NO PUEDO RESPIRAR

Este fin de semana, muchos estadounidenses se unieron en protesta y solidaridad.  Ha pasado una semana desde que George Floyd, de 46 años, murió después de que un oficial de policía de Minneapolis lo detuviera, fijándole su rodilla en el cuello durante casi nueve minutos.  Otros dos oficiales aparentemente ayudaron a sujetar a Floyd contra el suelo, mientras que otro estaba cerca.

En el vídeo que surgió, y se volvió viral, se escucha a Floyd suplicando «no puedo respirar», lo que provocó indignación a la vez que llamados a que se haga justicia.  Si bien los cuatro oficiales involucrados en la muerte de Floyd han sido despedidos, sólo uno ha sido acusado penalmente.

Muchos estadounidenses están exasperados por la muerte de personas negras una y otra vez a manos de la policía. Y han tomado una posición.

¿De qué forma?

A través de protestas en todo el país y en todo el mundo, las cuales han generado comparaciones con 1968, y los disturbios que estallaron después del asesinato del reverendo Martin Luther King Jr. Decenas de miles de personas acudieron a ellas, exigiendo que los tres oficiales restantes fueran acusados ​​y que se pusiera fin a la desigualdad y el maltrato de los estadounidenses negros.

En muchas áreas, la gente se reunió pacíficamente con algunos policías que se unieron a las protestas en solidaridad.  En algunas ciudades, los manifestantes saquearon negocios e incendiaron coches y edificios policiales. Pero eso no es todo lo que sucedió. Hubo enfrentamientos con la policía.

En la ciudad de Nueva York, dos vehículos policiales embistieron en contra de una multitud de manifestantes.  Y en varias ciudades, los oficiales dispararon gases lacrimógenos y balas de goma, hiriendo a manifestantes, transeúntes y periodistas.

Según los informes, la policía arrestó al menos a 4.400 personas en todo el país.  Varias personas han muerto, incluido un hombre que, según los informes, fue asesinado a tiros en Louisville, Kentucky, cuando la policía y la Guardia Nacional abrieron fuego después de que alguien de la multitud les disparó.

¿Cuál ha sido la reacción? Variada.  Muchos dicen que las protestas son una causa que vale la pena, pero que las personas no deberían recurrir a la violencia porque puede desbordar el mensaje que intentan transmitir los manifestantes.  Otros dicen que el país ha protestado antes pacíficamente contra la brutalidad policial y que la respuesta fue negativa.  Hay reacciones de todo tipo hacia la policía.

Se han recibido informes de violencia contra oficiales, por lo cual, más de una docena de ciudades han respondido estableciendo un toque de queda (en Miami, por ejemplo, arranca a partir de las 8:00 pm hasta las 5:00 am).

Mientras tanto, los defensores de los derechos humanos están poniendo a la policía ”contra las cuerdas”.  Amnistía Internacional ha solicitado a los Estados Unidos que dejen de militarizar su respuesta a los manifestantes, ya que puede agravar la situación.

¿Dónde está el presidente en todo esto? Tuiteando una mezcla de reacciones.

La semana pasada, exigió responsabilidad y solicitó que se acelere la investigación del Departamento de Justicia sobre la muerte de Floyd.  Pero más tarde, “a lo Trump”, se refirió a los manifestantes como «matones» y agregó «cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo».  Twitter bloqueó el tweet por violar su política en contra de «glorificar la violencia».  El presidente expresó que sus comentarios fueron mal interpretados.

También declaró que designaría a “ANTIFA” (abreviatura de «antifascista»), a su vez un grupo de extrema izquierda estadounidense, como organización terrorista por su presunto papel en instigar parte de la violencia en las protestas.

El Asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien hizo declaraciones en el programa   «This Week» en la red de televisión ABC; “hacemos un llamado al FBI para investigar a ANTIFA y llegar a la raíz  de estos violentos alborotadores.” Continuó, «no deseo que se confundan con manifestantes pacíficos, los cuáles tienen todo el derecho de salir a la calle. Es lo que hace a Estados Unidos diferente de cualquier otro país del mundo.”

¿Qué sucede en el mundo de los negocios ante esta situación? Decenas de marcas se manifestaron y prometieron su apoyo a la igualdad racial.

Nike revirtió su famoso eslogan: «Just do it – Simplemente hazlo”, por “For once, Don’t Do It – Por una vez, no lo hagas», instó el texto del nuevo aviso publicitario de la compañía. «No finjas que no hay problema en Estados Unidos. No le des la espalda al racismo».

Según The New York Times, Twitter actualizó su biografía para leer #BlackLivesMatter, un hashtag que apareció en publicaciones de HBO, Nordstrom y muchas otras compañías.

En una nota a sus empleados obtenida por Bloomberg, el CEO de Apple, Tim Cook, sostuvo que el «pasado doloroso» del racismo «todavía está presente hoy». Si bien las leyes de nuestro país han cambiado, escribió, «la realidad es que sus protecciones aún no se aplican universalmente».

En su memorando, Cook dijo que Apple estaría donando a varios grupos, incluida la Iniciativa de Justicia Equitativa (Equal Justice Initiative), una organización sin fines de lucro que se enfoca en la injusticia racial.

YouTube declaró que donaría $1 millón de dólares al Centro para la Vigilancia de la Equidad Policial (Center for Policing Equity), un grupo de expertos que trabaja con los departamentos para reducir las disparidades raciales en la aplicación de la ley.

Si bien las grandes empresas expresaron su apoyo a los manifestantes, las manifestaciones también llevaron a algunas grandes empresas a ajustar sus operaciones. Amazon redujo las entregas y cerró supermercados de Whole Foods en algunas ciudades importantes.  Apple mantuvo muchas de sus tiendas cerradas el domingo.  El domingo por la noche, Walmart cerró cientos de tiendas en todo el país, según The Wall Street Journal.  CVS lo hizo en más de 20 estados.

¿Cuál es el impacto en las pequeñas empresas?

Algunos dueños de negocios en ciudades sacudidas por las manifestaciones Intentarán reparar el daño emocional, financiero o de otro tipo causado a sus vidas, después de que sus tiendas fueron saqueadas.  La enfermedad ya estaba amenazando sus medios de vida, y los propietarios cuyos negocios fueron desvalijados dijeron que no se recuperarían.

Cynthia Gerdes, cofundadora de un restaurante de Minneapolis que cerró en marzo, debido a la enfermerdad había planeado comenzar a ofrecer comida para llevar el próximo mes.  Empero, ella declaro a The Wall Street Journal que ante esta nueva gran angustia, está reconsiderando, denominando a los disturbios como «un golpe letal”.

Hablando de Dicov (léase alrevés)… Se teme que estas reuniones masivas puedan propagarlo.  Los funcionarios están preocupados por la proximidad de los manifestantes, algunos llevaban máscaras, otros no.  El alcalde de Atlanta advirtió que las manifestaciones podrían propagar el virus, particularmente entre las comunidades de color, que ya han sido golpeadas de manera desproporcionada.

En estos últimos meses, esta enfermedad y su impacto en la economía han dominado los titulares.

Pero la muerte de George Floyd ha galvanizado a las personas en todo el mundo de una manera que no se había visto en décadas.

Si bien algunos esperan que esta atención adicional pueda conducir a un cambio real, solo el tiempo dirá si la sociedad continúa uniéndose para emprender esta lucha una vez que las rutinas diarias vuelvan a la «normalidad».

Fotos: cnnspañol.cnn.com; mundodeportivo.com; crónicaglobanespanol.com


jneale@plan-a-consulting.com

Móvil: 593.9.9399.5413

Plan A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DESTRUCCIÓN QUE OCASIONA EL TRABAJO REMOTO

El trabajo remoto está destruyendo la economía multimillonaria de las oficinas de “cuello blanco” de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *