LA DURA DE CORAZÓN SUAVE

Un día decidió transitar por la Calle 7 y subida en la vereda sinuosa del reality, caminar por los caminos bulliciosos de la competencia en la que la meta es ganar y ganar a como sea. La calle tenía cámaras ubicadas en cada esquina y bajo ese lente, su vida aparecía pública en el espejo de los ojos curiosos llenos de morbo. Así, en el espejo del mundo del espectáculo, se la mira como la chicha mala, la mal genio, la que arma escándalos, la que se pelea con todo el mundo. La chica reality que hace “honor” a la fama de ellos. Basta poner su nombre en google para que aparezcan noticias polémicas o vídeos de Calle 7 en los que ella pelea con todos y por todo, lo que la pone en boca de los faranduleros. En el espejo de la vida real, la excompetidora y hoy actriz, Mayra Jaime, quiere que olviden su imagen anterior que pertenece a otra etapa  de su vida y que la vean como una mujer que quiere que la vida siga, como una actriz que quiere destacar haciendo lo que le gusta que es para lo que se preparó y una persona que ha aprendido de las experiencias, que no se arrepiente de lo que ha hecho en su vida, pero que está enfocada en su trabajo y que quiere que cuando hablen de ella, se hable por eso, por su trabajo, en el que sueña con internacionalizarse y triunfar.

Mayra Jesús Jaime Maldonado, guayaquileña de 28 años, nacida el 22 de noviembre de 1991, la hija mayor de los comerciantes del popular centro comercial La Bahía, Alberto Jaime y Patricia Maldonado y hermana de María José, es una joven polémica, frontal, que no le importa los que detractores digan de ella, que no se cree monedita de oro para caerle bien a todo el mundo, que tuvo una vida difícil que despertaron en ella una rebeldía que hoy quiere dominar, tal como domina su vida de campesina buena, en la que es muy segura de sí y feliz con lo que tiene, como en el personaje de Paloma Valiente en la serie Tres Familias, que Ecuavisa exhibe de lunes a viernes  a las 20h00 y en la que ella es uno de los personajes más singulares.

Y singular es ella, porque más allá de su fama de chica mala, de las múltiples imágenes que ha mostrado con looks irreverentes de cabellos de colores escandalosos y pose de malosa, al conocerla personalmente, la imagen que uno se lleva de ella, es otra. Allí uno ve a la Mayra educada, atenta, cordial, que acepta la entrevista sin reparos, que abre su corazón y se muestra tal como es. La que baja el escudo, se quita la coraza, y se muestra dulce, sencilla, sonriente, atenta. Pareciera difícil de creer que es la misma joven de quien horas antes se había visto noticias y vídeos, para ir a la charla armados, sabiendo en el terreno que se pisa. Una vez más aprendo que no siempre lo que se ve, aunque sea real, es verdad absoluta y que hay personas con vestidura de hierro que tienen interior de algodón. Y quizá esa dualidad sea su don.

“Tuve una niñez difícil. De niña sufrí mucho porque cuando era muy pequeña yo era pie plano y además tenía una discapacidad en las piernas porque las tenía desviadas para adentro y usaba fierros y botas ortopédicas con fierros a los lados para que se enderecen las piernas. Eso se supone que te hacen de muy chiquito para que se amolden las piernas pero como mis papás no sabían de eso y de pequeña no eran tan dobladas las piernas, (se fueron arqueando a medida que fui creciendo) se actuó tarde. Por eso fui referente de bullying  en la escuela, además era la más chiquita del curso, me decían Chucky, lo que ocasionó que sea violenta desde chiquita y me peleaba con todos los compañeros. Es que era la burla de ellos y me sentía mal porque era solo una niña. Eso me hizo tener un carácter fuerte y rebelde. Estuve en tres escuelas diferentes. De una me botaron por patear a la rectora. Es que ella no me dejaba salir al receso, se paró  en la puerta y no me dejaba salir, entonces le di un puntapié. De otra me sacaron porque tenía muchos problemas con mis compañeros, terminé la primaria en una escuela en el centro que se llama Escuela Experimental Nueve de Octubre. Viví toda mi infancia y adolescencia en el sur en la calle Sedalana, cerca del Cristo del Consuelo, pero una parte de mi niñez la viví prácticamente en La Bahía. Mis papás toda la vida trabajaron allí y yo de la escuela iba al negocio  de mi mamá  y de allí a la casa. Es era mi vida”.

«Siempre me he considerado una niña muy extrovertida, peleona, muy competitiva. No me gusta que me digan qué hacer. Nunca me ha gustado. He tenido problemas de conducta por lo mismo. Desde corta edad he tenido un carácter fuerte. A veces no he hecho caso a mis padres a los que amo con la vida y si lo hacía, lo hacía porque me tocaba, no porque quería. Siempre he sido una persona rebelde. A veces me cuestiono, porque soy así, pero es mi manera de ser, ciento que solo lo que yo digo está bien, así a las otras personas no les guste. Siempre fui rebelde. Recuerdo que cuando tenía siete años mi ñañita menor se perdió y no sabía qué hacer, como la puerta estaba cerrada, me subí la pared de mi casa y salí a buscarla. Soy impulsiva y si estoy desesperada hago lo que sea”

La vida de Mayra, no ha sido color de rosa. No lo fue ni de niña, ni de adolescente. Pero siempre tuvo a fortaleza para luchar, para salir adelante, para no dejarse vencer de las adversidades, lo cual es altamente meritorio y habla bien de ella. “Yo viví momentos fuertes en mi pre adolescencia. Cuando tuve trece años, mis papás se divorciaron, eso me afectó muchísimo pero te das cuenta que es la decisión de ellos y debes respetar. Luego, mi mamá se casó pero yo no me quise ir con ella, no quería dejar a mi padre. Él  era alcohólico y yo sentí que me necesitaba, que lo debía ayudar, que no lo debía abandonar. Él a pesar de su vicio, siempre fue en excelente padre, nos daba lo que podía, nos demostraba amor, nos llevaba el desayuno a la cama, quizá no nos daba todo lo material que hubiera querido, pero nos da mucho amor. Él aún en esa etapa de su vida nunca le faltó el respeto físicamente a mi mamá, ni a nosotras sus hijas. Hoy él ya no toma, pertenece a la comunidad de alcohólicos anónimos (AA) y lleva más de 15 años en sobriedad. Yo estoy muy orgullosa de él porque enmendó su vida y lucha mucho por salir adelante. Él es un ejemplo. Él es mi héroe”.

Cuando habla de sus padres, Mayra pierde totalmente esa coraza de persona dura, de mujer fuerte con cara de malosa, que inspira temor. Allí  aflora su lado dulce, tierno, humano. Pierde su escudo de fortaleza y llega hasta las lágrimas. “A mis padres les agradezco por la fuerza de voluntad que tuvieron para criarme. Eso para mí es lo máximo. Mis padres siempre fueron y son lo más importante para mí. Le agradezco a mi mamá por lo que me ha dado, por comprender mi decisión de no irme con ella. Yo sabía que si me iba con ella, iba a tener problemas y no quería perjudicarla en su nueva relación. Y a mi padre lo amo con mi vida. Es el único hombre que no me va a fallar. Es la persona más maravillosa que nos dio Dios. Él nos ama a mi hermana y a mí y  lo demuestra. Él es mi héroe”

Su carrera

Mayra desde pequeña quiso transitar por el mundo de la actuación, por lo que cuando terminó el colegio,  se inscribió en el Instituto Superior de Estudios de Televisión (ITV), iniciando así sus primeros pasos televisivos que en inicio fueron cortos porque eligió el amor por sobre su naciente carrera. “Desde muy joven me gustó la actuación. Mi pasión siempre fue esa, afortunadamente tuve el apoyo de mis padres y a los 17 años apenas graduada de bachiller me  metí a estudiar actuación en el ITV (2009). Era una de las mejores de mi clase así que me dieron la oportunidad de hacer casting y participé de extra varias veces en  El Exitoso Licenciado Cardoso. Luego hice un castin en TC y fui escogida para las novelas Kandela (2009), en la que tenía un papel fijo que duró casi dos meses y Fanatikada (2010) en el papel de Adriana, que duró toda la serie. El personaje era el de una niña buena e ingenua, amiga de Julieta, una gordita que le hacían bullyng en su colegio. Además fui  extra en El Combo Amarillo (2011) y Estas Secretarias (2013). Pero esta primera etapa, duró muy poco. Cuando empezaba a salir, creí encontrar el hombre de mi vida  y me casé. Lo dejé todo por amor, pero el matrimonio solo duró dos años y medio. Él me traicionó, se fue con otra y yo no tolero la traición y se acabó todo, incluso las ganas de seguir luchando por el matrimonio, pero saqué fuerzas de flaqueza y seguí adelante, volví a vivir con mi padre y mi hermana. No permití que lo que pasó me afecte para decaer. Así, fui a trabajar con mi mamá en un negocio de ella en La Bahía, pero eso no me gustaba porque el comercio no es lo mío, no sirvo para vender. Lo mío es actuar. Lo mío es la televisión.”

Y como lo suyo es la televisión y lo de uno es de uno, ella volvió al mundo de las luces, las cámaras, la adrenalina en 2104, a los 20 años, ya no como actriz, sino como una competidora del reality show Calle 7, un programa de competencia, franquicia de uno del mismo nombre que se exhibía en Chile y que se transmitió seis años por TC Televisión desde el 5 de noviembre de 2012 hasta 2018  y en el que ella permaneció por cuatro años con varias idas y vueltas hasta noviembre de 2016 cuando se cumplía la décima temporada del programa, en el que ella nunca ganó, aunque fue subcampeona de la quinta temporada y participante de la sexta, séptima, novena y décima temporada. “Mi ingreso al reality fue casual. En 2012 trabajé en Resaka, una novela online del ITV en la que era Jenny la co-protagonista. Esa novela la pasó TC los sábados a las 11pm después de Haga Negocio Conmigo. Para ello se hizo una rueda de prensa y fue allí que me vieron unos productores y me llamaron para hacer el casting para Calle 7. Entré para la Quinta temporada. Luego paralelamente entré a los Hijos de Don Juan (2015) Al mismo tiempo trabajaba en un programa para Cable Visión llamado La Fiesta del Fútbol”.

 

 

 

 

 

 

Los Hijos de Don Juan, fue su regreso a la actuación, una serie que tuvo mucha identificación personal para con ella, pues la serie retrataba la cotidianidad de la Bahía, un lugar comercial muy popular de Guayaquil en el que ella trabajó en su adolescencia en el negocio de su madre en la venta de relojes.  En esa serie hacía el papel de Pepa que tenía junto a su novio Chicho (José Urrutia) en un local donde expenden camisetas y otros artículos para rockeros. Allí compartió roles con actores como: María Fernanda Pérez, Jasú Montero, Carmen Angulo, Sofía Caiche, Elena Gui, Víctor Aráuz, Issam Skandar, Leonardo Moreira, José Corozo, Víctor García y Santiago Naranjo, entre otros. “Pepa era una chica de mal carácter, un poco violenta, ladrona, que tenía un novio: Chicho, a quien por una herencia le tocó trabajar en un pasaje comercial. Ambos trabajaban juntos, pero más que vender, a ellos les gustaba el dinero fácil”, rememora la actriz.

 

 

 

 

 

 

En Calle 7, Mayra fue un personaje polémico, fue la “mala de la película”, la rebelde, la peleona, la de carácter fuerte y permanentemente fue el «dolor de cabeza” de la producción que constantemente le hacía llamados de atención y fue la comidilla de los programas de farándula que aprovecharon lo mínimo para involucrarla en escándalo tras escándalo. «Creo que la pasión que siento al estar en el campo de batalla, muchas veces dominaba mi ser. Y no quiero ser recordada como una mala persona o algo así. Nadie sabe cómo soy y algunas veces hasta yo me sorprendo de cómo puedo reaccionar ante alguna situación y no quiero que vean como mala. Nadie es responsable de los actos que cometo, es más, me he desenfocado de mi objetivo que era ganar por andar con sentimientos que tendría que saber manejar”, escribía  en su momento en sus redes sociales la polémica participante.

Un día de noviembre de 2016, en un show que la tuvo como principal protagonista, Mayra dejaba al programa Calle Siete por el que alcanzó gran popularidad. “Salí por mi propia decisión, porque no estaba atravesando un buen momento, no me sentía bien anímicamente y no era justo que ni mis compañeros, ni producción, ni las personas que me apoyan, me vean en el estado en que estaba en ese tiempo y era el momento que me vaya. Doy gracias por la oportunidad que me dieron los productores, al público que me apoyaba y al que quizá decepcioné, pero creo que en ese momento fue la decisión correcta”.

Sin embargo esa salida no fue definitiva, pues un año después, un 31 de mayo de 2017,  volvió al programa que para entonces se llamaba “Calle 7: La División» y su entrada al primer programa fue muy a su estilo: polémico, hablándole fuerte a sus compañeros, peleando con ellos, menospreciándolos con una soberbia que destilaba por los poros. Allí estuvo varios meses hasta que fue eliminada, siendo la décimo segunda en quedar fuera de la competencia que fue a la postre su última participación en dicho programa.

Sobre su vida de chica reality, Mayra dice: “No me arrepiento de haber pertenecido a Calle 7, porque  en su momento fue mi fuente de trabajo y mi forma de parar la olla por cuatro años. Pero esa etapa ya pasó, ya fue. Quiero que me quiten esa etiqueta de chica reality que parecería tengo pegado en la frente. A veces en la calle aún me identifican como Mayra Jaime, de Calle 7 y mi apellido no es Calle 7. Eso me desanima un poco. Olvídense de ese programa que ya no existe.  Por ahora no quiero saber de realitys y solo aceptaría volver a uno, si se da en el extranjero, y si  la remuneración, está de acuerdo a mis exigencias. Yo preferiría que me llamen Pepa, Zoila o Paloma, porque así sentiré que me reconocen por la actuación y no por el show. Hoy deseo que me vean como algo más que una competidora y se den cuenta que soy actriz y que tengo talento, porque si no, no hubiera estado en seis producciones importantes del país, que gozaron de gran audiencia».

Su vuelta a la actuación

Mayra, tras su salida de Calle 7, “mató” a la competidora e hizo renacer a la actriz, que es su esencia, su raíz y su pasión, lo que de muy joven la hizo entrar a la televisión. Así en 2018 en otra casa televisiva, Ecuavisa, a la que actualmente pertenece, Mayra, formó parte del elenco de la telenovela Sharon La Hechicera, basada en la vida de la cantante Edith Bermeo, en la que hizo el papel de Lala, una de las integrantes del grupo Las Hechizadas, que tuvo un rol importante en la trama pues estuvo basado en el grupo musical Leche y Chocolate, que en la vida real perteneció a la cantante hoy fallecida, en su faceta como productora. Allí tuvo como compañeras de grupo a las actrices Janan Velasco y María Fernanda Pérez. La novela le dio además la oportunidad de participar en la gira musical Hechizada Tour 2018 que realizó una serie de presentaciones por el país, en la que compartió escenario con Samantha Grey,  Krysthel Chuchuca, María Fernanda Pérez, Kimberly Jaramillo, Angie Muñoz y María Fernanda Ríos.

“El papel de Lala fue muy importante en mi carrera. Yo era una de las cantantes del grupo de tecno cumbia de Sharon, me tocaba cantar y bailar. Pero yo no soy cantante. Con el grupo de compañeras, vivimos  un buen ambiente, hubo una buena química y nos ayudamos. Gracias a ellas me he logré adaptar a las dinámicas de baile. El papel fue complicado pues muy sutilmente y casi que por encima se topó un tema tabú como es el del lesbianismo, pues en ciertas escenas sin ser explícitas se insinuó de otras preferencias de Lala, algo que no es muy sencillo interpretar. Pero cuando hay profesionalismo las cosas se pueden llevar adelante y hacerlo bien».

En 2019, pasó a RTS para actuar en el programa cómico Amo de Casa, protagonizado por Jaime Roca y dirigido por Jorge Toledo, una producción del género de la comedia que giraba en torno a un hombre, al que en el argot popular se conoce comúnmente como ‘mandarina’, pues es mandado por su mujer. Allí fue  Zoila, prima de Selvelinda, interpretada por Nelly Pazmiño, compartiendo además roles con Marilú Pesántez, Isaely Almenara, Jorge Toledo Danilo Esteves. Ese  mismo año (2019) en una temporal vuelta a su primera casa televisiva  realizó una participación especial como “La Chori” en la telenovela Calle Amores de TC Televisión

Hoy (2020) el público puede verla casi todas las noches, en Tres Familias, la producción éxito de Ecuavisa que se exhibe en horario estelar de lunes a viernes a las 20h00. Allí da vida a Paloma Valiente, la joven campesina hija del alcalde del pueblo interpretado por Héctor Garzón y en la que además comparte roles con Cecilia Cascante, Ericka Vélez, Marcela Ruete, Miriam Murillo, Priscilla Negrón, Alejandra Paredes, María Fernanda Pérez, Amparo Guillén, Diana Saporiti, Martín Calle, Isidro Murillo, Carlos Scavone, Víctor Arauz, Leonardo Moreira, Ricardo Velasteguí, entre otros.

 

«Me siento feliz de actuar, de estar en una gran novela como Tres Familias Sexta Temporada, me encanta compartí  roles con grandes actores de quien tengo mucho que aprender. Mi personaje me encanta, soy Paloma, una chica de campo, una campesina, hija del alcalde del pueblo a donde llega Max por ser el nuevo dueño de un equipo de fútbol, con quien tiene una pequeña historia de amor que se ve truncada por los malos deseos de su padre. Si quieren saber más de ella, tienen que ver la novela y los invito a que lo hagan”.

Sobre las tablas

Mayra, también incursionó en el teatro y en enero pasado fue parte de la obra, “Un suegro de Cuidado”, escrita y dirigida por Jorge Toledo y en la que compartió roles con dos actores de renombre muy reconocidos en el medio: Alberto Cajamarca y Vicente Romero. La obra trataba de un hombre mujeriego, en el difícil día de ver a su hija enamorada. Esta graciosa obra en el que Mayra, fue la hija que tenía novio, nos ubica en el día más difícil de todo hombre mujeriego: el día que su hija se enamora y quiere irse de la casa.

Su yo fuera de cámaras

Fuera de cámaras ella tiene su verdadero personaje. Allí,  es Mayra Jaime, pero ¿quien es Mayra Jaime?. “Soy una mujer muy simple. Creo que lo material es lo de menos, me encanta la sinceridad de las personas. Soy fan de la lealtad. Odio la hipocresía. Soy muy directa y frontal. Aunque eso me ha traído muchos problemas. Siento que la gratitud es una virtud que poseo. Pero me gusta que sean recíprocos conmigo. Soy una joven normal con sus gustos y aficiones. Me encantan las botas y las chaquetas a pesar que vivimos en la costa. Tengo muchas en mi clóset. Me gustan los relojes mis padres lo vendieron siempre en la Bahía. Amo escuchar música, de todo un poco. Pero soy muy romántica, me encanta leer historias de amor y un poco de psicología, que es por un tema de trabajo también, pues debes conocer el comportamiento humano, si tienes que interpretar algún papel y poder tener conocimiento de ello. Me gusta mucho el cine. Me encanta  la sierra, amo los lugares tranquilos, no me gusta la bulla de la ciudad. Si últimamente salgo es por pasar mi etapa de separación, pero soy una mujer más de casa, ver pelis tomarme algo suave y comer, amo comer. No soy vegetariana pero intento serlo, creo que es parte de un proceso. No como carne hace un año y medio. Viví muchos años comiéndola, no se puede dejar todo de golpe. Como pollo pescado y todo tipo de mariscos. Quiero vivir y ser feliz”.

Y hoy la felicidad de ella está en la actuación, en la que poco a poco se va ganando su espacio y en la que ya está empezando a ser reconocida. Los primeros frutos se empiezan a ver y ella alejada de escándalos quiere demostrar que ha cambiado y tiene mucho que dar.

 

 

 

 

 


Fotos: Ecuavisa, TC, La Hora, Full Farándula, El Telégrafo, cpproduccionescrispin.wixite.com, El Universo, Expreso.

 

 

 

 

 

 

.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *