UN VAGO ES TU ALIADO

¿Un vago es mi aliado? ¿Cómo es eso?

En estos tiempos de incertidumbre y de noticias que nunca se sabe si son verdad, hay una gran verdad a la que podemos aferrarnos. Muchas veces esta verdad está tan profundamente arraigada en nuestra naturaleza que la tomamos a la ligera o simplemente la ignoramos.

Es una verdad que vale la pena recalcar en estos momentos en que la salud ha pasado a ocupar el primer lugar en la vida de todo el planeta. Esta verdad es que nuestro cuerpo es sabio y está compuesto de una inteligencia que va más allá de la imaginación común.

Me estoy refiriendo a una realidad de nuestra condición de existir. Todo lo que existe en la creación está conformado de esta energía y ella se encarga de mantener el equilibrio. Dentro de nuestro organismo, esta energía está activamente trabajando para mantenernos vivos y sanos.

Me gustaría que por un momento piensen en su cuerpo. Es perfecto. Ni nosotros mismos sabemos cómo hace todo lo que hace. Aún después de miles de años seguimos descubriendo cómo funciona nuestro cuerpo. En ciertos casos no tenemos ni la menor idea todavía y hacemos suposiciones. Aunque gracias a Dios hemos avanzado muchísimo en el campo de la tecnología para diagnósticos y muchos otros aspectos que han ayudado a alargar y mejorar la calidad de vida del hombre.

Quiero hacer énfasis en esta inteligencia en este momento más que nunca porque es una herramienta poderosísima con la que contamos si hacemos conciencia de su existencia y su inmensa capacidad.

Cada célula, órgano y sistema de nuestro cuerpo tiene funciones asombrosas y una capacidad auto regeneradora que sobrepasa todo lo que podemos pensar. Por ejemplo: sabían que existe un nervio que es parte de un conjunto de nervios que salen directamente del cráneo a diferencia de la mayoría de nervios que salen de la columna, de la médula espinal específicamente. Me refiero al nervio Vagus, un nervio de gran longitud que abarca desde el cráneo hasta el abdomen.

Al ser muy largo, el nervio Vagus controla el movimiento de los músculos y además conecta órganos como: el corazón, los pulmones, todos los órganos de la digestión y del sistema respiratorio incluyendo la garganta. Tiene una gran incidencia en la regulación del stress y del sueño, factores importantísimos para mantener el sistema inmunológico fortalecido. Esto lo hace por medio de un neuro transmisor llamado acetilcolina que frena la inflamación y estimula la relajación y los estados mentales de paz. Es muy conocido que cuando pasamos por períodos de stress prolongados o cortos pero intensos, tenemos más posibilidades de pescar un virus o bacterias. Cuando pasamos por problemas, el sistema inmunológico produce más moléculas inflamatorias, y el sistema nervioso activa la respuesta al stress, promoviendo así un colapso del sistema y la degeneración o debilitamiento celular. Kevin Tracey, director del Instituto Feinstein para la Investigación Médica, descubrió cómo el cerebro controla el sistema inmune a través de una conexión directa basada en los nervios, especialmente el nervio Vagus.

Describo este nervio y su función como una muestra de lo maravillosa que puede ser esta inteligencia que nos rige. No solo regula el cuerpo físico sino también otros aspectos más profundos y de mayor alcance como el aspecto emocional e incluso espiritual. Es por esto que también se ha llamado al nervio Vagus, el nervio de la compasión.

En diferentes pruebas computarizadas se han analizado las partes que se activan cuando sentimos compasión y se ha comprobado que cuando esto sucede, se iluminan las áreas de recorrido de este nervio, el mismo que produce ondas de calor que se sienten cuando nos conmovemos al ver a otros en situaciones difíciles y nos mueve a ayudarlos, cuando cooperamos para causas de ayuda, cuando abrazamos a otros con sincero ofreciendo apoyo y consuelo o cuando deseamos lo mejor para otra persona. De manera que los científicos han concluido que estamos “programados” para sentir esta compasión porque ayudarnos y colaborar entre todos, nos ha mantenido vivos.

Aprender cómo estimular este nervio no solo favorece la relajación, sino que también refuerza las funciones inmunitarias, ayuda a reducir la ansiedad (y por eso también puede favorecer a quienes tienen sobrepeso), a tratar la taquicardia, la hipertensión y la depresión, entre otros padecimientos.

Es muy fácil estimular el nervio Vagus. Aquí  unas recomendaciones con el fin de entregarles métodos de ayuda efectiva para defenderse de cualquier amenaza exterior y aún más importante para recordarles que nuestra naturaleza, aquella fuerza que nos constituye es extraordinariamente sabia. Así que, te invito a activarla.

  1.  Acepta su existencia, reconoce su poder y su amor incondicional por siempre presente contigo sosteniendo la vida para que puedas vivirla en bienestar y gozo.
  2. Entiende su inmensa sabiduría y amor. Aprende a descansar en la certeza de que estás siendo cuidado y protegido cada instante. Que es como un escudo que filtra todo ataque.
  3. Asegúrate de seguir las indicaciones básicas de lavarte  bien y frecuentemente las manos, evita estar cerca de personas afectadas, evita las multitudes y posibles lugares de contagio, etc.
  4. Respira profunda y lentamente por la nariz de manera que lleves la respiración hasta la parte baja del abdomen, inflándolo. Sostén el aire un ratito hasta que sea cómodo y suéltalo lentamente por la boca como cuando soplas una vela. Repite este ejercicio varías veces y cuando lo hagas, sé consciente de esta maravillosa energía de vida moviéndose en ti y llénate de gratitud por ella.
  5. Ponte una toalla húmeda y fría sobre la cara o lávate la cara con agua fría.
  6. Toma un vaso con agua fría muy rápido.
  7. Acuéstate en una superficie inclinada con la cabeza en la parte más baja.

Cuando comprendes que cuentas con ésta y otras manifestaciones de esta fuerza vital, ya no podrás hacer un equilibrio incorporando estas prácticas dentro de tus rutinas diarias de manera que puedas desarrollar el estado de confianza en tu sabiduría divina y los factores para mantenerte en perfecta salud física.

Recuerda, la salud es el resultado de la suma del equilibrio de todos tus aspectos. Así que cuida tu alimentación por amor a tu cuerpo y por amor a la vida y no por miedo a la enfermedad ya que si hay un factor de miedo en una buena alimentación, la ecuación estaría desequilibrada. Comer con confianza, enviando amor a tu cuerpo porque amas vivir tu vida.

Cuida tus emociones, pregúntate qué estás sintiendo, y si lo que sientes no es positivo, revisa la historia que te estás contando acerca de lo que sucede en tu vida, cámbiala, búscale el lado positivo, busca el aprendizaje necesario en esa experiencia y confía que esto, también pasará. No tienes que solucionarlo ahora es este instante, respira y sigue adelante.

Conéctate con tu parte espiritual y recuérdate que eres más de lo que ves y tocas. Llénate de confianza porque existe dentro de ti una maravillosa corriente de todo lo bueno y lo más hermoso de todo esto es que no necesitas de nada para acceder a ella. Solo tú intención y deseo de sentirla y de experimentar su existencia y sus manifestaciones múltiples y constantes en tu vida.

Siéntate, cierra tus ojos y dile a Dios: quiero sentirte, quiero verte en todo y en todos, quiero experimentar tu amor y tu luz. Solo eso! Dilo de corazón y verás milagros!

Retoma tu rol en cuanto a tu salud, no todo lo que está afuera puede afectar a un cuerpo conectado con la verdad de su poder interno!

Con amor y luz infinita,

Cecilia Rendón


Para consultas, preguntas o comentarios, escríbeme a rendon15@gmail.com Y sígueme en:

@ceciliarendoncoach en Instagram

@ceciliarendon en Facebook

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EN LÍNEA

Uno de los descubrimientos más relevantes en las últimas décadas es el Internet. Esta red …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *