YO VENCÍ A LA PELOTITA CON PUNTOS

Nuestra colaboradora de la Sección De Puertas Abiertas, Catalina Uscocovich, nos comparte su historia de cuidado de salud y fe,  al vencer la enfermedad del momento y salir adelante en una acción que se convirtió en canto de vida.

Quisiera llamar mi relato como «El Crepúsculo de una Sonrisa». A petición de un amigo al que quiero infinitamente por ser tal cual y no ser otro y al mismo al que le debo el mejor arroz con menestra que he comido, voy a intentar reunir episodios y sentimientos en una sola historia corta sin dramas, sin interrogantes y muy llena de fe y de unión familiar a pesar de encontrarme sola con mi hijo. En este momento le doy rienda suelta a mis recuerdos…

El país comenzó a hablar de una cuarentena, por lo tanto yo tenía que arreglar algunas facturas con mi seguro de salud y con clientes con respecto a mi negocio , eso hizo que en dos ocasiones me dirigiera a la Clínica Kennedy para arreglar los reembolsos respectivos por lo que tuve que esperar media hora para ser atendida, cabe anotar que no se obligaba a nadie a usar mascarilla y que la idea del (pelotita con puntas ), así le llamo yo , no era lo suficientemente clara, a pesar de que en China se hablaba de muchos muertos.

Al día siguiente tuve que ir al Supermaxi a completar el abastecimiento de víveres. Ya con mascarilla, con gel en las manos y un atomizador de puro alcohol, ingresé al carro una vez efectuado todo y comencé a estornudar, lo cual se me hizo muy raro porque a pesar de tener un olfato súper fino, no sufro de alergias y no estornudo con facilidad. Me acuerdo haber llegado a casa y haberle dicho a mi hijo que me busque el termómetro, sentía mi cuerpo extraño, de repente me vino un cansancio bárbaro y una sensación de pesadez en las piernas, por supuesto nada normal en mí siendo una mujer muy activa y gozar de mucha agilidad.

Me preocupó el malestar y procedí a tomarme la temperatura, la que indicaba milésimas de fiebre con 37,5 grados. A medida que pasaban las horas comencé a sentir malestar en los oídos y garganta por lo que hice gárgaras de agua oxigenada y sí me preocupó el cuadro extraño, el mismo que no lo tomé como una gripecita sino como algo serio, sin que se me cruzara remotamente por la cabeza, que podía ser el «pelotita con puntas».

Ahora sí viene la historia. La noche en que salió la luna rosada subí a la terraza a verla y mientras le tomaba el vídeo apareció la cara de Cristo. Ese mismo día, poco tiempo después cuando el reloj marcaba las 3.00am, yo me desperté con una temperatura de 38,9 grados y con dolores musculares tremendos… tantos que no podía caminar, cero olfato, cero gusto , dolor de oídos y erupciones en el filo del labio superior y mejilla derecha, sin poder respirar, muy poca diarrea , casi nada, podría decir , pero sí muchas arcadas. Imagínense todo este cuadro a las 3:00 am con tu hijo en casa y sin saber a quién recurrir y mucho menos que tomar. Esa madrugada fue horrible .Algo curioso y todo lo que me pasó, sucedía a las 3:00 am, la hora que murió Jesús. Que coincidencia

La angustia por supuesto te invade y el miedo a lo desconocido también, así que llamé a una muy buena amiga a pesar de que sabía que ella no iba a poder hacer nada, ya teníamos toque de queda y restricciones para salir, esto fue un 19 de Marzo… (me parece mentira realmente )… el hecho estaba en sentir la compañía de alguien , inconscientemente tenía claro que yo había contraído el virus. El cómo, dónde, el por qué no eran relevantes en ese momento, más sí, el: ¿qué hago ahora? déjenme decirles que tuve que mantener la calma y tratar en lo posible de aceptar que pelotitas con puntas había ingresado a mi organismo sin ser invitado.

Me olvidé mencionar que también llamé a mi hermano mayor para decirle que volaba en fiebre y que no tenía ninguna pastilla para tomar y él me indicó que me colocara toallitas heladas en la cabeza y en la ingle, lo cual efectué al pie de la letra. Procedí a llamar al 171 y me contestó una chica muy displicente a la cual casi le grito, pero preferí cerrarle el teléfono y volver a llamar, cuando lo hice tomó la llamada un joven educado y él mismo me direccionó a un Dr, quien me hizo unas preguntas que podrían diagnosticar catarro, dengue o pelotita con puntas.

Sinceramente sentía que me moría, los dolores musculares eran tan fuertes que daba un paso y quería sentarme, las fuerzas se te van y la fiebre te hace perder la noción de tus movimientos Hasta aquí mi hijo dormido, sin yo quererlo despertar para evitar contagio alguno .Por supuesto no dormí nada, yo misma me bajé la fiebre y me habré quedado dormida solo a las 6 am, para despertar toda maltrecha a las 7h00 momento en que llamé nuevamente al 171, 911 e Interlab. Aquí hago un paréntesis, porque sí es necesario mencionar que fueron muy atentos. Pienso también que recién comenzaban los contagios y que no había un número muy significativo, cuadro que cambió en el transcurrir de los días.

Me preguntarán: Qué se siente y cómo te sientes en esos momentos y en los siguientes… y les cuento para que tengan una idea clara. Realmente tu cuerpo pierde toda estabilidad y la debilidad es tal que no deseas levantarte peor comer .El no tener gusto y olfato no te permiten comer y el decaimiento es tal que sinceramente es como si entraras a un letargo total La evolución de pelotita con puntas no fue la misma como al resto de la gente le ha sucedido. Cada persona presenta un cuadro diferente .El mío no fue con tos, debido a las gárgaras que acostumbro a hacer todos los días con agua oxigenada. Ahora pienso que esta costumbre paró un poco su entrada triunfal y el hecho de ser una temática con la limpieza e higiene tanto personal como la del hogar lo cual implicaba cambios de sábanas, toallas, trapear la casa con agua caliente y jabón azul Alex, limpieza de baños etc. etc.

El proceso es largo, de paciencia y mucho cuidado, sumado a esa sensación de que no tienes un conocimiento exacto de la evolución del microorganismo te mantiene en vilo. Hoy 23 de Abril me acabo de hacer un examen que indicará el proceso del mismo y los anticuerpos generados. La «pelotita » ya está dejando mi organismo. Ella tiene cada día una sintomatología diferente. Un día amaneces con fiebre, al otro con escalofrío, sudoración excesiva, dolor en el pecho. A pesar del calor que había en el ambiente, yo sentía escalofríos. Pasé días terribles de taquicardia, bamboleo del cuerpo y sentía como agujitas en todo el cuerpo que me pinchaban el cuerpo. Solo una vez sentí dolor de pulmón, pero era más bien un dolor muscular. Además sumaba mucho, en la madrugada me levantaba y me cambiaba de pijama.

Les cuento que el jueves antepasado a las 3:00 am no podía respirar y me dije a mi misma: Dios mío no creo que quiera llevarme aún!  Fue terrible, llamé a una amiga y a mi sobrina, quien me aconsejó  tomarme una tomografía del pulmón. Créanme que sentía que no iba a poder con todo, pero siempre hay una luz en el camino. Gracias a Dios los pulmones no han sido tocados por «Pelotita » Así que regresé más tranquila y respirando mejor. Golpe de 7: 00 pm, me veo en el en el espejo y los vasitos del ojo derecho se habían reventado, asumo que fue por la falta de oxígeno, en todo caso tuve que ponerle hielo de manzanilla durante dos días. Hoy por hoy ya desapareció lo rojo totalmente, así actúa.

Según lo que he leído «Pelotita» no se va del todo hasta en unos 30 días o más. Ahora bien la parte emocional es fundamental A pesar de estar con mi hijo, (no contagiado para nada) no podía ni siquiera acercarse, mucho menos estar en el mismo sitio. Han sido días de mucho aprendizaje. Siempre me sentí acompañada, primordialmente por mis hermanos y mi sobrina quién vía teléfono  celular me decía inhale y exhale quédese tranquila, etc etc  y eso me daba mucha paz. Creo sinceramente que la familia es lo más importante, con primas de lujo muy pendientes y amistades que a pesar de no haberlas visto muchos años se tomaban un tiempo, para darme ánimo. Así mismo hubo otras que a sabiendas, no llamaron, no preguntaron, en definitiva no les interesó.  Más podía mi fe, mi entusiasmo por la vida, por mi hijo, la familia. Dios y mi mami siempre estuvieron conmigo.

Es necesario mencionar que antes de la cuarentena, había ido a misa y en ella pensaba y le decía a Jesús, no podremos estar contigo, pero tú si puedes estar con nosotros partiendo de esa primicia. Mi fe ha aumentado mucho más. La calidez de la presencia divina en todo momento en esa mano amiga que te saluda, en la que está pendiente, en la sonrisa en fin. Aprendes a valorar el tiempo, lo compartido, lo vivido y por supuesto lo que está por venir. Aprendes que los amigos se los cuentan con los dedos de la mano y si tienes sólo dos es un número significativo.

He sido una mujer con los pies bien puestos sobre la tierra y esto me ha ayudado mucho más Primero es Dios Segundo la naturaleza Tercero, tu familia Cuarto, amigos Quinto, tú. Otro dato importantísimo es que mi mami (ya fallecida) estuvo en dos ocasiones conmigo, soñé con ella dos veces ¿saben a qué hora? Sí, a las tres de la mañana. ¿Casualidad, coincidencia? Y en esas dos ocasiones sólo me miraba. Esto implicaba que estaba intercediendo por mí. Dios y mi mami siempre estuvieron conmigo.

¿Cómo me curé.  Primero y ante todo. Pura higiene en todo, sábanas, toallas, toallas de mano, cepillo de dientes desinfectado con agua oxigenada, lavándome las manos con agua y jabón a cada rato. A pesar de que me sentía pésimo, nunca dejé de barrer, aspirar la casa, a pesar de que sudaba en exceso, literalmente a chorros. Y como sudaba, me bañaba y lo hacía con agua sumamente caliente como que entrara a un baño sauna. En cuanto al tratamiento, yo aún sin confirmarlo  con exámenes, siempre dije que era el pelotitas con puntas, no gripe normal, así que desde un principio yo siempre lo trate como lo que fue. Me curé hidratándome, full agua, full pedialite y a punta de té de manzanilla y yerba luisa súper calientes con limón e inhalaciones de limón, aunque dijeron después que no estaba recomendado hacer inhalaciones. En cuanto a medicinas, yo tomo  antibióticos para el colón y cuando se dio esto de que tenía al pelotita con puntas estaba con el tratamiento del colón para el que tomo un medicamento que es súper fuerte. De paso no podía tomar otra cosa por dicho tratamiento y entre el colón y el pelotitas, prefería el colón, para luego tomar azitromicina. Hoy por hoy, sé que los médicos están recetando un comprimido (colufase) que es para el colon, que sirve para desparasitarte porque esta pelotita, ataca todo, corazón, estómago, cerebro, no es solo una neumonía. Pienso que pelotita se encontró con que mi cuerpo tenía antibióticos y no pudo desarrollarse a su antojo y el hecho de ser atacado inmediatamente no permitió que cause más estragos.. Es que no le di opción a nada. Cómo yo siempre he tenido la idea de que todo tiene que estar separado y súper limpio quizás eso fue el mejor frente y también la actitud. Soy muy pegada a Dios y estuve orando mucho, porque coincidentemente me visitó casi que en plena Semana Santa. En esto además de la fe hay que ser muy disciplinado, paciente, mantener la calma y cuidarse. Porque sí se puede vencerlo.

Espero no haberlos aburrido; pero 30 días de enfermedad no entran en un renglón.

Cuídense mucho, quédense en casa y que Dios y la Virgen siempre los bendiga.


CATALINA USCOCOVICH. Me conocen como Cata Uscocovich Mi nombre es Catalina Uscocovich. Tal vez Cata se le hace más familiar, más cercano, más amigo Me apasiona lo que diseño, con las piedras, elaboro con ellas piezas originales que toda mujer desea lucir. Soy Educadora de párvulos de profesión y arquitecta de mi propia imaginación, de mis pensamientos, poemas y escritos con los cuales creo poner sobre papel mi sentir manera de ser y mi creencia católica. En ellos expongo mi total agradecimiento a Dios y a la Virgen por lo que soy y por darme la oportunidad de poder expresarme a través de mis diseños y pensamientos

 

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

YO SOY MÉDICO Y SOBREVIVIENTE

CRÓNICAS DE UN MÉDICO RURAL SOBRE DIVOC 19 «Espero que el amor verdadero y la …

5 comments

  1. Rossana de Anda

    Excelente artículo, no supe nunca que te contagiaste, y tuviste síntomas tan fuertes, gracias a Dios, te recuperaste!!! Un abrazo

  2. Ena Haydee Dueñas Galarza

    Mi estimada
    Estoy tan orgullosa de ser tu amiga.
    Y de conocerte de años de colegio.
    Las Dominicanas estuvimos infelices de saber de tu recuperación.
    Me alegro mucho
    Se que eres una mujer valiente y muy arriesgada.
    Enfréntate la enfermedad con un arma que pocos mantiene Catalina
    La fe.y el amor a dios
    Un beso y un abrazo desde mi querido Babahoyo.
    Un abrazo

  3. Ena Haydee Dueñas Galarza

    Mi estimada
    Estoy tan orgullosa de ser tu amiga.
    Y de conocerte de años de colegio.
    Las Dominicanas estuvimos infelices de saber de tu recuperación.
    Me alegro mucho
    Se que eres una mujer valiente y muy arriesgada.
    Enfréntate la enfermedad con un arma que pocos la tiene Catalina
    La fe.y el amor a dios
    Un beso y un abrazo desde mi querido Babahoyo.
    Un abrazo

  4. María Rodríguez Camacho de Jungbluth

    Mi querida Catita, la profunda fe que profesas te dio la fortaleza para vencer esta dura prueba.
    No conocía lo que te ocurría, el relato es impresionante y realmente está la mano de Dios, la presencia de tú mami cuidando de ti, tal como lo hace una madre ante un hijo que está afectado en su salud.
    Me alegro infinitamente que hayas superado con felicidad el virus.
    Te envío un gran abrazo y muchísimas bendiciones.
    Te quiero mucho🙏❤

  5. Marisol Triana Nath

    Me alegra mucho Catalina, que te hayas recuperado, nunca supe que estabas enferma, pero que bueno que Dios y María Santísima te hayan devuelto la salud, eres dominica como mi hijita Katherine, y se como en ese hermoso Colegio Santo Domingo de Guzmán enseñan a amar a Dios por sobre todas las cosas. Me encanta como escribes y los diseños que les hace a las piedras. Gracias a Dios te quedaste en este mundo y poder seguir disfrutando de todos tus escritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *