UN CUESTIONARIO FUERA DE LO COMÚN PARA UN FUERA DE SERIE, ANDRÉS GÓMEZ SANTOS

Tomado del libro «Mi Poder en la Raqueta», de mi autoría. Nota realizada en septiembre de 1984.

Especial para la Revista virtual Delado, dirigida por Aurelio Paredes.

Andrés Juan Gómez Santos nació en Guayaquil, el 27 de febrero de 1960. Es hijo de don Pedro Pablo Gómez Sánchez (fallecido en las Navidades de 1978, cuando Andrés no tenía ni 19 años y se encontraba en México) y doña Tula Santos Alcívar. Andrés es el tercero de cimco hermanos: Pedro Pablo, Antonio, Andrés, María del Pilar y Susanita forman parte, como los cinco dedos de una mano, del clan muy unido de los Gómez Santos, familia de deportistas y hombres de bien

1984 fue el mejor año deportivo de Andrés. Los meses de abril, mayo, julio, agosto y octubre fueron de gloria para el país y el tenis iberoamericano, pues el zurdo guayaquileño se impuso en los torneos de Niza, Roma, Washington, Indianápolis y Hong Kong.
En los años anteriores había ganado cinco torneos válidos para el Grand Prix: el de Burdeos, Francia, los de Italia en 1981 y 1982, el de Quito de noviembre 82 y el de Dallas de septiembre 83.

En síntesis, Andrés logró en 1984 igual número de títulos que los alcanzados anteriormente. Nos alegramos por el compatriota y confiamos que los próximos años sean mejores para consagrar al gigante, por tenis y estatura, crédito sudamericano.

Estudios realizados

“En la primaria me eduqué en el Instituto Abdón Calderón. La secundaria estudié en el Cristóbal Colón. Fueron 12 hermosos años, quizás los mejores de mi vida, por la sencilla razón de haber estado en contacto permanente con los míos. En los que nunca faltó el cariño de mis familiares y la camaradería de mis compañeros y amigos”.

“No recuerdo qué mismo pasó durante mi primer día de clases”, evoca Andrés. “De lo que estoy seguro es de que no lloré, pues me gustó el ambiente. Mis profesores y compañeros facilitaron mi adaptación al grupo”.

“Una vez graduado de bachiller, el amor al tenis fue mayor y me sedujo entre sus redes. En lugar de ir a la universidad, como era mi deseo, me «inscribí» en la universidad del mundo… en la que hubo dólares, países extraños y gratos a la vez, experiencias y sensaciones que nunca las hubiese vivido en calidad de estudiante universitario, agrega el zurdo”.

“Recuerdo que era bastante inquieto. Nunca estaba tranquilo, siempre buscaba la manera de estar en movimiento. Era un trompo o algo así; no paraba de jugar y reír, molestar y trincar”.

-¿Con qué compañeros se llevaba mejor en la escuela?
– Entre los que más recuerdo están Enrique Chacón, Raúl Ortega y Oscar Ponce. No sé qué habrá sido de ellos, no he vuelto a verlos ni en pelea de gallos.

-¿Todo tiempo pasado fue mejor, Andrés?
– Soy una persona que vive el presente. Soy alguien que cada día quiere ser mejor, no solo como tenista sino como persona.

¿Alguna vez tuvo problemas con sus profes?
– Más de una ocasión. Los sacaba de casillas y ellos me sacaban de clases. Tenía que regresar acompañado de mis padres o de algún representante. Recuerdo al señor Recalde, también me acuerdo del señor Panchana y, desde luego, cómo voy a olvidarme del señor Fiallos!

-¿Qué deportes practicó de niño y joven?
– El fútbol. El valor humano del deporte exige sólidas virtudes del espíritu: disciplina, compañerismo, lealtad, vigor, energía, alegría, esparcimiento; el deportista así considerado se convierte en una escuela de verdad que estimula y alienta. También jugué tenis, desde luego.
En fútbol llegué a ser seleccionado del Cristóbal Colón, aunque no siempre fui titular. Era volante ofensivo. También anotaba goles. Quizás fui muy alto para el fútbol. Era y soy hincha de Barcelona.

Pero lo suyo fue el tenis, nació predestinado por la providencia para ser el orgullo orbi et orbi del deporte ecuatoriano y sudamericano, que lo tienen como a su principal abanderado. Usted y Pancho Segura (+) son palabras mayores.

A ti te presto hasta la presidencia

Retomemos el diálogo cumplido en la gerencia del Guayaquil Tenis Club, cedida gentilmente por Martín Aguirre Avilés, mediante la expresiva frase: «A ti te presto hasta la presidencia, Andrés», el 29 de septiembre de 1984, luego del aplastante triunfo de Ecuador sobre Nuevos Zelanda, 4 – 1, que permitió a nuestro país seguir entre los 16 mejores del orbe.

-¿Andrés, qué significó para usted su padre?
– Un ejemplo, por algo fue un as del ping pong y el tenis de campo. A nivel local y nacional alcanzó algunos campeonatos en ambas disciplinas; internacionalmente, formando pareja con Carlos Ycaza Coronel (padre de Ricardo), fueron subcampeones sudamericanos de dobles en Guayaquil, en 1952. También fue mi amigo y propulsor, mi guía más severo y justo. Nunca quedaba conforme con mis progresos, siempre quería verme en plan más grande y arrollador. Lástima que su temprana muerte por cáncer de laringe, en las aciagas navidades de 1978 no permitió que esté presente en mis triunfos. Pero estoy seguro que mi padre desde el cielo me acompaña siempre.

– Hablemos de su madre. ¿Cómo es ella?
– Es la persona que me impulsa a seguir compitiendo, sin desmayar. Nos llevamos muy bien. Cuando estoy en el exterior la llamo por teléfono dos veces por semana. Me pone al día de todo cuanto sucede en casa.

– ¿No es, acaso, demasiado absorbente?
– No, ninguna madre lo es, peor la mía. Si se preocupa por nosotros es porque nos quiere y desea lo mejor.

Quiso retirarse

Enfoquemos el tópico deportivo. El tenístico.

– ¿Es verdad, Andrés, que en sus inicios quiso retirarse porque no llegaban los triunfos?
– Me iba durante tres o seis meses, pero volvía igual con más bríos y arrestos. No quería ser del montón. Antes quería ser el número 1 del Ecuador. Después el mejor tenista de habla hispana. Ahora que lo soy, tras intensa y constante lucha, pretendo ser el mejor del mundo.

Cronológicamente, por etapas, ¿quiénes han sido sus entrenadores?

– Tomás Borja, Miguel Olvera, Jorge Borbor, Harry Hopman, Pepín Ante y Colón Núñez.

– ¿En qué años conquistó sus primeros títulos dentro del país?

– En Guayaquil en 1972, a nivel provincial. En Ibarra, en el 77, obtuve mis primeros títulos nacionales en singles. Con Donny Lovo ganamos en dobles.

– ¿A qué tenista admiró en sus inicios?
– Al gran Illie Nastase, a quien sigo considerando una persona inmejorable. Fue mi ídolo y hoy somos grandes y cordiales amigo. Profesionalmente es completo y como amigo es mejor. Con personalidades como Nastase el mundo sería mejor. Lástima que haya tan pocos como él.

– ¿En qué año ingresó al Guayaquil Tenis?
– En 1966.

Aquí intervino Alberto Ycaza Paulson, el popular gordo hijo de gordo, para afirmar que Andrés ingresó mucho tiempo antes al querido club de la avenida 9 de Octubre: «en coche», cuando ni siquiera sabía lo que era una pelota de tenis.

¿- Frente a quién jugó su primer partido oficial?
– Precisamente frente a este gordo trincón, por lo que Alberto se jacta a cada momento de semejante proeza. Aunque parezca increíble, me ganó en dos será por 6-3 6-2.

– ¿Cuál fue su primer triunfo internacional?
– En 1976, en pareja con Donny Lovo, durante la Copa Harlem en Guayaquil.

– ¿En cuántas copas Davis ha intervenido por Ecuador?
– Hasta el momento (septiembre 84), en 13 oportunidades, ventajosamente con saldo a favor.

– ¿Cuál fue el primer país del exterior en el que jugó y cómo le fue?
– Colombia, durante el torneo Sultana del Valle que se desarrolló en Cali en 1974. Perdí en cuartos de final ante Gusepe Tirelly.

– ¿Qué países conoce o no conoce mejor, gracias al tenis, en calidad de trotamundos moderno?
– No conozco todavía los países que están ubicados detrás de la cortina de hierro. Tampoco los de África, excepto Sudáfrica; del Asia conozco Japón y Hong Kong. Pronto iré a Malasia, Indonesia, a jugar partidos de exhibición. Por lo demás, sin aspavientos ni petulancias, conozco el resto del mundo.

– ¿Se arriesgaría a realizar un viaje interplanetario?
– Si, me encantaría conocer otros planetas. Soy bastante intrépido, me gusta lo desconocido. El peligro y la aventura me atraen enormemente.

¿Jugaría tenis por el planeta Tierra… frente a Marte, Venus, Júpiter o Saturno?
– Cómo no. Ahora mismo.

– ¿Es su tenis de otra galaxia?
– No, por el momento sigue siendo del planeta Tierra…

– ¿Por qué es tan mortífero su saque, sobre todo cuando le entra su primer servicio?
– Por la fuerza y la dirección que le imprimo. La fuerza es algo connatural en mí. La buena alimentación y la raza, esto dicho en broma, también aportan lo suyo.

¿Qué velocidad alcanza su brazo izquierdo?
115 millas por hora, en el saque inicial. No sé en los demás tiros.

– ¿Sanó ya de su brazo y hombro completamente?
– No, es algo que permanentemente me molesta. En Nueva York me hago ver con el doctor Rosell Warren.

– ¿En qué año ingresó a la ATP?
– En 1979. Mi primera posición en el ranking mundial fue 190. Al ubicarme ente los cien primeros me recibieron en calidad de socio de la ATP.

– ¿El mundo del tenis es limpio, merece ser considerado un deporte blanco?
– De lo que yo conozco sí, pero debe haber cosas turbias que se manejan de acuerdo con el interés de ciertos privilegiados.
En términos generales, el tenis es todavía un deporte sano y no contaminado como muchos creen. No hay mafia. Aquí triunfan los verdaderamente buenos deportistas.

Soy nervioso, es mi manera de ser

Cuando le preguntamos por qué razón es tan nervioso en determinados pasajes de los más decisivos partidos, en los que al ritmo de la muerte súbita se dilucidan honores y dólares, Andrés dijo: «Porque yo soy así, es mi manera de ser. Está fuera de mi alcance, no depende de mí, está por encima de mi control. En mi vida privada soy muy controlado, pero cuando estoy jugando me transformo y sufro un viraje de 360 grados, sobre todo antes de lograr la debida concentración».

¿- A qué se deben su irregularidad y continuos altibajos? Cómo explicar que en cuestión de segundos, tal vez por el hecho de que una mosca voló e hizo demasiado ruido, usted cometa una novatada después de un ace genial, por ejemplo?
– El momento que pueda contestarle esa pregunta, Fauzz, seré Campeón Mundial!

Otro ace (as) de Andrés. Y este fue tan certero que nos obligó a cambiar de bolas.

Breves definiciones sobre los ases del escalafón mundial

Para amortiguar el efecto del as anterior, pedimos a Andrés Gómez que nos describiera a los tenistas que, como él, se hallan colocados en el escalafón de monstruos del tenis mundial. He aquí sus definiciones.

John McEnroe

Un genio dentro y fuera de la cancha. Excelente persona. Ganador y perfeccionista por excelencia. Le respeto y admiro. Ha hecho barbaridades muy compatibles con su genio. Ninguno ha dado tanto por el tenis como John Mcenroe.

Jimmy Connors

Un luchador. Me cae muy bien, es divertido y alegre. No le he tratado a fondo, no he almorzado con él por ejemplo, pero le tengo simpatía. En 1981, en el US Open de Nueva York, me ganó con total legalidad, tras 4 horas y 37 minutos de titánica lucha. Estimo que ha dado todo lo que tenía que dar como tenista. .

Iván Lendl

Es una máquina de tenis y un robot humano. Tiene un carácter especial. Fue mi verdugo. Me ganó casi siempre.

Mats Wilander

Es sueco… Frío, cerebral, introvertido, pero muy buena persona.

Henrik Sundstroem

Dentro de la cancha es muy fuerte y tenaz. No le conozco mucho, mal podría emitir un juicio de valor sobre su manera de ser.

Tomas Smid

Un personaje. Es el profesional perfecto que rinde igual siempre. Puede jugar 52 semanas al año.

Anders Järryd

Más sueco que Wilander y más nervioso que Andrés Gómez. Te imaginas cómo será?

Joakim Nystroem

Sueco, sueco y sueco. Este sí que exagera.

Aaron Krickstein

Un niño que no se toma demasiado en serio. A veces me pregunto qué cosas pasarán por su cabeza? Como tenista, una vez que se encuentre a sí mismo, dará mucho que hablar.

Jimmy Arias

Jugador de gran personalidad. Se tiene mucha confianza, aunque en 1984 ha realizado una opaca perfomance.

Yannick Noah

El más loco de todos. Es increíble, siempre está de buen humor. Hasta hoy no me explico cómo es que quiso suicidarse. Es el tipo más gracioso que conozco.

Ilie Nastase

Mi ídolo y gran amigo. Una persona maravillosa: leal, sincero, gran amigo.

Para terminar con este breve capítulo de definiciones, a manera de remate, pedimos a Andrés que nos confirme o niegue la versión que sobre la súper campeona mundial Martina Navratilova se teje en el mundillo del tenis, en el sentido de que no es tan femenina que digamos.

Andrés, muy astutamente, eludió el bulto y cambió de conversación. Comprendimos la esquivada, no hicimos comentario alguno y simplemente, también al disimulo, le espetamos la siguiente pregunta:

– ¿Jugaría contra Martina Navratilova?
– Sí, claro, pero sin darle ninguna ventaja.

Al buen entendedor pocas palabras.


* MI PODER EN LA RAQUETA
Memorias de un trotamundos, Andrés Gómez Santos

Libro editado en 1985. Prólogo de Juan Cueva Jaramillo (+), 210 páginas que cuentan la vida deportiva y personal del zurdo de oro guayaquileño de escala mundial..
Entre otros capítulos, constan Presentación, A manera de calentamiento, Un cuestionario fuera de lo común, Anécdotas de su carrera, Hechos destacados, Ruta del éxito, «Si se estabiliza será el número 1» (entrevista al doctor Osvaldo Hurtado Larrea); Testimonios periodísticos, Opiniones de colegas, Entrega del proyecto de libro y cena de los campeones, Gente del tenis, La Hazaña de Buenos Aires y la actitud de Gómez, Match point.

Foto: db4tennis.com; tennis-forescast.com; pictame2.com; e-comex.com


FAUSTO ZAMBRANO ZÚÑIGA, FAUZZ, periodista quiteño de larga trayectoria. Autor de 15 libros deportivos. Asistió a seis mundiales de fútbol. Es autor de las biografías de Alberto Spencer, Polo Carrera y Franklin Salas.

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

CARAPAZ A RITMO DE MARSELLESA

Ayer fue en Italia, hoy es en Francia, mañana será en cualquier lugar del planeta. …

2 comments

  1. magnificent points altogether, you simply gained a brand new reader. What would you suggest about your post that you made some days ago? Any positive?

  2. I really appreciate this post. I’ve been looking all over for this! Thank goodness I found it on Bing. You have made my day! Thank you again!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *