BUSCANDO EN LAS PALABRAS DE AFECTO, LA TERAPIA SANADORA

Los sentimientos pueden ser expresados a través de las diferentes formas del lenguaje. Entre ellos el lenguaje emocional.

En el lenguaje emocional las expresiones de afecto expresan lo que llevamos internamente.

Los afectos pueden ser expresados con palabras y gestos, que siempre irán acompañados de emociones que certifican y valoran aquellas palabras.

El afecto establece el carácter de la relación, su intensidad, su importancia.

Lamentablemente no siempre se practica la comunicación afectiva, muchas veces no se la considera importante, cuando es básica para las relaciones humanas.

Muchas veces los adultos enseñan a los niños a no mostrar sus sentimientos frente a los demás, enseñan a ocultar emociones, porque consideran que es demostrar debilidad ante los demás.

Nuestra cultura emocional tradicional, está basada en la “dureza emocional”, situación que permitió que no se enseñe a demostrar afectos ni a manejar emociones.

Generalmente mostramos nuestro lado fuerte, rudo, infranqueable, ya que de esta forma, se considera que nadie podrá hacernos daño.

Dolor es lo que se experimenta cuando no se expresa lo que se siente, o cuando el otro no lo expresa en el momento preciso.

Muchas veces en el vocabulario de las personas se carece de palabras afectivas, tal vez porque desde la infancia no fueron escuchadas.

En las palabras afectivas existe mucho contenido emocional, que se transmite en quien las expresa y en quien las recibe. Es ahí cuando llega el poder curativo, terapéutico, ya que se están liberando emociones que muchas veces bloquean al ser humano, porque no las ha expresado durante mucho tiempo y lleva una pesada carga, un dolor emocional extremadamente grande.

Cuando expresamos nuestras cargas emocionales, nos sentimos liberados de dolor y del sufrimiento que nos estaba asfixiando.

Las palabras de afecto sanan, generan unión, generan calma.

El mundo atraviesa por una difícil situación, donde todos necesitamos de palabras de apoyo, afecto, cariño, respeto, amor, que ayuden a curar heridas.

No se debe temer a manifestar palabras de afecto, pues estás nutren el alma.

Las palabras de afecto no son ridículas, no expresan debilidad, por el contrario nos mantienen sanos y ayudan a esparcir sanidad en las almas lastimadas.

Escucha palabras de afecto, las que tú puedas darte, ayudarán a levantarte el ánimo y enfrentar la adversidad, a fin de poder continuar en este gran camino de la vida, donde todavía queda mucho por hacer.

No temas decir:

Cuídate.

Te quiero mucho.

Te extraño.

Eres muy importante para mí.

Qué  bueno volver a verte.

Y muchas otras más, que alimentarán tú alma, y tú la de quien te escuche o lea.

El mejor terapeuta serás tú!!!!!!!!!

Fotos: mx.blastingnews.com; flaticom.es


PATRICIA ORTEGA RAMÍREZ. Dra. en psico-educacion, especialista en dificultades emocionales y del aprendizaje.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

SAN VALENTÍN, SU ORIGEN

Cada 14 de febrero se celebra en varios países del mundo con gran entusiasmo y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *