INDEPENDIENTE SUB 20 MONARCA DE SUDÁMERICA

Histórico. Por primera vez en la historia del fútbol ecuatoriano, un club nacional se corona campeón de la Copa Libertadores de América, categoría Sub 20, el torneo formativo de clubes más importante del continente. Al ser la primera vez que ocurre, el hecho pasa a ser inédito, un hito, un récord, una marca eterna por siempre, un sueño cumplido  y un orgullo nacional. Antes de ellos, nadie. El club pionero tiene un nombre: Club Especializado de Alto Rendimiento Independiente del Valle o simplemente Independiente del Valle (antes Independiente José Terán)  de la ciudad de San Juan Bautista de Sangolquí, más conocida como Sangolquí, cabecera cantonal del Cantón Rumiñahui, la segunda urbe más grande y poblada de la provincia de Pichincha. De esa ciudad de la serranía ecuatoriana nace Independiente del Valle, el mejor club ecuatoriano en divisiones formativas.  Su título no es casualidad, suerte o coincidencia, ni producto del azar. Es el fruto de un trabajo de once años, que hoy alcanza su consagración. Sueño logrado justo el día que el club cumplía 62 años de fundación, tras su nacimiento en 1958. Que mejor regalo. Que gran forma de festejarlo. Con un título internacional inédito. Merecido. Su logro debe ser reconocido y difundido.

El día quedará registrado para la historia deportiva de Ecuador por siempre. La leyenda y la estadística del fútbol ecuatoriano, dirán que un domingo 1 de marzo de 2020, Independiente del Valle lograba por primera vez lo que nunca antes ningún club nacional había logrado. Ser campeón de la Copa Libertadores sub 20, tras ganar en la final, 2-1 al afamado y apergaminado River Plate de Argentina en el estadio Adrián Jara de la ciudad de Luque, Paraguay, lo cual además del honor, del trofeo y las medallas, les otorgó un premio de  45 000 dólares por ser campeón. El título trae otra marca, el club ha sido el único equipo nacional en jugar estos torneos. Ningún otro equipo ecuatoriano ha logrado clasificar a ese evento. Lo cual significa que Independiente ha sido campeón nacional Sub 20 por cinco veces consecutivas.

El título merecido hoy logrado, es más disfrutado porque sabe a revancha, a justicia, a merecimiento y a demostración y confirmación que el logro no es casualidad ni obra de la fortuna, ya que en el torneo anterior jugado en 2018, Independiente del Valle también llegó a la final, aunque esa vez no puedo levantar el trofeo de campeón al caer ante el anfitrión, Nacional de Uruguay.

Escribir la crónica del partido ganado por Independiente del Valle al River Plate, no tiene mayor valor periodístico a estas alturas, al menos para mí. Contar las incidencias del juego, no cabe, cuando aparte de que ya no es noticia, porque sucedió ayer y ya lo publicaron todos los medios, hay cosas mucho más importantes en ese logro, como el trabajo previo desarrollado por el club para alcanzar esta conquista y todo lo que ha hecho Independiente del Valle como institución, para reclutar jóvenes de todo el país, hospedarlos en su casa, darles educación académica y futbolística, prepararlos, alimentarlos, invertir a futuro y más cosas que las iremos contando.

Basta decir que el club ecuatoriano es el único equipo de Sudamérica y de esta región del continente, presente en las cinco competiciones de este tipo, que ha organizado la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), en su afán de expandir las competiciones continentales. Ha habido cinco torneos y en todos ha estado Independiente, siendo protagonista, llegando a la final y hoy logrando el título. Ningún equipo ha estado en todas las ediciones. Los Negriazules son los únicos que han estado en todas. Si eso no es meritorio ¿Qué es entonces? Ya con solo ese hecho, está dicho todo. El hecho ya es récord, ya es un dato estadístico que dice y mucho. Independiente es un paradigma en el país y en el continente en lo que se refiere a Divisiones Formativas. Y ojo, que no solo lo es en formativas. Desde que debutó en la Segunda Categoría de Pichincha en 1979, hasta que ascendió a Primera División, primero a la Serie B en 2007 y luego a Serie A en 2009, en la que se ha mantenido hasta hoy por once temporadas, todo ha sido ascenso. Al punto de que en Mayores pese a que nunca ha logrado ser campeón nacional, es campeón de la Copa Sudamericana y vicecampeón de la Copa Libertadores y la Súper Copa. Y varios de los jugadores que consiguieron ese logro, fueron jóvenes que antes jugaron la Copa Libertadores Sub 20, al que el club nunca faltó. Es entonces Independiente, un club paradigmático. Que nadie lo dude.

Un club paradigmático

Obvio que Independiente es un paradigma, un club paradigmático, un ejemplo, un símbolo y todo adjetivo que sirva para elogiar su trabajo en divisiones formativas, en categorías menores, que deberían borrar la terminología de inferiores. Un término despectivo para mí, para nombrar a las divisiones infantiles y juveniles.

¿Qué se necesita para lograr esa excelencia? Muchos factores. Dinero, por sobre todo, sin él, no se logra mucho, o quizá no se logra nada. Pero no solo es cosa de tener billete, hay que saberlo invertir, hay que saberlo manejar y administrar, para que lo que se invierte sea eso, una inversión y no un gasto. Hay que tener dinero, sí. Es condición sine qua non. El que diga que no, está perdido. Hay que tener dinero e Independiente lo tiene. Pero no lo es todo. Se necesita un mentor y ese es el empresario quiteño Michell Deller quien debe tener la capacidad para contratar el personal adecuado para que cumpla cada tarea. Saber tener desde el mejor cortador de césped de la cancha o el utilero ideal para cuidar de la indumentaria y los implementos deportivos, al mejor presidente, dirigente o administrador del club, pasando por los entrenadores – formadores adecuados, los profesores precisos para dictar docencia, los mejores médicos y nutricionistas para dar salud al jugador, los mejores sicólogos para preparar su mente y así en todo, los mejores chefs, las mejores personas de limpieza, mantenimiento y mil etcéteras. Y obvio, fundamental: los mejores futbolistas. Todos y cada uno son importantes en sus áreas y todos de ellos forman un todo. Es tarea de equipo e Independiente lo es.

Hablando de dinero. Independiente destina un presupuesto a las divisiones formativas y por ahí empieza todo. Este año, por ejemplo, el club presupuestó siete millones de dólares para la temporada, de los cuales el 30% (2 millones 100 mil dólares) está destinado para la formación de los juveniles Que lean la cifra muchos dirigentes del fútbol nacional y la envidien. Porque hay clubes de primera que no tienen ese presupuesto para su club de mayores.

Y claro. Si hay dinero y se invierte bien, los frutos se cosechan porque quien bien siembra, bien cosecha. Porque hoy, por ese dinero bien administrado y bien invertido, es que Independiente tiene un centenar de jugadores que viven en su complejo deportivo de alto rendimiento, denominado Chillo Jijón, ubicado en Sangolquí, que cuenta con siete canchas reglamentarias de fútbol, vivienda para hospedar a sus jugadores, comedor, parqueadero, gimnasio, piscina cubierta, centro médico, sedes administrativas, entre otros lugares de utilidad para el equipo principal y las divisiones menores.

 

 

 

 

 

Allí, viven cien prospectos de futbolistas que son bien cuidados, bien atendidos, bien educados, bien formados, tanto, que estudian en un colegio que tiene el club, en el que reciben capacitación académica además de su formación futbolística. La Unidad Educativa de Independiente cuenta con escuela y colegio.  En el club hay niños y jóvenes que además de estudiar viven en un complejo deportivo de gran infraestructura con comodidades necesarias, que comen bien, que tienen doctores y nutricionistas que tratan su salud y alimentación de acuerdo a las necesidades deportivas. Que tiene formadores que les enseñan a comer, a vestirse, a hablar, a pensar, que les inculcan valores morales, que les enseñan modales. Claro está que hay quienes desvían el camino. Casos hay, nombres también. De Independiente salieron los nombres más polémicos del fútbol nacional en los últimos tiempos. Pero ya eso es cosa de otro cantar.

Pero Independiente no solo tiene su escuela en Sangolquí, tiene además filiales como el club Independiente Juniors, que empezó en segunda categoría de Pichincha, clasificó luego a serie B y estando allí, clasificó este año a la Serie A. Pero los “genios” del fútbol habían reglamentado que si un club filial clasifica a Primera A, este no puede ascender.  Perdónenme, pero que estupidez. Sí, que estupidez, ¿para qué  carajo juegas entonces? Si el ideal y la meta de los equipos que juegan la serie B es clasificar a la A y un equipo lo consigue y por disposición reglamentaria no puede hacerlo ¿para que juega entonces? ¿Cuál es el premio a su esfuerzo? ¿Cuál la justicia para ellos que ganaron su derecho en la cancha? Estamos todos locos. Que no jueguen entonces. El motivo para que no se acepte su clasificación es supuestamente porque de esa manera no se prestan para malos entendidos y evitar suspicacias cuando la filial enfrente a su principal. Otra estupidez. Pero eso es otro tema. Volvamos a Independiente.

El asunto es que Independiente tiene su club filial en Primera Categoría y 30 escuelas en el país. Sí. Leyó bien, treinta (30 escuelas). Y treinta es bastante. ¿Qué club ecuatoriano tiene eso? Con el aditamento que tiene escuela en tres de las cuatro regiones del país: sierra, costa y oriente. Así tiene 17 en Pichincha  y quince en otras provincias. Para ser exactos, 29 en el país. Las de Pichincha son: la principal en Sangolquí y las situadas en San Luis, Yaruquí – Tababela, Concoto, Guayllabamba, La Atahualpa, Cumbaya, El Blanqueado,  Matilde Guamaní, Pomasqui, Calderón, Tumbaco, Amaguaña, Cayambe, Machachi, El Quinche y Tabacundo; y 13 en provincias. Tres en Manabí en Manta, Portoviejo y Bahía de Caráquez, dos en Chimborazo (Riobamba y Alausí), otras dos en Cotopaxi (Latacunga y Saquisilí) y otras en Santo Domingo (Santo Domingo de los Tsáchilas), Ibarra (Imbabura), Cuenca (Azuay) (foto), Azoguez (Cañar), Ambato (Tungurahua), Quevedo (Los Ríos), El Coca (Orellana) y hubo alguna vez, una en Guayaquil.  Si eso no es masificación, trabajo, y organización. ¿Entonces qué es?

Otro ejemplo de organización se puede citar en la forma de como entrena el equipo Sub 20, que no lo tienen algunos de los equipos de primera de la Liga Pro. Para empezar el entrenador Yuri Solano, cuenta con cuatro asistentes, con quienes utiliza un dron, ese aparato tecnológico controlado por control remoto que vuela sobre el campo de juego, con el cual analiza los movimientos tácticos del equipo para estudiar su juego y corregir errores.

Antecedentes

El título de Independiente como contamos en los párrafos iniciales tiene sus antecedentes, que lo sitúan como el único equipo de esta región que participó en los cinco torneos de esta índole que hasta hoy ha organizado la Conmebol: Perú 2011 y 2012, Paraguay 2016 y 2020 y Uruguay 2018. En todos ellos, los Rayados del Valle, como se conoce al equipo por su camiseta a rayas negro con azul, ha sido protagonista. Así, en el primer torneo Independiente llegó a Cuartos de final tras ocupar el segundo lugar del Grupo C, detrás de Flamengo y por encima de América de México y Millonarios de Colombia. En los cuartos de final perdió 3-0 con el local Universitario, que terminó siendo campeón. En su segunda Copa, no le fue tan bien, pues no pasó la fase de grupos, al caer eliminado frente a Defensor Sporting y Alianza Lima de Perú. En el tercer certamen que se dio tras cuatro años de pausa, los Negriazules tampoco les fue bien, pues no pasaron la fase de grupos en los que enfrentó a Sao Paulo de Brasil que fue el campeón, Libertad de Paraguay y Melgar de Bolivia. Su cuarta participación fue muy buena, pues llegaron a la final (foto). Previamente clasificaron como segundos de su grupo detrás del local, Nacional de Uruguay con el que jugaron la final perdiéndola 1-2 lo cual les dio el título de campeón a los uruguayos. Los eliminados de su grupo fueron Colo Colo de Chile y Sport Huancayo de Perú. En Semifinales ganó a otro localista, River Plate de Uruguay 3-2. El balance final dice que de cinco torneos en dos fue eliminado en la fase de grupos, en uno llegó a cuartos de final, en otros fue finalista (subcampeón) y en otro campeón. Buen promedio a todas luces.

Y todas esas participaciones reflejan el trabajo que dio su fruto en divisiones menores porque varios de los jugadores que han jugado esos torneos, fueron luego parte del equipo de primera y llegaron a ser figuras del fútbol nacional e integrantes de la Selección mayor. Así en Perú 2011 jugaron futbolistas hoy consagrados como el arquero Johan Padilla, los defensas Fernando León (foto), luego referente del equipo de primera, Mario Pineida y Luis Caicedo y el centrocampista Jefferson Orejuela que llegaron a jugar en la Selección Nacional de mayores y otros de buen nivel en el medio local como Gustavo Asprilla, , Bryan Sánchez, Juan Diego Rojas y José Manuel Ayoví.  En Perú 2012, lo nómina del equipo fue casi la misma, a la que se sumaron otros tres jugadores hoy consagrados: Junior Sornoza, Gabriel Cortez y Jacson Pita. En Paraguay 2016, jugaron otras figuras de hoy como Billy Arce, Alejandro Cabeza, Alan Franco, Anthony Landázuri, Sebastián Méndez, Renny Jaramillo, Wilter Ayoví, Bryan Rivera, Washigton Corozo y Juan Nazareno. En Uruguay 2018 estuvieron figuras como el arquero Moisés Ramírez, hoy titular del equipo de primera y campeón sudamericano y mundialista Sub 20 en que Ecuador fue tercero, además de otros campeones sudamericanos y mundialistas como, Jordan Rezabala, y Gonzalo Plata y el también monarca sudamericano Stiven Plaza y jugadores de buen nivel local como, Ángelo Preciado y Renny Jaramillo y otras figuras promisorias como Johao Chávez, Jhon Jairo Sánchez, Juan Nazareno, Luis Loor, Mauricio Quiñónez, Andrés Mena y Emerson Espinoza.

Además de la Copa Libertadores, Independiente desde 2013 ha participado en varios torneos internacionales jugados en Brasil, Colombia, Chile, Perú, Bolivia en Sudamérica; Estados Unidos en Norte América; Austria y España en Europa y Qatar en Arabia. Además en 2015, creó su propio torneo formativo, la Copa Mitad del Mundo. Además ese mismo año (2015), implantó su propio proceso de formación con el denominado Método IDV, lo cual permitió un proceso más estructurado encaminado a las formativas y a fortalecer su cantera de jugadores que no solo ha nutrido a Independiente, sino a otros clubes del país y del extranjero, porque el club ha transferido más de una treintena de jugadores a otros países, algunos de los cuales pasaron al exterior sin siquiera jugar el campeonato nacional

Campaña de campeón

Pero como en una nota de campeón hay que señalar los logros deportivos, diremos que el título logrado es merecido y contaremos su paso a paso en canchas. Primero jugó la fase de grupos en la que enfrentó a tres rivales y los derrotó a todos.  2-1 al anfitrión Libertad con goles de Bryan García y Luis Ortiz en el partido debut del pasado 17 de febrero;  1-0 a Colo-Colo de Chile con gol de Anthony Valencia (20 de febrero) y 5-0, sí 5-0, goleada estrepitosa al Jorge Wilstermann de Bolivia con goles de Néicer Acosta, José Herrera, Darlin Leiton, Marco Angulo y Antonhy Valencia  (23 de febrero). Con ello, Independiente se ubicó en el primer lugar de la tabla de posiciones del grupo C con el puntaje perfecto. Nueve puntos, merced a tres victorias en igual número de partidos. Puntero e invicto. Y así se ganó el derecho a clasificar a semifinales en la que enfrentó al ganador del grupo A, que fue el gran Flamengo de Brasil, al que el jueves 21 de febrero lo venció en la definición por penales 5-4 tras igualar  1-1 en el tiempo reglamentario, el gol lo hizo Moisés Caicedo. Así llegaron a la final en la que el domingo 1 de marzo, derrotaron al River Plate de Argentina 2-1 con goles de Daniel Bravo y Darlin Leyton. En resumen jugaron 5 partidos, ganaron 4 y empataron uno, que igual fue victoria en los penales. Campeones e invictos, lo que significa que nunca perdieron, por tanto no conocieron la derrota. Justo campeón. Fue el mejor del torneo. No hay discusión.

Los Hombres

El club tiene sus nombres y sus hombres. Los más visibles, los que logran los títulos, los jugadores que en este cuadro campeón, son futbolistas del equipo de primera categoría, de reservas, de la filial y de las categorías sub 20 obviamente  y Sub 16 y Sub 18, que fueron ascendidos para este torneo por sus buenas condiciones futbolísticas. Ellos son: Arqueros: Joan Onofre López Reina y Alexis Napoleón Villa León. Defensas: William Joel Pacho Tenorio, Piero Martín Hincapié Reina, Moisés Caicedo Corozo, Darlin Alberto Leiton Lamilla, Hanssel Sahid Delgado Tadeo, Roberto Carlos Cabezas Simisterra y Jhoanner Stalin Chávez Quintero. Volantes: Pedro Jeampierre Vite Uca, Andrés David Mena Montenegro, Daniel Xavier Bravo Arroyo, Adrián Alejandro Mejía Carrasco, José Andrés Hurtado Cheme, Marco Antonio Angulo Solorzáno, Moisés Isaac Caicedo Corozo y Bryan Jahir García Realpe. Delanteros: Luis Mateo Ortiz Lara, Byan García, Néicer Aldahir Acosta Méndez, Anthony Lenín Valencia Bajaña y Angello Alain Peralta Bonoso.

Director Técnico: Yuri Fernando Solano Sánchez (foto). Coordinador de las divisiones juveniles: Iván Vásquez, español. Dirigentes: Franklin Tello, presidente, Santiago Morales, gerente y Michel Deller, presidente vitalicio.

De los jugadores, Moisés Caicedo, Piero Hincapié y Darlin Leiton, ya juegan en primera. Del defensor central Hincapié y del delantero Leiton, hay que decir que fueron mundialistas con Ecuador en el pasado Mundial Sub 17 de Brasil al igual que Joan López y Pedro Vite. Lo que significa que hay cuatro mundialistas en sus filas y de Caicedo que tiene una situación anecdótica especial en este certamen. Él que fue fue titular del equipo de Primera ante Mushuc Runa por la Liga Pro en la primera fecha, debió  incorporarse al equipo Sub 20 para este torneo, luego tuvo que regresar a Quito para el partido con Liga por la segunda fecha y nuevamente volver a Asunción para jugar la semifinal ante Flamengo. Las cosas de los nombres del campeón.

Esta es una historia de fútbol y goles. Historia de hombres, de nombres, de siembras, de cosechas, de logros, de esfuerzo, de trabajo, de organización, de planificación, de inversión, de profesionalismo, de títulos y gloria. La Gloria que viene del valle en forma Independiente y se llama Independiente del Valle, el mejor club formativo del país.

 


Fotos: expreso.ec; machalamovil.com; conmebol.com; efe; comercio.com; eluniverso.com; independientedelvalle.com; ultimasnoticias.com; eltiempo.com; argentina.as.com

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

CARAPAZ A RITMO DE MARSELLESA

Ayer fue en Italia, hoy es en Francia, mañana será en cualquier lugar del planeta. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *