LAS REALIDADES DE PEDRO Y JUAN

Hoy, en Latinoamérica, se enfrentan dos realidades:
La de Pedro, y la de Juan.
Juan trabajaba en un restaurante hasta que perdió su empleo por la pandemia.
Tiene cuatro hijos, una madre enferma, y una esposa que, hasta hace unos días, tenía un pequeño salón de belleza al que ya nadie acude.
Juan no tiene ahorros, ni nadie que lo ayude.
Y ahora el gobierno le dice, “no seas un mal ciudadano y #quedateencasa Juan.
Tu tranquilo, que te voy a llevar arroz, huevos, y una telera para que sobrevivas.
Enciérrate en tu casa de madera de 27 metros con las cinco personas con las que convives y no salgas después de las 5PM hasta las 6AM»
Por otro lado:
Pedro trabaja en una firma de consultoría y trabaja desde casa.
El colegio privado de sus dos hijos habilitó una plataforma desde la cual se imparte clases remotas.
Pedro tiene ahorrados doscientos ochenta mil dólares, ya terminó de pagar la hipoteca de su casa, y todas las tardes, haya electricidad pública o no (porque obviamente la torre donde vive tiene planta eléctrica), Pedro hace ejercicios, lee, y se deleita viendo los últimos estrenos de Netflix.
El gobierno le dice, no seas un mal ciudadano y Quédate en casa  Pedro.
Pedro, sin problema alguno, se acomete a lo indicado, se aprovisiona en el súper con la tarjeta que podrá pagar en 90 días y se resguarda con los suyos.
Muy pronto, Juan, con la nevera vacía y un techo de zinc que convierte su choza en un horno, no podrá respetar la cuarentena, aunque quiera.
Pedro, por otro lado, se indignará con Juan y los suyos por poner en peligro al resto de la población.
El problema está en que hay más Juanes que Pedros, muchos más, y muy pronto, nuestros gobiernos habrán deseado no haber malgastado y hurtado el dinero que nunca fue de ellos, sino de los impuestos que una vez pagó Juan, y que sigue pagando Pedro.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LAS CONVERSACIONES SE HAN QUEDADO CALLADAS

Escrito por Bernarda Calvo Las conversaciones se han quedado calladas. Solamente se habla… Todo es …

Un comentarios

  1. Thanks for your personal marvelous posting! I truly enjoyed reading it, you happen to be a great author.I will always bookmark your blog and may come back at some point. I want to encourage you to continue your great job, have a nice holiday weekend!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *