¿QUÉ ES DE TU VIDA?

ANTES

Alfredo Henríques Vernaza, nacido en Guayaquil el 28 de junio de 1956 fue un basquetbolista ecuatoriano que brilló en las décadas del 70 y 80 en los que llegó a jugar en los mejores equipos del país y en la Selección Nacional, con la que disputó campeonatos internacionales.

Alfredo, hijo del banquero Alfredo Henriques Fuentes y Martha Vernaza Requena, tuvo sus primeras inquietudes deportivas en Manabí, a la que emigró con su familia, pues su padre fue a trabajar en Portoviejo, donde fue por 20 años, Gerente del Banco de Fomento y primer Intendente de Bancos de Manabí y Esmeraldas en la década de los 80.  Así, él y sus cuatro hermanos: Martha, Leticia, Roberto Nicolás, quien también jugó básquet por la selección de Manabí, crecieron en tierra manabita.  Allí empezó su contacto con el deporte y aunque su pasión siempre fue el básquet, paralelamente practicó fútbol.

“Como casi todo muchacho ecuatoriano, en épocas de niñez jugaba un poco de todo, índor en la calles, básquet en cuanta parte que hubiera un tablero, aunque sea maltrecho; nuestro ecuavoley, natación en las playas de Manabí, en fin de todo un poco. Ya en la época de la juventud, me incliné por el basquetbol, aunque cuando podía  jugaba fútbol, tratando de emular a mi tío Jorge “Chompi” Henriques que jugó en Emelec, en Chile y la Selección Nacional. Yo era arquero y jugué muchos años en los Interbarriales de Manta con el equipo Canarias y también en sus inicios con el Delfín Club y en las playas de Crucita con al Atlético Tanyita, con el que fuimos campeones varías veces y con este mismo equipo fuimos el primer campeón del Ecuador del fútbol sala”.

?

Pero su pasión deportiva, siempre fue el básquet y el básquet pudo más. Es que cuando uno nace para algo, lo lógico es que se incline por ese camino. Así, él a fines década del 60 (1968), se inició en su colegio, Cristóbal Colón de Guayaquil (CCC), un plantel de Guayaquil con mucha tradición basquetera y que contaba con figuras reconocidas en el básquet de primera categoría como José Baquerizo y Ricardo Patiño de Athletic, Víctor Zevallos de Liga Deportiva Estudiantil (LDE), entre otros “Recién ingresado al colegio Cristóbal Colón de Guayaquil, cuando cursaba primer curso, fui escogido para integrar la Selección. Inicialmente entré como jugador de reemplazo, pues así trabajaba Honorato Haro (+), mi primer entrenador, quien iba preparando a los que serían los reemplazos de los que se iban graduando. En esas épocas los colegios solo tenían una Selección, pues había una categoría única. Años después se empezó a jugar por categorías: inferior, intermedia y superior. Mientras estaba en primero y segundo curso jugábamos entre los colegios católicos de esa época: Cristóbal, San José y Javier. Estos partidos amistosos nos sirvieron  de preparación para los torneos intercolegiales.»

«Ya en 1970, al llegar al tercer curso, pasé a integrar la selección absoluta del colegio y ese año quedamos campeones. Recuerdo que la final fue en el coliseo Huancavilca y el rival fue él glorioso Vicente Rocafuerte, al que le ganamos. Pero la barra de ellos, nos sacaron corriendo a piedras y palos, ya que la barra de ellos era mucho más grande que la nuestra. Tuvimos que corren hasta los patios de nuestro colegio para protegernos. Luego, en 1972, se jugó por primera vez por categorías y ese año me tocó jugar en la Intermedia, Quedamos campeones y seis jugadores del CCC, fuimos convocados a la Selección Juvenil del Guayas. Ese mismo año me fui de intercambio a Estados unidos  y jugué en el César Falls High School Tigers, en el que tuve gran éxito, lo que valió que él periódico de la pequeña ciudad, que tenía 20000 habitantes en ese entonces, me realice una entrevista. Así, de la noche a la mañana, me hice una persona conocida por todos en el colegio y por los amigos de los hijos (6), de la familia adonde había llegado”.

Henriques, que en 1972 era además integrante de la Selección de Atletismo de su colegio, que ese año logró el décimo quinto campeonato intercolegial consecutivo, por su desempeño en los torneos colegiales, de básquet, fue de inmediato solicitado por varios entrenadores y equipos para que pase a integrar equipos de primera categoría. Así, a finales de 1972 empezó su trajinar por el baloncesto oficial. “Mi primer equipo fue el City Bank de Guayaquil, al que llegué por invitación de una de las glorias del básquet ecuatoriano: Juan Sala. Luego por esos azares de la vida, llegué a mi primera Selección Juvenil del Ecuador a unos Juegos Bolivarianos en Venezuela, sin haber sido preseleccionado, ni haber jugado un campeonato nacional. De ahí empezó mi larga carrera: par de meses en City Bank, luego cinco años en Emelec en el que fui campeón juvenil par de veces. De allí, en 1978 fui a Banco Central hasta 1985, en el que fueron mis mejores años.»

«A nivel de Selección, la primera fue en 1973 cuando jugué en la Juvenil de Guayas, que quedamos campeones invictos en Guayaquil, y yo fui el máximo encestador y nominado como el mejor jugador del torneo. Luego integré varias selecciones de Guayas: 1975, juvenil y senior, 1976, 1979, 1981, 1983, no estuve en la de 1977, por asuntos personales. Con Guayas, fui varias veces campeón tanto en juveniles como en senior. En 1981 perdimos contra “Pichincha” por primera vez en 43 años y después de ser 14 campeonatos consecutivos. Pongo “Pichincha” (entre comillas), porque el quinteto que nos ganó era compuesto por tres esmeraldeños, un manaba y solo un quiteño. En estos años viajamos mucho, jugamos varios torneos internacionales, recorrimos con el equipo de Banco Central toda la costa y sierra ecuatoriana, jugando eventos de exhibición y benéficos. Todo esto mientras estudiaba colegio y luego universidad en Guayaquil, en la que me gradué de ingeniero químico”

“Jugando ya por Guayas, íbamos a los Juegos Nacionales en Cuenca 1975 y en ese año nos hicieron exámenes físicos completos a todos los deportistas que íbamos a representar a la provincia, ya estando en Cuenca, se nos informó a cuatro deportistas que no podíamos jugar hasta que nos hagamos nuevos exámenes, y así fue, tuve que regresar a Guayaquil, para que se me haga un nuevo examen cardiaco, porque me aparecía una falla en el corazón. A mí no me importaba, lo que quería era jugar, soñaba que estábamos en la final, perdíamos por un punto y faltaban segundos, me pasan la bola, penetro entre toda la defensa de Pichincha, hago la canasta, ganamos por un punto y caía muerto, luego me hacían una estatua y me declaraban héroe deportivo, bueno si ganamos ese campeonato, pero nada sucedió y aquí sigo contando la historia”.

Henríques, tuvo grandes momentos en el baloncesto en el que fue varias veces campeón, tanto a nivel de cluves, como a nivel de selección. Minucioso como es, guarda los recortes de los periódicos de aquella época que testimonian su paso por las canchas. “Banco Central fue mi mejor época, éramos más que un equipo de basket, éramos una familia y esa amistad ha perdurado hasta en día de hoy. Hay muchas historias que contar, cuando íbamos a las diferentes ciudades que jugábamos viajábamos en los carros de seguridad del banco, broncos, Blazers, renegados arreglados con todo blindado y motores poderosos, nos sentíamos como en películas cuando llegábamos a jugar”.

El deporte deja muchas anécdotas y grandes recuerdos, y hay uno que Henríques, no olvida nunca. “Hubo una época en la que yo estudiaba, trabajaba y jugaba. Yo ya estaba jugando en Banco Central y en la Selección de Guayas, al tiempo que laboraba en la empresa exportadora de café, Transcafé. Una vez hubo un partido contra Athletic que lo ganamos por un punto y yo hice los últimos tres en una jugada contra Pepe Baquerizo. Por esa canasta clave que le dio el triunfo  mi equipo, me hicieron una entrevista, para Diario El Universo, recorte que aún conservo. Pero resulta que  ese día irresponsablemente me había escapado del trabajo para ir a jugar. Al día siguiente que salió ese reportaje me descubrieron en la fábrica, lo cual me valió una fuerte multa y la advertencia que a la siguiente me despedían. La suerte fue que él gerente era Efrén Vélez Icaza, cristobalino también, que además en ese entonces era enamorado de mi prima hermana, Ana María Vernaza Burgos. Así que salí bien librado esa vez. Otra anécdota imborrables es que en 1981 que perdimos con Pichincha, quedé máximo encestador de ese campeonato. Esas son algunas de las tantas anécdotas de ese largo recorrido deportivo”

Luego como en la canción  de Rubén Blades, que canta que “todos vuelven a la tierra en que nacieron”, Henriques volvió a la suya, su querida Manabí. “En 1985 me fui  a vivir a Manabí y allí empezó  mi largo recorrido por canchas manabitas. Jugaba en varios cantones reforzando diversos equipos en varios torneos, en Portoviejo jugué en el Súper Capitán y en Manta en Café Press 2, que fueron equipos propios con los que ganamos varios campeonatos. En 1989 jugué por Manabí  por primera y última vez en un torneo nacional en Guayaquil, en el que quedamos terceros por detrás de Guayas que fue campeón y Pichincha, vicecampeón”.

Por aquellos años, Henriques, aparte de su faceta de deportista, empezó a desarrollas actividades fuera de la cancha, en funciones laborales de nivel empresarial. Pero como la pasión del deporte, nunca se pierde, él se inclinó a incursionar en la dirigencia deportiva. “Paralelamente a jugar básquet, me dedicaba a la empresa privada con varios negocios que colapsaron el año 2002. También en esas épocas hice dirigencia deportiva, comunitaria y empresarial. Fui presidente de la comisión de básquet de Portoviejo, de la comisión de Etiqueta y Protocolo de la sede en Portoviejo del mundial sub 17 de Fútbol Ecuador 1995, también fui presidente de la Cámara Junior de Portoviejo y luego de la Cámara Junior del Ecuador, además soy instructor internacional de capacitación de esta organización. También fui director de la Cámara de Comercio de Portoviejo, del Portoviejo Tennis Club y del Manta Yacht Club. En 1996 cuando fui presidente de la Cámara Junior del Ecuador me tocó viajar a Pusán Corea del Sur al congreso mundial de esta organización y por mi participación en las sesiones fui considerado el Mejor Negociador de los países Centro y Sudamérica”.

“Además en 1992 fui elegido el mejor dirigente deportivo por el Círculo de Periodistas de Manabí. En 1995 con motivo del Campeonato Mundial de Fútbol en Ecuador que se realizó en seis ciudades diferentes, en Portoviejo se le encargó a la Cámara Junior la responsabilidad de la parte de protocolo y etiqueta, y como era el presidente de esa organización ese año, me tocó presidirla y fui el responsable de que todo se maneje bajo los parámetros y reglas de la FIFA, me enviaron el manual de cientos de página con tres meses de anterioridad para que lo estudiemos, lo hicimos tan bien que Joao Havelange que era el presidente en esa época y con quien tuve el contacto directo todos el tiempo que estuvo en Portoviejo, una vez terminado el torneo nos envió, solo a Portoviejo, una carta de felicitación por nuestra labor” 

AHORA

En 2004, Henriques, le dio un radical gira a su vida y emigró del país que lo vio nacer,  a Estados Unidos, donde hoy reside junto a su familia compuesta por  Lorena Fernández, con quien lleva 32 años de casado y con quien procrearon a  sus hijos Michelle y Alfredo Jr. “Me fui a vivir a Charlotte, Carolina del Norte, en la que resido hasta la actualidad y en la que tengo trabajo y vivo junto a mi familia que es mi vida. Ya soy abuelo de tres nietos, a quienes cuido durante el día, ya que yo trabajo por la noche. Acá seguimos haciendo empresa privada y de cuando en cuando doy algún curso de capacitación como la hacía en Ecuador, a través de la Cámara Junior a lo largo y ancho del país, incluso en Colombia y Perú”.

En cuanto a su pasión por el básquet, como dice el refrán que “al viejo músico el compás le queda”, Henriques no pierde el suyo y como los amores deportivos suele ser para siempre, el aún continúa jugando básquet. “Eso nunca se olvida ni se deja. Acá he seguido jugando básquet, además juego tenis en las ligas locales, habiendo quedado campeón dos veces en mi categoría. En básquet desde el 2015 sigo representando a Ecuador en torneos internacionales de maxibasketball, habiendo quedado campeones en el 2017 en Medellín Colombia, y en el 2019 en Portoviejo Manabí, el 2016 quedamos cuartos en el Panamericano en Costa Rica y el 2019 terceros en el Panamericano en República Dominicana. Además ese mismo año, jue el torneo de Portoviejo por un equipo llamado Los abuelos de Costa Azul que era u combinado de jugadores de Panamá, Puerto Rico, Estados Unidos  y Ecuador”

Y como lo que se hereda no se hurta, y los hijos de culebras finas no salen sapo ni rana, su hijo mayor Marcelo Henriques Casierra, heredó por partida doble, la pasión y aptitud canastera de sus padres, pues la primera esposa de Alfredo fue también basquetbolista, la seleccionada nacional, Miriam Casierra Ortiz. Así, el heredero también jugó básquet, siendo seleccionado juvenil del Ecuador a un sudamericano y además jugó en una universidad pequeña en Kansas City a la que accedió mediante una beca para jugar basquetbol y en la que ya se graduó de profesional. De vez en cuando padre e hijo se juntan a jugar informalmente, lo cual es un inmenso orgullo para el padre, quien ve así la prolongación de su apellido deportivo. Pero no solo él, heredó la pasión deportiva su hija Michelle fue seleccionada voleibol de Manabí y en Estados Unidos fue titular en el equipo de su colegio y Alfredo Jr, también al igual que el padre jugó básquet por Manabí y fútbol y tenis en Portoviejo y en los equipos de su colegio en Estados Unidos.

Y así entre el trabajo, el deporte y la familia, Alfredo Henriques, una de las glorias del básquet nacional vive su vida, sin olvidar su pasión por el deporte.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

¿QUÉ ES DE TU VIDA?

ANTES Adriana Torres Giraldo, nacida en Cali, Colombia el 18 de agosto de 1977, fue …

8 comments

  1. Alfredo Parra Ramos

    Hola Aurelio me agrado la columna ¿ Qué es de tu vida? En la que se narra la vida de Alfedo Henriquez amigo y basquetbolista fenomenal del Colegio, de Guayas y del Ecuador. Ojal continúes con esta columna y con la presentación de otros deportistas y personas conocidas del medio.
    Felicitaciones mi querido pana. Te envío un. Abrazo a la distancia.

  2. Aurelio Paredes

    Gracias, Alfredo. La columna ¿qué es de tu Vida? satá desde el primer número. Se han publicado 24 notas de esas, ya. Un abrazo

  3. I like reading through an article that will make men and women think.
    Also, thank you for allowing me to comment! s

  4. Throughout this awesome pattern of things you get a B- for hard work. Where exactly you misplaced us was first in your details. As it is said, details make or break the argument.. And it could not be much more accurate in this article. Having said that, permit me reveal to you just what did give good results. Your article (parts of it) is definitely extremely engaging and that is possibly the reason why I am making an effort in order to comment. I do not really make it a regular habit of doing that. Secondly, although I can certainly notice a jumps in logic you come up with, I am not necessarily convinced of exactly how you seem to unite the ideas that help to make your conclusion. For right now I shall yield to your issue however trust in the future you actually link the facts much better.

  5. obviously like your web-site but you need to test the spelling on quite a few of your posts. Many of them are rife with spelling problems and I in finding it very troublesome to tell the truth then again I’ll surely come again again.

  6. I simply had to thank you very much once again. I am not sure the things that I might have tried without the actual strategies documented by you directly on that field. It absolutely was a real frustrating situation for me, but observing your professional technique you solved the issue forced me to jump over delight. I will be happy for your assistance and even hope that you are aware of a great job you happen to be carrying out training the mediocre ones thru your web page. More than likely you’ve never met any of us.

  7. Hmm it looks like your website ate my first comment (it was super long) so I guess I’ll just sum it up what I wrote and say, I’m thoroughly enjoying your blog. I as well am an aspiring blog blogger but I’m still new to everything. Do you have any recommendations for inexperienced blog writers? I’d certainly appreciate it.

  8. I simply desired to say thanks once again. I am not sure what I might have taken care of in the absence of the actual creative concepts contributed by you concerning this subject matter. It was the horrifying issue for me, nevertheless spending time with your specialised manner you solved the issue made me to leap for happiness. I’m grateful for this guidance as well as expect you know what an amazing job you have been providing educating some other people via a blog. Most likely you haven’t come across all of us.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *