¿QUÉ ES DE TU VIDA?

ANTES

Gustavo Ulloa Hernández, nacido el 7 de julio de 1961 en Guayaquil, fue un microtenista ecuatoriano que hizo época en la década del 70 y 80, siendo múltiple campeón nacional, bolivariano, sudamericano y seleccionado de Ecuador a Campeonatos Mundiales, quien por sus buenos resultados obtenidos es uno de los mejores pimponistas nacionales de todos los tiempos y está en el Salón de la Fama de los mejores deportistas ecuatorianos.

Sus inicios en el microtenis se dio en 1972, cuando era estudiante de primer curso del colegio Cristóbal Colón de Guayaquil. “Desde muy pequeño siempre me gustaron los deportes. Transité por el fútbol y básquet intentando satisfacer mis inquietudes deportivas. Conocí al tenis de mesa en casa de un compañero de escuela. Era su fiesta de primera comunión y fui invitado. No sabía ni siquiera coger una raqueta pero me atrajo mucho jugar y logré, al final de la tarde, pasar algunas pelotas. Me gustó tanto el tenis de mesa que fui el último de los invitados en irme ante la insistencia de las llamadas telefónicas de mi mamá. Desde ese momento presioné a mis padres porque necesitaba una mesa de ping pong para poder seguir aprendiendo. Una vez con la mesa en casa, mis amigos del barrio fueron mis primeros rivales. Pasábamos mucho tiempo en mi casa jugando y jugando. Pasé con ellos muy buenos momentos que siempre he guardado en mi corazón. Sin embargo, seguía practicando básquet en mi colegio con el entrenador Honorato Haro. Un día de práctica nos encontramos con el coliseo estaba ocupado por la selección de tenis de mesa y no pudimos entrenar.  Como yo sabía algo de tenis de mesa -o así lo pensaba- me puse a jugar, como para no perder la tarde. Recuerdo que por recomendación de un amigo, el entrenador Luis Ferretti me observó y me dijo que si estaba interesado en pertenecer al equipo, fuese a entrenar. Por entonces, mi máxima aspiración en esos días era poder lucir la chompa de la selección de tenis de mesa del colegio y representarlo, pero confieso que sin muchas pretensiones. Ser campeón intercolegial no estaba en mis cálculos. La verdad no me sentía capaz: hombre de poca ambición entonces.”

Pero Gustavo Ulloa, tenía condiciones y muchas, así logró ser seleccionado del colegio Cristóbal Colón y jugar su primer campeonato oficial de su vida deportiva: el Intercolegial. Entrenando para representar al colegio admiré mucho a su equipo estrella el de la categoría superior que estaba formado por: Bruno Leone, Erwin Vélez y Camilo Nevárez. Ellos habían sido campeones intercolegiales el año anterior y eran nuestra carta fuerte.  Mi primer campeonato intercolegial fue en el año 1973. Formé parte del equipo de la categoría inferior junto con Juan Carlos Péndola, Walter Herrera, Felipe Trujillo y Andrés Gómez, que luego se convertiría en nuestro gran campeón de tenis y gloria del deporte nacional,.  Yo era el jugador número 3.  El equipo más fuerte era el del colegio Vicente Rocafuerte. Era casi imposible poder derrotarlos debido al gran apoyo que ellos tenían hacia el deporte en el que estaban mejor organizados en esa época-.  Con todo, pudimos derrotar a nuestro archi rival de los intercolegiales: el Colegio San José Lasalle. El resultado fue 5-2,  yo perdí los dos partidos”.

Tras esa participación en los torneos colegiales, llegaron seis más, en la que ya logró coronarse campeón intercolegial. Así por sus logros en torneos estudiantiles,  no tardaría la oportunidad de llegar a la Selección Provincial de Guayas. “En las vacaciones del año 1975 ocurrió algo que cambió mi vida deportiva: pasé de hacer deporte por recreación a hacerlo por competencia, al ser seleccionado de Guayas en la categoría infantil, junto con otro compañero del equipo de colegio, Gustavo Ripalda. Así, competí en el torneo selectivo provincial de Guayas que se realizó en el entonces Coliseo Cerrado (hoy Voltaire Paladines Polo) para definir los dos jugadores de nuestra provincia que competirían en el selectivo nacional para definir la selección infantil de Ecuador que representaría al país en el Campeonato Sudamericano de Medellín. Yo gané el torneo y junto a Ripalda que quedó segundo, eliminamos a  Jorge Quiñonez y Ricardo Chiriguaya, del colegio Vicente Rocafuerte, el rival temido de esos tiempos, lo que nos dio la oportunidad de competir en el selectivo nacional de los cuales los dos mejores irían a la selección. Ya en ese certamen nacional realizado en Cuenca, le gané al azuayo Daniel Valverde, pero  perdí con el también azuayo Freddy Fajardo y con mi compañero de Guayas, Gustavo Ripalda y no logré llegar a la Selección Nacional, para mí eso fue el fin del mundo, pero los directivos me ayudaron llevándome como observador al Sudamericano. Fue mi primera experiencia internacional, aunque no era parte del equipo oficial”.

Luego de su etapa infantil, Ulloa siguió jugando y escalando posiciones compitiendo en torneos intercolegiales, interclubes, provinciales y nacionales, hasta llegar a ser jugador juvenil de las Selecciones de Guayas y Ecuador y luego del equipo de mayores. Sus inicios en los torneos de mayores, los tuvo a los 15 años, a pesar de ser juvenil. Así en 1976, jugó los IV Juegos Nacionales y el Campeonato Nacional de Mayores  en que fue campeón con Guayas, por lo que concurrió a su primer campeonato internacional oficial, el  Campeonato Mundial en Birmingham Inglaterra en Marzo de 1977. “No hubo apoyo de entidades deportivas nacionales ni del gobierno. Nosotros tuvimos que comprarnos los uniformes de viaje, pagar el ausentismo y la cuota de inscripción. Conseguido todo, realizamos un viaje larguísimo en el que tuvimos que dormir en Panamá y luego hacer dos escalas en países de Centroamérica, Washington y Nueva York. Llegamos a Birmingham luego de casi veinte horas de viaje. Fuimos a registrarnos pero al ver que estaban entrenando los mejores jugadores del mundo, corrimos a verlos todavía con maleta en mano. Ese momento  fue el más espectacular que un chico que ama su deporte puede tener. Ver jugar en vivo a los jugadores que conocí en las revistas fue emocionante. Los chicos de ahora se podrán reír de esto porque como en la actualidad es muy fácil conseguir videos y verlos a través de Internet o DVD, pero antes no era así.  Al siguiente día, era tal el cansancio que Fernando Cruz de 14 años vomitó encima de mis zapatos Butterfly recién comprados: tremendo bautizo. No logramos sitiales estelares, pero realizamos buenos partidos para nuestra edad y pudimos derrotar al campeón chileno de mayores”.

Para Ulloa, continuaron las participaciones nacionales e internacionales Así, en el plano nacional jugó el 1977 el Campeonato Nacional Infantil Juvenil, Cuenca en que fue vicecampeón nacional individual y campeón juvenil de dobles mixtos con Yolanda Chávez; el Campeonato Nacional de Mayores, Portoviejo 1978 en que con Guayas fue campeón nacional por equipos y el Campeonato Nacional de Mayores, Machala 1980 en que con Guayas fue campeón individual invicto, campeón de dobles con Francisco Leone (+) y campeón por equipos. De estos torneos, Ulloa tiene una anécdota extra deportiva, que muestra que no siempre se juega limpio en el deporte. “Sucedió en Cuenca, en uno de mis primeros torneos nacionales, cuando yo tenía 16 años.

El equipo de Guayas lo integrábamos. Yolanda Chávez, Olga Cevallos, Gustavo Ripalda y yo. En individuales terminé segundo luego de perder con Freddy Fajardo, a quien lo había derrotado en la competencia por equipos y éste fue el único partido que perdí en todo el torneo. Pero fuera de cancha sucedió una cosa que no olvidaré jamás. Allí hubo unas chicas a las que supuestamente les gustábamos, muchos años después me enteré que ellas  habían sido enviadas por gente de otros equipos, precisamente para distraernos de nuestro juego. Nunca imaginé que este tipo de triquiñuelas se usaran en nuestro deporte. Obviamente, nos fue mal como equipo y en el juego final, el jugador que debía definir por Guayas y que había sucumbido a la belleza de la mujer cuencana, literalmente se le chorrearon los pantalones de los nervios. No pudo jugar bien y cayó derrotado sin pena ni gloria”.

A nivel internacional, Ulloa jugó por Ecuador, el V Campeonato Sudamericano Infantil Juvenil, Santiago, Chile 1977, quedando en cuarto lugar por equipos; el Campeonato Sudamericano de Tenis de Mesa categoría Adultos, Río de Janeiro, Brasil 1978, en que Ecuador fue quinto; los Juegos Panamericanos, San Juan, Puerto Rico 1979, en que lograron la medalla de bronce panamericana, en dobles varones junto a Gustavo Ripalda, pero cuyo logro no se oficializó porque en esa época el pinpón era deporte de exhibición y no olímpico como lo es ahora. Jugó además: el Campeonato Sudamericano de Mayores, Puerto Montt, Chile, 1980 en que Ecuador fue tercero y él, séptimo individual. El Campeonato Mundial, Novi Sad, Yugoslavia 1981, en que logró un récord en equipos de doce partidos ganados y cuatro perdidos.  Los Juegos Bolivarianos, Barquisimeto, Venezuela, 1981 en que fue campeón en individual y triple medalla de bronce por sus terceros lugares en dobles varones con Fredy Fajardo, en dobles mixtos con María Salazar y por equipos. El Campeonato Sudamericano de Mayores, Guayaquil 1982 en que  vicecampeón por equipos. Los Juegos Sudamericanos, Rosario, Argentina, 1982 en que fue campeón individual. El Campeonato Iberoamericano de Mayores, Santo Domingo, República Dominicana 1983 en que fue vicecampeón individual. Los Juegos Panamericanos, Caracas, Venezuela, 1983 sin ningún logro y el Sudamericano de Mayores, Buenos Aires, Argentina, 1984 en que fue tercero por equipos y vicecampeón individual y el Campeonato Mundial, Suecia 1985, sin ningún logro.

“Mi entrenador de toda la vida fue Luis Ferretti. Mis medallas de oro individuales en los Juegos Bolivarianos y en los Juegos Sudamericanos, las obtuve bajo su dirección técnica y también con la ayuda de entrenadores chinos. Recuerdo algunos logros importantes como mi primer título de campeón nacional de mayores en 1978 a pesar de ser juvenil y tener 17 años, aún estaba en sexto año de colegio y me impuse a pimponistas mayores de mayor experiencia. Fui seleccionado nacional en seis torneos sudamericanos, logrando varias medallas en individuales y por equipos. En Individuales, fui bronce en el de Guayaquil 1982 y plata en Buenos Aires 1984. Y tengo un récord en los Juegos Sudamericanos, pues en el torneo de Rosario, Argentina 1982, fue la primera vez que el tenis de mesa fue incluido en esa competición y yo gané ese campeonato, por tanto soy el primer campeón y la primera medalla en pinpón en esos Juegos. También fui vicecampeón Iberamericano en el torneo de Santo Domingo, República Dominicana 1983. Fue un gran orgullo representar a mi país, defender sus colores y ganar algunas medallas, que aún conservo”

Además jugó otros torneos internacionales como: El torneo abierto de Estados Unidos en Dallas, Texas 1979, el Campeonato Internacional Fundación de Guayaquil, 1980, en 1981 jugo, el  Abierto de Seúl, Corea del Sur, 1981 (foto), la  I Copa los 16 Mejores de Latinoamérica, el Iberoamericano  de Vigo, Españ y el Abierto de Estados Unidos en Princeton, Nueva Jersey 1981. En 1982 jugó la II Copa Latinoamericana Los 16 Mejores, el torneo Santiago de Los Caballeros, República Dominicana, el Abierto de Corea del Sur y el Campeonato Internacional de River Plate en Argentina. En 1983, jugó la III Copa Latinoamericana los 32 Mejores, el Campeonato Sudamericano Interclubes, Santiago de Chile, el Torneo Internacional, Asunción, Paraguay, el Abierto de Estados Unidos, Las Vegas y en  1985 Marzo, jugó el Campeonato Iberoamericano, Portugal y la Oberliga Südwest TTV Nierstein, Alemania.

Un gran recuerdo de su carrera deportiva la tuvo cuando en 1983 viajó una temporada de cuatro meses a Japón para entrenar y perfeccionar su juego. De esa experiencia le quedan grandes anécdotas. Viajé a Tokio vía Los Ángeles, al llegar al aeropuerto de Narita no había nadie para recibirme. Me asusté mucho ya que no podía ni siquiera leer los letreros pero me dirigí a una cabina telefónica para llamar a la Butterfly, una empresa que confecciona mesas, raquetas,  que era la que me llevaba. Es en ese momento que alcancé a ver a un señor con una chompa de Butterfly y me acerqué para identificarme.  Era Imamura San; en el camino a Tokio me fue enumerando las recomendaciones de no fumar, no ingerir alcohol etc. Luego de esto me preguntó si estaba interesado en observar el partido China vs Japón que se estaba realizando en ese momento. Obviamente acepté ir, a pesar del cansancio y cambio de horario y de cargar con todo el equipaje, disfruté mucho observar a esos monstruos en vivo y en directo.  Llegamos al Dohjo de la Butterfly y no era precisamente un cuarto donde iba a dormir.  Era un tatami, una especie de estera acolchonada donde cabrían unas 20 personas, existían para cada uno el futón que era sobre donde dormíamos, para mí estaba durmiendo en el suelo.  Había dos de esos tatamis uno para hombres y otro para mujeres. Al momento de mi llegada sólo estaban un jugador y una jugadora de Indonesia. Fue una experiencia extraña esa”

 “La ida a Japón me marcó, porque la vida es totalmente diferente. Ese es otro mundo, otra cultura, con decir que me fui el 83 y todavía hay cosas de la vida que vi allá que no las veo acá. Hubo cosas que me ipresionaron, por ejemplo en esa época había los rollos de película expuestos en un en charol en la vereda y si tú querías comprar, tocabas la puerta y pagabas, yo entre mi decía, en Guayaquil se llevan el charol. Hay cosas impresionantes. Allá impera la honestidad. Tú te olvidabas el maletín en la estación del metro, volvías y lo encontrabas. Increíble

En 1985, fue a Alemania a jugar en la tercera división de la Oberliga Südwest TTV Nierstein, de Alemania, en la denominada Bundesliga. De regreso a Ecuador intentó, dedicarse por completo a la enseñanza del tenis de mesa, pero no lo pudo hacer por falta de apoyo y oportunidades, más bien por el amor a este deporte se dedicó un tiempo  a enseñar a varios microtenistas, sin ganar un solo centavo. Producto de aquello decidió estudiar en la universidad, en la que obtuvo el título de economista y  se dedicó a laborar en el área de acuacultura. Así con 25 años de edad y aún con muchas condiciones para seguir jugando, se retiró del deporte. “Mucho influyó en esa decisión la presión de mis padres que querían que me dedique a una  profesión ya que el deporte no garantizaba estabilidad económica para la realización personal y profesional. En mi época al menos no había apoyo y a no ser que sea un figura de élite mundial no ibas a ganar dinero”

AHORA.

Desde 1986, Gustavo Ulloa se dedicó al campo laboral, trabajando en el área de la acuacultura, en la parte operativa. Así ha laborado en camaroneras, tilpaieras y todo lo que tenga que ver con esa rama. Ahora trabaja en la compañía Janec del empresario Bruno Leone, a quien de niño admiró por ser seleccionado de su colegio y campeón intercolegial cuando el empezó en el equipo de menores y hermano de su excompañero de microtenis Francisco (+) con quien compartió muchos torneos nacionales e internacionales. Allí es jefe operativo de portuaria, al mando de los muelles y talleres de la compañía en Posorja, de la que va y viene todos los días para estar con su familia en Guayaquil.

Gustavo, tiene en su familia compuesta por su esposa, Mónica Cárdenas y sus hijos Gustavo y Mónica, su prioridad. Así entre trabajo, familia y su pasión por los bonsay, hoy continúa su vida, rememorando sus grandes triunfos como deportista y cada vez que puede, toma una raqueta y juega para rememorar la gloria de sus años mozos, en los que fue un grande del deporte ecuatoriano

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

¿QUÉ ES DE TU VIDA?

ANTES Adriana Torres Giraldo, nacida en Cali, Colombia el 18 de agosto de 1977, fue …

8 comments

  1. El mejor de todos los tiempos Ulloa Sam

  2. Luis Ulloa Navarro

    Muy buen reportaje de tan brillante deportista que hizo su carrera con mucho amor y sacrificio para lograr su meta. Felicitaciones al Campeón del Tenis de Mesa y de la Vida.

  3. Cristian Javier Cordero Pinos.

    Sin duda el mejor de todos los tiempos.
    Yo fui su alumno y no solo me formó como deportista sino también como persona.
    Gustavo es de esas personas que marcan la diferencia en la vida.
    Gracias por todo Gustavo, gran parte de lo que soy ahora se lo debo a usted.
    Un abrazo.

  4. Henry Ron (Gustavo) de

    Siempre fuiste admirado y tu amistad es un previlegio cabezón. Tu pana Gustavo

  5. Aurelio Paredes

    Gracias Luis por tus elogiosos comentarios. Gustavo se lo merece por sus triunfos brindados al país y por su esforzada carrera de tantos años. Gracias por seguirnos.

  6. Que buena reseña Aurelio, me emociona conocer los detalles del sacrificio de un deportista de élite en el Ecuador de la época. Mejor que se dedicó al tenis de mesa, porque para el fútbol era más o menos no más. Saludos para Gustavo y familia desde Santiago de Chile.

  7. Muchas gracias a todos porsus comentarios

  8. Ricardo Chiriguaya Guerrero

    Que bueno saber de una de las glorias del microtenis ecuatoriano, saludos de parte de Ricardo Chiriguaya Guerrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *