LA HISTORIA DEL CARNAVAL ECUATORIANO

En la actualidad la fiesta del Carnaval es la festividad más representativa de la cultura ecuatoriana; y debemos preservar las tradiciones para no perder la riqueza de esta bella cultura.

Los orígenes del Carnaval se remontan hasta los tiempos de la Antigua Sumeria hace más de cinco mil años, y se transmitieron hacia los egipcios, griegos y el imperio romano, hasta toda Europa, mediante rituales paganos. Era conocido como «Las Bacanales», donde todos compartían como iguales con los esclavos.

La iglesia frenó el libertinaje del Carnaval y lo transformó en un ritual de celebración, comida y fiesta, antes de la cuaresma. Se introdujo en América por navegantes españoles y portugueses de tradición cristiana en época medieval de colonización en el siglo XV, durante el reinado de los Reyes católicos. Ya era costumbre disfrazarse y realizar bromas con alarde y burla al no poder distinguirse las clases sociales por las máscaras.

En América destacan los elementos aborígenes místicos precolombinos fruto de la fusión de los pueblos ancestrales de América y la cultura europea, de la que se mantienen: caravanas, carros alegóricos, comparsas de disfraces, máscaras, confeti, música, agua, cánticos… Pero representados con diferentes peculiaridades.

Había civilizaciones con tradiciones, cultos y rituales relacionados con la naturaleza, el ciclo lunar, la agronomía y sus dioses. Por ello a la llegada de la primavera durante la segunda luna de cada año rendían agradecimiento a Pachacámac (dios supremo) por la fertilidad y productividad del suelo, y todas las tribus unidas hacían un homenaje al Cacique Huaranga. Durante tres días les agradaba bailar y cantar, transformaban sus rostros con pintura, se disfrazaban con pieles de animales, les agradaba beber mucha chicha, comer bien y celebrar con su música e instrumentos su ritual.

En la Edad Contemporánea era el patrón el que recibía ofrendas de sus trabajadores, es conocido como “Camari”. Después apareció el Taita Carnaval, él brinda chicha y licor a los indígenas, es una celebración donde priman la igualdad y el compartir. Aún se mantienen elementos del antiguo carnaval, relacionados con fenómenos espirituales, astronómicos y los ciclos naturales; la utilización de máscaras, danzas, cantos, música y el agua.

“A verte vengo, vengo por verte: trayendo flores para ofrecerte”.

En la época de 1860 la historia se va actualizando. “Mientras en Guayaquil la gente acostumbraba a mojar con agua, en la Sierra se jugaba con harina”. Alrededor de 1900 a 1940, las cocineras acostumbraban a agujerear los cascarones de los huevos para guardarlos hasta el carnaval y así rellenarlos con colonia o agua coloreada y sellarlos con cera, estos luego eran arrojados en medio de la celebración.

“Los caballeros ‘asaltaban’ las casas de las damas y les lanzaban los cascarones; ellas, a su vez, les tiraban agua en recipientes, al final todos mojados armaban fiesta en las casas o comilona”. Otra costumbre entre las clases sociales bajas era la Fiesta del arroz quebrado, denominada así porque luego de los juegos y la elección de la reina del carnaval se servía aguado preparado con el arroz de grano partido.

En la Sierra, las celebraciones incluso empezaban un mes antes, pero fue a partir de la dictadura de Ramón Castro Jijón (1963). Se modificó esta costumbre realizando los carnavales de misa con desfile de carros alegóricos en los cuales en lugar de agua se lanzaban flores, práctica que luego se trasladó a Guayaquil.

En la región andina también se lo vincula con la fiesta indígena de fin de año solar o Paucar Huatay, (Pawkar) una de las cuatro más grandes del año ligada a las prácticas agrícolas, al trabajo cooperativo, la relación con la tierra y la religiosidad expresada con estos elementos. El carnaval de los mestizos, en cambio, termina con el inicio de la Cuaresma. En la urbe actualmente existe una devoción al Niño Jesús y las misas se multiplican en la víspera del carnaval, por ello se afianza el llamado priostazgo, además se conservan el canto de las coplas y el juego con polvo y agua. http://ecucarnaval.blogspot.com/2013/01/historia-del-carnaval-ecuatoriano.html

El Carnaval es una celebración que tiene lugar inmediatamente antes de la cuaresma cristiana que se inicia con el Miércoles de Ceniza, y que tiene fecha variable entre febrero y marzo según el año.

Este 2018, en el país el festejo iniciará el sábado 10 y se extenderá hasta el martes 13 de febrero.

A nivel nacional se realizan actividades como desfiles, carros alegóricos llenos de flores, frutas, juegos, banquetes, bailes y diversión en general.

Pero vamos más allá de lo que ya conocemos…

Orígenes de la fiesta

La celebración del Carnaval tiene su origen en fiestas paganas, como las que se realizaba en honor a Baco, el Dios de vino, las saturnales y las lupercales romanas o las que se realizaban en honor del buey Apis en Egipto.

Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontarían a la Sumeria y el Egipto antiguos, hace más de 5000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir de fines del siglo XV.

En Ecuador, el registro más antiguo que prohibía el juego con agua fue el decreto expedido por el Congreso de 1868.

Pero no solo las autoridades adoptaron esa medida. Se conoce que en el siglo XVII los jesuitas exponían al Santísimo Sacramento en la iglesia de la Compañía, durante los tres días del Carnaval, “para evitar los juegos con agua, muy propios del demonio”.

En aquella época, el Obispo de la ciudad de Quito amenazó con la excomunión a todo aquel que jugara al Carnaval. Asimismo, atribuía a este juego el motivo principal del terremoto de Píllaro en 1755.

Pese a todas esas prohibiciones y amenazas, el juego de Carnaval se mantiene hasta la actualidad.

Patricio Sandoval, investigador del (Ipanc), asegura que las raíces del Carnaval ecuatoriano están vinculadas con la fiesta indígena de fin de año solar o Paucar Huatay, una de las cuatro más grandes del año.

Esto quiere decir que el Carnaval es la culminación del ciclo agrícola y la inauguración de otro.

Él explica que en las zonas andinas, por ejemplo, se trata de una fiesta comunitaria que robustece el sentido de la organización, mientras el Carnaval de los mestizos, en contraste con los rituales indígenas, termina con el inicio de la Cuaresma.

Destaca además que pese a todo, el festejo tiene la virtud de unir o encadenar a los pueblos a través de la comida, agua y coplas.

Así lo festeja el país

|Ambato y Guaranda, por sus característicos festejos con desfiles alegóricos masivos, constituyen el centro de la atención.

Por ejemplo en Guaranda(foto), existe un desfile de carros alegóricos, identificando diversos temas y la mayoría de comparsas baila el tradicional himno carnavalero llamado “El carnaval de Guaranda”.

Ambato no se queda atrás con su tradicional “Fiesta de las Flores y las Frutas” donde se realizan comparsas culturales, desfiles de carros alegóricos decorados con flores y frutas de la zona, y la participación de delegaciones de otros países para desfilar en el evento.

Mientras en el cantón Guano se celebra el gran curso de carnaval, siendo esta la mayor atracción. Por la noche se disfruta de juegos pirotécnicos y de artistas de renombre nacional e internacional.

Ciudades como Guayaquil han ido cambiando la antigua costumbre de juegos con agua, tinta, harina y aceite, por la de shows artísticos, desfiles con carros alegóricos, comparsas, entre otras muchas actividades.

Pese a esto, existe gente que aún practica esta tipo de festejo pero en grupos de familiares y amigos.

Otras ciudades como Cuenca, Quito y Latacunga también presentan desfiles de comparsas y carros alegóricos; y su gente aún mantiene la tradición mojarse en las calles.

 “Desfiles al estilo «Río de Janeiro»

Por primera vez en Quito se celebrará al carnaval con un atractivo turístico que engalanará a nuestra ciudad con las comparsas internacionales que han campeonado en el las fiestas del carnaval del rio de Brasil en el año 2019.

El sábado 22 de febrero en la Tribuna del Sur y el domingo 23 de febrero en la Tribuna de los Shyris, de 15:00 a 18:00, se prevé la participación de delegaciones internacionales invitadas, una de ellas es la escuela de samba ganadora del Carnaval de Río 2017 – 2018, “Académicos de Tatuapé”, quienes con su baile contagiarán a todos de alegría. Además, se contará con la delegación cultural de Bolivia, con la representación del Carnaval de Oruro, obra maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad (Unesco) y con la representación cultural del Carnaval de Venecia, con disfraces de trajes de la época del siglo XVII.

Los carros alegóricos, mostrarán las diez razones para visitar Quito, como parte del posicionamiento del destino. También participarán delegaciones de La Merced, Alangasí, parroquias norcentrales, Pacto, Pomasqui, Payasada Tumbaco, Yumbada La Magdalena, Calderón, Cumbayá, Danzantes de moneda Cocotog; y las de provincias invitadas: Diablos de Píllaro, Danzantes de Pujilí, La Mama Negra demostrarán su riqueza e identidad cultural.

Fotos: Diario Extra, El Telégrafo; youtube; eswilkipedia.org; blogs. 20minutos.es; quito-turismo.gob.ec; resumenlatinoamericano.org; metroecuador

Bibliografía: www.extra.ec


GABRIELA CEVALLOS, feliz madre de un hermoso varón, amante de la cocina, principalmente de la gastronomía ecuatoriana. Apasionada del sector inmobiliario, actualmente trabajo como Asesor de Bienes Raíces. Gracias a mis experiencias y proyectos personales desarrollados, he podido incrementar ciertas capacidades. Estudié Administración Gastronómica en la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), la que me inspiró a amar mi carrera, me nutrí del conocimiento y experiencia de los mejores profesores del país que los llevó en lo alto y en mi corazón.  He tenido la oportunidad de viajar a Perú y ser parte del equipo de trabajo de la cocina del hotel cinco estrellas Thunderbird de Lima. Realicé pasantías en los mejores restaurantes de Quito. Emprendí un servicio de cáterin y un restaurante de cocina ecuatoriana, sin embargo el rol de un chef es bastante sacrificado, por lo que honrosamente dejé el delantal  y decidí emprender mi actual profesión, la que desempeño con el esfuerzo que merece y puedo decir que amo mi trabajo. Además,  me encanta escribir y me desestresa hacer bisutería, casi todos mis accesorios los elaboró yo.  Actualmente estudio para una certificación de Coach, y estoy entrenando para cumplir  mi nueva meta de escalar montañas.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

SAN VALENTÍN, SU ORIGEN

Cada 14 de febrero se celebra en varios países del mundo con gran entusiasmo y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *