EL ADIÓS DE LAS MANOS DEL ARTE

Sus manos, fueron las manos de su Guayaquil amado, al que adoraba y contemplaba desde los amplios ventanales de su casa, situada en el primer barrio de la ciudad: Las Peñas, desde el cual miraba, el Río Guayas, el Malecón y sentía el palpitar de su corazón noble, su mente privilegiada y su pasión artística que como un torrente corría por sus venas, transmitido a través de los genes, por su padre. Sus manos fueron las manos del arte con las cual pudo crear las más maravillosas esculturas, pinturas, grabados y música, que la convirtieron un paradigma y referente de la cultura ecuatoriana. Hoy sus manos han dejado de jugar con el barro, con los pinceles, .han dejado de diseñar y construir, han dejado de esculpir, pero han dejado un legado eterno, inolvidable, insuperable. Doña Yela Loffredo de Klein, ha partido al mundo de la creación imperecedera. Hoy su nombre es leyenda. Hoy sus manos son las manos de Dios.

Yela Loffredo Rodríguez, nacida en Guayaquil, el 22 de julio de 1924, fallecida en la misma ciudad en que vio la luz, el 16 de mayo de 2020, a la edad de 95 años, la décima tercera de catorce hijos del comerciante y hotelero italiano Salvatore Loffredo Calabrese y de la guayaquileño Julia Rodríguez Coello, fue una de las mejores escultoras ecuatorianas de todos los tiempos. Fue el referente, el ícono, el símbolo, el nombre máximo del arte y la cultura nacional. Fue también la fundadora de la «Asociación Cultural Las Peñas» y directora del Museo Municipal de Guayaquil, considerada un símbolo la ciudad a la que tanto le dio.

La vida de Yela, es contada en el sitio web diccionario bibliográfico ecuador. com del historiador Rodolfo Pérez Pimentel.

Yela, nació para el arte y el arte nació para ella. Fue un romance tempranero y a primera vista. Lo heredó de su padre Salvatore Loffredo Calabrese, quien cantaba, tocaba la mandolina y la ocarina, pero ella de manera innata, nació con el don que nacen los elegidos. Así, cuando apenas tenía cuatro años, siguiendo los pasos de sus hermanos mayores que elaboraban caretas para los años viejos, tuvo su primer contacto con la primera figura artística y sus manos tocaron por primera vez la mezcla de papel y engrudo, para crear formas y dar forma a su imaginación. Luego, en la escuela Municipal número 4 Manuel María Valverde, a la que fue llevada por la profesora Zoila Luisa Campodónico de Caputti, aprendió a cantar, a recitar y hasta se disfrazaba para las fiestas infantiles. Allí, siguió con sus inquietudes de darle forma a las cosas, jugando con el barro de la calle con su hermano, Francisco, cariñosamente llamado Chichingo.

En 1936, a la edad de doce años, cuando empezaba a dar forma a sus primeras creaciones, la vida le asestó un duro golpe, al arrebatarle a su padre a causa de un infarto. Entonces su madre tomó las riendas del hogar, manteniéndolo gracias a sus habilidades en la costura. Ella no se amilanó, siguió su pasión por el arte y tres años después (1939) siendo una quinceañera, estudiante del Colegio Nacional Guayaquil, tomó cursos de ballet con el profesor Raymond Maugé. Pero tres años después, cuando ella tenía 19, se había graduado de Bachiller en Ciencias Biológicas y preparaba el ingreso a la Facultad de Medicina, nuevamente el infortunio de la vida, que trae dolores, le ocasionó uno de los más grandes que tuvo. Un 13 de mayo de 1942 ocurrió un fuerte terremoto que acabó con su casa y cobró muchas vidas, entre esas, la de su madre. Yela junto a su hermana Blanca, tuvo que vivir con sus padrinos de bautizo los esposos Agustín Noziglia y Teresa Castañeda, que la querían como a una hija porque no tenían descendientes.

Para entonces, el amor ya había tocado sus puertas, cuando conoció a Paúl Klein Wolf, un joven inmigrante de orígenes judío-alemán, quien era juez de ajedrez y ella fue delegada por su colegio, el Guayaquil al Concurso de Reina del Círculo de Ajedrez Guayaquil, en el que salió electa Reina Caisa. La relación amistosa prosperó en amor y tiempo después el 9 de junio de 1940, se convertiría en su esposo. Fruto de su matrimonio, tuvo una extensa y bien criada familia, formada por cinco hijos, un varón (John) y cuatro mujeres (Tanya, Paulette, Vivian y Denisse), además de nietos y bisnietos, también marcados por el arte. Yela, bella de alma, fue además, la propia madre y abuela de la belleza. Su hija Tanya Klein, diseñadora de interiores, fue Miss Ecuador (1964) y su nieta Ariana Mandini, en 1993. Un año antes de ver a su nieta como la mujer más bella del país, la vida le asestó otro golpe al perder a su esposo debido a la diabetes. Ella con el corazón partido, siguió incólume como siempre y no se amilanó jamás.
Una estudiosa del arte.

Doña Yela, fue una mujer estudiosa del arte. Así, a más del ballet que estudió en su adolescencia, a fines de la década de 50, en 1957, motivada por su gusto por la arqueología, nacida de su amistad con los arqueólogos Francisco Huerta Rendón y Carlos Zevallos Menéndez, estudió durante siete años esta carrera en la Escuela que mantenía la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas, junto al arqueólogo y publicista ecuatoriano Presley Norton y otros compañeros como: Jorge Marcos Pino, Luis Piana Bruno, Resfa Parducci, Luis Bedoya Bellini, Felipe Cruz, Hans Marotzke, Gabriel Navas Vinelli, Liuba Giangrandi de Navas, Antonieta Funes, Cecilia Macias Rívas. Luego en la década de 1960, entrando a sus 40 años, motivada por sus amigos pintores Hans y Elsie Michaelson, a quienes conoció porque eran muy unidos con sus suegros Klein, estudió Arte en la Escuela Municipal de Bellas Artes de Guayaquil, en Guayaquil, siendo discípula de escultura del maestro y rector de Bellas Artes, Alfredo Palacio Moreno y en pintura de Theo Constante, finalizando sus estudios en 1966. La historia cuenta que la recomendación de sus amigos se dio un día en fin de años, cuando los pintores la vieron haciendo en su casa a los tres reyes magos con masa de pan, alambre y harina, figuritas que terminó con vivos colores para servir de adorno en un Pesebre navideño. Fue una excelente estudiante, asistía puntualmente a sus clases de dos jornadas diarias de lunes a viernes de 8 a 12 de la mañana y de 3 a 5 de la tarde. Entre el 60 y el 64 recibió el Premio de la Sociedad Filantrópica del Guayas, el 64 el Primer Premio en Escultura que anualmente concedía la escuela, el 66 el Tercer Premio y el 68 el Segundo Premio de escultura del salón Municipal Fundación de Guayaquil.

La Forjadora de Las Peñas Cultural

Otro de sus grandes amores, fue su barrio Las Peñas, al que quiso convertir y de hecho lo logró, en la cuna y sede del arte y la cultura de Guayaquil. Esto lo hizo pues a la par de su carrera artística ascendente surgía el deseo de servir a su ciudad y al país. Todo nació en 1965, cuando ella tenía 45 años y viajó a Nueva York, Estados Unidos para tratar una enfermedad de una de sus hijas. Esa estancia, le permitió conocer el bohemio barrio newyorkino de Greenwich Village en el distrito de Manhattan, que la vislumbró y le metió en su cabeza creativa e imaginativa la idea de que algo parecido se podría realizar en su natal Guayaquil, en su barrio adorado. Y así Las Peñas se hizo cultural.

Y como Yela, quien por entonces trabajaba en la Sociedad Italiana Garibaldi junto a su Presidenta Ligia Frugone de Vitola, era ejecutiva, rápida y efectiva en darle forma a sus sueños, los dio. Así, apenas al año siguiente (1966), en trabajo conjunto con otros artistas como Alfredo Palacio, Luis Portilla, se conformó la “Asociación Cultural Las Peñas”, que presidió por buen tiempo y que tiene como principal objetivo enriquecer y motivar el arte en la urbe guayaquileña, pues es necesario motivar a la ciudadanía por el barrio y el arte. Y así, ese mismo año se realizó la primera edición de las hoy tradicionales exposiciones de pintura y escultura, que se realizan cada 25 de julio por las fiestas de Guayaquil. A partir de ese año se realizaron anualmente varias exposiciones en el que se mostraba obras de artistas nacionales. Es por esta actividad de mecenazgo que se la catalogó como «la madre de los artistas». Además en Semana Santa en Salinas también se realizan estas exposiciones que reúnen cientos de artistas plásticos del país y aún del exterior y son matizadas con números musicales, desfiles con bandas, etc. Otro aspecto significativo es el respaldo que se brinda a los miembros porque la solidaridad es una de las principales virtudes de la Asociación. Por su constante apoyo y protección al artista pobre y por su preocupación hacia la asociación, ostenta el título de Presidenta Vitalicia

Entre 1.972 y el 76 dirigió el Museo Municipal de Guayaquil durante la alcaldía del Arq. Juan Péndola Avegno, revitalizando el ambiente cultural de la ciudad que había venido a menos. En 1975 había comenzado a enviar sus dibujos a los tejedores de Guano para que confeccionaran unas hermosísimas alfombras. También inició una línea de joyería, diseñando obras muy bellas como: pectorales, anillos, collares y aretes de fino acabado y motivación telúrica de origen precolombino, que son obras de arte exquisito.

En 1979, a sus 59 años, vivió un mes en La Habana invitada por el Ministerio de Educación de Cuba. A su regreso fue nombrada directora del Departamento Cultural de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), cargo que ejerció durante más de 32 años. En desempeño de esas funciones, Yela, impulsó actividades artísticas como los lunes culturales que se realizaban en el aula magna del campus Las Peñas de la Espol, entre las décadas de los 90 y 2000.

En 2003 se lanzó un libro en su honor. «Yela» que tenía hermosas fotografía a colores, en ceremonia apoteósica en el Palacio de Cristal. En 2004 inauguró el Centro Cultural del remodelado Parque Guayaquil con una hermosa exposición de sus obras. La obra fue realizada por Rosa Amelia Alvarado Roca, directora de la revista Hogar, quien hizo una selección de lo más representativo de su producción escultórica y de las joyas que ha elaborado y las plasmó en un libro.
El 29 de junio de 2006 presentó su primer libro. La temática fue la arqueología y el título: Venus Valdivia y la herencia de su estirpe’ que fue presentado en el aula magna de la Espol, en el cual se muestran los elementos que se resaltan en las piezas arqueológicas de la cultura Valdivia y también de su modo de vida. Asimismo, se habla de las culturas Machalilla, Chorrera, Guangala, Bahía, Tolita, Jama Coaque, Milagro Quevedo y Manteño Huancavilca.

Obras Maestras

Como creadora de arte, fue una maravilla. Para la confección de sus trabajos se ayudaba con moldes de tierra refractaria a través del método de la cera perdida, por eso sus piezas son únicas. Su arte era figurativo pero su inspiración impactada por el medio, la remitía a las figuras y caritas de niños, cholas, tipos populares, trabajadores como el vendedor de lotería, el cortador de caña, los albañiles, confeccionadas en su taller de Padre Solano y Escobedo, bajos de su casa, donde trabaja a puertas abiertas, de suerte que pronto se hizo conocer de los vecinos del barrio, que pasaban saludándola. Las figuras que salían de sus manos fluían hacia un abstraccionismo simbólico, creando mujeres voluminosas con formas entrantes y salientes para conseguir luces y sombras, para lograr calidad como lo aconsejara la escuela francesa de escultura de Auguste Rodin.

A nivel nacional, adquirió la técnica del tratamiento de los volúmenes del ecuatoriano Manuel Rendón. Entonces comenzó a formar una Colección privada en su departamento de Las Peñas. Así sus trabajos fueron aclamados. Su exposición individual ‘Sinfonía de las Formas’, realizada en 1984, fue una de las más aclamadas, recibiendo las mejores críticas y en 1999 fue acreedora del premio Nacional de Cultura “Eugenio Espejo”, gracias a su gran aporte en las artes plásticas de la ciudad. En 2014 se realizó la muestra Vida y Paz en el camposanto Parque de la Paz, en la que artista exhibió veinticinco obras realizadas en diversos materiales, tales como marmolina, bronce, aluminio, cobre y resina, pertenecientes a las colecciones artísticas de la escultora.

Yela en su arte creó innumerables obras bellas como lápidas marmóreas, grupos de personajes elementales, sin rostros, con superficies ricas en anfractuosidades, todo con gran economía de recursos expresivos y con un arte propio dentro de los esquemas de la Plástica ecuatoriana del siglo XX. La maestra de la escultura creó un sinnúmero de obras, entre ellas la Venus de Valdivia, obra escultórica que representa a la mujer Valdivia autóctona de la Costa ecuatoriana que fue diseñada por Yela y elaborada en bronce por el ingeniero Guido Ochoa, que se encuentra ubicada en el Parque Lineal del Estero Salado de Guayaquil. Además hay obras de arte como “7 Lunas”, en honor a las madres, “Ritmos del tiempo”, “Los Amantes de Sumpa”, “El Encanto de las Gordas”, “El Chamán de la Coca”, “Jinete de Guerra”, “Las Chismosas”, de gran simplicidad visual y «Vuelo de trino» en bronce y piedra de Salango. Con otro estilo y con nueva retórica, cercana a Giacometti, de largas figuras verticales reducidas a sus contornos esenciales, producen un feísmo duro. Su grupo de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis y un don Quijote son de esta nueva etapa. Una de sus mayores obras es una cabeza en bronce de Bolívar ubicada al pie del aeropuerto.

A nivel de exposiciones, Yela deslumbró desde sus inicios. Así en 1967 dentro de la Exposición Colectiva «Testimonio Plástico del Ecuador» realizada en Quito, mostró una sorprendente mujer sedente, de gesto cansado, de formas apenas insinuadas, pieza calificada de equilibrada y noble, de sutil intensidad expresiva. Otras obras de este período, testimonian calidades, como «En la piscina». Por entonces había pocos escultores en Guayaquil y Yela llenó un vacío de prestigio convirtiéndose en la primera y mayor de la ciudad.

En 1971, realiza su exposición “Ternura” que como escribiera el crítico Hernán Rodríguez Castelo en la edición número 58 de la Revista Diners de Marzo de 1987. “marca el momento decisivo: Se siente que la artista ha decidido aligerar sus piezas de un peso excesivo de sentimentalismo y anécdota fácil”. En 1988 participó en las Exposiciones del Banco Central de Guayaquil y de la Casa de la Cultura titulada ‘Tres Generaciones». En 1984, presentó su exposición individual “Sinfonía de las Formas”, que fue muy elogiado por el público y la crítica especializada. El 28 de octubre de 2014, en la galería Mirko Rodic Art Gallery, exhibió la muestra Una vida dedicada al arte que se compuso de de 25 obras de la colección particular de la artista. La manufactura pertenece a diversos años, que iban desde 1964 hasta ese momento, elaborados en variados materiales como el bronce, la resina, el granito, la marmolina, el hierro y el bronce.

Internacionalmente ha expuesto en el exterior en varias oportunidades. Individualmente se distingue la exposición en el Staff Asociation de Washington en 1978 y el 1 de diciembre del mismo año, la denominada: Exposición de Escultura. Yela Loffredo, en el Centro de Arte Internacional, La Habana. Y una exposición colectiva, el 9 de Marzo de 1979, denominada 1960 creadoras, Galería Amelia Peláez, en el Parque Lenin de La Habana.
Entre los premios recibidos están: 1960-1964 Premio de la Sociedad Filantrópica del Guayas; 1964 Primer Premio en Escultura que anualmente concedía la escuela y 1966 Tercer Premio; 1968 Segundo Premio de escultura del salón Municipal Fundación de Guayaquil; 1999 recibe del gobierno del Ecuador el Premio Nacional de Cultura de Eugenio Espejo por su gran aporte en las artes plásticas de la ciudad.

Por su gran trayectoria y trabajo ha recibido varios reconocimientos: En 1983, fue enviada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) a París para exponer sus obras junto a grandes artistas del arte tanto de América como de Europa. En reconocimiento a su destreza, entrega en el campo de las artes plásticas —a nivel nacional e internacional— y su preocupación constante para promover esta disciplina artística, le fue entregado en 1999, durante la presidencia de Jamil Mahuad, el Premio Nacional Eugenio Espejo.
Doña Yela se ha ido. Sus manos han dejado de crear, pero estas mismas manos han dejado huellas con las que escribió un nombre con moldes de oro en la vida artística y cultural de Ecuador, el país que amó y el que la amará por siempre.

Fotos: El Universo, El Comercio, El Telégrafo (Cristina Cazorla y Ninibeth Bustamante), Pinterest

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

APRENDE ARTE DMEMORIA

DMemoria, es una Academia Virtual de Artes, creada por los directores, productores y actores cubanos, …

5 comments

  1. You made some good points there. I checked on the web for
    additional information about the issue and found most individuals will go along with your views on this website.

  2. I don’t know if it’s just me or if everyone else experiencing problems with
    your blog. It appears as if some of the written text within your content are running off the
    screen. Can someone else please comment and let me
    know if this is happening to them too? This might be a issue with my internet browser because I’ve had this happen before.
    Thank you

    my web-site – http://metcomingle.com/index.php/BethBunnell54

  3. Fantastic post but I was wanting to know if you could
    write a litte more on this topic? I’d be very thankful if
    you could elaborate a little bit more. Appreciate it!

  4. Hi there, for all time i used to check weblog posts here in the
    early hours in the daylight, because i like to learn more and more.

    Feel free to visit my web-site: discuss – Hunter

  5. Hello! Someone in my Myspace group shared this site with us so
    I came to give it a look. I’m definitely loving the information. I’m book-marking and
    will be tweeting this to my followers! Great blog and great
    design and style.

    Feel free to surf to my webpage … Pinnacle BST Review

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *