HABLEMOS BIEN / PALABRAS O FRASES MAL DICHAS

Hubieron varias personas que por doceava vez estuvieron leyendo la Revista Delado en su celular, mientras traficaban en el carro y justo estaban leyendo el discurso donde el presidente dijo que hay toque de queda, cuando se sintieron bien mal porque estaba lluviendo y se mojaron porque la ventana estaba abierta.  A la final apagaron el teléfono y decidieron leerla después. ¿Se dio cuenta de las palabras subrayadas en negrillas’, pues son palabras que están mal usadas en el contexto de la oración, a esos errores se denomina inadecuaciones léxicas. En esta nota vamos a ver los errores más comunes al momento de hablar o escribir.

“La forma de hablar refleja nuestro grado de cultura y educación”.  ¿Ha leído o escuchado esta frase? ¿Cree que es verdad? ¿Es cierto? Si su respuesta es sí. Sorpréndase al saber que no es así, o al menos, no tan así o no del todo. No necesariamente esta frase es exacta y se apega a una realidad tajante. Que digamos o escribamos mal una palabra o una frase no nos hace incultos. Hay personas de amplio bagaje cultural que usan palabras incorrectas y no por ello son incultas. Hay incluso profesionales, maestros, personas con doctorados o periodistas que dicen (decimos) o escriben (escribimos) palabras como hubieron, veniste, lluviendo, doceavo, preveer, gentes, pos, prespectiva, platiado, o frases como, a ver, al ojo, bien mal, a la final, completamente gratis y que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE), o no existen esas palabras, o si existen, están mal usadas. Por ello antes de pensar que decirlas es incultura, vamos a ver cuáles son las palabras más comunes que decimos erróneamente.

Errores al hablar o escribir

Hay varios tipos de errores o más bien dicho, hay varias causas de estos errores de inadecuaciones léxicas. Estos son:

Errores por tiempo verbal, que significa que usamos mal la conjugación del verbo. En ese contexto uno de los errores más frecuentes es decir veniste. Debe decirse “viniste”, modo indicativo, segunda persona de singular del pretérito. ‘Veniste’ no existe, por lo que no se debe emplear para expresar un pasado. Tampoco debe decirse ‘vinistes’, con S al final.

Errores por apreciación: Cuando usamos palabras que asociamos con otras palabras con igual inicio o secuencia de letras. Es el caso de transtorno en lugar de trastorno, porque muchas personas la asocian con palabras como transporte, transcripción, transferencia, entre otras.

Errores por problemas de dicción: Hay palabras que se usan mal por una errada pronunciación como helicótero en lugar de la forma correcta: helicóptero, o cangerejo en vez de cangrejo. Cangrejo con los diversos crustáceos del orden de los decápodos. No existen cangerejos.

Errores por paragoge: Este es un error lingüístico que consiste en añadir un sonido al final de una palabra. Ejemplo: trajistes en lugar de trajiste, pensastes por pensaste, disjistes por dijiste, gentes por gente, entre otras.

Errores por mal terminación: Esto ocurre cuando damos mal uso a la terminación de la palabra. Así no se dice gasolinería, se dice gasolinera; ladrillería por ladrillera. Una regla simple para evitar esta confusión es aplicar el termino era a aquellos establecimientos en los que se expenda bienes no alimenticios, que si llevan la terminarión ría como carnicería, panadería, heladería.

Errores por forma plural. Estos se dan al añadir la terminación eses a palabras que solamente terminan su plural con la letra ese (s) ejemplo, no se dice pieses basta con decir pies, sofases en vez de sofás, etc.

Errores por malas expresiones: Se dan cuando a un término se le aumentan o quitan palabras que novan acorde a lo que se quiere expresar. Así no debe decirse me desayuné un bolón, cuando lo correcto es: desayuné un bolón. Aquí el verbo desayuné conjugado en primera persona hace innecesario el uso de me, porque se entiende que se está hablando de quien dice la oración. Igual se aplica a expresiones como lapso de tiempo, porque la palabra lapso siempre se aplica al tiempo, basta con decir lapso para que el interlocutor entienda que se está hablando de temporalidad (tiempo), decir lapso de tiempo es reiterativo. Tampoco se dice no sé si se recuerdan, se dice no sé si recuerdan; ¿qué horas son? Se dice que hora es, porque hora es singular;  lo mismo pasa por más mejor en vez de mejor o mucho mejor; bien mal por muy mal, ¿es obvio, no? Bien y mal son contrapuestos, así que si está mal no puede estar bien mal.

Errores por palabras mal empleadas. Aquellas que por la cotidianidad se les da un uso inadecuado. Asó no se dice doceavo lugar, quinceava vez, etc, se dice duodécimo, décimo quinto.  La terminación avo o ava se usa como numeral partitivo, que se refiere a las partes que se divide un todo, ejemplo la doceava parte de la torta, la quinceava parte del alumnado. Igual sucede con palabras o frases como hubo mucho tráfico en vez de decir hubo mucho tránsito, que aunque no está del todo mal dicho, porque el diccionario aplica al tráfico como sinónimo de tránsito, este se refiere más a la acción de transitar, así los carros no trafican, transitan; luego a veces, basta decir una de ellos o luego o a veces pues juntas es redundante.

Los errores más comunes.

Errores hay muchos, algunos muy comunes como hubieron, o cangerejo y otros más “rebuscados” o no tan comunes como esparatrapo, sucedidos por las causas anteriormente descritas. Vamos a considerar los más comunes. Aquí diez ejemplos.

Hubieron: Una de las palabras que más mal se usa es hubieron. En efecto, la palabra existe y está aceptada por la RAE pero no en el sentido que mayormente la decimos o escribimos. Hubieron es incorrecto cuando se usa el verbo haber para referir la presencia o existencia de personas o cosas. Con este sentido, el verbo haber es impersonal, lo que significa que carece de sujeto, y se utiliza solo en tercera persona del singular: hubo. Ejemplo no se dice: Hubieron 10 personas leyendo Revista Delado. Se dice Hubo diez personas leyendo revista Delado. La misma regla se usa para habrá, ya que es de la misma familia del verbo haber. Así no se dice habrán cinco juegos, habrá diez clases de trago, se dice habrá un concierto, habrá cinco juegos habrá clases de trago.

Volviendo a la palabra hubieron, hay usos correcto de hubieron. Vamos a ver que dice el diccionario de la REA.  Hubieron: La forma verbal hubieron es la que corresponde a la tercera persona del plural del pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo del verbo haber: hube, hubiste, hubo, hubimos, hubisteis, hubieron.

Usos correctos: Esta forma verbal se emplea, correctamente, en los casos siguientes:

  •  Para formar, seguida del participio del verbo que se está conjugando, la tercera persona del plural del tiempo compuesto denominado pretérito anterior o antepretérito de indicativo: hubieron terminado, hubieron comido, hubieron salido. Este tiempo indica que la acción denotada por el verbo ha ocurrido en un momento inmediatamente anterior al de otra acción sucedida también en el pasado: Cuando todos hubieron terminado, se marcharon a sus casas; Apenas hubieron traspasado el umbral, la puerta se cerró de golpe. En el uso actual, este tiempo verbal aparece siempre precedido de nexos como cuando, tan pronto como, una vez que, después (de) que, hasta que, luego que, así que, no bien, apenas. Prácticamente no se emplea en la lengua oral y es hoy raro también en la escrita, pues en su lugar suele usarse, bien el pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo (Cuando todos terminaron, se marcharon a sus casas), bien el pretérito pluscuamperfecto o antecopretérito de indicativo (Apenas habían traspasado el umbral, la puerta se cerró de golpe).
  •  Como forma de la tercera persona del plural del pretérito perfecto simple o pretérito de indicativo de la perífrasis verbal haber de + infinitivo, que denota obligación o necesidad y equivale a la más usual hoy tener que + infinitivo: El director y su equipo hubieron de recorrer muchos lugares antes de encontrar los exteriores apropiados para la película.

Uso incorrecto: No se considera correcto el uso de la forma hubieron cuando el verbo haber se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas, pues con este valor haber es impersonal y, como tal, carece de sujeto (el elemento nominal que aparece junto al verbo es el complemento directo) y se usa solo en tercera persona del singular. Son pues, incorrectas oraciones como: hubieron muchos voluntarios para realizar esa misión o no hubieron problemas para entrar al concierto; debe decirse Hubo muchos voluntarios para realizar esa misión o No hubo problemas para entrar al concierto.

Preveer. El Diccionario Panhispánico de Dudas (2005) señala que el verbo prever, cuyo significado es ‘ver algo con anticipación’, no debe confundirse con *preveer, forma incorrecta que se produce por un cruce con proveer (‘suministrar’). Por tanto, son incorrectas las formas verbales: *prevee, *preveyó, *preveyendo, etc. Las correctas son: prevé, previó, previendo, etc.

A la final. Final es una alocución adverbial que significa que algo ya llegó a su término, a su final y es masculino: el final, por ello lo correcto es al final que sinónimo de decir: finalmente, por fin o en conclusión, en definitiva. Ejemplo: Al final, se decidió que las clases serán virtuales. A la final, es la competición última y decisiva en un campeonato o concurso. Por tanto: a la final, se dice única y exclusivamente si se refiere a un evento deportivo o un concurso determinado, como: Emelec llegó a la Final del Campeonato de fútbol. La Miss Ecuador, llego a la final del concurso

Doceavo lugar: No es adecuado emplear los numerales fraccionarios (onceavo, doceavo.) como ordinales (undécimo, decimosegundo). Sin embargo, existe cierta tendencia a emplear los fraccionarios como ordinales y de esta forma pueden verse frases como: Emelec logró su treceavo título de campeón nacional, Revista Delado publicó su veintiseisava edición o Los trabajadores entran hoy en su quinceava jornada de huelga.

Tal como señala el Diccionario panhispánico de dudas, no es apropiado emplear los numerales fraccionarios como ordinales, por lo que en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir: Emelec  logró su duodécimo tercer título de campeón nacional, Revista Delado publicó su vigésimo sexta  edición o los trabajadores entran hoy en su décima quinta jornada de huelga.

En cambio, según la Nueva gramática de la lengua española, la mayoría de los numerales ordinales sí pueden funcionar como fraccionarios: «Se quedó con la duodécima (o decimosegunda) parte del premio» o «Le perteneció la undécima (o decimoprimera) parte de las ganancias», aunque sigue siendo preferible emplear el fraccionario y decir «… la doceava parte del premio» y «…  la onceava parte de las ganancias.

Lapso de tiempo: De acuerdo con el Diccionario de la lengua española, de la Real Academia Española (Madrid: Espasa Calpe, 2001), la voz lapso, en su primera acepción, puede referirse o no a tiempo, por lo que no es necesariamente redundante decir lapso de tiempo. Sin embargo, puesto que lapso se usa con mucha frecuencia referido al tiempo, bastará con decir únicamente lapso, si en el contexto en que se usa esta voz queda claro que se habla del tiempo.

Completamente gratis: Gratis tiene dos acepciones. Como Adverbio: Sin cobrar o pagar dinero. Ejemplo «distribuían gratis la comida; no voy a trabajar gratis para nadie; esta entrada me ha salido gratis. Como adjetivo: Que no cuesta dinero o que se obtiene de forma gratuita. «tenemos entradas gratis; el alojamiento es gratis. Al ser gratis una palabra o condición absoluta no se debe decir completamente gratis porque no hay cosas medianamente gratis.

Lluviendo: Al referirnos al gerundio del verbo llover, la forma correcta es «lloviendo», es decir, escrito con o. A pesar de que el verbo conjugado en presente así como el sustantivo lluvia se escriban con u, esta forma no personal del verbo mantiene la raíz verbal. Así podemos comprobarlo en la conjugación que la Real Academia Española (RAE) incluye en la versión en línea de su diccionario normativo. Ejemplos: ¡Está lloviendo a mares! Si todavía está lloviendo, no saldré a comprar

Viniste. Debe decirse “viniste”, modo indicativo, segunda persona de singular del pretérito. ‘Veniste’ no existe, por lo que no se debe emplear para expresar un pasado. Tampoco debe decirse ‘vinistes’, con S al final.

Tráfico vehicular: Literalmente trafico tiene dos acepciones. Acción de traficar. («tráfico de drogas; tráfico mercantil; tráfico de órganos; tráfico de armas) y Paso de vehículos, personas o mercancías por un lugar (tráfico aéreo; congestión del tráfico; el accidente provocó un colapso de tráfico; regular el tráfico; tráfico ferroviario)

Se cree que tráfico es sinónimo de ‘congestión, atoro o atraco’; sin embargo, su significado nos dice lo contrario. La palabra tráfico significa ‘circulación de vehículos o tránsito de personas y mercancías’ (de ahí es que se diga tráfico de estupefacientes y tráfico ilegal de personas).

¿Con qué nombre nos debemos referir, entonces, a la lenta o nula circulación de vehículos? Para mencionar este problema que ocurre habitualmente en las ciudades, podemos emplear las siguientes expresiones: lentitud del tránsito vehicular, tráfico pesado, tráfico lento, congestión vehicular, atracadero, atoro o embotellamiento.

Donde / dónde: Donde, es un adverbio relativo de lugar, que se usa para introducir oraciones que indican relaciones de lugar. Dónde es un adverbio interrogativo o exclamativo de lugar; se emplea tanto para introducir una pregunta, como para exclamación. En este sentido, ambas expresiones deben utilizarse en situaciones diferentes, ya que confundirlas constituye un error.

Por tanto, la palabra donde, al ser un adverbio relativo de lugar, debe introducirse en oraciones subordinadas con las que se indican relaciones de lugar (geográfico), como el destino, origen, situación, dirección o tránsito de algo o alguien. Como tal, puede ir precedida de las preposiciones a, de, desde, en, hacia, hasta, para y por. La preposición a, incluso, puede aparecer unida a este adverbio, resultando la forma adonde. Ejemplo: Iremos a un hotel donde haya piscina. Ponga ese adorno donde mejor le parezca. Caminaremos hacia donde propongas. Aunque había puesto el coche en marcha, no sabía adonde se dirigía. Como se ve en estos ejemplos en todas las oraciones el hecho determina un lugar geográfico o una ubicación.

Uso incorrecto de donde: Por tanto es incorrecto referirse al adverbio donde en una situación que no corresponda a un lugar geográfico o de ubicación. Así, está mal usado el término conde al decir: El partido donde destacó Joao Rojas, el discurso donde el presidente anunció el toque de queda, la carta donde dice que me quieres, las medidas donde indican prejuicios, etc, porque ni un partido de fútbol, ni un discurso, ni una carta, ni una medida se refieren a un lugar. Por ellos debe decirse El partido en el que destacó Joao Rojas, el discurso en el que el presidente anunció el toque de queda, la carta en la que dice que me quieres, las medidas que indican prejuicios.

Con estas explicaciones, tratemos de corregir estos errores comunes y tratemos de hablar y escribir de forma correcta.


Fotos: radiopublic.com; graho.com; pinterest.de; pinterest.com.mx; eluniverso.com; youtube.com; lengua.laguia200.com; repositario.cepal.org; educción.uncomo.com;

 

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA MORFOLOGÍA

La morfología, como parte de la gramática, se propone despiezar nuestro pensamiento: tomar una idea …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *