¡A TI TE DIGO!

Cuando se pensaba que estábamos derrotando al miroorganismo, cuando nuestra atención estaba enfocada en conocer la manera de superar ésta enfermedad, de que pronto saldríamos de la cuarentena, justo en ese momento nos pinchan y nos vuelven a la realidad, sí!!..a nuestra realidad, aquella que nos resistimos a ver y con la cual convivimos, una en la cual la delincuencia organizada…muy bien organizada hace de las suyas, con medicina, mascarillas, test y ahora con los carnés para las personas con capacidades especiales. Aprovecharse de beneficios que en nada mejoran su «supuesta discapacidad», vehículos que mejoran la deficiencia auditiva, para no creer.

Hemos tocado fondo, o quizás no?, será que aún nos tienen más sorpresas los de cuello blanco, funcionarios públicos, políticos, empresarios, comerciantes, etc etc etc, quienes están inscritos en esa meteórica carrera de hacerse ricos en el menor tiempo posible, ya se sienten viejos siendo jóvenes, y quieren asegurar su retiro a cuenta del Estado, de los ciudadanos, de todo aquello que les permita llenar su bolsillo y su ego, para darse la gran vida.

Y todo esto a vista y paciencia de autoridades y funcionarios, aquellos que son parte de la gallada, de la rosca, del círculo del mandatario o autoridad de turno, de la banda que sigue imperando, favores se pagan con favores, entregando sectores estratégicos del Estado, hospitales, carreteras, contratos y toda una extensa gama de bienes y servicios, por los cuales se deberán pagar valores que superan la imaginación, la muestra, la de ellos no, está entrenada. Tienen un referente, y este quiere volver…más de lo mismo.

Realmente que nuestra sociedad, especialmente los jóvenes(aún), están dispuestos a arriesgar su juventud, su apellido, su familia por enriquecerse de la manera más rápida, dejando de la lado la integridad y honestidad, los buenos principios y valores, que en algunos casos creo yo, fueron inculcados en su formación, lamentablemente se juntaron con quienes no debían, fueron atraídos por mentes criminales a cuenta de favores y terminaron perdiendo rumbo y moral, no diferencian lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto, y eso los conduce a delinquir sin ningún problema, claro, los problemas vendrán luego, y ahí sí como dijo alguien «a correr que todo es pampa…Viva la Patria».

Pobre país, pobre juventud, la esperanza en un futuro mejor corre al despeñadero, debemos parar esto, pongamos un hasta aquí a esta generación de corruptos, el tiempo se nos agota, reaccionemos, tenemos la herramienta y el modo para hacerlo, dependemos de nosotros mismos. Reacciona Ecuador, reacciona!!!


MARTÍN ÚRAGA. Sólo soy un simple mortal, no soy académico, padre de familia y orgulloso abuelo. Escribo porque Dios me dio ese don, lo descubrí muy tarde, leo poco y esa es una gran debilidad, así que uso mi buen criterio y lo poco de inteligencia que poseo. No soy más que nadie, ni menos que nadie. Tengo más defectos que virtudes, pero espero cambiar o equilibrar el peso. Dios me guía y me inspira.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA BASURA NOS QUIERE GOBERNAR

Ante nuestros ojos los poderosos se derrumban. Los que creíamos invencibles y a toda fuerza …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *