VILMA LA ESTRELLA TERRENAL

La vida real dice que las estrellas brillan en el cielo, el mundo del arte, dice que hay estrellas terrenales que brillan con luz propia, que conforman una constelación de éxitos, que relucen en el firmamento  y que iluminan a cada paso que dan porque son seres de luz. Vilma Sotomayor, la famosa actriz ecuatoriana, residente en México, es una de ellas. Hasta su nombre, habla de su grandeza, pues etimológicamente, Vilma significa una persona amante de la originalidad y la creación, que logrará destacarse en las bellas artes, pero luego de enfrentarse a muchos obstáculos. A pesar de que el triunfo no le será esquivo, solo se sentirá satisfecha encontrando su propio estilo, y para ello deberá aprender a ser paciente y dedicada. Su personalidad carismática y divertida la llevan a ser una mujer social y encantadora.

La definición es exacta para Vilma Sotomayor Escudero, ecuatoriana nacida en Guayaquil, el 11 de junio de 1975, la única hija del hacendado Eduardo Sotomayor (+) y la ejecutiva, Vilma Escudero, una mujer que vale lo que pesa. Una persona extraordinaria que rompió el molde de las estrellas del espectáculo. Ella es una estrella terrenal que tiene los pies puestos sobre la tierra, que hace de la humildad su mejor virtud, que encanta por su belleza física y deslumbra por su belleza interior que la caracteriza por sus altísimos principios y valores morales, que sabe ser amiga, que está cuando se la necesita y a quien es casi imposible no querer.

Quise que la edición de aniversario de Revista Delado, tenga una figura de lujo. Que sea la joya de la Corona, que nos haga sentir orgullosos de cumplir un año y nadie mejor que Vilma para ese festejo. Con ella, confieso que es muy fácil y a la vez muy difícil tener una entrevista. Fácil porque con Vilma a quien le hice la primera entrevista de su vida para Revista Vistazo en 1993, nos une una gran amistad de más una docena de años y la conozco muchísimo, por lo que tenemos gran confianza y camaradería. Y difícil porque debo lograr que ese inmenso cariño y la inconmensurable admiración que que le tengo, no me quite la objetividad y la imparcialidad para escribir de ella. Debo confesar que es mi actriz favorita por sobre todas, absolutamente todas. Que para mí es la mejor y que no hay otra como ella.

A Vilma, la actriz, se la conoce en demasía, mucho se ha escrito y hablado de ella. A la Vilma, persona, a la Vilma ser humano, se la conoce menos, porque por su sencillez, no le gusta mostrarse mucho. Hoy ella abre su mundo fuera de las cámaras para contar sobre su vida antes del arte.

“Yo nací en Guayaquil, pero mi familia es de Vinces, así que mi infancia fue entre Guayaquil y la famosa París Chiquito. Yo pasé  muchos fines de semana de mi vida en el campo y era muy bonito, porque la vida del campo para los niños es espectacular, pues tienen un mundo entero allí afuera para explorar. Naturaleza, aire puro, río,  árboles, animales, vida sana, buena comida y un sinfín de aventuras. Mi infancia fue muy feliz  a pesar que mis papás se separaron cuando yo era muy muy chiquita, apenas de un año de edad, lo cual marcó mi vida bastante porque fue difícil, pero no me puedo quejar porque a pesar de esa circunstacia, fui muy muy feliz. Mi mamá siempre fue una mujer espectacular y siempre me dio todo el amor, el cariño, Mi mamita preciosa nunca se volvió a casar porque siempre tuvo ese miedo de darme otro papá y solo fuimos ella y yo, siempre, porque soy hija única. Y a mi papá lo veía cuando lo iba a visitar a Vinces. Él era un hombre de rancho, con el que viví una vida muy diferente a la de la ciudad. En la hacienda sembraban cacao, choclo, arroz, y yo junto a mis tres hermanos paternos, dos mayores que yo y una mujer que es la menor, lo acompañábamos y pasábamos muy bonito, por lo que pasé una experiencia muy divertida. En Guayaquil estudié  en dos escuela Notre Dame y Urdesa School, en las que pasé buenos momentos también.”

“Mi adolescencia también fue muy divertida porque tengo una mejor amiga de toda la vida, Jéssica con quien nos conocemos desde la escuela primaria y cuya familia es como la mía, con ellos nos íbamos a la playa. Entonces tenía mi vida de campo, mi vida de ciudad y mi vida playera, cada una con su encanto. Despertar a la adolescencia en el mundo de la playa, con el mar, el sol, el ambiente, era muy bonito y la pasé muy divertido. Y además con esa familia que adoré con todo mi corazón. En el colegio estudié en La Dolorosa y fui abanderada. Me divertí mucho a esa edad llevando una vida sana con las inquietudes propias de la juventud. Esa etapa de mi vida fue una de las mejores y la voy a recordar siempre con mucho cariño”

Vilma del arte

Vilma, la de las cámaras es una actriz de currículum impresionante, que ha trabajado en Ecuador y México con un cartel que pocas actrices ecuatorianas se pueden jactar de tenerlo. En Ecuador destacó inmensamente en varios proyectos televisivos, como tres telenovelas (Ángel o Demonio (1993), Dulce Tormento (1995) y María Soledad (1995), dos películas: (Siete Lunas, Siete Serpientes (1995) y Amor en Tiempo de Guerra (1995), dos miniseries (Los Sangurimas (1993)  y A la Costa (1994), un programa para niños, Manzana 12 en Si TV  y varias obras de teatro, la más exitosa Entre Mujeres, una obra que habla del reencuentro de cinco amigas que no se veían desde hace muchos años desde que salieron del colegio, obra que tuvo gran éxito con seis meses en cartelera, en la que hizo el papel de Carlota, la lesbiana y en la que compartió roles con cuatro actrices extranjeras residentes desde siempre en Ecuador, la chilena Carolina Ossa, la uruguaya Noemí Caballero, la mexicana Elizabeth Ávila y la española, Estela Redondo, su hermana en Los Sangurimas.

Internacionalmente, en México hizo diferentes telenovelas de la cadena Televisa, como: ‘La Casa en la playa’, “Por un Beso”, “Triunfo del amor”, “Clase 406”, Alma de Hierro. “Dulce Venganza” y programas como “La Rosa de Guadalupe”, “Como Dice el Dicho”, El Pantera, Mujer casos de la Vida Real, además condujo varios programas, como El Latin Top y Hoy y el musical Ritmo Son Latino e hizo una obra de teatro Suicidio S.A del director ecuatoriano Xavier Romero (+) que fuera esposo de la amiga que la ayudó a ir a México, con quien compartió escenario además de Mauricio Bonnet y Juan Ferrara.  “

Vilma recuerda su vida en el arte. “De niña no soñé con ser actriz, pero en la adolescencia empecé a serlo y todo empezó cuando me empezaban a llamar para ser madrina de algún evento o queremos que participes en un concurso y así empecé a subir a la tarima y descubrí que me encantaba el escenario y sentir la tensión de estar parada allí en ese momento y descubrí que lo que realmente me gustaba, no eran los concursos de belleza definitivamente, sino la emoción que se siente en estar en escena. Entonces a los 13 años, ingresé a tomar cursos de actuación en la escuela de Johnny Shapiro, con quien muchos años después fuimos compañeros en el programa infantil Manzana 12. Él fue mi maestro y yo pude descubrir que lo que amaba, que lo que quería para mi vida, era la actuación. Allí empecé a irme por ese lado y empecé a estudiar, a leer mucho, a ver mucha películas y a explorar otros campos que me sirvieran para la actuación, así también ingresé a estudiar baile a Danzas Jazz y  la escuela de modelaje de Cecilia Niemes, para aprender a desenvolverme mejor. Traté de prepararme lo más que podía. Inicialmente hice algunos comerciales de televisión, dos comedias musicales y obra una infantil con el grupo de Johnny»

Pero la vida le deparaba una sorpresa. Sorpresa que terminaría en triunfo. «Un día de 1993 en Ecuavisa lanzaron una convocatoria por televisión en que decían que si te interesaba el mundo de la actuación mandaras tu foto y tu curriculum y yo dije, este es el momento. Así que envíe mi carpeta, después de unas cuantas semanas me llamaron por teléfono para ofrecerme un papel en la telenovela Ángel o Demonio, que nadie quería hacer, porque era muy difícil, porque  era el de interpretar a una niña que tenía problemas con drogas y moría en una situación bastante fea. Nadie de las actrices de mi época y de mi edad, lo quisieron hacer. Yo me acuerdo perfectamente que hice el casting y luego me llamaron para decirme que si me aceptaban, pero que querían hablar con mi mamá para explicarle el papel y ella casi desmayada me miraba con una cara de espanto y yo le decía: si mamá, si lo quiero hacer, porque era mi oportunidad de demostrar lo que podía hacer. Así fui Mariela, la amiga de Johnny interpretado por Christian Norris Allí conocí al director Carl West, que fue el director que me llamó para hacer absolutamente todo lo que hice en Ecuador. A él le gustó mucho mi trabajo, como hice las cosas sin miedo, sin pena, sin vergüenza a pesar de ser una niña. Desde la primera vez que me vio, me dijo: tú vas. Él tenía un ojo para ver quien realmente era buena para el papel que estaba buscando, la verdad era un excelente director y me tenía mucho aprecio. El gritaba mucho, era de carácter fuerte, pero a mí nunca me gritó cuando no me salían las escenas rápido creo más era porque con los otros actores tenían que repetir varias veces y conmigo, no tanto. El confió en mí y allí empezó la historia”

Y la historia dice que tuvo un debut triunfal en Ángel o Demonio, una novela de 72 episodios, emitida por Ecuavisa entre 1993 y 1994, en la que a partir de un papel de reparto, pasó a tener gran importancia en la trama, de la novela escrita por la guionista venezolana y el ecuatoriano Franklin Briones, producida por Enrique Arosemena  y dirigida por el norteamericano Carl West, en la que compartió roles con las estrellas venezolanas Gigi Zancheta, Elba Alcandré  y Adolfo Cubas y los nacionales María Sol Corral, Antonio Bellolio, Azucena Mora, Estela Álvarez, Martha Ontaneda, Carolina Ossa, Carla Sala, Antonio Santos (+); Henry Layana, Jaime Bonelly entre otros nombres de renombre. Estar rodeada de semejantes actores, le dio gran aprendizaje y gratas experiencias.

La historia también dice que a los 18 años mientras estudiaba segundo curso de universidad en la carrera de gestión empresarial en la Instituto Tecnológico Espíritu Santo, fue llamada para protagonizar la mini serie Los Sangurimas, basada en la obra del mismo nombre escrita por el novelista ecuatoriano José De la Cuadra, que fue la obra que la catapultó a la fama y la enrumbó en el camino de una carrera que llegó a ser excelente, siendo una de las actrices de mayor repunte internacional lo que la situó en el pedestal de una de las mejores actrices ecuatorianas de todos los tiempos.

Los Sangurimas, su primer papel protagónico fue una miniserie dirigida por Carl West, con libreto original adaptado para televisión por el escritor manabita Franklin Briones, que produjo y transmitió Ecuavisa en 1993, que se basaba en una novela montubia ecuatoriana, marcada por la tragedia en la que viven y conviven los personajes en angustiosa promiscuidad. Es la historia del acoplamiento de las familias procedentes de un mismo tronco, que se entrelazan y matan, sin dejar de multiplicarse. Allí fue una de las Tres Marías junto a Estela Redondo y Cristina Morrison, en la que actuaron entre otros: Jaime Bonelli, Carlos Valencia, Enrique Delgado, Virgilio Valero, Elvira Carbo. Catalina De la Cuadra,

“Mis inicios sentaron la base de mi carrera de actuación, porque siendo muy joven y sin experiencia empecé con dos papeles muy fuertes, para una chica de mi edad, como el de Mariela, la chica drogadicta de Ángel o Demonio y luego el de María Victoria, una de las Tres Marías de Los Sangurimas, que es una joven, a quien la maltratan, la violan, escenas que fueron muy difíciles de hacer, pero gracias a la ayuda del director y la comprensión de mi compañero (Carlos Valencia), pude hacerlo con profesionalismo”

“Los Sangurimas me dejó grandes anécdotas, como los varios meses que pasamos en el campo llenos de naturaleza, en el recinto de San Lorenzo del Mate, de la parroquia rural de Juan Gómez Rendón (Progreso), ubicado a 9 kilómetros de Cerecita y 65 kilómetros de Guayaquil; recordamos, el sitio de grabación en el que había mucho polvo que dificultaba el trabajo, o nuestras charlas en la azotea de una casa típica en la que abajo en el patio correteaban las gallinas, o lo rico que comíamos con comida de campo que preparaban para nosotros, la gente del pueblo, con esos sustanciosos desayunos de café negro con bolón. Lindos recuerdos

La historia también dice que en 2005 fue una de las protagonistas de la telenovela ecuatoriana Dulce Tormento, de 150 episodios, producida por Ecuavisa en coproducción con Centauro Produccciones de Colombia, escrita por Alpha Dolly Delgado y Franklin Briones, producida por José Romero y Gustavo Nieto, dirigida por  George Coello en la que fue la antagonista de la pareja del drama protagonizado por el colombiano Luigi Aycardi y Laura Suárez.

Y la historia también dice que en 1995 estuvo en la película para televisión en Amor en Tiempos de Guerra, una trama romántica de 97 minutos,  escenificada en el contexto de la guerra del Alto Cenepa de 1995, en la que Mateo, un músico famoso y Natalia, hija del Embajador de Perú, viven su amor prohibido. El filme fue rodado en Quito, Dirigido por Juan Carlos Terán y producido por Ricardo Gómez en la que compartió roles con Francisco Terán, Caspián Kuykendall, Estela Redondo, Jorge Vivanco, Adriana Manzo, Joel Sotolongo, Pedro Saad, Orlando Schwaitz, Álvaro Correa, Héctor Wall, Antonio Santos, Cristina Morrinson, Mario Sastre, Jaime Zapata y Augusto García.

La historia también dice que en Ecuador tuvo su momento cúspide al ser una de las protagonistas principales del programa infantil Manzana 12, en la que compartió roles con Roxana Varas (Tita Chávez), Johnny Shapiro (Fifiriche), Jaime Roca, David Reinoso, Diómedes Vaca (Mimo Cava), Francisco Pinoargotti entre otros. «Manzana 12 es parte de mi vida. Fue una experiencia inolvidable. El grupo era espectacular y el programa muy sano. Un gran aporte a la niñez ecuatoriana»

Anécdota singular

El mundo del arte le dejó grandes anécdotas. Vilma recuerda una de ellas: “Nunca olvidaré aquella vez, hace algunos años ya, cuando me presenté en el programa Siempre en Domingo que conducía Raúl Velasco, que hizo una edición especial en Ecuador. Allí junto a Carolina Jaume, que por entonces era una niña, fuimos hipnotizadas por el sicólogo y showman español, Tony Kamo, (cuyo nombre real es Antonio Moreno Cabello). Que risa, que momento, él me dijo como quieres que te hipnotice, rápido o lento, yo dije: lento, entonces me preguntó mi nombre se lo dije, me lo hizo repetir varias veces y a medida que lo hacía me iba durmiendo, luego él dijo que al contar del uno al tres nos íbamos a despertar y sintiendo un olor extraño que no se puede aguantar, imagínate lo que fue despertarme y estar parada junto a Raúl Velasco para decirle que olía mal, luego me dijo que el mal olor iba desaparecer y que olería rico y yo oliendo a Raúl de cerca, que vergüenza,  luego me volvió a dormir y al despertar estaba literalmente pegada al suelo, él me decía que me retire que ya el show había terminado y yo no me podía mover, luego nos puso a saltar como locas, que momento.

Brillar en otras tierras

Y la historia también dice que un día Ecuador ya le quedara chico y que necesitaba un mercado artístico más industrializado, más adelantado, que ofrezca mayor futuro y que la permitiera crecer. Así partió a México, una de las mecas del arte latino, en la que llegó a estudiar en el Centro de Educación Artística de Televisa, una institución artística mexicana especializada en la actuación y otros ámbitos del espectáculo. Los frutos no tardaron en legar y Vilma logró ser parte del staff de esa cadena televisiva en la que trabajo jamás le faltó.

«Fue una gran decisión ir a México. En el mundo de la actuación es como un Hollywood latino. De Ecuador me fui no porque no me fuera bien o no tuviera trabajo, simplemente creí que ya había hecho lo suficiente. Sentí que cumplí un ciclo y no se podía crecer más y yo quería crecer, como actriz y como persona. Estaba por irme a Colombia donde estaba actuando Estela Redondo, pero mi amiga mexicana Elizabeth Ávila, que estuvo conmigo en la obra teatral Entre Mujeres, que trabajaba en Televisa y que fue a vivir a Ecuador me ayudó para cambiar mi rumbo a México, así que mandé mi curriculum y un demo, al Centro de Actuación de Televisa CEA y me llamaron a una audición, me aceptaron e hice en ese país una carrera triunfal”, dice.

Así ha estado En México actuó en las telenovelas Por Un Beso como Sonia y La Casa En la Playa como Virginia Del Junco en 2000.  Entre 2003 y 2004 estuvo en el programa Mujer, casos de la Vida Real,  distinguiéndose en capítulos como: Por el amor de una mujer, Después del miedo, El largo regreso a Casa (2003), Silencio y Derecho de Fe (2004)   En 2007 personificó a Tania Brocca  en las series El Panrtera y la Monja. Entre  2012-2017 ha estado en la Serie Como dice el dicho, sobresaliendo en capítulos como: Amor y Muerte, Nada Más fuerte, en el papel de Josefina o siendo Clarisa en Corazón Que  No Sufra Dolores, Pase la Visa sin Amores en 2017, Fabiola en Cuando Alguien Visita es porque algo Necesira (2016), Josefina en Con Amigos Así, ¿Quien necesita Enemigos?  y  Si la Verdad No es Entera, se Convierte en Aliado de lo Falso (2016).

En Rosa de Guadalupe fue una de las figuras principales de capítulos como: Dulce Venganza (2011), Caramelos (2014),  protagonizando a Dulce, Ciberdelito  (2015) como Armida y Con Ojos de Amor en la que personificó a Consuelo, La Loca de los Gatos como Melisa, La Familia del Año (Norma), en 2016. Como conductora de programas ha estado en Latin Top y Hot, ambos musicales.

Fuera de cámara

Cuando la cámara se apaga y el telón se cierra, salta a escena la verdadera actriz de la película llamada Vida Real, esa que comparte con su familia formada por su esposo, el empresario mexicano José Antonio Alcócer, con quien procreó a María José, José Antonio y José Eduardo.  ¿Cómo es Vilma Sotomayor”. Esta es la parte que más me cuesta en las entrevistas cunado me dicen: descríbete, porque soy una persona bastante sencilla, siempre lo he sido y entonces como que esa parte de decir todas las cosas hermosas que puedo o no puedo tener, como que me cuesta trabajo, pero podemos partir de allí, que he sido, soy y siempre seré una persona sencilla, muy humilde de corazón. Me gustan las cosas simples de la vida, e gusta muchísimo estar en familia desde siempre. Esa parte de que mis papás se divorciaron influyó tanto en mí que siempre quise apegarme a las personas por su familia. Mi mejor amiga por ejemplo tiene una familia espectacular y siempre me gustaba estar con ellos porque era una familia preciosa con muchos niños, hermanos. Mi familia también, Yo viví siempre con mis primos, diez primos hermosos a los que amo con todo mi corazón y con mi abuelita que era una mujer fuerte, guerrera, poderosa, empoderada, ella fue siempre el estandarte para mí y nos enseñó que la unión familia es lo primera ante todo. Gran parte de lo que me describe es eso, que soy una mujer sencilla, que me fascina la familia y me encanta verla unida, con todos alrededor, y así esté exhausta y llega la noche si hay que estar en las comidas familiares, estoy. Lastimosamente en esta parte de la vida las familias se separan muchísimo. Mi mamá vive en estados unidos, hermanos y primos en Europa y algunos en Ecuador. Mi sueño es algún día estar juntos otra vez. Soy mama ante todo para mi mis hijos son la parte más importante de mi vida. Mis hijos representan para mí el aire que respiro. Me gusta mucho cocinar para ellos, aunque la verdad, no a diario, pero los fines de semana, cocino con ellos algo especial, diferente y disfrutamos mucho. Me encanta viajar y es una de las partes de mi vida que disfruto enormemente, ya sea un viaje fanci (sofisticado) hasta viajar a lugares insospechados con una mochila me gusta todo tipos de viajes, creo que el ser humano aprende tanto de sí mismo cuando está viajando. Soy Inquieta, algo despistada y desmemoriada. Y adoro y disfruto  la actuación aunque casi ya no lo hago, porque para mí hoy lo más importante es mi esposo y mis hijos, me encanta esa pasión que siento cuando estoy sobre un escenario, ante una cámara, para mi es parte fundamental de mi vida y gracias a Dios ahora que tengo las series La Rosa de Guadalupe y como dice el Dicho, que es algo que hace que cada mes, me quite ese bichito, que siempre quiero.

Y mientras ese bichito esté presente, Vilma seguirá brillando, porque cual estrella nació para brillar.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *