HÉCTOR NAPOLITANO, MÚSICA, VIDA Y PENSAMIENTOS

Con él no valen las cuestiones lamparosas, el brillo, las apariencias, nada de eso quiere. Sobre todo es la música lo que verdaderamente le apasiona, pero si es son, es mucho mejor. Cuando se refiere a este tema lo deja muy claro. “Yo he venido a traer el son a Guayaquil”. Esta ciudad salsera a la que muchos llaman el último puerto del Caribe, es el lugar que Héctor Napolitano ama, y es a ella a la que honra con la canción Guajira a Guayaquil.

Un tema con una buena descarga de son que no hace más que confirmar lo que dice Viejo Napo. En el último disco de este autor: Cangrejo criminal, que Napolitano manifiesta fue hecho a la “cañona”, viene acompañado de otras doce canciones donde predominan los ritmos tropicales.

Junto a su pana Juan Xavier Borja, realizador del documental Napo y la guitarra, que se estrenó el 6 de agosto en MAAC Cine, comparte que música e imagen, en este caso van “juntitos de la mano”, porque el video está repleto de lo que más le gusta a Napo.

En un diálogo muy informal, repleto de chacota, risas y también algo de seriedad, dijeron que a ellos no les cabe la nota solemne, ni los mensajes para nadie. Ellos están por el dato del arte, aportando cada uno con su conocimiento para que el producto de ambos sea algo que provoque orgullo de ser guayaquileño primero, y por supuesto ecuatoriano.

Que el mundo conozca y se entere que en esta parte del planeta también existe talento, y que solo la falta de difusión impide que el resto del mundo participe mejor del producto ecuatoriano. Para ellos es importante la frescura y la tranquilidad. La fama y las posturas de distancias no caben en el trabajo creativo. El barrio, la esquina, los panas siguen siendo trascendentes, pese a que ahora Napolitano se ha vuelto un tipo demasiado popular.

Al caminar por las calles guayaquileñas, refiere Napo, tiene que detenerse constantemente para saludar a todos. Da lo mismo juguero que intelectual. La fama viene con todo eso, pero siempre hay que saber por dónde se camina. No hay que confundirse, por eso es mejor hablar poco.
En sus palabras, con las cuales en ocasiones se atropella por la emoción de compartir su visión de las cosas, dice: “El encebollado siempre será el encebollado; los artistas no, los artistas comienzan dulce y terminan amargo, o al revés”.

Juan Xavier agrega que uno siempre tiene oportunidad de escoger. “Siempre vemos gente que se ha chamuscado, que se fue con las drogas o con el alcohol. La responsabilidad de una vida mejor está en las manos de cada uno”.

Ahora Napolitano ha tomado la decisión de escoger él mismo. Para Borja está claro que ya no cabe culpar al destino por todo lo vivido. Tanto para él como para Viejo Napo y otros panas, Héctor está en su mejor momento como músico, y eso hay que aprovecharlo, porque al final, lo único que quedará será el trabajo realizado.

El músico reconoce que las cosas ahora funcionan mejor. La época cuando andaba pluto ya se fue, esos tiempos viejos están donde deben estar, en el pasado. Con todo el trabajo del video que produjo 1.600 minutos, de los cuales solo quedaron 60, la realidad es que ahora todo va en serio.

Por eso cantarle a Guayaquil y al Ecuador es lo que en estos momentos le preocupa. Inundar la ciudad de buena música, no importa que en ella predomine la salsa. Napolitano quiere atacarla con el buen son cubano que su guitarra produce. Para eso sirve lo que dice el musicólogo César Miguel Rondón, cuando explica la influencia en la cultura popular de soneros como el puertorriqueño Ismael Rivera, recordado como el Sonero mayor. “La forma sonera de Ismael sirvió para representar el matiz de la salsa que a partir de los años 60 arrasaría con la región”.
Eso ya lo entendió Napolitano, por eso con su música tropical y a puro son, quiere decir presente y perdurar en una ciudad que él define como sonera por excelencia

Serie: Tradiciones en el puerto. Héctor Napolitano, música, vida y pensamientos (Diario El Universo, agosto de 2004). Publicado en el libro Crónicas de Ecuador escondido de Francisco Santana, publicado en mayo de 2013

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

SIEMPRE HAY UN LUGAR PARA EL ENCEBOLLADO NOCTURNO

La última canción que sonó aquella noche del jueves fue Plato de segunda mesa. Héctor …

Un comentarios

  1. I am writing to make you be aware of what a nice experience my friend’s daughter undergone reading yuor web blog. She learned numerous details, not to mention what it’s like to possess a marvelous giving nature to make the rest smoothly know precisely certain complicated things. You undoubtedly did more than my desires. Thank you for presenting such essential, dependable, edifying and also unique tips on this topic to Kate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *