LOS VICIOS DE DICCIÓN

El cerdo del niño, cocinado al calbón, fue servido acompañado de una tortilla de guevo y salsa de alberjas, en la mesa que está situada en el comedor de la planta alta para lo cual todos subieron arriba, empero, agora, pocos quisieron comer, unos porque sufren de diabetis, otros porque no habían puesto la agua y sin líquido naiden come.  Esto desconcertó al barman, que se puso a chatear con el maitré para saber que de qué mismo hacía, digamos que eso hizo sí o no, que muchos nos fuéranos, porque para que irnos por las ramas, si estaba claro nuestra postura. Además como tenemos muchos compromisos, tratamos de atender cada compromiso y así atenderemos todos los compromisos. ¿Leyó bien la historia que contamos? ¿Se fijó en los errores señalados en negrillas? Bueno, a esos errores se llaman vicios de dicción, que es el tema que trataremos en esta edición. Tema que lo escribo gracias a la sugerencia de mi buena amiga, bibliotecaria y apasionada de la lectura y la gramática, Paola Hernández.

Los vicios de dicción no son otra cosa que los errores gramaticales que cometemos al hablar y escribir. Hay 20 clases de ellos. Vamos a ver su concepto, sus tipos, cuáles son esos errores y en algunos casos como evitarlos.

Concepto: Los vicios de dicción son aquellos errores que se cometen cuando se hace uso del lenguaje de forma equivocada, éstos pueden darse al hablar o escribir las palabras de forma incorrecta, o incluso utilizando vocablos inadecuados.

Los errores gramaticales que se cometen con los vicios de dicción, hacen más difícil que fluya la buena comunicación, ya sea ésta oral o escrita, debido a que se presta a confusión o a malas interpretaciones. En este punto, se incluyen también los vicios de construcción, que no involucran a una palabra sola sino a una estructura mayor, como la oración.

Los vicios de dicción refieren a transgresiones al buen uso del lenguaje en cualquiera de sus niveles: fonético, ortográfico, morfológico, sintáctico o semántico.

¿Cómo se puede evitar los vicios de dicción? Una de las maneras de evitar los vicios del lenguaje es pronunciar correctamente lo que decimos, se debe pensar antes de expresar una idea, igualmente se debe evitar escribir incorrectamente cuando nos estamos comunicando por las redes sociales y mensajes de textos como por ejemplo para ahorrar caracteres escribimos. Estas formas que se utilizan para la comunicación conllevan a mala interpretación de lo que realmente se quiere decir.

Tipos de vicios de dicción:

Hay 20 tipos de vicios de dicción. Cada uno de ellos, tiene diferentes derivaciones, clases, reglas, etc. Hemos hecho una síntesis de cada uno de ellos. En las próximas ediciones, podremos detallar  con más amplitud cada uno de ellos. Estos 20 tipos son:

Vicios de Dicción Para Primer Grado de Secundaria

Anfibología: La anfibología es el empleo de frases o palabras con más de una interpretación.​ También se la llama disemia (dos significados) o polisemia (varios significados) aunque, estrictamente hablando, una polisemia no es siempre una anfibología.  Dicho de forma más sencilla, es el uso de una palabra a la cual se le da un doble sentido, haciendo confusa su interpretación. Este doble sentido de una palabra o frase, puede provocar dudas e interpretaciones erróneas. Ejemplo: El cerdo del niño (¿El cerdo es del niño o el niño es como un cerdo?) /  Entró en la sala con el rostro lívido. En esta frase hay una anfibología porque no es posible saber si el personaje en cuestión tenía la cara morada por un golpe o pálida por un susto.

Una anfibología puede dar lugar a importantes errores de interpretación si se desconoce el contexto discursivo del enunciado anfibológico, también suele ser un recurso para sofisticar. Una característica casi constante de las anfibologías es la ambiguedad. Ejemplo: Mi padre fue al pueblo de José en su coche. Este es un texto anfibológico porque no queda claro ¿En el coche de quién? Fue José (en el de él o en el de José). Lo correcto es decir o escribir: Mi padre fue en su coche al pueblo de José (si fue en su carro); o mi padre fue al pueblo de José en el coche de este (si fue en el carro de José).

En literatura, la anfibiología, es una figura retórica que consiste en emplear una o varias palabras con doble sentido. Ejemplo: “ducados ganan ducados”. En la frase aparece una anfibología porque se juega con los significados de título nobiliario y de moneda española.

Arcaismos. Se denomina arcaísmo al elemento lingüístico en desuso, o utilizado marginalmente en contextos muy específicos y especializados, pero usado habitualmente en una época anterior. En palabras más sencillas, es utilizar palabras antiguas, que ya cayeron en desuso. Ejemplo: cuasi, empero, agora. Hay otras palabras que son consideradas arcaísmos, pero que no obstante son usds (al menos en Ecuador) con bastante frecuencia. Adrede: A propósito, con deliberada intención. Convidar: Invitar. Chiripa: Suerte favorecida. Enflacar: Adelgazar. Machucar: Partir, cascar. Mandil: Delantal. Rendija: Abertura larga en la pared que pasa de extremo a extremo. Tabla: Madera labrada de forma ondulada para lavar la ropa en los ríos. Tunda: Paliza. Velada: Función nocturna.

Barbarismos: Incorrección en el uso del lenguaje que consiste en pronunciar o escribir mal las palabras o en utilizar vocablos (palabras) equivocadas o inexistentes en la lengua. Ejemplos: Estábanos (correcto: estábamos),  fuéranos (fuéramos), piaje (peaje), empréstame (préstame), guevo (huevo), fuistes. (fuiste) o haiga, usado en referencia al verbo haber (haya), pues la palabra haiga si existe en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE) no relacionado al verbo hacer, sino a un: automóvil muy grande y ostentoso, normalmente de origen norteamericano o un estilo de pintura japonesa

Cacofonía: Es la disonancia que produce la combinación inarmónica de sonidos en una frase o palabra. Dicho de manera más sencilla, es la repetición de fonemas, o la pronunciación de una palabra que al unirse con otra dentro de la misma oración resulta molesta. Es también el sonido desagradable al emitir algunas palabras que carecen de armonía. Una forma de identificarlas es leyendo el texto en voz alta. Para corregirlas, por su parte, podemos apelar a algunas simples técnicas como pasar algunas de las palabras al plural, sustituirlas por un buen sinónimo, o alterar su orden para distanciar los sonidos que estén produciendo la cacofonía. Ejemplos: El director técnico anuncia su renuncia (Correcto: El director técnico renuncia). El comentarista comentó que los hinchas estaban de pie (El comentarista dijo que los hinchas estaban de pie o parados). Están filmando un filme en mi ciudad (Están filmando una película en mí  ciudad). Su obsesión es la fijación de una condición que detenga esta situación en la región (hay muchas palabras terminadas en ción). Más allá del vició de dicción, en algunos casos la cacofonía también es considerada como criterio gramatical para ciertos casos. Por ejemplo, el sustantivo agua, que es femenino, se escribe con artículo masculino en singular para evitar la cacofonía: el agua y no la agua. Lo mismo ocurre con otros sustantivos que empiezan por a tónica, como arte, águila, etc.

Cosismo: Es una falencia comunicativa que consiste en repetir de manera exagerada el término cosa en lugar de apelar a otros sustantivos más específicos. Se trata de un problema de estilo que puede aparecer tanto en el lenguaje escrito como en el lenguaje oral. Ejemplo: Esto es cosa suya (asunto, preocupación, interés). El altruismo es cosa rara (virtud, cualidad, conducta). Dígame una cosa (esto, lo siguiente). Hace muchas cosas bellas (labores, obras, objetos). Al ser el cosismo, el uso exagerado del sustantivo cosa para la identificación de un objeto del cual se hable, es considerado un error y recae en falta de estilismo cuando sobrepasa un límite de escritos, puesto que su significado no suma coherencia al texto.

Dequeísmo: Es un fenómeno lingüístico que consiste en el uso innecesario de la preposición “de” dentro de una oración. Así, es incorrecto usar la preposición de delante de una subordinada completiva introducida por la conjunción que. Ejemplo: Le dije de que viniera (correcto: le dije que viniera). En este ejemplo, se utiliza la preposición “de” antes de la conjunción “que” cuando la primera no es necesaria para entender la oración

Extranjerismos: una expresión que un idioma toma de otro, sea para llenar un vacío semántico o como alternativa a otras expresiones ya existentes en la lengua de destino o simplemente palabras de otros idiomas que hemos adoptado a lo largo de los años. Puede mantener su grafía y pronunciación original, en cuyo caso se le conoce como barbarismo, o puede adaptarse a la lengua que lo acoge o lo adapta. Dicho de manera más sencillo, es una palabra, expresión o giro procedentes de una lengua extranjera. Ejemplo: Affiche (cartel), all right, (de acuerdo),  arrivederci, (hasta la vista). au revoire, (hasta la vista). baby, (niño); ballet (Baile artístico), barman (Camarero); beige, (rrema).

No obstante de esta clasificación, según el punto de vista normativo reflejado en el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, (DRAE) que señala: «es una incorrección que consiste en pronunciar o escribir mal las palabras, o en emplear vocablos impropios». Así, software (soporte lógico de un sistema informático) es considerado por la RAE como un barbarismo.

Hiato: El Hiato o Hiato Cacofónico es un vicio del lenguaje que consiste en repetir la misma vocal en sílabas contiguas provocando un efecto sonoro desagradable. Realmente el Hiato se trata de un tipo de Cacofonía: Ejemplo: Va a Argentina de viaje (hay tres letras a seguidas). Se puede evitar empleando sinónimos o cambiando el orden de las palabras (Va de viaje a Argentina). Iba a arreglarlo (Voy a componerlo). Paga a Ana lo que le debes (págale lo que le debes a Ana). Juan está allá arriba (Arriba esta Juan). Es un trabajo horroroso (Es un trabajo feo)

Lalación: Alteración del habla que se caracteriza por una pronunciación defectuosa de las palabras: que contengan la letra l (ele) o la sustitución de la l por la t (ere).  Es una enunciación imperfecta de la  l,  que hace que suene como r o viceversa. Con frecuencia se encuentra en el habla infantil. El patrón del habla se ha asociado particularmente con el uso de los idiomas portugués, español e inglés por parte de los chinos, coreanos y japoneses. Dicho en palabras sencillas: Uso de la letra l (ele) en lugar de r (ere). Lo que conocemos como hablar como chino: Ejemplos: comel (comer), amol (amor), calbón (carbón).

Neologismos: Un neologismo es una nueva palabra o expresión que se crea en una lengua. Una palabra nace generalmente cuando surge una nueva realidad que exige ser nombrada, por ejemplo inventos y descubrimientos, y también para nombrar nuevos fenómenos políticos, económicos o culturales. Ejemplos: Astroturfing (generar comentarios favorables en redes sociales). Balconing (saltar entre los balcones de un hotel). Binge (ver varios capítulos seguidos de una serie de televisión). Bitcoin (criptodivisa descentralizada). Blogosfera (comunidades de blogs). Bloguer (persona que escribe en un blog). Al ser una palabra o expresión de nueva creación en una lengua, los neologismos pueden surgir por composición o derivación, como préstamo de otras lenguas o por pura invención; el lenguaje científico y técnico utiliza gran cantidad de neologismos.

Los neologismos se introducen en una lengua a fuerza del uso, y también a las nuevas acepciones que adquieren vocablos ya existentes. Por ejemplo: clickear (dar click), emoticón, navegado, chatear. También aplica el neologismo, como vicio idiomático, cuando se utilizan palabras nuevas que aún no han sido aprobadas oficialmente para su uso en el idioma. Ejemplo cocreta (variante vulgar de croqueta). Hay personas que dicen croqueta, pero aún el diccionario no la acepta, igual el caso de hembrismo (discriminación sexual hacia los varones, a la discriminación sexual hacia el varón, o a la idea de la superioridad de la mujer sobre el hombre en todos los ámbitos de la vida)

Hay casos en que las palabras que al haberse usado tanto como un como neologismo, terminan siendo aceptadas por el diccionario de la RAE. Ejemplo: La palabra sororidad (solidaridad entre mujeres en un contexto de discriminación sexual), ya está incluida en el diccionario de la RAE desde el pasado viernes 21 de diciembre. Otro neologismo muy común, ya aceptado es la palabra «feminazi» (acrónimo de «feminista» + «nazi») se utiliza con intención despectiva con el sentido de ‘feminista radicalizada’. .

Modismos: Los Modismos son vicios del lenguaje que consisten en el uso abusivo de frases hechas o expresiones invariables cuyo significado no tiene nada que ver con las palabras que las forman.  Estos modismos se usan dentro del ámbito informal, cuyo significado no puede ser deducido a partir de las palabras que lo componen. Sino que es necesario conocer cuál es su significado, aunque a veces se puede deducir por el contexto en el cual se lo emplea. Ejemplo: “Irse por las ramas”.  No significa que uno se camina por una rama, (aunque puede darse el caso), sino que se usa esta frase, cuando una persona se desvía del tema del que estaba hablando y termina comentando sobre cualquier otra cosa. Ejemplo: “Esa profesora de historia es insoportable, siempre se va por las ramas cuando le pregunto algo”. Otros ejemplos de esto son: “Ahogarse en un vaso de agua”. “Es pan comido”. “Bailar con la más fea” “La gota que derramó el vaso de agua”, “Ser la oveja negra”, “Hacer castillos en el aire”
Como por lo general los modismos se comprenden dentro de una determinada comunidad o región, no necesariamente todos los países de habla hispana, por poner un ejemplo, utilizan ni comprenden los mismos modismos. El termino modismo se usa también para las palabras que son propias de determinada lengua y que se utilizan de forma incorrecta en el lenguaje cotidiano. Ejemplo: Diabetis – por diabetes. mallugar por magullar, aereopuerto por aeropuerto.

Motonía: Se llama monotonía a una forma de pobreza de lenguaje, que consiste en la repetición de las mismas palabras en un escrito o conversación, por un vocabulario limitado. Dicho más sencillos es el uso de un léxico pobre, repetitivo y muy poco explicativo. Ejemplo: Como tenemos muchos compromisos, haremos lo posible para atender cada compromiso y así atenderemos todos los compromisos. Si los compromisos son repartidos, pronto resolveremos nuestros problemas con el exceso de compromisos y podremos continuar con nuestro trabajo ya sin compromisos.

También se le llama  monotonía a la lectura en voz alta o la redacción de textos que no respetan ni usan los signos de puntuación ni los signos de entonación, como los acentos, las comillas, los signos de exclamación e interrogación. Son textos y lecturas planas y sin expresión, que resultan cansadas y aburridas. Ejemplo: Cuando llegamos a la ciudad fuimos a la casa de mis tíos y en cuanto me vio mi prima gritó hola primo y entonces la saludé con la mano y entonces cuando estuvimos cerca nos dimos un abrazo y entonces me preguntó cómo has estado y entonces le dije que muy ocupado con las escuela.
Para corregir la monotonía del lenguaje, la solución más adecuada es dedicar más tiempo a la lectura, y leer de temas muy variados, ya que esto enriquece nuestro vocabulario y nos permite conocer nuevas palabras y sus significados. En el caso de la monotonía en la lectura, tenemos que practicar la lectura en voz alta, respetando los signos de puntuación y entonación, y procurar hacer una lectura en silencio antes de leer en voz alta, para conocer la intención del texto y los matices que requiere la lectura.

Muletillas: Palabra o expresión que se repite o intercala en el discurso o conversación con excesiva frecuencia, como si se tratara de un tic de la persona que habla o escribe. La muletilla, (también llamada: coletilla, latiguillo, bordón, bordoncillo o ripio), se repite mucho por hábito.  Ejemplo: «‘o sea’. Esta es una muletilla común en nuestra lengua. El abuso de muletillas y de frases hechas empobrece mucho su estilo. Otras muletillas que se usan mucho son: si, no, digamos, vale, entiendes, así que, ya que, verdad, más o menos. Estas muletillas, son las palabras que se utilizan inadecuadamente para no dejar vacíos en los diálogos cotidianos.

Pleonasmo (Redundancia): El pleonasmo, también conocido como redundancia, es una figura retórica en la cual consiste en el empleo de uno o más vocablos innecesarios en una frase para el cabal sentido de ella, o para intensificar su significado. Dicho de forma más sencilla, es utilizar más palabras de las que se requieren para expresar una idea; o repetir palabras innecesarias Ejemplos: lo vi con mis propios ojos (lo ví); sube arriba (sube); baja abajo (baja);

Queísmo: El queísmo es el uso en demasía de la palabra que. Por tanto, el queísmo es la omisión de una preposición, sobre todo de la palabra de, cuando precede a la palabra que en oraciones subordinadas del idioma español. Ejemplos: Es hora que me escuchen. (Es hora de que me escuchen). Me alegro que te vayas (me alegro de que te vayas). No me di cuenta que habías venido (no me di cuenta de que habías venido). Estoy de acuerdo que hay que hacerlo (estos de acuerdo de que hay que hacerlo). El queísmo altera la correcta pronunciación al introducir la palabra qué ante cualquier palabra.

Seseo: Es el abuso de la letra s (ese). Este fenómeno del habla consiste en pronunciar el sonido de la s en lugar del de la Z o el de la C. También el seseo consiste en pronunciar la Z o la C (antes de E o I), con el sonido de la letra S. Ejemplo: (en letras mayúsculas va el seseo): abraSar (abrazar), Sorro (zorro), Sapato (zapato), Sita (cita), Sebolla (cebolla), Selular (celular), Sinta (cinta), aSento (acento)

Solecismo: El solecismo o anacoluto es un cambio repentino en la construcción de la frase que produce una inconsistencia; como si se hubiera cambiado la estructura sintáctica a mitad de frase. Es habitual e inconsciente como parte del habla informal, pero en algunos casos se utiliza intencionalmente, como figura retórica. Él solecismo, afecta las reglas gramaticales de la oración dificultando su comprensión. Ejemplo: «la frase ‘me se ha caído’. Mi compañera, sus padres son de Murcia. Nosotros, no nos gustan esas historias. También es habitual el solecismo en las oraciones de relativo, en las que el pronombre que las introduce resulta no tener función sintáctica clara: Ejemplo: Han sacado una pastilla que quien la toma es feliz para siempre.

Los solecismos, dan lugar a anfibología, es decir, a que existan interpretaciones variables de lo expresado. Por ejemplo, la inadecuada ubicación de los adjetivos dentro de sintagmas nominales complejos, falta de concordancia, la alteración del orden de los pronombres, la alteración del orden lógico de la oración, la inadecuada utilización de preposiciones o adverbios, etc. Ejemplo: No me lo recuerdo (lo correcto es: no lo recuerdo)

Rotacismo: El rotacismo es la dislalia (trastorno del lenguaje) selectiva del fonema /ɾ/ o /r/ Ejemplo:  caro /kaɾo/ el primero, y carro /karo/ el segundo. Estos  casos son vibrantes simple y múltiple respectivamente. Es algo frecuente en niños menores de cinco años que están aprendiendo a hablar. También es la conversión de un sonido sibilante (de sílaba) en un sonido vibrante, en posición intervocálica (entre vocales). Un ejemplo de rotacismo es el nombre latino ‘Valesius’, que pasó a ‘Valerius’. Otras palabras son: arcarde, orfato, arcancía,

Vulgarismos: Palabra, expresión o giro que no se consideran correctos en una lengua porque vulneran la norma establecida. Ejemplo: el empleo de ‘andé’ por ‘anduve’ es un vulgarismo. El vulgarismo es por tanto, la alteración del sentido semántico de las palabras al pronunciar mal ciertas palabras por cambio de letras (agregados, supresiones, cambios de orden) o de acentuación. A veces, además de pronunciarse mal una palabra se la escribe mal. Por ejemplo: diabetis (lo correcto es: diabetes).

Ultracorrección o Hipercorrección: La ultracorrección, sobrecorrección o hipercorrección es el fenómeno lingüístico que ocurre cuando, por deseo de adoptar un estilo culto o prestigioso, se modifica una palabra​ o construcción estándar, por creer equivocadamente que está considerada como incorrecta o poco culta.​

Paradójicamente, tales ultracorrecciones son, desde el punto de vista normativo, incorrecciones. Dichas ultracorrecciones pueden ser tanto de pronunciación u ortográficas como gramaticales o semánticas. Ejemplo: Este agua no está muy fría. Aquí se ha empleado el demostrativo masculino ante un sustantivo que comienza por /á/ tónica, en la falsa creencia de que es lo correcto, cuando la norma solo impone esta forma para el artículo. Ejemplo: (el agua, pero no esta agua).  Otras palabras son: Bilbado (Bilbao); Inflacción económica (inflación); Tener aficción por la música (afición); Me he metido en un lido (lío); Me bañé en el rido (río); Bacalado (bacalao); Translado (traslado); Titáneo (titánico)

Palabras y frases con vicios de dicción más usadas:

Palabras: (En negrillas va lo incorrecto) Alverjas. (arvejas). Diabetis  por diabetes. Mallugar por magullar. Aereopuerto  por aeropuerto.. Lo hizo de gratis  por lo hizo gratis. Indució  por indujo. Chance por oportunidad. Show por espectáculo. Polvadera por polvareda. Fuerzudo por forzudo. Aujero por agujero. Amistá  por amistad.

 

Frases: (En negrillas va lo incorrecto): Le miró a la cara por le miró la cara. ¿Qué tan grave está?  por ¿Está muy grave? La hambre por el hambre. Satisfació por satisfacción. Onde por dónde. Pes por pues. Diabetis por diabetes. Inhalador de bolsillo eléctrico (inhalador eléctrico de bolsillo) ¡Qué bueno! Aprobastes el examen. (aprobaste el examen). Me compré pastillas para la tos. (me compré pastillas contra la tos) Lo hizo de casualidad. (lo hizo por casualidad). Cuando Miguel conoció a su secretaria, ya tenía tres hijos. (Cuando Miguel conoció a su secretaria, él ya tenía tres hijos o Cuando Miguel conoció a su secretaria, ella ya tenía tres hijos, según corresponda). Se lo dijieron bien clarito .(Se lo dijeron bien clarito). Me parece a mí que no va a llover. (Me parece que no va a llover). Alquilan la oficina con o sin muebles. (Alquilan la oficina con muebles o sin ellos). Lo hizo so pena de arresto. (Lo hizo bajo pena de arresto). Su amiga estaba media triste. (Su amiga estaba medio triste). El ruido y la luz me despierta muy temprano. (El ruido y la luz me despiertan muy temprano). Le dije de que no quería salir. (Le dije que no quería salir). Ojalá que no haiga problemas. (Ojalá que no haya problemas). No esperaba a naides o a naiden. (No esperaba a nadie). A grosso modo creo que había 200 personas. (Grosso modo habría 200 personas). Hubieron más invitados que sillas. (Hubo más invitados que sillas). Estaba güenísimo el asado. (Estaba buenísimo el asado). Las nenas de mi sobrino son demasiadas inquietas. (Las nenas de mi sobrino son demasiado inquietas).


Fuente: www.ejemplos.com; wilkipedia; Revista Ejemplode.com; www.retoricas.com.

Fotos: materialeseducativos.org; slidesshare.net; maxresdefault.jpg; youtube.com

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA MORFOLOGÍA

La morfología, como parte de la gramática, se propone despiezar nuestro pensamiento: tomar una idea …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *