UN CANTO DE FUERZA PARA ECUADOR

Es tiempo de enfermedad,  de esa que enferma la sociedad y se lleva consigo mucha gente buena que no merece partir así; es tiempo de dolor, es tiempo de llanto; pero también es tiempo de fe, de esperanza, de lucha, de esfuerzo, de asumir responsabilidades, de cuidarse, de quedarse en casa. Es tiempo también para el arte, la música y escuchar cantos de esperanza.  Muchos artistas han compuesto canciones, han dado conciertos on line (en línea) en internet, hacen escuchar su voz de aliento, de inyectar ánimo, de sensibilizar el arte.

Entre los muchos artistas que hoy son seguidos en la red, está la cantante guayaquileña de pop, Gabriela Franco que desempolvó un tema antiguo que cantó con gran acogida en 2016 con ocasión del terremoto de Manabí, Fuerza Ecuador, compuesto en letra y música por el compositor ecuatoriano, el amazónico Fernando Crespo Yánez, con la musicalización en Estados Unidos de Carlos Bermon, pero que hoy cobra vigencia, porque el mensaje de fe se mantiene en la actualidad. “Perdidos en un mar de lágrimas, buscando la esperanza, siempre con la fe en alto y pasos de confianza … Renace una esperanza en medio de la nada, del dolor que es nuestro, del dolor del alma… Fuerza Ecuador hoy más que nunca estamos juntos… .sin ver color, sin ver banderas….un pueblo unidos como hermanos, Fuerza Ecuador” canta Gaby. Y su canto es un canto al optimismo. Un himno a la fe.

Son circunstancias distintas, pero es el mismo dolor. Debemos estar unidos en Ecuador, en cada hogar, en cada familia. Muchos se han ido, dejando rota a su gente, pero nuestro pueblo siempre se ha levantado venciendo el miedo y la desolación. Este es un tema que muestra que en algún momento de la vida, se superan las adversidades y más aún, que Ecuador, tiene capacidad para levantarse de las más grandes desgracias. Esta canción hoy se las dedico a todos aquellos que perdieron la vida en esta pandemia. Esto es fuerte, pero hay que seguir a pesar de todo. Sigamos enfrentando el mal  y cumplamos nuestro rol, cumpliendo el pedido de Quédate en Casadice Gabriela.

Y ese optimismo del que habla Gabriela lo está sintiendo en carne propia, con un gran regalo de la vida, de esa vida que es tan irónica como hermosa y que trae de todo: penas alegrías, risas y llantos. Así como parte gente, nace otra. Y en medio del dolor que vive el país, ella se convirtió en ser de luz y de vida, al alumbrar a su primer hijo: Christopher Alexander, quien llegó en la época en que ella cumplía años, sus 29 vueltas, que como es obvio los cumplió sin fiesta, si amigos, fans, globos ni guirnaldas, pero con el mejor regalo que la vida le puede dar a una mujer: el de ser madre.

Gaby, la princesa del pop del Ecuador, recibió su tesoro, sólo con sus padres y una tía del apartamento contiguo. “La vida tiene sus ironías. Siento el dolor de cada persona que llora, pero  pesar de ello, a mí  me tocó una Bendición. Tengo en mis brazos el mejor regalo, el más bello, el más esperado”.

La artista recibió su regalo, en medio del caos, el dolor, la angustia y la pesadilla vivida por el Ecuador: “Como ya lo conté en se nota anterior, supe de la existencia del bebé a los casi seis meses de embarazo. Mientras tanto, este pequeño ser, ya se había paseado en mi vientre por muchos lugares de Ecuador y el extranjero, en medio de entrevistas, giras de medios, trasnochadas y shows durante tantos meses importantes de su gestación, y gracias a Dios nació sano.”

“El regalo llega en medio de un gran contraste, pues mientras parte de su vida se desarrollaba en mi vientre con todo alegría, por otra parte, sentía el miedo natural de ser madre, y la preocupación por la situación mundial en que vivimos. Llegó en medio de la cuarentena, por cesárea, con cambio de clínica a último momento por posibles contagios en la primera que habíamos escogido. Llegó en un día  en que mi papi no podía usar su vehículo, sin tener salvoconducto, con tres días encerrados en la habitación del centro hospitalario en donde gracias a mi médico, se permitió estar a mis padres. Así mi papá pudo estar presente en quirófano, vestido y protegido como médico, acompañándome en un momento tan especial, el momento de convertirme en madre”.

En este tiempo, con lo del embarazo, los cuidados para la anemia y todo lo demás, le ha sido imposible grabar nada nuevo, pero ella ha querido contribuir con su país y su público,  relanzando Fuerza Ecuador.  Este es un tema que busca motivar a todos los ecuatorianos a luchar por resurgir de los más duros sucesos de la vida, busca que las personas que han perdido familia, amigos, gente conocida, saque del dolor la entereza para salir adelante y los que no, se animen a tender su mano a los demás para ayudarlos” dice  Gabriela, quien quiere compartir un suceso positivo en medio del caos.

Gabriela Franco, es una mujer, que muy aparte de sus talentos artísticos y virtudes personales, está llena de amor, lo cual no es raro, porque nació en un hogar en donde sólo ha recibido amor y comprensión, apoyo incondicional de sus padres y de sus tías Ana y Elsa, sus segundas mamás como ella las llama. “Dios escribe derecho en líneas torcidas., Primero viví la poca probabilidad de ser madre y luego todo lo que ha vivido el bebé en mi vientre y seguimos viviendo ahora que ha nacido. Mi bebé me ha permitido igual que a los de mi casa, estar ocupados las 24 horas del día. Ahora en esta crisis del virus, hemos sentido los golpes durísimos de la partida tres grandes amigos de mi familia y de tantas personas conocidas que se han ido, pero el bebé nos da ese toque de esperanza que necesitamos para resistir. Quiero que esta nota sea una nota de esperanza para los ecuatorianos. Que sea un toque de aliento fresco para mis compatriotas en este tiempo. Algo que nos muestra que la vida sigue y que hay que seguir luchando”

Y Gabriela como su canto, tienen razón. Es tiempo de seguir luchando.


Link al vídeo de la canción: https://www.youtube.com/watch?v=4CRAptG1uXg

 

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EL ADIÓS DEL BALADISTA TRÁGICO

La historia de Paul Sol un popular baladista de los sesenta que se adelantó a …