EL BOLILLO DE LAS CÁMARAS

Si el mundo de la actuación se trasladara a una cancha de fútbol y los personajes que los actores interpretan cobraran vida y marcaran goles, el actor colombiano Silvio Plaza, habría marcado un golazo, de esos que ganan partidos y consiguen títulos, de esos tantos de chilena, de palomita, de taco, rabona o de 40 metros y al último minuto, que son los que más sienten, disfrutan y recuerdan.  Su personaje del “Bolillo” Gómez en la serie colombiana “La Selección”, exhibida en 2013, fue la catapulta que lo puso en el top de la interpretación escénica y lo convirtió en una figura pública reconocida. Hoy el actor y su personaje, están de vuelta, esta vez en Ecuador al que llegan por primera vez para interpretar al entrenador colombiano Hernán Darío Gómez en “Sí Se Puede”, la nueva producción televisiva que la cadena Ecuavisa de Guayaquil pondrá al aire, el próximo mes de julio y cuya trama se basa en la primera clasificación de la selección ecuatoriana de fútbol al mundial de Corea – Japón 2002.  Una historia del deporte llevada a la pantalla que promete ser éxito nacional.

Silvio Plaza, colombiano, nacido en Restrepo Valle, Colombia, un pueblo cerca de Cali, un 3 de septiembre, uno de los cuatro hijos del matrimonio formado por el hacendado Silvio Plaza y la ama de casa María Paz y hermano de Sandra, Paola y Ubeimar, disfruta de la actuación y de su personaje el Bolillo Gómez que hoy lo trajo a Ecuador para tratar de ganarse el cariño del público con su interpretación, como antes se lo ganó en Colombia, cuando actuó en las dos partes de la serie La Selección, que tuvo gran popularidad en su país y que también se exhibió en dos oportunidades en Ecuador.  El fútbol con su balón como la vida de vueltas y hoy esa voltereta lo tiene en Guayaquil. El actor cuenta sobre su estadía guayaca. “ Me siento maravillosamente en Ecuador país que no conocía. Estoy muy agradecido con Dios, la vida y mi carrera, por darme la oportunidad de trabajar en el extranjero y llegar a esta tierra en la que he conocido personas maravillosas que hacen la misma labor que yo y con la misma dedicación y profesionalismo”

Sí Se Puede

El parecido físico de Silvio Plaza con el entrenador colombiano “Bolillo” Gómez que le dio a Ecuador su primera clasificación a un Mundial allá por el 2002 y su papel interpretándolo en la serie colombiana, hizo que las autoridades de Ecuavisa se fijaran en él para ese papel en la serie Sí Se Puede, telenovela biográfica con formato de serie de drama, dirigida por  el cineasta ecuatoriano Peky Andino, que también tratará sobre el futbolista Jaime Iván Kaviedes, quien desde sus inicios luchó duro para conseguir su sueño de ser jugador de la selección ecuatoriana de fútbol. La novela se estrenará en julio en horario estelar y en la que Plaza, compartirá roles con actores ecuatorianos como: Alejandra Jaramillo, María Emilia Cevallos, Bárbara Fernández, Samantha Grey, Ruth Coello, Joselyn Gallardo, Eduardo Maruri, Diego Chiang, José Andrés Caballero, Santiago Carpio, Ariel Zoller, Eduardo Rodríguez, Francisco Arias, Juan José Jaramillo, Mao House, entre otros.

El actor colombiano se refiere a su estadía en Ecuador y su participación en la serie. “Cuando mi manager me dice que en Ecuador están buscando un Bolillo, para hacer la serie de su Selección que llega su primer mundial, me emocioné mucho. Hice el casting como cualquier cristiano. Fue un vídeo casting,  que envíe, les gustó el personaje que hice y que ya había interpretado antes, me aceptan y me voy a Ecuador. Fue una experiencia totalmente maravillosa única, nueva, eso de irme tanto tiempo a otro país. Cuando hice La Selección Colombia, estuve en España dos meses grabando, pero acá fueron seis meses. Ecuador me recibió con sus brazos abiertos, Guayaquil me recibió con su corazón, con su sol, con su gente buena y maravillosa de gran corazón y hospitalidad, con su verde, con su gastronomía deliciosa. Ecuavisa me dio la oportunidad y agradezco eso. Así, conozco gente maravillosa con la que trabajé. Hice gran amistad con el protagonista que hace de Kaviedes, Eduardo Maruri, una persona sencilla que llegó sin experiencia y que al rato hizo una cancha tremenda. Todos fueron un equipo genial, es que si nombro a unos pocos, se quedan afuera muchos. Pero todos, todos, fueron espectaculares. Fue un equipo genial, todos fueron grandes personas».

«Ya en lo actoral, encontré que la dinámica de la Selección de Ecuador, era diferente a la de Colombia y allí, descubrí algo bonito y es que el personaje del Bolillo era un personaje diferente al que interpreté antes.  El Bolillo de Ecuador era un Bolillo motivacional, el de Colombia era más pasional, lógicamente era su tierra, su país. Acá en la serie de Ecuador, tenía que aplicar toda su experiencia obtenida en tres mundiales: Italia 90, Estados Unidos 94 y Francia 98, que fueron los tres mundiales que tuvo con Colombia. Y al llegar a Ecuador, encontró un grupo muy desorganizado y tuvo que  hacer que la gente crea en algo que parecía imposible y al final le demostró a un país  que si se pudo. Este Bolillo, se parece mucho a mí, que soy  un tipo optimista que prefiere ver el vaso medio lleno y no vacío. Ya en las escenas,  por el tema de la publicidad y el emprendimiento que yo he hecho en mi vida, aparte de la actuación, porque aparte de ser actor, soy publicista y cuando voy a crear una estrategia o hablo con un cliente, trato de meterle la misma pasión que el entrenador dedicaba a su labor; aunque yo soy mucho más tranquilo que él, más pausado»

El actor se refiere a la presentación del personaje en la trama. «Ya en la escenificación de las charlas  motivacionales que el Bolillo daba a sus jugadores, esa experiencia en otros campos, se me prestaba mucho para realizarlas bien y las disfrutaba. Yo apliqué  aquí la colombianidad, en el hecho en que en Colombia se da mucho a la familia y más en los paisas, como el Bolillo. Entonces nació como una improvisación, esto de que somos una familia y gritaba ¿Qué somos? Una familia. Y como familia éramos once  guerreros que tenían que matarse por la camiseta, que tenían que luchar por su país. Que tenían que luchar por 12 millones de ecuatorianos que querían que su sueño se haga realidad y mira que sí se pudo”

En cuanto al personaje del Bolillo, Plaza toca otro punto.“El hecho de haber sido parte de  La Selección, hizo que mi nombre, siempre estuviera sobre la mesa. Aunque en la realidad sucedió algo especial, pues en algún omento se creyó  que yo ya no quería interpretarlo por temor a encasillarme actoralmente en ese papel. Pero no, a pesar que hace dos años ya no lo hacía, interpretar al Bolillo me agrada y en honor a la vedad quiero al Bolillo y le agradezco muchísimo porque me ha dado trabajo y reconocimiento actoral. Ha sido una gran experiencia estar en esta serie grabada en Guayaquil que me deja como anécdota, las grabaciones en exteriores, pues el clima es difícil, porque el sol es bastante fuerte; pero el amor al trabajo hace que se supere cualquier inconveniente. Me voy feliz y satisfecho de Ecuador.”.

 Y como a veces en la vida hay paradojas, el actor que hace del Bolillo, tiene una, pues a pesar de interpretar a un personaje del fútbol en la vida real, no era muy afecto al balompié. Tiene su equipo, pero no es de esos hinchas acérrimos. Él es de América de Cali, más por rebeldía que por pasión futbolera, pues su papá y su familia eran del Deportivo Cali.  “Esto es muy chistoso pues anteriormente no sabía nada sobre fútbol, todavía siento que me hace falta aprender mucho. Es ahora, que por mi personaje, le he empezado a coger amor a este deporte. Hoy lo disfruto y trato de conocer de él cada vez más. Debo reconocer que no es mi pasión, de hecho no soy tan deportista. Pero claro, apoyo a mi Selección Colombia y creo que ahora  también voy a empezar a apoyar a Ecuador”.

Su vida en la TV

Plaza, es un actor de dilatada trayectoria, que ha tenido una extensa carrera en Colombia en la que ha hecho 24 series o novelas de televisión, una película de cine y tres obras de teatro. En la pantalla chica ha actuado en Historia de hombres solo para mujeres (2001-2003), El Cartel de los Sapos  I y II (2008 y 2010), Infiltrados (2011). En 2012, actuó en Corazones Blindados, Cinco Viudas Sueltas, Dr. Matta, Entérese y Tres Caínes. El 2103 estuvo en Mentiras Perfectas, Alias el Mexicano, El Capo lll, La Selección l y ll. En 2014, en Contra el tiempo, Quien mató a Patricia Soler e Hilos de Sangre Azul. En 2015: La Esquina del Diablo, Narcos I, Revenge y Las Hermanitas Calle. En 2016, La Viuda Negra ll. En 2017, Alias JJ, La Ley Secreta y en 2019, La venganza de Analía y Sí Se Puede. En cine hizo A la Sombra de Dios Padre y en teatro: Los Amores Prohibidos de Tennessee Williams, Zoológico de Cristal y Hay Mamacita porque te fuiste.

El actor, cuenta sobre sus inicios en el arte. ·Yo empecé muy joven en la actuación, y mi inicio es muy curioso, porque en la esquina de mi casa cuando vivía en Bogotá, vivía la actriz Concha Potier (+), mamá de un gran actor: Víctor Hugo Cabrera, que ha actuado en varias telenovelas, como Hasta que La Muerte Los Separe, por ejemplo. La señora daba clases de actuación a los niños y yo era, muy hiperactivo desde pequeño. Me imagino que ella repartió publicidad o alguien le comentó algo a ni mamá, lo cierto es que ella dijo, pongamos a hacer algo a este niño hiperactivo y me pusieron en esas clases y rápidamente empecé a hacer comerciales. Hice un comercial para Banco de Bogotá, otro para Kellows, y ahí empezó mi carrera, que iba en ascenso. Hasta que un día, cuando estaba en quinto grado, me volé del colegio por ir a un casting y evidentemente mi papá no iba a permitir eso, para ellos lo más importante es la educación y me retiran totalmente de la actuación. Y luego pasa algo muy chistoso, porque nos vamos a vivir a Cali y yo literalmente como un niño, me imagino que  a los tres meses, me olvido de la actuación y yo ni me volví a acordar  que hacía comerciales, de hecho, mi mamá era la que en las fiestas, decía: mi hijo hacía comerciales pero realmente a mi me olvidó eso”.

 Luego de ese olvido escénico, Plaza continuó con su vida que tomó otros rumbos. “En 1996 con mi familia nos fuimos a vivir a Cali y me olvidé de la actuación, yo veía la gente en el teatro, pero ni me acordaba que era actor. Años después cuando me había graduado del colegio, no sabía qué hacer, tenía 19 años, esa fue una época en que yo estaba  tomando mucho, estaba en Cali, una ciudad que es maravillosa, una de las más bonitas del mundo, diría yo. Estaba muy loco, y mi papá me mandó para Bogotá. Llegó allá, y me digo, bueno: que me voy a poner a hacer, no sabía que estudiar  y empiezo a ver en los periódicos a ver que encontraba. En eso me acordé que yo supuestamente era actor, y nada, empecé a retomar, empecé a ver, empecé a preguntar y lógicamente tenía que formarme para poder ser un buen actor. Así estudié por cinco años y medio, mi carrera de arte dramático en la Academia de actuación Julio Cesar Luna y de ahí en adelante, como dicen en Colombia, como Renault 4, de taller en taller, como los del actor Hugo Rivera. Todavía siento que aprendo, que esto es un aprendizaje eterno y constante, que es muy importante estar estudiando. De hecho, ahora quiero irme para Nueva York a hacer un taller, ya iba a irme, pero con esto que pasó, no se pudo. Espero irme pronto, si alcanzo a terminar este año, sino el otro .Siento que me ha servido mucho lo que he vivido en mi experiencia de vida como actor y cada vez las aplico mucho más”.

Pero la vida que tiene sus azares del destino, lo vuelven a alejar de la actuación. “Luego pasaron muchas cosas en mi vida. Yo me fui para España, donde no me fue bien. Tiempo después vuelvo a Cali e inicio otra carrera, que es publicidad y alternamente monto una agencia de publicidad que dura tres años, hasta que un día, un gran amigo actor, Humberto Rivera que es un gran director de cine en Colombia y profesor mío por muchos años, me busca para que le ayude hacer unos casting en Cali, y ahí empecé  a castear. En esa ciudad, en 2008 hago El Cartel de los Sapos que es lo primero que hago grande en tv, pues antes entre 2001 y 2003 había hecho pequeños papeles en la serie Historia de Hombres Solo Para Mujeres. Al mismo tiempo, que hacía El Cartel,  mantenía la agencia y me dedicaba al comercio, pues también soy comerciante. Desafortunadamente hace diez años, a mi papá lo asesinaron entrando a la finca. Mi mamá se fue a vivir a Miami con mi hermana Paola Andrea, mi otro hermano, Wimer se fue a Orlando (Florida) y mi hermana Sandra Ximena, es la única que se queda en  Colombia, en Bogotá. Yo me alejó de la actuación dos años y medio y me dedico a las actividades comerciales”.

 Pero quien tiene el bicho de la actuación, picándole su cuerpo, algún día siente esa picazón y da rienda suelta a su pasión. Y eso pasó con Silvio Plaza. “Dos años después de ese alejamiento, retomo la actuación por un amigo actor, con quien en hago una primera película en Cali, “A la Sombra de Dios Padre, que fue muy buena pero muy poco comercializado en Colombia. En esa época hacer cine en mi país, era muy  costoso. El director de cine Mauricio Marulanda, un buen director de Cali no tenía dinero suficiente para terminarla en post producción y comercialización y es muy poco vista. Después mi amigo actor, Mauricio Mejía me empieza a empujar a que retome, me recuerda que soy bueno para actuar y me pide que vuelva a ser actor. Yo  he sido comerciante y hacia otras cosas que me alejaban de la actuación. Así hace diez años, retomo la carrera de actor y  hago un personaje muy pequeño en Corazones Blindados, y nuevamente empieza a apasionarme este tema y otra vez me empieza a hacer ojitos la actuación. Ahí conozco a mi manager, mi gran amigo José Rivera y empiezo a hacer mi carrera con él y comienzo a hacer personajes pequeños hasta que me sale el papel más importante de mi carrera y que lo sigue siendo: el del Bolillo. La primera vez que lo hicimos en Colombia lo hicimos con Caracol y fue un proyecto maravilloso, hermoso, un proyecto de aprendizaje, me tocó compartir con Ramsess Ramos, que es de los mejores actores de Colombia y que hacía de Maturana y me tocó con muchos compañeros nuevos. Tuve la oportunidad de viajar a España a grabar. Luego termino la primera temporada. , Nos dan la grandiosa noticia de que hay una segunda temporada. Las dos fueron exitosas, número uno en Colombia y vendida en muchos países. Netxflix, también la tuvo y fue una de las más vistas. Esa serie fue mi catapulta”

 Ya con ese bagaje, Plaza se dedicó de lleno a la actuación.  “Luego hago otro personaje en el canal RCN de un médico que fue un papel corto y luego retomo con la Ley Secreta, una serie en Netxflix en la que hago el personaje del teniente Daniel Forero, un personaje totalmente hermoso, diferente al Bolillo, este es un personaje más calmado, y uno de los principales de esa serie».

 “Daniel, Es un teniente del departamento de inteligencia policial, ingeniero de sistemas, una especie de hacker que juega para el lado de los buenos, quien es el encargado de interceptar las llamadas y estar pendiente de que las agentes estén vigiladas todo el tiempo en las misiones. Fue un personaje muy bueno que disfruté mucho. Para ese personaje tuve el apoyo familiar. En mi familia hay dos ingenieros de sistemas, mi cuñada Mary Rodríguez, y mi sobrino Alejandro Ávila, quienes me ayudaron mucho en el camino a los tecnicismos que tienen los ingenieros. Además tuve un gran referente que fue «Mr Robot» una serie que tiene como protagonista a un Hacker. Así que salió un personaje bien trabajado y bien hecho. Recomiendo vean esa serie que es muy buena».

Terminado ese proyecto, Plaza, se aleja un poco de la actuación y viajó a Miami, a visitar a su madre y allá, como lo informaron medios colombianos, hace una vida típica de emigrante que le dejó gran aprendizaje. Allá, de actuar frente a las cámaras pasó a trabajar en un restaurante de comida colombiana vendiendo hotdogs (perros calientes) y hamburguesas, luego cambió de trabajo y vendía mangos, tarea en la que lo reconocían los emigrantes latinos que lo habían visto en distintas series y quienes le pedían autógrafos y fotos, y le decían que vuelva a la actuación. “Terminada la Ley Secreta, me voy para Miami a visitar a mi mamá. Allá me quedo ocho meses, haciendo otras actividades. Luego regreso a Colombia y actúo en La Venganza de Analía, allí hago de Otto Niel, uno de los mejores personajes que he hecho, un personaje con mucho carácter, me va bien con él, la  novela era número uno en Colombia y muy muy vista. En eso estaba, cuando mi manager me informa que en Ecuador buscaban un Bolillo y bueno, hice el casting, aprobé y mi vida actoral tomó otro rumbo.”

 Fuera de cámaras

Fuera de la pantalla, cuando las cámaras se apagan, Silvio Plaza, lleva su vida normal, una vida tranquila, en la que hoy su debilidad es su sobrina más pequeña: Sofía, la última de sus múltiples sobrinos a quienes quiere y disfruta mucho, algunos a la distancia, pues viven en el exterior con sus padres, que son hermanos del actor.

 «¿Quién soy yo? Yo soy una persona tranquila. Trato de buscar siempre la tranquilidad en lo laboral, emocional. Siento que estamos siempre en búsqueda de esa tranquilidad, ya he logrado lo que más he podido. Soy solo, soy una persona soltera en este momento, pero tranquila. Me considero también muy alegre, trato de verle siempre el lado positivo a las cosas, hay algo que yo digo y es ver siempre ver el vaso medio lleno y no medio vacío. El vaso está igual, pero es depende de cómo tu veas las cosas, yo siempre lo veo medio lleno. Soy muy optimista por la vida, por la gente, por la humanidad. Aunque pase todo este tipo de cosas, yo siento que esto nos va a enseñar mucho como seres humanos, ya nos ha enseñado mucho y nos va a seguir enseñando. Soy muy profesional en lo que hago, más en mi carrera actoral, si algo me caracteriza, es mi trabajo y esa es mi carta, el que mostrar, es decir ¿quién soy yo?, pues por mi carrera profesional y actoral, se ve que soy una persona muy profesional, competente en lo que hago, si voy a hacer las cosas, las hago bien, sino no las hago. No soy tan perfeccionista, siento que uno al volverse perfeccionista a veces es malo. Soy una persona amante de los colores, para mí los colores son vida y ese soy yo”

“¿Qué me gusta? Yo soy muy antojado de todo en la vida,  de los colores, de la decoración de interiores, del cine, del arte, del arte callejero que me parece genial. Estuve el año pasado en Miami y visité Wynwood, el barrio de los murales y quedé fascinado, vi muchos colores con grafitis con una decoración de artistas que hacen esos cuadros gigantes que son murales hermosos. Me gusta la transparencia, las personas con palabra, la carne. No me gustan las injusticias, la mentira, que es algo que me saca la piedra, la comida de mar y los excesos. Los excesos son malos, trato de cuidarme mucho de los excesos que en todo sentido uno pueda tener en su vida. Excesos de emociones, exceso de optimismo, exceso de no tener confianza en uno mismo. Los excesos son malos. Yo soy un hombre de pocos hobbies, no soy de vídeo juegos ni de jugar mucho play station, ni Xbox, no soy de salir a montar cicla (bicicleta), como hobbie puedo decir que me gusta ir al cine, ver películas y cocinar.  Yo creo que uno de mis hobbies se va a convertir en viajar. He tenido la oportunidad por trabajo de conocer Guayaquil y Ecuador que no conocía. Creo que este encierro que tuvimos, lo inspira a uno a conocer más.”.

Y así como él quiere conocer más, quiere que en Ecuador también lo conozcan más. Y la novela Sí se Puede, será la oportunidad para que eso suceda. Así como suceden, han sucedido y sucederán muchas cosas en si vida, en las que Silvio Plaza, prefiere decir: Sí se Puede.


Fotos: Scoopnest.com; caractoltvcorporativo.com; youtube.com; itmjoserivera.com; tvmas.com;

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *