LA ESQUINA DULCE DEL SABOR A AMBROSÍA

No hay nada más sabroso que deleite a un paladar que un dulce con sabor a dulce y que esa dulzura no solo lo sea por el dulzor de un exquisito postre finamente preparado que llega a convertirse en un elixir que nos lleva al placer, sino por la dulzura con que sea preparado, por la sensibilidad de unas manos que hagan repostería con amor y que esa entrega y ese feeling, se sienta en cada bocado que degustemos. Lograr eso es como llegar a la esquina del delirio, es encontrar la dulce esquina o la esquina dulce del gozo inigualable. Sweet Corner, un emprendimiento gastronómico casero nacido en Guayaquil y hoy radicado en Quito, es eso y mucho más. Es el manjar de los dioses, el bocatto di cardinale, el regalo de la dulzura, el encanto de comer bien.

Tortas de todo tipo, cakes clásicos de naranja, vainilla, chocolate y rompope; torta mojada de chocolate y de tiramizú, locura de brigadeiro, cinnamon, roll cake, rollos de canela, enrollado de manjar o chocolate, mil hojas de manjar o de nutella y manjar; alfajores de manjar, cupcakes (caramelo, chocolate y vainilla), merengón de frutos rojos, profiteroles, cheesecake, brazo gitano (Pionono o Swiss roll), rompope y más delicias, repletas de sabor, a un precio razonable y justo, son las mejores fortalezas de Sweet Corner que hace de saborear un postre un dulce sueño. Y sueño es lo que tuvo su propietaria, la guayaquileña Elizabeth Cazar León, que decidió sacarle provecho al don que la vida de le dio y sacar lo dulce de sus manos, para emprender un negocio al que le pone muchas ganas y desbordante dulzura.

“Todas las grandes marcas o negocios han nacido por un sueño…. Bueno el mío no será grande pero literalmente fue “UN SUEÑO”. A mí siempre me ha gustado cocinar y sobre todo cuando mis hijos nacieron. Me encantaba hacer yo misma sus tortas, arreglos y bocaditos para cumpleaños y primera comunión. Cualquier reunión del colegio era en mi casa y trataba de probar diferentes recetas. Mis hijos también hicieron que la época navideña sea la más esperada del año y por ende trataba que la recuerden como la más dulce. Se abría la temporada del chocolate, postres y mi rompope. El rompope siempre lo hice para regalar a amigos como un detalle cariñoso de nuestra parte. Y un día el sueño se hizo negocio”, dice Liz, como la llaman su familia y amigos.

Me confieso dulcero a morir, me encanta el dulce tanto como la biela, y para mí eso ya es mucho decir. He probado muchos dulces de muchas ciudades de mi país y de otros que he visitado pero como los de Sweet Corner, muy pocas veces. En gastronomía y en repostería, es difícil decir este es el mejor que he probado en mi vida y con los dulces de Sweet Corner, sucede exactamente eso. No pueden ser los mejores del mundo, pero son únicos, y ese título le gana a cualquier calificación.

Los grandes chef dicen que nada mejor que un postre después de un plato de sal y tienen razón. Después de grandes comilonas siempre nos apetece un postre, y es que, ¿quién se puede resistir a estos pequeños pecados? Yo por Sweet Corner, prefiero ser pecador. Más que un pecado venial es un pecado genial. Y no necesito que sea después de un almuerzo o cena para disfrutarlo, puedo ser a cualquier hora, porque que lo bueno que raya en sublime no tiene horario.

Pero, ¿cómo así le dio por hacer dulces? “A mi abuela materna le encantaban los dulces también. Así que esto viene también como un legado de herencia. Algo que llevo en la sangre, algo que me encanta desde muy pequeña. Así con esa escuela, elegí preparar los cakes clásicos de chocolate y vainilla pero fui agregando mis toques personales. Como por ejemplo, el cake hecho a base de rompope. Luego pensando en una prima, se me venía a la mente cuando ella nos preparaba su delicioso tiramisú, así que decidí hornear un cake con bizcocho de café relleno de un ganache de café y llamarlo Cake de tiramisú y así con base a influencias familiares y técnicas que aprendía leyendo libros, viendo tutoriales, conversando con gente que sabe, fui logrando realizar lo que era una afición casera en un sueño de negocio. Pasaron los años, nos cambiamos de ciudad y ya con mis hijos un poco más grandes, quería tener un ingreso, ya que deje de trabajar cuando mis hijos nacieron y me dedique a ellos por completo. Comencé acá en Quito vendiendo mi rompope a amigas, amigos de mis amigos, pero cuando decoraba la botella pensaba…y soñaba cómo me gustaría que tenga mi marca. “

Y es que soñar es vivir y Elizabeth hoy vive sus dulces sueños. “Cuando le dije que fue literalmente un sueño, pues no exagero. Una noche, en los primeros días de diciembre, me desperté a las 3:30 de la mañana y lo único que me acuerdo del sueño fue el nombre de SWEET CORNER y el color ROJO. Claro que luego ya no pude dormir; tenía miedo de olvidarme del nombre, así que me senté en la cama, lo escribí en mi celular y me puse a ver diferentes tipos de letras, formas y colores. Amaneció y esperé que llegue la hora adecuada para poder ir a una imprenta que conozco en Cumbayá. Estaba feliz porque primero no se me había olvidado nada y segundo porque al fin iba a tener mi marca para el rompope. Luego pensando en postres, decidí comenzar por lo básico; lo que me trae recuerdos familiares. Bueno y así empecé. Sé que todavía tengo un largo camino por recorrer pero lo que me encanta es que reciban no solo un postre sino un pedacito de mi cariño en cada uno de ellos2.

Sus productos tienen el encanto de sus recuerdos y de su imaginación creativa, que la llevaron a hacer postres con su propio estilo. “Recuerdos por ejemplo, las invitaciones a fiestas infantiles de mis compañeras de la escuela, los alfajores junto con mis adorados profiteroles y así inspirada en eso hoy ahora hago una Torta de Profiteroles con caramelo. A mis hijos les encanta las galletas oreo y yo con base en eso hice un cheesecake que les va a encantar. Lo bauticé como No Bake Oreo cheesecake”

 

Pero Liz, sabía que no solo era preparar repostería para llevar adelante un negocio, había que publicitarlo y ella encontró en las redes sociales y en el boca a boca su mejor aliado. “Para ponerme en tono al nuevo milenio abrí mis páginas de Facebook e Instagram SWEET CORNER BY LIZ. De repente nos toma por sorpresa este microorganismo que nos obliga a quedarnos en casa. Entonces ya no podía repartir. !!Auxilio!!! Escribí rápidamente en estos grupos femeninos y ya tengo quién me haga mis entregas que por ahora son martes y viernes. Bueno y así empecé. En época difícil. En un tiempo en el que tuve una serie de pérdidas familiares muy cercanas que me habían golpeado mucho. En un período en el que es más fácil tirar la toalla y decir “no se puede”. Justamente todo esto, me ha obligado a pensar aceleradamente en estrategias de venta y darme a conocer a los posibles consumidores. Todavía tengo un largo camino por recorrer. Habrá muchos baches y piedras que tendré que superar. Pero la alegría que siento de enviar en cada postre un poquito de mi cariño a cada hogar será el motor para seguir adelante”

Y vaya adelante Liz, que los emprendimientos nacidos con dulzura tienen una dulce recompensa. Y como quien sueña una vez, sueña dos veces, Liz quiere llegar a Guayaquil. Solo espera que se normalicen las cosas con esta enfermedad que nos ha estancado para llenar de dulzura a la ciudad que la vio nacer y a la que hoy la cobija con cariño.
¿Y usted también quiere disfrutar de estos pecados geniales?

Haga sus pedidos en Quito al watsap 099387954. Entregas los martes y viernes.

Dese un gusto. Se lo merece.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

PLATOS TÍPICOS GUAYACOS

Quien no se ha comido un encebollado, una guata, un seco, un arroz con menestra, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *