¿QUE ES DE TU VIDA?

ANTES

Carlos Maridueña Almeida, nacido en Guayaquil el 4 de mayo de 1945, fue un futbolista profesional que destacó en las décadas del 60 y 70, como integrante de Emelec con el que fue campeón local y nacional, Guayaquil Sport, Liga de Portoviejo y Nueve de Octubre y pre-selecionado de Ecuador en 1970.. Fue un defensa central que deslumbró por su depurada técnica, su don de ubicación y su espíritu combativo en el que no daba por perdido un balón.

El “Ñato” como se lo conoce en el mundo del fútbol, se inició como se inician casi todos los jóvenes que llegan a ser futbolistas, jugando en el barrio con la pelota de trapo, del cual por sus condiciones llega a clubes deportivos para ir escalando posiciones hasta destacar como figura. “Me inicié en el barrio, jugando en las calles en la zona centro de la ciudad García Avilés y Luque. Luego cuando tenía 15 años pasé al club Fortuna de la Federación Deportiva del Guayas. Una vez en 1963 cuando yo tenía 17 años, fue a mi barrio, un amigo de la zona, José Hinojosa que jugaba en Emelec, del cual yo era hincha. Él me dijo que si quería ir a ese club y yo acepté encantado. Estaba en la dirigencia Don Antonio Briz Buide, quien pagó 30.000 sucres por mi pase y así pase a ser jugador emelecista”

Al llegar al club, durante los dos primeros años, estaba en el equipo juvenil con el que fue campeón de la categoría. En 1964 fue ascendido a primera división por el entrenador argentino Fernando Paternostter con un debut triunfal, pues el año de su ingreso, Emelec fue campeón de Guayaquil, conquistando así la primera de sus cuatro cornas de campeón. Tres locales (1964 y 1966) y una nacional (1965). “Siendo juvenil de Emelec, fui seleccionado nacional de la categoría al Preolímpico de Lima. Al llegar fui ascendido a primera para ser el remplazo de Cruz Ávila, que ya estaba en los últimos años de su dilatada carrera en la que había sido titular por varios años. Él jugó las dos primeras etapas del campeonato local y yo estaba en la banca, hasta que en el primer partido de la tercera rueda, el no pudo jugar y yo debuté. Fue el 25 de octubre del 64 en el estadio Modelo en un partido que nos ganó Nueve de Octubre 2-1. Luego él volvió a la titularidad y para los partidos finales, en un partido ante Nueve de Octubre que empatamos1-1, ingresé al cambio a remplazarlo y desde ahí yo me adueñé del puesto. Al final jugué cuatro partidos del torneo  y fuimos campeones. Teníamos un equipazo con el arquero paraguayo Ramón Mageregger, el delantero uruguayo Rubén Baldi que fue el goleador, el brasileño Iris de Jesús López Guimaraes. De los Nacionales estaban Manuel Ordeñana, Cruz Ávila, Felipe Landázuri, Felipe Mina (+), Calos Pineda (+), José Vicente Balseca (+), Enrique Raymondi, Bolívar Merizalde, Juan Moscol, Galo Pulido, Jaime Delgado Mena, entre otros. Ese año los equipos de Guayas no participaron en el campeonato nacional por discrepancias con los dirigentes de la Federación y me quedé con las ganas de jugar ese torneo”

Ganas que se las quitó al año siguiente (1965) en que ya como alternante más seguido de Cruz Ávila, jugó los campeonatos de Guayaquil y Nacional, siendo campeón en su única corona de campeón ecuatoriano. “Fue un buen año para mí, pude jugar más seguido y me fui afianzando como futbolista. Quedamos vicecampeones en el torneo local y fuimos campeones nacionales, con un récord de campeones invictos. Era básicamente la misma plantilla del año anterior a la que se habían incorporado los paraguayos Lucio Calonga y Avelino Guillen y el argentino Oscar Lencina. Fue una gran alegría ser campeón nacional y fue mi única corona de campeón ecuatoriano. Con ese título clasificamos a la Copa Libertadores de América 1966, que mi fue mi primer torneo internacional. Luego tuve dos Copas más 67 y 68, años en que fuimos vicecampeones nacionales, por lo que tuve la suerte de estar en tres Copas consecutivas”.

Una de las anécdotas que más recuerda en el fútbol fue justamente en su tercera y última Copa Libertadores. “Cuando viajamos a Uruguay, yo andaba  enamorado y le pedí al empleado del hotel que le mande un télex a mi novia a través de la empresa telefónica, pero hizo lo contrario a lo que le pedí y lo mandó desde el hotel. Cuando me llegó la cuenta eran 78 dólares y yo solo tenía 100, que justamente había llevado para traer algo de recuerdo. Así, me quedé con lo justo y ya no pude traer compras”.

En 1972, dejó Emelec y se fue a Estados Unidos en busca del sueño americano pero más pudo el amor al fútbol y regresó al país, pero esta vez para tener un breve paso por Guayaquil Sport y poco después estar en Liga Deportiva Universitaria De Portoviejo en la que estuvo hasta 1978, año en que se retiró del fútbol. “Quise probar suerte es Estados Unidos, aprovechando que mi familia residía allá. Estuve en Nueva York, luego en Illinois y después en Chicago, donde me encontré con mis excompañeros de Emelec Galo Pulido y Bolívar Merizalde y jugamos en una Liga de allá en el Atlético de Guayaquil. La verdad es que no me adapté y decidí volver. Al llegar, estuve haciendo la pretemporada con Guayaquil Sport, cuando el dirigente Munir Dasum me habló para que regrese a Emelec, iba a hacerlo, pero en eso me llegó una buena propuesta de otro equipo y me fui»

La propuesta a la que se refiere fue la del dirigente manabita Itamar Rodríguez, para llevarlo a  Liga de Portoviejo. «Como quería cambiar de aires, y las condiciones económicas eran buenas, me fui para allá. En Estuve en Liga de 1972 a 1976, luego volví a Guayaquil a Nueve de Octubre con el que jugué una temporada (1977) y al año siguiente (1978), volví a Portoviejo, pero ya había otra directiva, no cumplían con el jugador, no nos pagaron cerca de seis meses y yo ya no quería pasar por eso. Tenía 33 años y consideré que mi ciclo como jugador había terminado. Así que decidí retirarme del fútbol. En Portoviejo me fue bien. Allí conocí a la que hoy es mi esposa con la que tengo una hija y futbolísticamente me fue muy bien. El futbol me dio grandes momentos y viví muchas horas felices. Estoy agradecido por ello”

AHORA:

Tras su retiro del fútbol, Maridueña ingresó a trabajar en la empresa privada, en una compañía automotriz de la familia de su esposa que se dedica a la comercialización e importación de respuestos de vehículos, en la que estuvo 12 años “Fui agente vendedor de la zona de Manabí, de Ambato, Riobamba, Loja y Zaruma. Trabajaba viajando de lunes  viernes y los fines de semana pasaba en familia. Luego me salió un trabajo en la Aduana como despachador y agente afianzado de aduanas, lo que me dio la posibilidad de volver a Guayaquil y estar junto a mi familia. Trabajé allí 14 años. Luego volví al negocio de los repuestos en que trabajé 16 años m´s. Desde el año pasado estoy jubilado, dedicado a mi familia, que la conformamos mi esposa Esmeralda Macías De la Cruz, porque mi única hija, Sandy, vive en Estados Unidos en Atlanta, Giorgia. Ahora disfruto de la familia con la que soy feliz?

¿Y el fútbol? “El fútbol lo dejé hace cuatro años. Lo dejé al cumplir, los 70, aún tengo condiciones para jugar, pero por mi edad, 74 años, creo que ya soy proclive a las lesiones y no quiero que eso me suceda. Temo tener una lesión grave que me impida caminar. Prefiero cuidarme. Creo que ya fue suficiente. Después de mi retiro seguí jugando. Participé con el equipo de la Aduana en las diferentes Ligas de la ciudad que se organizan torneos entre empresas, jugué campeonatos de aficionados, además jugaba con mis compañeros de trabajo todos los fines de semana. También jugué por muchos años los torneos de exfutbolistas, siempre por Emelec. El fútbol es mi pasión y me costó dejarlo, pero ya es hora de descansar”

Hoy Carlos Maridueña, disfruta de su jubilación, mientras la hinchada lo recuerda con gran cariño por todo lo que hizo en las canchas.

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

¿QUÉ ES DE TU VIDA?

ANTES Adriana Torres Giraldo, nacida en Cali, Colombia el 18 de agosto de 1977, fue …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *