UN BARCO LLAMADO ECUADOR

Me cuesta y realmente me sigue costando el escribir algo sobre todo lo ocurrido en estos cuarenta días o cuarentena obligatoria. Guayaquil seriamente golpeada por este infernal enfermedad, que muchas vidas ha tomado a su cargo, y muchas otras luchando para no ser parte de las endemoniadas estadísticas, se lucha con lo que se tiene a la mano…y no alcanza, es como enfrentar a un león con un corta uñas, las posibilidades son pocas, pero aun así nos llenamos de coraje y de mucha fe en Dios para poder vencer y superar tan dura prueba.

Pero más allá de esto, me resisto a creer que la miseria humana, que algunos cuyos corazones endurecidos sólo destilan odio, quieran aprovecharse y causar daño al pueblo, propagando noticias y situaciones falsas, con el simple propósito de querer ser ellos los supuestos salvadores, los que tienen la solución, la experiencia y el conocimiento para…robar y dejar robar, para querer enriquecerse en la tragedia y que lo que menos hacen es pensar en aquellos a quienes dicen representar, esos sólo cuentan al momento de pedir su voto, hasta que eso suceda, pues serán invisibles, y sus problemas no serán los suyos.

Los que quieren sacar provecho a río revuelto, se han encargado de enfrentar a autoridades, alimentaron el ego y protagonismo de algunos que quieren pasar a la historia, más por sus errores que por sus aciertos, y se rodean de asesores de imagen y no de técnicos para encontrar soluciones a paliar este gran problema.

Están conscientes de que hay muchos problemas por enfrentar, pero prefieren ir por respuestas y situaciones tibias, tienen bloqueada la mente y el corazón, no dan con la respuesta correcta, pero insisten en sacar agua del pozo, cuando está muy claro que el pozo está seco. A esto sumado una población que parece aún no comprende la magnitud del problema, que quiere seguir en su rutina y costumbre de salir de casa, no se hayan metidos en casa, hay que salir y a mí nadie me lo prohíbe, entonces la rueda sigue dando vueltas, y seguirán siendo favorecidos y afectados unos y otros, con resultados lamentables.

Se elevan voces y se clama al Gobierno para que actúe, si, que ya pare de mirar para atrás y fijar su vista y soluciones hacia delante, allá está un pueblo afligido y golpeado, tanto en su salud como en su economía, y necesita que le presten atención, quiere sobrevivir, quiere soluciones, quiere producir, no quiere ser mendigo del Estado, quiere salir y enfrentar al mal, con la protección y el respaldo necesario para tener éxito, pero para eso es necesario poder contar en el gobierno, con mentes capaces, con voluntades firmes de querer ser parte de la solución y llegar a la población con el mensaje y acción correcta, que dejen a un lado la repetitiva fórmula de meter la mano en el bolsillo del pueblo, del empresario, del comerciante, del emprendedor y de todos aquellos que consideran tienen que pagar la factura de la gran farra que se dio una banda de corruptos, hoy prófugos y sentenciados, y que quieren venir por más.

La corrupción y los corruptos es un microorganismo al cual se lo puede vencer, y para ello se requiere de voluntad y decisiones acertadas, acompañadas de los elementos, que si los hay en nuestra sociedad para llevar a buen puerto está barca llamada Ecuador.

«No son las altivas velas las que impulsan la nave, sino el viento invisible. Anónimo«

Foto: museosdefensa.gob.ec.


MARTÍN ÚRAGA. Sólo soy un simple mortal, no soy académico, padre de familia y orgulloso abuelo. Escribo porque Dios me dio ese don, lo descubrí muy tarde, leo poco y esa es una gran debilidad, así que uso mi buen criterio y lo poco de inteligencia que poseo. No soy más que nadie, ni menos que nadie. Tengo más defectos que virtudes, pero espero cambiar o equilibrar el peso. Dios me guía y me inspira.

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA BASURA NOS QUIERE GOBERNAR

Ante nuestros ojos los poderosos se derrumban. Los que creíamos invencibles y a toda fuerza …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *