BÁRBARA DEL ARTE

Nació en el mundo del arte, de las cámaras, las luces, la farándula y del bullicio que este representa. Carga sobre sus espaldas el ser hija de una de las figuras públicas televisivas más populares y reconocidas de Ecuador, la denominada “Reina de la Prensa Rosa”, pero ella a pesar de llevar en los genes ese don y de tener por herencia y legado, el ser la princesa de ese mundo, quiso siempre tener su nombre propio. No se apegó a la comodidad de ser la hija de. Luchó siempre por tener su nombre y que la llamen Bárbara Fernandes y no la hija de Marián Sabaté. Y Barbie como la conoce el mundillo farandulero, lo logró. Es modelo, actriz y bailarina, por mérito propio. Y tan nombre propio tiene, que nunca consiguió un trabajo, un papel, un logro, o algo por influencia materna, siempre lo que consiguió lo consiguió sola, por sus propios medios, yendo a los lugares sin decir quién era y ganándose las cosas a pulso.

Controvertida, polémica, a veces irreverente, pero sensible, centrada, decidida y talentosa, Bárbara María Fernándes Sabaté, guayaquileña nacida un domingo 15 de agosto de 1992, hija de padres divorciados, el empresario pesquero de nacionalidad brasileña Marcelo Fernandes y de la presentadora televisión, la española Marián  Sabaté Morán, es una de las jóvenes figuras del mundo artístico ecuatoriano y hoy con todo su encanto, está presta a aparecer en la serie televisiva Sí Se Puede, una historia sobre la Selección Ecuatoriana de fútbol y su clasificación al Mundial 2002, que en julio trasmitirá Ecuavisa en horario estelar. Allí Bárbara que hará el papel de antagonista, lucirá su nombre propio.

De tal palo tal astilla, lo que se hereda no se hurta, hija de tigre, rayado sale; hijo de gato nace aullando, cualquiera de los refranes o adagios populares sirve para definir el nacimiento artístico de Bárbara, quien prácticamente nació en el mundo artístico desde la cuna. “Realmente siento que nací y que de una u otra manera ya estaba vinculada a la tv porque mi mamá era parte de este medio, por eso no sé si tengo »una vida antes de la tv» pues me inicié muy pequeña desde que hacía comerciales cuando tenía cinco años aproximadamente. A los 10 años hice mi primer programa de televisión, pues fui conductora del programa para niños »Código Fama» (2002-2005) que era una franquicia de Televisa que se transmitía en »Canal Uno». Entre los 11 y los 12 años de edad tuve ciertas apariciones en »Archivos del Destino» (2003-2004)  y »Casos de La Vida Real’ (2003). Ruth Coello fue mi directora en ese entonces, recuerdo que tenía que hacer una escena sumamente fuerte y ella me lo explicó de tal forma en la que yo no lo vi para nada como una experiencia fuerte, es más me divertí muchísimo, creo que tiene mucho tino para trabajar con niños porque yo luego vi la escena y realmente era fuerte, pero la manera en la que me guió hizo que sea una experiencia súper bonita. A los catorce años hice un personaje secundario en »Solteros sin compromiso» eran 10 capítulos donde era la hermana menor de »Fernando» el personaje que caracterizaba Andrés Pellacini, yo admiraba mucho a todos los integrantes de la serie y era muy divertido grabar con ellos, el staff de producción me engría un montón y el director me tenía una paciencia increíble”.

Pero aunque parezca soñado para una niña estar en televisión a tan corta edad y ser una niña popular, conocida y famosa, para Bárbara, no fue del todo una experiencia mágica. “Para ser súper sincera, debo decir que fue una experiencia agridulce. Fue maravillosa porque era muy natural en mí estar frente a una cámara y era muy divertido sentir que seguía los pasos de mi mamá, pero también deje de tener el tiempo de hacer cosas que hacían otros niños a mi edad. Otra cosa que siento que me afectó fue escuchar en los pasillos del canal a ciertas personas hablar de cosas que me empezaron a generar una presión por aquello de necesitar ser de determinada forma: »flaca, bonita y siempre sonriente». También escuchaba conversaciones que no estaba preparada para discernir a esa edad y eso es difícil de controlar estando en el medio desde tan pequeña”

Bárbara, confiesa que esa parte de su infancia televisiva, le costó mucho asimilar y le produjo ciertas confusiones que una niña no debería tener. “A partir de escuchar estas conversaciones, empecé a cuestionarme mucho sobre cómo me veía y si yo era »suficiente» para seguir en la tv. Después de este show (Código Fama), llegué a hacer dietas estrictas solo con 10 años. Incluso una vez me desmayé en una grabación por solo comer lechuga durante varios días; de hecho me acuerdo que a los 13 años, un día me encontré en el canal a un cirujano plástico que iba a ser entrevistado en un programa y yo le pregunté si me podía realizar mi primera operación. ¡Traté de convencerlo! el hombre solo se rió  y me dijo que eso era imposible, pero lo cuento para que se hagan una idea de hasta qué  punto se había distorsionado la realidad de cómo me veía. Me ha llevado muchos años recuperar mi amor propio y sanar mis desórdenes alimenticios que se iniciaron a muy corta edad, pero hoy puedo decir que me amo en mi totalidad, aunque es un trabajo de todos los días”.

Conflictos y un stop

Cuando la niña creció ý entró a la adolescencia, sintió que no podía más, que el mundo de la Tv la estaba ahogando. Sintió la presión de su madre que la incentivaba a seguir sus pasos y sintió el peso del nombre que ella lleva y decidió parar.  “En la adolescencia, ya a los 15 años, luego de tener cierta experiencia en pantalla  y haber hecho varios programas, entré en una etapa en la que no quería saber nada de la televisión. Etapa que duró algunos años. Allí empecé a sentirme incómoda porque en muchos lugares me hablaban de la vida de mi mamá, incluso hacían bromas ofensivas y eso me marcó mucho en ese entonces. Además en una época mi mamá quería tanto que yo haga televisión que casi que me insistía a hacerlo y a mí me entró un fastidio, que le decía ya basta mamá, no quiero. En una época que ya no quería hacer televisión mi mamá me insistía a hacer casting, incluso una vez cuando tenía 13 años, me insistió a hacer uno que yo no quería y ella me dijo hazlo y después vemos y yo tuve que ir a hacer el casting sin ganas, toda trompuda, muy molesta, que hasta el director del casting (el actor Víctor Arauz) se dio cuenta y me lo dijo y yo tuve que reconocerle que fui sin ganas y que no quería estar ahí. Este asunto, era una dualidad muy pero muy difícil de manejar para mí, pues por parte sentía que debía llevarle la contra a mí mamá, y por otra, me sentía muy invadida de ser la hija de Marián Sabaté, porque la gente que nos rodeaba, la del medio, incluso el público, se hicieron demasiadas expectativas en mí. A mí me constante y repetidamente me decían que yo tenía que ser la sucesora de mi mamá. Es como que desde chiquita tenía que ir encaminada hacia allá. Por ejemplo hay cosas como que me decían: te queda bien el rubio y querían que sea rubia porque mi mamá lo era. No era todo el mundo que me lo decía pero sí ciertas personas. Y en la televisión sentía esa presión de hasta dónde va a despuntar, si le llegará a los talones a la mamá. Se puede creer eso”

Ante esa confesión, la pregunta se suelta sola. ¿Cómo hizo para desvincularse de esa presión. “Primero  decidí enfocarme más en alejarme de la tv y divertirme, así que me alejé de la televisión y dije no voy a actuar, punto. Pero en realidad me estaba engañando a mí misma, porque en el fondo si quería. Lo que pasa es que estaba en un punto en que todo el mundo me veía. Fue una etapa en que yo quería actuar pero no sabía cómo, no sabía que quería hacer, solo quería actuar pero no quería presión. Así, que empecé a salir  con mis amigas, me dediqué a los deportes, me puse a escribir y cambié el estilo de muchas cosas de mi vida. Luego, ya más grande, en una época entré a estudiar teatro experimental y me fui de la casa y ya viviendo sola, fui teniendo mi espacio, mi independencia, y me fui por el camino más light, porque era la época de los reality y todo el mundo me decía que entre a uno y yo no quería, y propuestas no me faltaban, pero yo no quería hacer el camino fácil porque iban a decir ¡ah” porque es la hija de Marian, está palanqueada. Entonces fui haciendo las cosas paso a paso. Yo voy a hacer mi público de poco en poco. Hacía mis obras y así vayan cinco personas, como en realidad fue al principio, que las cinco personas que me vayan a ver fuera porque me conocen a mí  Y así  fue, poco a poco pude ir haciendo mi propio nombre”

Y en verdad hizo su nombre propio, pero en un campo diferente al de su madre. Ella eligió la actuación, su madre la conducción de programas y el mundo de la farándula, al que se suponía iría Bárbara como por ósmosis. De la misma forma que se pensó sería igualmente famosa. Pero no fue así. “La farándula nunca fue lo mío, primero porque soy una persona sensible, yo quiero estar bien con todo el mundo, no me gusta pelearme con nadie y yo no podría hablar mal de nadie, entonces sería un problema para mí. Yo mando el rating al piso, entonces sería imposible que yo esté ahí. No sirvo para la farándula y no es mi rollo. Lo mío es la actuación”. “En cuanto a la fama, yo no soy muy partidaria de enfocarme en la fama, más que catapultarme, lo que me interesa es hacer el trabajo de la manera más prolija posible y presentar un personaje que disfruten”

De vuelta al ruedo

Bárbara creció y tras un alejamiento de la televisión en su adolescencia, volvió a ella, para convertirla en su carrera y hacer presente y futuro en ella, en la que sabe que es clave la preparación académica, por ello tiene tres carreras:un tecnólogo en teatro, además comunicación escénica y un diplomado en cine. “Trabajo en televisión desde muy niña, pero me empecé a formar como artista de manera más rigurosa desde que me gradué del colegio. Entré a estudiar comunicación escénica a la universidad Casa Grande, e hice un programa de variedades con mi mamá, »En Cuerpo y Alma», que se transmitía en señal abierta. Luego de casi diez años alejada de la tele, volvi a ella y afiancé mi carrera de actriz, actuando en las series »Cuatro Cuartos segunda temporada» (2017-2018), “Maleteados» (2018). Hoy estoy en »Si Se Puede» que es una serie de Ecuavisa que está a punto de estrenarse”.

Su participación en estas dos series, (Cuatro Cuartos y Maleteados) confirmaron la madurez actoral de Bárbara, quien mostró gran ductilidad, extremada versatilidad, un carácter actoral camaleónico increíble y un gran profesionalismo pues manejó papeles y personajes que la llevaron de extremo a extremo. De ser primero villana y despiadada pasó a ser buena y noble. Entre la Chucera de Cuatro Cuartos a Carito de Maleteados hay una diferencia abismal, que confirma que ella puede representar cualquier papel, destacando en ambos. Ella cuenta estos roles:

«En Cuatro Cuartos, hice el papel de La Chucera, una presidiaria que es un personaje conflictivo, violento, controvertido, totalmente distinto al de la producción anterior. Este personaje no se parecía en nada al otro. Acá soy  una chica que estuvo metida en pandillas, con una vida muy dura. Nadie puede confiar ni fiarse de ella, porque le podía ir muy mal. Ella era muy visceral e impulsiva. En la cárcel se caracteriza por su conducta violenta y busca hacerse temer de las otras reclusas. Quiere tener el dominio e impone su violencia para lograrlo.»

«Para poder interpretar ese personaje, tuve que hacer una investigación de campo profunda para saber más de lo que es vivir en la calle e integrar pandillas. Para ello, visité la cárcel de mujeres, conversé con algunas mujeres privadas de libertad, quienes me contaron sus experiencias, lo cual me enriqueció como actriz y como persona, pues conocí a gente muy interesante. Este personaje, su personalidad y sus vivencias es algo totalmente lejano a lo que es Bárbara en la vida real”.

La historia de Cuatro Cuartos, segunda temporada, es más de tinte dramático, totalmente diferente a la primera que fue más bien cómica. En esta trama, dos de los personajes principales de la primera parte, llegan a la cárcel por diferentes motivos y allí es cuando empieza un nuevo desenlace de la historia, que en gran parte se desarrolla en prisión, en la que se forman dos bandos: las buenas y las malas, entre las que se encuentra La Chucera, quien comparte roles con otras presas, interpretadas por Ruth Coello, Carolina Jaume, Joselyn Gallardo, Noralma Reeves, Adriana Bowen, Doménica Menessine, entre otras.

En Maleteados, Bárbara hizo el papel de Carito, una joven tranquila que tiene la misión de mantener el orden en el departamento que comparte con sus amigos y que se preocupa por todos. La joven que tiene un noviazgo con Wilder, uno de los protagonistas de la serie, tiene una manera de ser muy positiva, siendo una chica muy dulce, luchadora que busca superarse. “Carito llega a vivir a la casa de Maleteados, y es una chica hacendosa, que se preocupa por todos y pone orden. Tiene una manera de ser muy positiva. El personaje no se parece en nada a mí en lo hacendosa. Yo en eso soy un desastre, súper desorganizada. Ese personaje me valió mucho, porque me hizo indagar en ese lado mío”

En la serie que es del género cómico, cuatro jóvenes desconocidos llegan por cosas del destino a compartir un departamento al que luego llegó Carito. El carácter de los inquilinos del apartamento es totalmente diferente uno de otro, lo que hace que la historia tenga desenlaces inesperados. Así, conviven bajo el mismo techo una feminista empoderada y frustrada por no poder expresar su preferencia sexual como lesbiana (Frances Swett); un divorciado cuyo oficio es cuidar carros  que pese a tener un cuerpo regordete, trata de ganarse la vida como stripper (Leonardo Moreira), un “niño” bobo e inocente de 35 años, que es virgen y sobreprotegido por su madre (Ricardo Velástegui) y un Don Juan, un  vendedor de gas que se cree ejecutivo de hidrocarburos (Christian Maquilón), quien amando otra mujer, tiene una relación con Carito (Bárbara).

En la serie, Barbie, tuvo la oportunidad de compartir roles con personajes de primer nivel del arte nacional como Alejandro Fajardo, Víctor Aráuz, Álex Vizuete, Joselyn Gallardo, Carolina Jaume, Claudia Campuzano, María Emilia Cevallos Ruth Coello, entre otros. La serie le dio la oportunidad de trabajar junto a su madre en un capitulo, en que Marián Sabaté, actuó de Marian Sabaté. En la escena se vio a la presentadora compartir el romance del personaje de Carito, su hija con Wilder, un repartidor de gas, que la llevó a pasear en su triciclo en una escena lena de comicidad que fue del agrado del público.

Producción internacional

Luego de estas producciones, Bárbara que el 8 de diciembre de 2017 se casó con el actor y payaso de profesión Michy Zelaya, en agosto de 2018, junto a su esposo, viajó a Madrid, España, para estudiar una especialización en teatro,  luego de recibir una beca en el Instituto de cine de Madrid. Allá actuó en diversas obras de teatro y cortos cinematográficos. Al terminar sus estudios volvió al país y en septiembre de 2019, emprendió nuevamente la vuelta a España, esta vez para estudiar cine. “Al principio pasé estudiando rigurosamente, al tiempo que trabajaba a medio tiempo como camarera para obtener dinero que ayude en mí manutención. Pero pocos meses antes de terminar mis estudios el dinero empezó a disminuir y me preocupé bastante pues eso implicaba que tenía que volver a Ecuador sin terminar mis estudios, por lo que me propuse buscar una agencia que me represente. No fue fácil ya que allá hay mucha competencia, pero lo logré. Así obtuve mi primer casting que era para una producción importante: la serie Little Birds, que se grabó en España en 2019, y que el próximo 4 de agosto próximo se estrenará en skytv. Fue algo anecdótico porque mi agencia representante me advirtió que no me ilusione mucho pues el  nivel de competencia que hay en Europa es muy fuerte y que suelen tomar muchos castings antes de que llegue a salir un proyecto. Eso hizo que no me metiera ninguna presión, entonces, solo me divertí en el casting e hice literalmente lo que quise, me divertí y mostré mi propuesta desde como yo quería que fuera ese personaje. Un mes después me llamaron para notificarme  que tenía el papel y que iba a viajar a Reino Unido, y a Tarifa (un municipio español de la provincia de Cádiz, Andalucía) para grabar la serie. Tuvieron que pasar muchas semanas para que pueda asimilar que esto en realidad estaba sucediendo. Fue un sueño hecho realidad”.

La serie Little Birds (Pequeños Pájaros) es para ella su primera producción internacional.  “La serie es una co- producción entre Reino Unido y España, es en inglés, pero no puedo dar muchos detalles de ella por ahora. Lo que sí puedo decir que el tema de la internacionalización a mí  me parece interesante en el sentido que es algo nuevo que hago, porque son nuevas experiencias, nuevas personas, nuevos personajes, una cultura distinta, pero una cosa si hay que tener bien claro y es que igual de importante hacer un personaje aquí como hacerlo afuera. La obra es muy importante, lo que sí le puedo contar es que en el elenco están actores de gran calidad y reconocimiento en Europa como Hugh Skinner, que actuó en Mamma Mia; Rossy de Palma, Nina Sosanya, Jean Marc Barr, Fady Elsayed, Kamel Labroudi, Lara Véliz, Alexander Albrecht, Yumna Marwan, entre otros. Lo más lindo de todo es que todos son actores a los que he admirado desde antes y fue un honor trabajar con ellos. Por ejemplo a Rossy de Palma, la admiraba desde que yo era estudiante y la veía en las películas de Almodóvar. A Juno Temple, lo admiraba por su actuación en películas como Maléfica y Sin City; a Nina Sosanya y Jean Marc Barr, los vi en una película de Lars Von Trier que es uno de mis directores favoritos; A Raphael Acloque, lo vi en La chica danesa. Fue un lujo y un honor compartir con ellos y el amor que les tengo hoy es imposible de medir”

 “Estoy feliz, pero no solo debo resaltar a mis compañeros actores, debo destacar a otros personajes muy importantes como directora de cine, guionista y productora estadounidense Stacie Passo,  la directora más increíble de este planeta y un ser humano maravilloso. Gracias a las productoras Fresco Films y Warp Films, un equipo de trabajo sumamente profesional que me trataron siempre con mucho amor y cariño durante el rodaje. Gracias a cada persona que formó parte de este proyecto. Un agradecimiento especial también a Amy Boyd, la maquilladora que más me hacía reír en este mundo.  Y por supuesto gracias a mi agencia que me representa en España, La Central Talents, por confiar en mi cuando todavía no tenía ningún trabajo internacional y por cuidarme en todo este proceso. Pero por sobre todo agradezco a mi esposo que estuvo conmigo apoyándome y ayudándome a creer en mi cuando todo esto parecía imposible de ser real! Y a  mi mamá, la que me impulsó a ser actriz desde que tengo uso de razón”

Sí Se Puede

Hoy Bárbara está en un nuevo canal, en una nueva producción, en un nuevo reto, que significa un ascenso en su carrera. Hoy está en Ecuavisa que en el mes de julio estrenará la serie Si Se Puede, basado en la historia de la clasificación de Ecuador al Mundial de Fútbol, Corea – Japón 2002 y en la vida del futbolista Jaime Iván Kaviedes, autor del gol que dio esa ansiado clasificación esperada por el país más de 40 años. La producción, es una telenovela biográfica con formato de serie de drama, dirigida por  el cineasta ecuatoriano Peky Andino, que se estrenará en julio en horario estelar y en la que ella, compartirá roles con actores ecuatorianos como: Alejandra Jaramillo, María Emilia Cevallos, Bárbara Fernández, Samantha Grey, Ruth Coello, Joselyn Gallardo, Eduardo Maruri, Diego Chiang, José Andrés Caballero, Santiago Carpio, Ariel Zoller, Eduardo Rodríguez, Francisco Arias, Juan José Jaramillo, Mao House y el colombiano Silvio Plaza, entre otros.

Bárbara habla de su llegada al canal, de la producción y su personaje. “Estoy muy feliz de llegar a Ecuavisa, siempre  tuve curiosidad de ver cómo era la vibra en este canal,  cómo se manejaba porque nunca había trabajado acá. Una vez vine un tiempo al programa Así Somos como invitada y eso fue lo más cercano que tuve a trabajar aquí. Pero entrar ha sido increíble. Me sentí muy cómoda desde el primer momento que llegue a Ecuavisa. Desde el segundo uno no solo los actores sino la producción me han tratado bien, Trabajar en Ecuavisa ha sido maravilloso, me trataron con mucho cariño, tuve directores excepcionales y todo el equipo técnico y de actores me apoyó siempre, además que la serie es simplemente excepcional. Me he sentido súper cómoda aquí, me encanta, no puedo pedir más”

Sobre la historia de Sí se Puede, Bárbara dice: “Me parece muy interesante porque más allá del fútbol en sí, que es la trama principal de la historia, está lo que rodeó a esa historia, como es la pasión de un país que se unió, que no tuvo diferencias de economías, razas, creencia o religiones, sino que  creyeron todos juntos en un mismo ideal y creo que esa energía la podemos sentir y usar para mucha cosas, porque el ecuatoriano descubrió que cuando se une y quiere, sí se puede”.

En Sí Se Puede, serie en la que ella será la antagonista, Bárbara que tuvo que cambiar su look para lucir una cabellera pelirroja, vuelve al rol de villana, como cuando estuvo en Cuatro Cuartos. “2019 fue el año de los antagónicos para mí. Primero fue en una serie que grabé en España Little Birds,  recién terminaba de grabar un antagónico secundario en esa serie cuando llegó lo de Sí Se Puede. Es una cosa de  locos. Antes me solían dar siempre los personajes de la típica chica inocente a la que le hacen daño siempre. Esta faceta de mala es diferente. Fue muy divertido jugar con personajes tan opuestos a los que me suelen dar y me di cuenta que me encanta hacer antagónicos, porque para ser mala soy muy buena”

Aquí en Sí Se Puede, hago el personaje de Marucha, una chulquera que no acepta un no por respuesta y que se aprovecha de la crisis económica para lucrarse prestando dinero a la gente con intereses muy altos. No está basado en alguien real. Es un personaje que me implicó un gran reto como actriz y que me permitió salir de mi zona de confort. El papel para mí, ante todo es un reto.  No es un papel que me suelen dar, ni es el tipo o el perfil del personaje que me pueden destinar, por ello, realmente tengo que trabajar muchísimas cosas para este personaje. Creo que cuando lo vean lo van a odiar bastante, porque el personaje hace cosas muy, muy fuertes. Es una mujer que necesita constantemente sentirse poderosa y validada y que requiere que la gente dependa de ella, que le pida favores, le rueguen y estén siempre, atrás de ella, en el fondo esto se debe a que lleva un gran vacío en su corazón. Ella es una persona muy lastimadas en la vida, que busca lastimar a otros porque no sabe cómo manejar su dolor. En el proceso de leer los guiones, descubrí que entre más lo leo, mas impactada quedo de las cosas no solo mi personaje, sino lo que hacen todos los personajes y las cosas que van pasando alrededor de la serie. El castin fue increíble porque me tocó hacerlo con un compañero que admiro muchísimo y que me ayudó mucho en el proceso. Los directores siempre estuvieron prestos a ayudarme a darme información extra. El personaje como digo va a ser odiado, pero quiero decirle al público que entienda que solo es un personaje. Él es él y yo soy yo. Yo no soy así y espero que cuando lo vean entiendan esa diferencia”

 No obstante que Marucha y Bárbara son diferentes, la actriz dice que siempre hay algo que la puede conectar con sus personajes “Creo que lo que me pude conectar con Marucha es el hecho de que en el fondo ella solo es una persona que quiere ser amada y que tiene miedo a ser rechazada, algo que también pude sentir en muchos momentos en mi vida. La diferencia entre las dos es que Marucha, a partir de este miedo a no ser amada, vierte su dolor en otros y los lastima antes de que ellos la lastimen a ella”.

 Bárbara del arte

Bárbara, no solo se concentró en hacer televisión, también incursionó en otros campos del arte, como la danza y el teatro, actividades que realizó, mientras actividades estudiaba en la universidad. Además hace: cine, escritura y dirección de obras teatrales, enseñanza de danza aérea, tomó clases de baile de hula y flamenco, hizo modelaje y pertenece a la productora Rompkbezas.

 “En la Universidad, Presenté un proyecto de danza contemporánea abierto al público creado en La Fábrica Cuerpo Espacio que fue presentado en el Instituto Tecnológico de Artes del Ecuador (Itae) y e hice un par de obras teatrales en mis primeros años de estudio. Después estudié en el Itae, en el que presenté un trabajo de danza contemporánea, direccionado por mi profesor Jorge Parra. Hoy soy profesora de danza aérea en Casa Circo»

«También participé en una obra de radioteatro y me gradué como actriz de teatro en este mismo lugar. Así, hicimos un mes de temporada con nuestra obra de graduación »Contadoras de Garbanzos’ con Ariana Fuentes y Estefanía Rodríguez, con quienes también hicimos la obra La Trapecista Muda, cuyo papel lo hice yo. En este tiempo entré a un proceso muy riguroso en el que entrenaba muchas horas al día para construir mi personaje y también hice cambios físicos radicales como raparme el pelo. Después empecé a hacer micro obras en Micro Teatro Guayaquil, presenté un performance que yo escribí llamado »Pescadería», entre otras micro obras de distintos autores. También presenté varias micro obras en Pop Up Teatro Café, una de ellas fue escrita por mí y actuaba junto a mi entonces novio y hoy esposo, Michy Zelaya en la obra llamada »Sexo en Público». También escribí y dirigí en conjunto con Sebastián Mosquera una obra presentada este año (2020) en Pop Up Teatro Café llamada »Buenas Vibras» Interpretada por Alicia Macías”.

Entre otras de sus obras , Bárbara ha estado en dos obras dirigidas por José Rengifo en la que actuó junto a su esposo: “Mis Pappier” (El Amor se vuelve Locura) presentada en octubre 2016 y marzo 2017, y Un Extraño en la Casa  (2018). “Fue hermoso trabajar con él, el me enseñó que la única forma de ganarle a tus miedos es riéndote de ellos”. Además estuvo en “Mi Casualidad” (abril 2017) una obra polémica por su tinte lésbico en que compartió con Adriana Bowem,, “Mi Novio El Precoz” (febrero 2018), dirigida por Fabo Doja con texto de Churo Aveiga en que actuó con Pepe Sánchez. Y Yo No Se Mañana y La Era del Sexo (enero 2018)

La era del Sexo fue una obra que exponía los deseos, dudas, miedos y confusiones que experimentan distintas parejas y que dan forma a historias diferentes vividas por los diferentes personajes que estaban en escena. Allí Bárbara pudo compartir con actores de reconocido nivel como Noralma Reeves, María Emilia Cevallos, Paola Farías, Pepe Sánchez, Ney Calderón, Fabo Doja, Roberto Begué entre otros.

Su participación en el cine se dio en enero de 2012, cuando actuó la película “Cielo Gris” del director y guionista Elio Paláez, en el que hizo el papel de Valentina, una interna en el centro de rehabilitación en el que también es recluido el personaje principal, Daniel, caracterizado por Emilio Vega. “Meterme en el personaje de Valentina fue muy duro para mí, sin embargo pude lograrlo gracias a mi preparación para el papel. Valentina fue un personaje que explotó mi capacidad histriónica, pues ella llora, grita, le dan ataques de histeria, trata mal a todo mundo. Fue un papel que hizo crecer mi carrera actoral”.

La multifácética

Pero Bárbara, que luce diferentes tatuajes en su cuerpo como en el pecho y la espalda, no solo es arte, también hace otras actividades en otros campos, uno de ellos la comunicación en la que se inclina por la locución radial, el manejo de redes sociales y su canal de youtube. En radio ha estado en las estaciones Súper K 800, Carrusel, Revolución y la Prensa Sport en la que tuvo su programa diario “Marcando Territorio”  y su programa deportivo “Algo Más”. En redes sociales, en muy activa en su cuenta de Instagram, en la que tiene 5.394 publicaciones y cuenta con más de 253 mil seguidores y 4366 seguidos. Allí publica imágenes de su vida personal además de su rol como actriz y hace publicidad de diversos productos.

Además tiene su propio canal de youtube ¡Qué Bárbara! que tiene distintos programas como Gym & Ñam al que catalogó del punto medio perfecto entre los foodies (aficionados a la comida) y los amantes de llevar un estilo de vida saludable, en el que fue muy popular por enseñar a preparar sus famoso patacones fit. Otro programa presentado hace dos semanas atrás es Solo Por Hoy en el que mediante vídeos alienta a las personas que sufren de ansiedad y depresión a ir sanado sus emociones y buscar un camino de paz.

Además hace reiki (pseudoterapia japonesa cuyos practicantes creen que a través de la imposición de manos o toque terapéutico se transfiere desde las palmas una «energía universal» hacia el paciente con el fin de curarlo emocional o físicamente. «Empecé a ser reikista y actualmente estoy estudiando para ser maestra de meditación. Estoy haciendo un huertito para conectarme con la naturaleza, he reducido el consumo de carnes en mi dieta en un 90% y reciclo para tener una mayor conciencia ecológica. Creo que la sensibilidad llevada a un lugar espiritual y holístico puede ser una gran ayuda para crecer como ser humano”

En el ojo de la tormenta

Bárbara es una persona por su personalidad, sus creencias y su posición ante la vida, ha tenido episodios polémicos y controversiales que varias veces la ha puesto en el ojo de la tormenta. Una de ellas la vivió, cuando en una época optó por cortarse su larga cabellera para raparla casi por completo. Las críticas no se hicieron esperar, ella se limitó a contestar en sus redes sociales: “Cuando no tenía pelo. No saben lo feliz que era, sin calor, sin peinarme, sin que se me enrede el pelo».

Otro episodio polémico lo vivió en junio del año pasado 2009, cuando fue fuertemente atacada en las redes sociales y hasta tildada de ‘lesbiana’ por su postura de apoyar el matrimonio igualitario en Ecuador.  “El hecho de creer en el amor sin importar quienes se amen no te hace lesbiana ni nada por el estilo. No soy una «lesbiana reprimida» como me han llamado. Creo que ahora hay que enfocarnos en cosas más importantes. Yo no juzgo a nadie y nadie lo debería hacer. Si bien es cierto hemos avanzado mucho en equidad de género, nos falta aún. Existe un alto número de machismo en la sociedad».

 Pero quizá lo que más levantó polvareda, fue cuando en octubre de 2019, en sus redes sociales (cuenta de instagram) publicó un vídeo en el que revelaba que desde su adolescencia padece de un trastorno mental: el de la bipolaridad, en el que contaba su experiencia de vida, tras haber sido diagnosticada con esta enfermedad mental.  Ella aseguró que la publicación, que se dio en el contexto de celebrarse el ‘Mes Internacional de la Salud Mental’, se dio como una especie de motivación para otras personas que también sufren de esta enfermedad. Situación que meses después fue desestimada, pues un nuevo examen médico, demostró que nunca había sufrido ese trastorno y que fue un mal diagnóstico. «Hace poco estuve pasando ciertas etapas de depresión por todo lo sucedido este año por lo que consulté un doctor y ahí descubrieron que no sufría de bipolaridad por lo que me re-diagnosticaron y concluyeron que fue un diagnóstico erróneo que me hicieron hace muchos años. Yo lo que he sufrido son etapas de ansiedad y depresión. Y como sí tuve etapas de depresión, yo decidí hace muchos años llevar este camino mas holístico del reiki y la meditación. Por suerte no me me mediqué y solo me traté con psicólogos sin medicinas».

Y no solo en su personalidad ha estado en el ojo de la tormenta, también lo ha estado en su profesión, como cuando en abril de 2017, actuó junto a Adriana Bowen en la polémica obra de teatro lésbica “Mi Casualidad”, una obra corta de 18 minutos de duración que estuvo tres semanas en cartelera, presentada en Pop Up, en la que se fusiona con otra mujer y en la que relata la pasión ferviente entre dos mujeres, que deben luchar contra los prejuicios de una sociedad conservadora, curuchupa e hipócrita para mantenerse juntas. Obra que pese al “escándalo” que armó dejó un profundo mensaje.

“Es algo que yo quería desde hacer hace mucho tiempo atrás. Quería ponerme en el papel de una mujer lesbiana y demostrar a la sociedad que dos personas del mismo sexo se pueden amar igual que una pareja heterosexual. Esta convicción nace del mucho respeto que tengo hacia las parejas con preferencias sexuales del mismo género. Me encanta lo artístico y siento que esta obra expuso un tema que para muchos sigue siendo un tabú, a pesar de los grandes avances que hoy en día ha logrado en la sociedad, la comunidad Glbti (Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transgénero, Transexuales, Travestis e. Intersex). Tan es así que esta obra despertó el interés público, a cuyo estreno acudieron 200 personas que coparon las tres funciones que presentamos”

Fuera de cámaras

Bárbara, cuyo nombre tiene connotaciones de fuerza y valerosidad derivadas de sus portadores (los bárbaros), tiene esa fortaleza en la vida real en la que es fuerte y decidida. Fuera de cámaras y alejada del mundo artístico, ella desde siempre tuvo su vida propia. La actriz, cuenta cómo fue su vida de niña, de adolescente y su vida actual fuera de cámaras y luces. “En mi infancia fui muy engreída y cuidada por mis abuelos, eso no quiere decir que mi mamá no me crió, lo hizo y muy bien, pero también trabajaba mucho. Eso sí, cada vez que podía me iba a meter al set para verla, o almorzaba viendo Al que tal América, yo era su fan número uno. A mis ocho años, mi papá volvió a su país natal Brasil y mis abuelos volvieron a su país natal, España, esto me dolió mucho pero con los años lo entendí perfectamente, que eran cuestiones de fuerza mayor, sin embargo siempre los visitaba y mantenía el contacto a distancia. Con mi papá entre los nueve y los 14 años no tuve mucha cercanía, bueno también era una época en que no se había desarrollado mucho la tecnología en la comunicación y no había mucho Skype o zoom como hay ahora. Hoy con mi padre, tengo una excelente relación. Nos llevamos muy bien y lo amo. El año pasado que estuve en espala fue a visitarme y pasamos increíble. Amo a mis padres. Mi mamá es lo máximo para mí y me siento ser muy orgullosa de ser su hija”

“En la adolescencia, a los 15 años, cuando decidí alejarme de la televisión, hice la vida normal de toda adolescente, de toda joven. Estudiaba en el colegio, estuve en el Jefferson y en el  Sek Internacional, salía con amigas, paseaba, en fin. También me dediqué mucho a los deportes, surfeaba, fui campeona nacional de gimnasia aeróbica y co- capitana del equipo de cheer dance de mi colegio, Jefferson, también hice un poco de jiu jitsu y descubrí que me encantaba leer y escribir. A los 18 años fui »Miss Teen Ecuador», solo porque me dio curiosidad ver cómo era el mundo de los reinados. Viajé a costa rica a competir pero la verdad es que ahí descubrí que soy ´La menos Miss». La llamé el primer día a mi mamá, llorando diciéndole que ya no quería, que el mundo de los reinados no era para mí y ella me dijo: »entonces no te enfoques en ganar, solo diviértete, disfruta el viaje y participa en el reinado solo para pasar un buen rato’. Entonces, me dediqué a comer, a hacer amigas y a pasarla increíble, Mo me arrepiento para nada de haber vivido la experiencia desde ese lugar”.

En ese mundo real, ¿Quién es y cómo es Bárbara Fernandes? “Creo que mi rasgo predominante es que soy una persona sumamente sensible, siento todo al máximo, si estoy feliz experimento una felicidad absoluta que se sale de mi pecho y si estoy triste, siento el dolor emocional hasta físicamente. Trabajo mucho en sacarle todo el provecho que pueda a mi sensibilidad y en aprender a manejarla para transformarme como persona ya que en etapas de mi vida, mi sensibilidad me ha llevado a atravesar estados de ansiedad o depresión y sé que la sensibilidad hay que aprender a direccionarla y no tiene por qué ser un símbolo de debilidad. Todo lo contrario, puede llegar a ser una herramienta maravillosa si aprendes a usarla a tu favor, es por esto que escribo en mis tiempos libres, ahí defogo mucho mí sensibilidad. Mi lema es: escribo y luego existo. En mi familia me conocen por ser la independiente, la que enfrenta los problemas tratando de no pedir ayuda, pero también necesito y me gusta que me apapachen. A veces soy Barbarita, soy una persona que por una parte tengo un lado muy dulce, pero hay otro lado que la gente no conoce y soy súper determinante, decidida y tengo mi carácter, cuando no quiero algo, no quiero y cuando lo quiero hago todo para tenerlo”

“En cuanto a la amistad, hay personas a las que quiero y estimo, pero amigos son pocos. No siempre he tenido mi autoestima muy alta, a veces la tenía baja y en otras tirando a subterráneo. Pero es una lucha diaria y a veces muy dura. Yo soy muy sensible. Mi vida muchas veces ha sido como pisar cáscara de huevos e hice cosas que hoy no haría ni loca. En cuanto a gustos me encanta escribir, me fascina comer, mi comida preferida son los patacones con sal prieta, duermo hasta tarde y me encantan los cambios, no puedo estar sin ellos, me aburro estacionarme en un lugar, mi ciudad preferida es Guayaquil y amo también Barcelona por las raíces afectivas con mi familia. Y quiero algún día tener mi familia, quiero más adelante convertirme en mamá”

“Siento que soy una persona con muchos errores y muchas virtudes, trato de no juzgarlo y de entender que nos vamos a equivocar, la idea es aprender de nuestros errores y transformarnos constantemente. Soltar el peso de no equivocarme ha sido una lucha constante, porque el estar expuesta mediáticamente desde muy pequeña me generó una presión bastante fuerte y una preocupación de como los otros me veían. Durante mucho tiempo me aterraba sentirme »rechazada» »juzgada» o »no amada». Hoy trato de enfocarme en que lo que los otros piensen de mí no es asunto mío, sino que tiene que ver con ellos y con su visión del mundo. Todos los días trabajo en ser la mejor versión de mi misma y en que no me determine lo que los otros piensen de mí, no es fácil, hay días en que me siento muy fuerte y otros en los que me siento sumamente vulnerable, pero creo que de eso se trata la vida, de aceptarnos en todas nuestras etapas, de aprender a vernos hacia adentro y a profundizar en quienes somos”.

Y en ese saber quiénes somos, el público sabe quién es ella: Una mujer que lucha por lo que quiere y que en esa lucha, ha sabido ganarse un sitial que la tiene ubicada en el podio de las mejores artistas jóvenes del país, para quien se le presenta un futuro brillante. Todo depende de ella.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 


 

 

 

 

 

Fotos: Instagram @gabrielfoto; ecuavisa;  tc; lahora.com.ec; facebook.com; youtube.com

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *