorrecto: A Juan le dijeron de que ella lo estaba esperando. Para evitar el error basta con hacer una pregunta que responda a esa oración: ¿Qué dijeron? O ¿de qué dijeron? Por tanto: A Juan le dijeron que ella lo estaba esperando.

Uso de Y/o

Este error se lo comete al desconocer los usos de la conjunción “o”.  Se cree que es excluyente cuando en realidad no lo es; de hecho, es una es disyuntiva que refleja, en muchos casos, una alternativa u opción, pero no necesariamente la exclusión. Por lo tanto, con solo decir “o” es suficiente. Al hablar de las conjunciones “y” y “o” se debe  recordar la regla: Cuando la palabra que le sigue a la conjunción “y” empieza por “i” o “hi”, la conjunción se cambia por “e”: Aurelio e Isabel van al estadio juntos. Y cuando la palabra que le sigue a la conjunción “o” empieza por la letra “o” u “ho”, se cambia por la conjunción “u”: ¿Este libro u otro?

Uso incorrecto del verbo en infinitivo

En gramática, el infinitivo es una forma verbal no finita que muestra características propias de un sustantivo y carece de algunos de los rasgos típicos de un verbo. En ocasiones se utiliza de forma incorrecta el llamado infinitivo introductor, como si este fuera una forma independiente de cualquier persona gramatical. En lugar de ello, es preferible hacer uso de una perífrasis verbal (unión de dos verbos con un mismo sujeto). Ejemplos: En vez de decir “comenzar agradeciendo a los asistentes su presencia, ya que supone un esfuerzo haber llegado hasta este punto”. Decir: “Nos gustaría comenzar agradeciendo a los asistentes su presencia, ya que supone un esfuerzo haber llegado hasta este punto”.

Alejar el verbo del sujeto

Hay que ser cuidadosos cuando se construyen oraciones y tratar de no poner muy alejados el verbo dl sujeto, Esto se debe a que generalmente los lectores esperan que el verbo, (una palabra que describe una acción), esté cerca del sujeto de la oración. Sin embargo, algunos autores tienden a insertar una gran cantidad de texto que describe el tema entre el sujeto y el verbo. En estos casos, cuando los lectores llegan al verbo, podrían haber olvidado cuál era el tema. Por lo tanto, tendrán que volver al comienzo de la frase para comprenderlo. Los lectores solo tendrían que leer su redacción una vez para entender sus ideas. Para mejorar la legibilidad de su manuscrito, mantenga el sujeto (s) y el verbo (v) juntos en la oración. Ejemplo: Mal: Los parámetros hepáticos del paciente [s] a las 48 horas después de la exposición al virus habían aumentado [v] en un 50%. Bien: Los parámetros hepáticos del paciente [s] habían aumentado [v] en un 50% a las 48 horas después de la exposición al virus. En este punto, hay que considerar que El contenido es tan importante como la forma en que lo exponemos a lo largo de un texto.

Uso de párrafos largos

En ocasiones caemos en el error de escribir párrafos tan largos que cansan o aburren al lector por lo extensos que son. Por ellos hay que tratar que cada párrafo no sobrepase de las diez líneas. También hay que tratar de exponer una idea por párrafo.

Caer en lo repetitivo

Nuestro idioma es rico en palabras, hay casos en que varias de ellas significan lo mismo y tienen su sinónimos, hay que trata de usarlas para no ser repetitivos y  no se debe escribir varias veces una misma palabra en un solo párrafo, lo que denota poco conocimiento del idioma y su vocabulario o un uso limitado de él. Para evitarlo, basta con detectar si hemos repetido algunas palabras en concreto y buscar sinónimos. Ejemplo: Hay que trabajar por que trabajar es la única forma de salir adelante, si no salimos a trabajar no producimos por eso hay que trabajar. Nótese que en una pequeña oración hemos usado cuatro veces la misma palabra: trabajar. Se leería mejor si la misma oración se escribiera así: Hay que trabajar porque laborar es la única forma de salir adelante, si no salimos a producir no generamos ingresos por eso hay que ser productivos.

Excesivo uso de muletillas o comodines

La muletilla en gramática es una palabra o expresión que se repite o intercala en el discurso con excesiva frecuencia, como si se tratara de un tic de la persona que habla o escribe. Ejemplo: la palabra «‘o sea’ es una muletilla muy común en nuestra lengua. Una muletilla es una palabra o frase que se repite mucho por hábito.​ Si la muletilla se compone de más de una palabra puede ser una frase hecha. Hay que tratar en lo posible de evitarlas.

Además, también abusamos de los comodines, con conceptos como “la cuestión” o “el asunto”. Ejemplo a evitar: “es necesario recalcar la importancia de una cuestión como el correcto uso de la ortografía”. Sería preferible: “es necesario recalcar la importancia del correcto uso de la ortografía”.

Escribir complicado o con muchos “pereques”

A veces abusamos de querer escribir “bonito” y usamos expresiones excesivamente complejas, por ello hay que tratar de  evitar el uso de tantas “florituras” (adornos) Hay que considerar que el hecho de escribir debería de convertirse en la búsqueda del equilibrio: si bien cometemos con frecuencia el fallo de trasladar las expresiones orales y coloquiales al terreno de la narración, tampoco es correcto complicar los textos en exceso. Las oraciones deben ser sencillas y entendibles.

Abusar de la cacofonía

Cacofonía se le llama a la disonancia que produce la combinación inarmónica de sonidos en una frase o palabra. Las cacofonías son combinaciones de sonidos que durante la lectura no suenan de forma armónica. A veces se comete errores en eso, pero tranquilos, son fáciles de corregir. Solo hay que tomar un buen diccionario de sinónimos para cambiar la palabra o que se reformule la estructura de la frase. Ejemplos: Le pusieron una sanción por robar la canción. Ya son muchos años trabajando en la construcción con motivación y perfección.

Caer en discordancias

La discordancia es la falta de correspondencia o conformidad de una cosa con otra. Un error común, es generar discordancias entre el sujeto y el predicado, sobre todo con sujetos que hacen referencia a un conjunto de individuos. Por ejemplo: Son gente honesta y se comportan como tal. Gente es tercera persona en singular, que designa a un conjunto de individuos, por tanto, la manera correcta sería: Es gente honesta y se comporta como tal.

Discordancias entre sujeto y predicado

Uno de los errores más comunes es cuando se genera discordancias entre sujeto y predicado, sobre todo con sujetos que hacen referencia a un conjunto de individuos. Ejemplo a evitar: son gente honesta y se comportan como tal. Correctamente sería: es gente honesta y se comporta como tal

Como escribir los números

Al tener que escribir un número en una oración o un texto, la primera duda que salta es si se debe escribir con letras o con cifras? Según las reglas, es preferible escribirlos con letras, a excepción de los decimales o los números excesivamente grandes. Ejemplo: Treinta mil personas asistieron al estadio Capwell, en lugar de: 30.000 personas asistieron al estadio Capwell.

 

Uso de anglicismos

Los anglicismos​ son préstamos lingüísticos del idioma inglés en otro idioma. Son muy comunes en el lenguaje empleado por los adolescentes, debido a la influencia que los medios de comunicación. En ese contexto, hemos escuchado mencionar que la lengua inglesa es quizás la más apropiada para unificar al mundo, gracias a que, en general, no maneja palabras que designen a un género u otro, sino que ciertamente logra ser neutral. No obstante, si estamos escribiendo en español, debemos huir de los anglicismos. Si la palabra en cuestión tiene su equivalente en español y son entendidos por nuestras personas, además de no perder el sentido ni la fuerza en el texto, es mejor usar siempre el español. Ejemplo: es mejor escribir mente abierta que poner open mind o futbol que football

Uso de abreviaturas y siglas

Una abreviatura ​ es un tipo de abreviación, es decir, una convención ortográfica que acorta la escritura de cierto término o expresión, y consiste en la representación escrita de una palabra o grupo de palabras con solo una o varias de sus letras. Se sabe que las abreviaturas, de algún modo, sirven para hacer nuestra escritura un poco más fluida y rápida. No obstante, no siempre conocemos el significado de todas cuando las vemos escritas en un texto. Por tanto, es recomendable escribir el término completo en un principio, utilizando, seguidamente, la abreviatura entre paréntesis. De este modo, podemos seguir usándolas a lo largo del texto. Ejemplo doctor (dr).

Igual regla se aplica para las siglas. Así hay que saber que si estas se van a usar varias veces en el texto, es necesario que la primera vez que se las escribe deban decir que significa. Ejemplo: Organización de las Naciones Unidas (ONU). A partir de allí podemos escribir solamente ONu en otros párrafos porque ya está explicado con anterioridad que significan. En el caso de las siglas, la regla permite que a partir de cuatro letras pueda escribirse en minúsculas. Ejemplo Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia por sus siglas en inglés)

Descubierto algunos de los errores que cometemos al escribir, ya tiene la forma de como corregirlos. Recuerde que la escritura tanto en su gramática como en su ortografía es un asunto que solo aprendemos cuando practicamos todos los días y cuando hacemos consciente todo lo que aplicamos. Para evitar errores podemos ayudarnos consultando el diccionario o el internet, que nos corregirán cada vez que nos surja una duda.

¿Le gustó el artículo? Si es así le recomiendo que lo guarde entre sus páginas favoritas, para que así puedas regresar a él cada que tenga una pregunta o esté dudando como mismo se escribe una palabra.


Fotos: edicionessoniricas.com; aminoapps.com; lengua.laguia2000.com; eleditorfrelance.wordpress.com: pinterest.com; imageneseducativas.com; slidefinder.com; pequeocio.com; pampalabrasmedidas.com; tareademedios2017.blogspot.com; moldesde.com; www.2udec.cl; reydefine.com; watpad.com; curodeoratoriaonline.com; crudoprod.com;vivioslemguaje-acr-5c.blogspot.com; yputube.com; elblogdeidiomas.es

Bibliografía: blogcon buena letra; https://rockcintent.com/es/blog/errores-comunes-en.la.redaccion;; wilkipedia; springer.com.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA MORFOLOGÍA

La morfología, como parte de la gramática, se propone despiezar nuestro pensamiento: tomar una idea …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *