SU GÉNESIS ES SER ESTRELLA

Su génesis es el arte en el que brilla y destaca por su capacidad histriónica, su disciplina, su constancia, su carisma, su belleza física y ese don divino que nació con ella. Su vida son sus Tres Familias: el baile, la actuación y el núcleo familiar que la rodea y del cual se siente orgullosa.  Por el baile ha danzado con destreza en escenarios que la aplaudieron y la admiraron. Por la actuación ganó popularidad, prestigio, respeto y el cariño del público que la quiere y la sigue. La vida le jugó su Bingo Millonario y ella supo escoger la tabla adecuada que le juegue a su favor, siendo su mayor lotería, mantener Vivos sus sueños y luchar por ellos para que su vida sea tan armónica como la de una Pareja Feliz. Cecilia Cascante, la Negra del seriado estrella de Ecuavisa, es hoy uno de los rostros más queridos de la pantalla ecuatoriana, una de las actrices más cotizadas y una de las artistas de más renombre que ha sabido ganarse su espacio a pulso con trabajo, entrega y seriedad.

Seriedad es la palabra que más se ajusta a su carrera. Si  algo he admirado de Cecilia Cascante en su recorrido por televisión, es su capacidad para mantenerse distante de toda polémica de la farándula en un medio en el que el escándalo suele servir de plataforma para los que el talento le falta. Ella educada, bien comportada, discreta, distinguida y dama como es, se ganó su nombre. Nombre que cuida y atesora. Por ello a más de actuar, cuando aparece frente a las cámaras es para hablar específicamente de sus proyectos profesionales. Esa seriedad y buen comportamiento hizo que la producción de Tres Familias y sus compañeros de la nominaran en una premiación interna de la serie como La Mas Educada, otorgándole la Chancleta de Oro

A Cecilia, la conocí en el aula del conocimiento, cuando ella estudiaba Comunicación, carrera en la que se graduó en el Instituto Superior de Estudios de Televisión, en el que yo fui profesor de periodismo de investigación y redacción. Como alumna se distinguió siempre, al ser una de las estudiantes más cumplidas, de mejor aprovechamiento, de las más altas calificaciones y de presentar deberes nítidos y bien hechos. Intervenía poco en clase, pero cuando lo hacía daba cátedra. Se vislumbraba como una profesional a destacar.

Por eso me dio gusto reencontrarla, cuando daba sus primeros pininos televisivos en el desaparecido programa Sótano Deportivo en el que junto a Éricka Salazar, era una de las modelos y yo uno de los comentaristas que compartía panel con las estrellas del show María Teresa Guerrero, Gabriela Pazmiño Yépez, Carlos Luis Morales, Marcos Hidalgo y desde Quito Patricio Jarrín y Gonzalo Rodríguez. Seguía siendo la chica seria, lejana, distante, bien comportada del ITV. Desde entonces pasó mucha agua bajo el puente y hoy nos reencontramos para una entrevista que encuentra a una Cecilia triunfadora y feliz.

Su vida antes de Tv

Antes de que el mundo de las cámaras y las luces, la atrape, Cecilia Pamela Cascante Santillán, nacida en Guayaquil el 21 de diciembre de 1981,  una de los tres hijos del matrimonio formado por los médicos Luis Cascante (+) cirujano y Ana Cecilia Santillán Morante, ginecóloga obstetriz y hermana de Luis Enrique y Rosa Marina, era una chica de infancia y adolescencia feliz. “Mi niñez y adolescencia, las disfruté muchísimo, muchísimo con mis hermanos. Yo vivía en el norte de Guayaquil en la ciudadela Guayacanes y en esas manzanas que estaban alrededor de un parque hicimos una bonita unión con todos los niños que habíamos por ahí. En esos tiempos no era tan peligroso por lo que podíamos jugar y divertirnos sanamente. Cuando yo tenía 10 años, la vida me dio un duro, golpe pues mi padre falleció de un derrame cerebral y a mi mamá le tocó sacarnos adelante, razón por la cual la admiro y respeto sobremanera. Yo estudié la escuela en el IPAC (Instituto Particular Abdón Calderón) a la par que estudiaba ballet en el Instituto Nacional de Danza Raymond Mauge Thoniel y piano en el Conservatorio Antonio Neumane.  Mi mamá hacia peripecias por mí. Orita pensando no sé cómo lo hacía, porque trabajaba bastante, estaba en la maternidad, de ahí se iba a Aprofe y ella tenía que ver cómo me sacaba del colegio, como me llevaba al ballet, porque no siempre estuve en expreso. Yo iba almorzando en el carro, pero como me gustaba el ballet no lo veía como cansado. Eso me encantaba. Y como desde pequeña siempre lo hice y me gustaba estar activa, lo único que hacía era organizarme, porque en el ballet no solo recibía clases de ballet, sino que recibía otras materias como historia del arte, historia de la danza, francés, anatomía, entre otras. Eso lo hice a la par de toda la escuela. Desde los siete años estuve en ballet y también en el colegio, porque son diez años de ballet para graduarse. Por cuestiones de tiempo, luego dejé el piano y me quedé solo con el baile que me gustaba más”

A medida que fue creciendo iban apareciendo algunas propuestas de trabajo para pertenecer a cuerpos de baile con los que bailaba en eventos y lanzamientos de productos de algunas empresas.  Justo esas actuaciones, que a ella le daban sus dólares y le daban alegría, le causaron su primer problema. “Ya en la adolescencia estuve en el colegio La Asunción, que era de monjas, pero al llegar a cuarto año, me negaron la matrícula porque como bailaba, me presenté en el estadio Monumental para los 72 años de Barcelona y salí en primera plana bailando como una de las Toreritas. Eso para las monjas era terrible y le dijeron a mi mamá: si la saca del ballet le damos matricula, mi mamá me sacó de allí y fui al Naciones Unidas. Yo de pequeña nunca soñé con ser actriz, en cambio sí soñaba con ser bailarina profesional. Por eso en la escuela actuaba muy poco, en cositas muy pequeñas. Nunca soñaba con ser actriz Pero si bailarina profesional, por eso estaba metida en todas las Pastorelas (forma musical de origen pastoril de ritmo sencillo y alegre), presentaciones de folklore, en colegio fui cheerleader,  me encantaba bailar. Y hasta ahora mi pasión es bailar”

Su exitosa carrera

Y es el baile precisamente, el que le lleva a la televisión en la que hizo una exitosa carrera. Hay muchos hechos para definir como exitosa la carrera de Cecilia Cascante, pero basta decir con que ha sido dos veces ganadora de los premios ITV a la mejor trayectoria actoral (2017) y a la  mejor actriz dramática (2019) para decirlo todo. Los premios ITV que otorga el Instituto Superior de Estudios de Televisión, guardando las distancias, obviamente, no puede ser de otra manera, es para nuestros artistas lo que es el Óscar para Hollywood. Aquí esos premios son la panacea y ella ha ganado dos y ha estado nominada en otras ocasiones. Los premios son por su participación en la novela Tres Familias en la que ella es una de las protagonistas en el papel de Génesis Cabezas de Tomalá, “La Negra”, la esposa de Genaro (Martín Calle, su esposo en la vida real) e hija de doña Yoco (Miriam Murillo)

Pero ¿Cómo empezó su carrera actoral? Dejemos que ella misma lo cuente. “El hecho de bailar me llevó a pertenecer a un cuerpo de baile, para un programa infantil que se llamaba Xiomi, que lo hacía la colombiana  Xiomara Xibille Aristizábal que hizo también Nubeluz en Perú y que se transmitió en Ecuavisa en 1998. Tenía en esa época 16 años y aún estaba en colegio, quien me invitó a participar allí fue mi profesora de ballet. El programa duró muy poco, algo así como tres meses. Y desde ahí me encantó la televisión. Aunque confieso, que al principio no era mi meta estar en ella. A veces nos lavan tanto el cerebro con ideas preconcebidas que al terminar el colegio, yo pensaba que la actuación como carrera no me va a llevar a nada y me metí a la Universidad Católica a estudiar economía, estuve dos semestres. Y en mi caso, pasó algo raro, por lo regular en los hogares tus padres, no te apoyan a que sigas una carrera artística, en el mío, mi madre sí quería que estudié televisión, me decía si te gusta la televisión y eres muy buena en eso, porque mejor no estudias televisión y yo llevándole la contraria para variar, busqué una carrera académica, porque pensaba que la actuación no daba. Estudié dos semestres, y de ahí definitivamente dijo no me gusta, no soy yo, no me hallo y le dije a mi mamá, no me gusta la economía, no es lo mío, lo mío  es la TV y como ella quería eso, feliz de la vida me cambió y me matriculé en el ITV”

Estudiando en el ITV, era solo cuestión de tiempo para que llegaran las oportunidades televisivas y así ocurrió. “Luego de estar en Xiomi, hice otro programa de baile: Hora Libre, que transmitía Gamavisión y que era una competencia de baile entre colegios. Luego de eso me desvinculé de la televisión por un buen tiempo (cuatro años) y me dediqué a estudiar. Hasta que un día del 2002 en el ITV escuché de un castin para modelos en Ecuavisa y la verdad no me atraía ser modelo, pero dije, bueno no importa, me voy a meter de modelo, así estoy en el medio y voy escuchando de otros casting hasta que salga uno que quiera. Y así fue, ingresé de modelo al programa Sótano Deportivo que se transmitía en Ecuavisa (2002) los domingos por la noche. A la par de eso estaba en un programa de  farándula: ET Entretenimiento Total, que transmitía Ecuavisa Internacional que conducían Mauricio y Silvia Ponce, en el que yo era reportera y debía acudir a las discotecas, las farras, los eventos, pero luego me saturé, porque era quedarse  hasta la madrugada, pasar malas noches  y yo en ese tiempo estudiaba y se me complicaba por el horario, así que me quedé solo en Sótano. Estando allí, uno de los camarógrafos, me dijo que en el canal estaban haciendo un castin para un programa de la Lotería Nacional que era sobre un bingo y me presenté, saliendo seleccionada. Así llegué al programa Pozo Millonario (foto) que fue mi despegue en la Televisión”.

A veces la suerte juega a favor de las personas y es entonces cuando emocionados gritamos: ¡Bingo! Y literalmente para Cecilia, ella cantó su Bingo en el que estuvo como modelo primero y presentadora después por cinco años del 2003 al 2008. “Tenía 22 años cuando llegué a Pozo Millonario en Ecuavisa, en el que tuve fortuna, pues el conductor de ese programa fue Francisco Cabanilla quien había sido el conductor del programa que años antes había hecho en Gama (Hora Libre). Entonces al ya conocerme con Pancho hubo una química que nos facilitó hacer un buen programa.  Al principio. Era la modelo que hacía el sorteo, pero Pancho siempre me alentaba a hacer más cosas, así tuve la oportunidad de presentar a los ganadores, realizar las entrevistas a los artistas, hasta que poco a poco me fui ganando un espacio y me convertí también en presentadora junto a él.  Tiempo después, Ecuavisa dejó de transmitir Pozo Millonario que pasó a Telecentro (hoy TC). Y coincide que justo en ese tiempo (2008) yo ya había hecho un casting en Ecuavisa para la novela El Secreto de Toño Palomino y salí seleccionada. Como yo pertenecía a Lotería Nacional y no a TC, Lotería me dio permiso para estar en Ecuavisa. Así, los domingos salía en vivo en Pozo Millonario y todos los días en la novela de Ecuavisa, lo cual era perfecto para mí porque Pozo, no me consumía mucho tiempo»

«Toño Palomino, fue mi debut como actriz  Al principio la pasé horrible porque sentía que no era lo mío, que no podía, es que como todo en la vida, al principio se me hacía difícil y para mí era nuevo eso de estar tantas horas encerrada y metida en un estudio de grabación, pendiente de la luz, la cámara, algo que me era totalmente desconocido. En  primera jornada de grabación, salí llorando, frustrada, porque me sentía una tonta, que no servía para actuar, no sabía qué mismo hacía allí y hasta quise declinar, pero luego me terminó fascinando y desde allí ya no dejé de actuar. En Toño me encantó el papel de Karla Izurieta porque era la antagonista, la mala, lo cual era algo nuevo para mí.  Ella era la chica mala, que se encarga de crear la polémica e intenta separar a Angélica de Toño«.

En eso estaba Cecilia, cuando llegó un momento clave. La vida en ocasiones nos enfrenta a decisiones que implican una despedida y una bienvenida. A ella le toco ese rol. «Justo por ese tiempo TC que trasmitía Bingo Millonario, me propuso que pase a ser parte del canal para una producción que iban a hacer, pero yo ya había hecho y ganado un casting para otra novela de Ecuavisa: El Exitoso Licenciado Cardoso (2009). Al decidirme por esa opción, me tocó despedirme de Pozo Millonario. En Cardoso, hice el papel de Marina”.

La vida siempre te da oportunidad de cambios, muchos de ellos para crecer y a Cecilia en 2010, cuando tenía 22 calendarios a cuestas le llegó su hora de cambiar. “Después de Cardozo hubo una larga para de tres meses y yo ya estaba así como desesperada. Justo ahí, me dicen para hacer un castin en Teleamazonas que iba a hacer la novela El Cholito dos, Mostro de Amor. Hice el casting y lo pasé. Así que me convertí en Claudia. Estando allí, hubo la oportunidad de pertenecer al grupo de Vivos, de David Reinoso y Flor María Palomeque».

«A la par que estuve en Vivos en el que hice varios personajes, entré a  la tercera Temporada de Pareja Feliz en la que estuve en varias temporadas entre 2011 y 2014, haciendo el papel de Virginia, la Secretaria. En 2011 con ellos, hicimos La Tremebunda Corte, que me fascinó, pues hice la caracterización de Almira de los Balcones Miranda y Molestina, una viejita media loca. Lo disfruté muchísimo pues era algo nuevo y para mí,  pues no es lo mismo caracterizar a alguien que hacer un papel de un personaje que tenga rasgos definidos. Acá tenía que interpretar a esa viejita para lo cual me pusieron prótesis en la cara y había una preparación previa increíble. La gente ni sabía que era yo. Me gustó mucho esa etapa de mi vida”.

Pero la vida a veces te enfrenta a diversas situaciones en las que aparecen las disyuntivas y  tienes que tomar decisiones. A Cecilia le tocó resolver esa encrucijada en 2014 cuando tal como el nombre de la serie, estaba feliz con Pareja Feliz y el éxito y el reconocimiento le sonreía y la llamaron para hacer el casting de la serie en la que hoy está: Tres Familias. “Siempre es difícil, al menos para mí, tomar una decisión. Cuando llegó lo de Tres familias, decía: que pasa si no resulta, en cambio acá  con la gente de Vivos, tengo un grupo ya está definido, en el que llevo años con buenos tiempos. Me acuerdo tanto que conversé con Flor y le dije me está pasando esto, me han propuesto esta serie, hice el castin y salí seleccionada, pero no sé qué hacer. Ella me dijo: tienes que ver por ti, ver lo que tú quieres. Te podría decir quédate, pero piensa que en cambio allá  vas a tener un nombre como tal, porque es uno de los papeles principales. Te toca arriesgarte y por esas palabras me decidí y tomé la decisión de irme a Ecuavisa a Tres Familias que para mí, ha sido una época bastante buena, excelente diría yo, en la que hicimos muchísimos amigos, una familia en verdad, porque trabajamos muchísimas horas juntos. Lo más bonito de esto es que aquí nadie quiere sobresalir sobre nadie. Todos dábamos lo máximo de todos nosotros para dar un buen producto y eso fue lo que se reflejó en cada uno de los capítulos y por eso a la gente le gustó tanto y ha  sido uno de los mejores proyectos que he podido disfrutar de mi vida”.  La novela Tres Familias en que Cecilia da vida a Génesis, se transmite de lunes a viernes por Ecuavisa a las 20h00.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y multifacética como es, Cecilia que toda su vida la había hecho en televisión, tuvo la oportunidad de entrar a otra faceta del arte, como es llegar al teatro. “La actuación me dio la oportunidad de hacer teatro algo que nunca había hecho. Estuve en la obra Huelga de Piernas Cruzadas (2012), una adaptación del actor Mauro Guerrero a la obra teatral griega «Lisístrata, dirigida por Lysis Angelelli en la que actué junto a Miriam Murillo, Maluli Valdiviezo, Sandra Pareja, Oswaldo Segura, Augusto Henriquez, Isidro Murillo y Marcelo Gálvez. Fue una experiencia enriquecedora, porque el teatro es muy diferente a la Tv, allí te encuentras en vivo con el público y si se te olvida el texto, no hay repetición, tienes que improvisar, tratando de retomar el diálogo para que tu compañero de escena no se pierda en el hilo de la obra. Luego hice micro teatro y fui realizando otras cosas que me había propuesto hacerlo pero no la hice por tiempo”.

Cecilia menciona su participación en microteatro y se refiere a su actuación en la obra Cumpleaños, dirigida por Jéssica Páez, que protagonizó junto a los actores Álex Vizuete y Gerson Quinde, presentada en julio de 2016 en la sala del Microteatro Guayaquil. Allí en su primera obra de este tipo, irreconociblemente caracterizada mostró una nueva faceta como actriz. “Allí hice el papel de una ancianita que cumple años y espera a sus nietos para celebrar, pero mientras espera suceden cosas muy chistosas que dan pie a una comedia no muy común. Es una obra clown. Fue un reto para mí y me encantó pues nunca antes había hecho clown. Definitivamente el microteatro es otro mundo, tienes a la gente muy cerca. Es emocionante de mucha adrenalina.”

En otra de sus acciones multifáceticas, Cecilia, tuvo la oportunidad de juntar sus dos pasiones: el baile y la televisión, cuando en 2008 bailó en la gala 38 del programa Bailamos de Gama Tv, que tenía un fin benéfico, en la que remplazó a Nelly Pazmiño que estuvo lesionada y en la que haciendo pareja con el concursante Juan Daniel y representando a la Fundación Hogar de Cristo, deslumbró bailando salsa. Nueve años después (2017) repitió esa sensación de bailar en TV, cuando bailo salsa choque en el programa matinal En Contacto de Ecuavisa. Y hay más pues Cecilia, también ha tenido su faceta de modelo, participando en algunos desfiles como el Fashion Cuenca 2005.

 

 

 

 

 

 

 

Pero Cecilia está consciente que la carrera de actuación necesita preparación y ella se está preparando cada día para ejercer mejor su carrera. «Como yo había estudiado televisión en el ITV, tenía las bases de actuación, pero no como tal. No a profundidad. Felizmente Ecuavisa se ha preocupado de capacitarnos, hacía talleres y yo me metía a ellos para perfeccionar las técnicas. Cuando tengo que interpretar un personaje, observo las falencias que tengo o lo que puedo aprovechar de ese personaje, entonces lo pulo para que la interpretación salga acorde a lo requerido. Por ejemplo para interpretar a Génesis, más allá de las características que nos dan los directores, comencé a observar a una chica que trabajaba conmigo hace algún tiempo, cómo se vestía y hablaba. No es que la imite, pero sí tomé de ella muchas peculiaridades que van con el personaje”.

Fuera de cámaras

Detrás de la cámara y el telón, Cecilia, tiene su propia vida en la que personifica a su personaje real: Cecilia Cascante. En ese mundo, su mundo es su familia, su madre, su esposo, sus hermanos, sus tíos y primos. “Creo que el hecho de haber perdido a mi papá a los 10 años me hace disfrutar muchísimo de mi familia, de mis hermanos, de mi mamá, de mis sobrinos. Tengo tres, dos de mi hermano, que desde hace tres años vive en Londres, se casó por allá  y tiene dos bebes, uno de seis años y otro de dos y mi hermana que tiene uno chiquito. Tenemos una familia grande por parte de mi mamá. Son siete hermanos y mis tíos a pesar de estar fuera del país, pues son pocos los que están acá, siempre estamos en comunicación y a pesar de no hablar casi todos los días, siempre estamos ahí. Tengo un hogar con Martín con quien me casé el año pasado y soy feliz”

¿Quién es Cecilia Cascante? “Yo me considero una persona que respeta al prójimo, que trata de ser feliz sin opacar a nadie, sin aplastar a nadie, sin pasar por encima de nadie. Sino esforzándome, yo, día a día, con lo que quiero hacer con el hecho de fijarme mis metas y conseguir mis sueños. Creo que soy bastante organizada. Me gustan las personas que sean francas, honestas, que sean buenas personas. Cuando siento una energía que no es tan buena, simplemente me alejo de esa persona. No hago click con ellas. Tampoco es que me peleo o las odio, pero simplemente no tengo química. Lo que sí es que no me dejo llevar por las apariencias o por lo que hayan juzgado otras personas, lo que percibo es siempre con base en lo que yo siento o en lo que puedo ver de las personas. La vida la veo como imagen en estos momentos, para aprovechar cada segundo de nuestras vidas y aprovechar a las personas que tenemos a nuestro lado.

En su otro lado, el de su vida fuera de cámaras, Cecilia tiene sus gustos, sus aficiones, sus placeres y cosas que no le gustan, también. “me gusta andar cómoda, soy descomplicada al momento de vestir y lo hago de acuerdo a la ocasión, si hay que estar elegante, lo estoy, pero prefiero andar con vestidos anchos o en jean, camiseta y zapatos de caucho o sandalias, prefiero ese calzado a estar con tacos. Cuando me los pongo me da dolor de rodillas y pantorrillas. No soy de comprar ropa cara. Me encantan, pero no gastaría plata en eso, prefiero comprarme bastantes camisetas de 10 dólares a una cara. En comida, soy como Génesis, bien chola, me encanta, el arroz con menestras, patacones y carne frita. Me encanta la playa, mi color es el amarillo, en música me gusta Ricardo Montaner, mi aroma es la vainilla, mi libro: Así es la vida de la sicóloga chilena Marcela Lechuga. No me gusta la mentira, la maldad, la violencia, la gente egoísta por eso mi frase es: Quien no vive para servir, no sirve para vivir, que es una perla de la madre Teresa de Calcuta”.

La Empresaria

Cecilia, además de actriz es empresaria. Así entre 2002 y 2003 , tuvo su propia escuela de baile  que tuvo que cerrarla por falta de tiempo debido a la actuación y desde 2016 junto a la actriz Krystel Chuchuca, tiene su estudio de cosmética, maquillaje y asesoría Vanity Room, incursionando así en el mundo de la moda, la belleza y la estética, motivada por su carrera de actriz en la que algunas veces tuvo que improvisar un maquillaje para salir a escena, lo cual hizo nacer el interés por aprenderlo de una manera profesional para lo cual asistió durante tres meses a talleres y cursos de peinado, maquillaje y microblading (micropigmentación de cejas), en Los Ángeles,  Estados Unidos y Haway. Ella se encarga de los peinados y las cejas y su socia del maquillaje. “Inicialmente la idea era dar talleres de automaquillaje para que las mujeres puedan aprender a arreglarse por sí solas, pero muchas llegaban a solicitar el servicio, por lo que decidimos hacer las dos  cosas. No hay nada como tener su negocio propio y depender de uno mismo”.

Y siendo uno mismo, es como Cecilia Cascante ha logrado distinguirse en el difícil campo de la actuación en la que ella brilla en su propio firmamento, porque estrellas no le faltan.


BAILANDO Y ACTUANDO CON CECILIA

¿Es la vida un baile?

Si yo diría que sí porque dentro del baile hay que ser bastante disciplinada, organizada y la vida es así.

¿Es usted, bailarina?

Sí. Me considero bailarina. Me gusta ir al ritmo de la vida.

¿Qué ritmo baila en la vida?

En el baile, bailo de todo. No tengo un ritmo especial. Me gusta desde lo clásico a lo urbano. En la vida, me gusta el acelerado cuando necesito muchas cosas entonces trato de acelerarlo, pero más me gustan los suaves para tomarlos con calma y disfrutarlos más.

¿Baila al son que le tocan?

Sí Soy de las que me adapto bastante

¿Ha dejado bailado a alguien?

Sí. Si he dejado bailado. Cuando las cosas no funcionan, se dejan a un lado y se sigue adelante en la vida.

¿Y la han dejado bailada?

También. También me han dejado por ahí esperando

¿Cuál es la canción que más le gusta bailar?

Todas aquellas que me dejen un mensaje, que sean positivas. Canciones como La Felicidad, Color Esperanza, La Vida es un Carnaval, Celebra la vida. Hay algunas.

¿Y cuál no?

Las que lleven malos sentimientos, Violencia, Maldita Violencia, por ejemplo.

¿Ha bailado con disco rayado?

Por supuesto, claro. A veces toca. Bueno no que toca, sino que uno se ve en circunstancias repetitivas y toca bailar ese disco rayado.

¿Se ha metido a baile ajeno?

No. Nunca. No me meto en baile ajeno y cuando no me invitan ni me interesa ir.

¿Se ha caído bailando?

Claro. Claro que me he caído, pero cuando eso ocurre, me levanto. Eso lo tengo bien claro.

¿Le ha tocado bailar con la más fea?

No. La verdad que no. Siempre le veo lo bueno y lo bonito de la vida.

¿Ha bailado con una piedra en el zapato?

En el trabajo, sí.  A veces uno siente como que una persona puede ser como la piedra en el zapato, pero trato que la piedra no me moleste.

¿Cuál es su mejor paso?

Mi mejor paso es haber conformado mi familia, haberme casado. Ese es mi mejor paso.

¿Qué paso nunca daría?

Nunca daría un paso que dañe o lastime a alguien.

¿Ha dado un mal paso. Un paso en falso?

Considero que no. Un mal paso sería para mí dañar a alguien y eso no lo he hecho. Al menos no con esa intención.

¿Baila para vivir o vive para bailar?

Diría que bailo para vivir, porque bailando es que me siento viva.

Defina  su vida con un nombre de un baile.

Salsa.

¿Es la vida una actuación?

No diría que es actuación, porque a actuación es interpretar un personaje y la vida es un sentimiento y el sentimiento no es actuación.

¿Qué personaje le gustaría interpretar en la vida?

Un personaje que sume en la vida de las personas

¿Y cuál no?

Un antagónico. Porque no me gusta la maldad. No me siento cómoda.

¿Cuál es el libreto para cumplir el papel de un buen rol en la vida?

Diría que seguir un libreto sencillo, sin complicaciones.

¿En qué película de la vida nunca le gustaría actuar?

En una película aburrida.

¿Qué sucederá cuando se apaguen las cámaras y bajen el telón?

Esperar haber cumplido todas mis metas.


Fotos: Expreso,  Francisco Verni (Universo); nuevamujer.com; Ecuavisa; palomitacas.com

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *