LA CARAMELO, EL ALMÍBAR DE LA TELEVISIÓN

Si algún adjetivo es exacto, justo y preciso para definir su personalidad y su vida ese es la dulzura. Le dicen Caramelo y realmente lo es. Nunca un apodo fue tan bien puesto y tan preciso como el que ella posee. Es que realmente es un caramelo en el que ella es la confitería completa. Uno percibe esa dulzura al instante. Se la siente en su rostro limpio en el que sus ojos miran a los ojos, en sus palabras sencillas, sinceras, dulces, auténticas; en su postura sin poses, en la gentileza y la educación que derrocha, en la amabilidad de trato, en su sonrisa diáfana y en esa dulzura interior que es el relleno de su real caramelo. Caramelo que endulza pero no empalaga. Caramelo que place disfrutarlo. La Caramelo de nombre Alejandra Jaramillo, es el boom del momento de la televisión ecuatoriana, podría ser estrella y creerse el último caramelo del desierto, pero ella es y se siente terrenal, una persona común y corriente, como cualquiera que sea buena y que esté detrás de la pantalla. Y es que fuera de ella, es muy accesible por su personalidad diáfana, por su alma pura que endulza y mucho.

María Alejandra Jaramillo López, nacida hace 27 años, el 13 de diciembre de 1992, oriunda de Esmeraldas, la última hija del ingeniero comercial Julio Enrique Jaramillo y la ama de casa María Elena López, (foto) la menor de cinco hermanos: María Elena, Julio José, Gaby y Tita, es tras cámaras, una joven que se autodefine como dulce y feliz. Con una vida alegre que disfrutó mucho de su infancia, cuando soñaba a ser periodista y actriz famosa, o cuando jugaba en su natal Esmeraldas. Hasta su lugar de nacimiento concuerda con ella, porque ella es una esmeralda, una joya preciosa de gran valor, una gema de color verde esperanza, matizada con su clásica raya blanca de blanco pureza y hábito cristalino que a pesar de su color intenso tiene la propiedad de ser transparente. Y es en esa transparencia de su tierra, de su Esmeraldas querida, donde aprendió a amar la naturaleza, por ese espíritu aventurero de caminar por sus playas, entreverarse en sus bosques, subirse a los árboles y sentirse una exploradora que conocía y dominaba el mundo.

“Fui una niña con muchos sueños que siempre tuvo claro hacia donde quería ir, que era justamente vivir lo que hoy vivo en este presente: ser presentadora de televisión y actriz. Hoy me siento muy feliz y agradecida porque estoy combinando estas dos actividades. Siempre, siempre quise estar en la televisión. Desde muy niña, a los  tres o cuatro años, con el cepillo de cabello como micrófono, emulaba a mi tía Sandrita (Sandra López) que era reportera de televisión y yo hacía entrevistas imaginarias como las que hacía ella en TV. Ella fue mi referente, cuando yo era una niña, como hoy lo soy yo para mis sobrinitas que están chiquitas y me ven a mí como su  referente y se repite esa historia.”

Mi infancia fue muy feliz, en mi tierra, tengo los recuerdos más lindos del barrio La Primavera, donde nací y crecí y de la escuela Liceo Naval, donde estudié. Yo iba a la playa, a Súa, a las Palmas, comía muchos mariscos, me encantaban los ceviches, el verde. Gracias a Dios yo crecí en la época donde no había tecnología todavía y jugábamos en los parques en la ciudadela donde vivía, jugábamos a las escondidas, andábamos en bicicleta, decíamos vamos a descubrir mundos y nos íbamos a explorar por los árboles. Yo tengo claro eso en mi infancia, que me gustaba explorar. Eran otras épocas, no quiero sentirme como una persona mayor hablando, pero eran otras épocas porque nos dejaban salir a las calles con tranquilidad y la verdad que fui una niña muy muy feliz”

Cuando habla de su Esmeraldas querida, tierra de mar y verdes palmeras, a Alejandra le brillan los ojos, sus emociones se ponen a punto caramelo y suspira evocando un pasado feliz. “Me siento muy esmeraldeña para todo. Siento que la cultura esmeraldeña corre por mis venas. Yo soy muy alegre, muy gritona, el tono de mi risa es muy alto, me encanta bailar, me encanta comer verde, mariscos. Me siento en mi cultura, en mi forma de ser a diario, siento que tengo mis raíces bien arraigadas. Siempre he dicho que soy representante de la provincia verde y me siento muy orgullosa de ello, cada que tengo la oportunidad de decirlo lo digo, porque a veces me dicen que soy manaba, o cuando no me conocen, piensan que soy de otro país  y me creen colombiana, venezolana, pues no, soy orgullosamente ecuatoriana de Esmeraldas. Esmeraldeñita blanca, jajajaj”.

Pero la vida trae a veces sus desarraigos y un día de 2002, cuando ella tenía 10 años, tuvo que dejar su Esmeraldas querida para emigrar a Guayaquil. “Mis papás siempre fueron personas muy trabajadoras que quisieron dar siempre lo mejor a sus hijos, como todo padre. Y bueno tuvimos esa transición de mudarnos de Esmeraldas a Guayaquil que al inició costó, pero que final fue muy buena. Aquí hicimos nuestra carrera, nuestras vidas. Nos fue bien en Guayaquil, cuando llegamos, llegamos a esta casa donde resido actualmente y donde he vivido siempre. Seguí mis estudios  en una academia naval, (Almirante Illingworth), a mi padre siempre le gustó esta formación y estando aquí muy pequeña tuve la suerte de entrar a la televisión”

Televisión. Esta palabra forma parte de la vida de Alejandra, desde siempre, quien siente que nació para ella. “Fue algo innato en mí. Yo creo que en otra vida hice lo mismo que hago ahora. Yo nací con esto, con ganas de trabajar en este medio, con ganas de comunicar. Nací  con ese don que Dios me dio. Yo nací desenvuelta. Siempre me encantó bailar, cantar. Nunca me dio vergüenza hablar en público y en la escuela tanto en Esmeraldas como en Guayaquil, siempre que decían: quién quiere participar en tal acto, yo decía ¡yo, yo! Y la metía a mi mamá en problemas porque le decía: me tienes que hacer el traje. En Esmeraldas, siendo una  niña de siete a ocho años, yo pedía reuniones con el director de primaria e iba a hablar con él, parece increíble, pero así fue. Iba donde la secretaria a pedir cita y ella se me reía y decía: ¿qué hace una niña de tercer grado, aquí?, ¿qué quiere?, pero me daba el espacio porque supuestamente el director era para escucharnos a nosotras y yo le decía: mire quiero armar una coreografía para la kermes, yo me encargo de preparar a mis compañeros. Yo era líder en esa parte, ya fue algo muy mío, muy innato. Ya en Guayaquil a  los 11 años, yo seguía jugando a ser periodista. Mi tía Sandra era presentadora de Deporte Total en Teleamazonas y yo leía el periódico, me trataba de memorizar lo principal de la noticia y yo lo presentaba frente al espejo haciendo lo que ella hacía. Gracias  a Dios siempre conté con el apoyo de mis papás, de toda la gente que estuvo alrededor mío, de mi tía. Fue como un sueño que me impulsaron a que crezca y a que no se apague y eso fue lindo, porque sin ese apoyo, yo creo que no hubiera lo que he logrado ahora”.

Su carrera televisiva

Con una pasión como esa, no era raro entonces que la niña que jugaba a ser figura de televisión llegara un día a ella. Aunque en su caso, llegó muy temprano, casi como un prodigio, pues en 2004 a los 12 años de edad, ya estaba en el mundo de las cámaras, los flashes, la fama, la popularidad y todo lo que este mundo encierra y a los 13, incursionó en el modelado e invitada por la modelo Cecilia Niemes, participó en el concurso Models New Generation de la academia CN Modelos.

“Mi comienzo en la tv fue a muy corta edad, a los 12 años, cuando estaba en primer años de colegio, en el programa Magneto que conducía Paloma Fiuzza, que se transmitía los fines de semana en RTS y al cual llegué por insistencia de mi hermana a un casting masivo que fue anunciado en el canal. Se presentaron más de 1500 jóvenes y yo fui una de las preseleccionadas entre 20 personas, luego ya hicieron el grupo de las doce chicas del programa entre las que estuve yo, de mis compañeras de entonces,  hoy seguimos en TV Lizzeth Cedeño de TC y Andrea Torres que fue reina de Guayaquil. Fue una experiencia linda, imagínese a esa edad, yo llegaba al colegio y las niñitas más chicas me pedían autógrafos y para mí eso fue algo increíble, porque no podía creer que un programa infantil sea visto y me tengan como referente. Paloma fue una niña muy linda, muy dulce, siempre fue buena con nosotras. Fue una oportunidad increíble porque no solo bailábamos, porque eso éramos, un grupo de baile, sino que nos daban la oportunidad de hacer más cosas, de desenvolvernos y demostrar nuestro talento y elocuencia. Así, podíamos dar menciones de auspiciantes, hacíamos reportajes. Fue un lindo comienzo”.

Ese comienzo no fue debut y despedida, como generalmente ocurre, de hecho ocurrió para nueve de las doce  participantes de Magneto, pero para Alejandra en cambio, fue el motor de arranque y dos años después en 2014, a los catorce años, cuando estaba en tercer curso de colegio, actuaba en su primera telenovela: “Cholicienta”, también transmitida por RTS, también con Paloma Fiuza que fue la protagonista y al cual llegó luego de aprobar el casting que se hizo a seis de las chicas de su primer programa. “Fui actriz de reparto principal, con un personaje que se llamaba María Pía, una niña malcriada, caprichosa, opuesta a todo lo que era y soy en la vida real. Fue una experiencia increíble. Era para mí una responsabilidad, un trabajo. Yo tenía que hacer los deberes del colegio y hacer una telenovela al mismo tiempo. Fue algo importante para mí. Fue increíble. Haber trabajado con Paloma, con Frank Bonilla,  Ruth Coello, ser dirigida por Leopoldo Morales, fue una escuela. Una experiencia muy bonita”.

Un año después, la quinceañera Alejandra, conducía por primera vez en su vida un programa de televisión: “Destino Aventura”, un programa de temporada playera que duró tres meses y que lo transmitía Caravana TV “Yo era conductora con un chileno. Hacíamos viajes, reportajes, era un programa muy divertido. Me gustó que el programa no tenía como atractivo principal a la conductora en traje de baño, yo era más bien una niña de quince años que iba de acorde a su edad y su estilo y fue una producción que cuidó mucho eso. Pero fue muy divertido conocer lugares, costumbres, etc”

La mamá joven

Luego en 2008, Alejandra con 15 años de edad hizo un alto a la televisión, para, en la película de la vida, interpretar el rol protagónico que más ama y el que mejor ha hecho: el de ser madre de su hijo Sebastián que hoy tiene 11 años y que es su vida. “Ser madre es lindo. Fue una experiencia dura pero muy satisfactoria. Siempre conté con el apoyo del papá de mi hijo, que estuvo presente siempre. Un papá maravilloso. Estuvimos un tiempo juntos y hace muchos años que ya no. Fue duro porque esta sociedad en la que vivimos es bastante crítica. Te critican por todo lo que haces y si haces algo que para la sociedad está mal, te critican mucho y a una madre muy joven, la critican, pero yo nunca me dediqué a escuchar nada de eso, me dediqué a criar a mi hijo, a cumplir el rol de madre como corresponde y me siento muy orgullosa de eso, me siento orgullosa de mi hijo de llevarlo a todos lados, de ser su mamá. Sin duda, mi mejor papel”

De vuelta al ruedo

Pero para quien lleva el bicho de la televisión en la sangre corriendo por sus venas, es muy difícil apartarse de ella y tras una para de dos años, a los 19, Alejandra volvió a su mundo, llegando a Gamavisión en la que estuvo cinco años e hizo de todo y en la que nació su otro yo: La Caramelo.

“Primero estuve en Mensajea, que era un segmento pequeñito de 15 segundos en el que se invitaba a mensajear al público para que se gane un premio determinado. Simultáneamente pasé a “Mi Recinto” que dirigía y actuaba Fernando Villaroel e hice el papel de la Comadre Lolita. En esa serie gané mucha experiencia, porque fui adquiriendo conocimiento y gran fogaje en el medio. Fernando es un excelente director y actor, de quien aprendí muchísimo. Estuve dos años en ese programa que ya no se graba pero aún se lo transmite y en el que salgo con pelo negro. A los 21 se me presentó mi gran oportunidad al estar como coanimadora en el programa “Te Tomaste La Noche” con La Vecina (Tomás Delgado), que es en el que nació la Caramelito, apodo puesto por el director de ese programa, Mario Naranjo, porque decía que yo era muy dulce. Después estuve en «Te Tomaste La Playa», un programa por la temporada playera. Luego me dieron la gran oportunidad de trabajar como presentadora en el Matinal, una revista televisiva que conducían Gabriela Pazmiño Yépez y Roberto Begué y en la que además estában Kathyusca Peralta, Eder Calderón «La Roca», Ricardo González y José David Garía. Luego pasé a  «Las Mañanitas». Luego presenté e hice reportajes en “Te Cuento Que”, el segmento de espectáculos en el Noticiero y finalmente fui animadora del reality show, “Guerra de los Sueños» con Carlos Luis Andrade. En Gama hice una carrera muy linda, muy importante para mí, la cual valoro, aprecio y recuerdo con mucho cariño y agradecimiento por que mi fue escuela prácticamente, porque allí hice de todo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego en 2017, a los 24 años, se dio su salto a RTS para ser panelista del programa de Farándula “Vamos Con Todo”, un espacio muy conocido, hoy fuera del aire, famoso por difundir escándalos y entrometerse en la vida privada de la gente del medio artístico, deportivo y televisivo. Imaginarse a una dulzura como La Caramelo, en un mundo que para muchos es de víboras lleno de  lenguas viperinas, en la denominada Telebasura como que no encaja. Por eso la duda para plantear una pregunta periodística, resulta obvia. ¿Cómo un Caramelo llega al ácido? “Yo  estuve un año allí y siempre manejé mi estilo, fui muy light, nunca me metí con nadie, nunca me peleé con nadie, siempre le buscaba el lado positivo a todo, nunca me pidieron tampoco que cambie mi forma se ser. Yo fui yo misma. No tuve poses. Yo fui tal cual”

Ese mismo año y en la misma estación, se le dio la oportunidad de conducir y actuar en “La Fiesta del Gol”, un programa deportivo y de humor, que se realizó por motivo del Mundial de fútbol Rusia 2018 y que era un espacio que combinaba la información deportiva con sketchs humorísticos relacionados al evento, en los que ella actuaba junto a Fernando Villaroel que también era conductor del programa y a actores como Sofia Caiche y Richard Barker.

“Ese fue un reto importantísimo para mí, porque tuve que ocupar el rol una periodista deportiva, entonces me preparé mucho para eso, porque a mí me gusta el fútbol pero yo no sabía nada de él. Yo me sentaba al lado de Wacho Sánchez, Carlos Alfaro Moreno, su hija Flor, Laura Serrano, La Zamba Alvarado (Kristy) a aprender de ellos, que sí son periodistas deportivos. Luego Fernando, el otro animador, salió y me quedé sola, lo cual fue un reto mayor. En lo deportivo, me preparé bastante para estar a la altura, pues esta es un área que era totalmente nueva y desconocida para mí. Sobre todo porque el fútbol tiene un público bastante crítico, exigente, porque la gente que consume fútbol, sabe de fútbol y yo debía estar a la altura del programa. Me preparé leyendo, viendo programas deportivos, me descargue todas las apps (aplicaciones) del Mundial, me vi todos los partidos, escuchaba a otros comentaristas para ver como era su forma de expresarse, el tipo de verbo que utilizaba y  los términos futbolísticos que utilizaban. Yo al final, terminé hablando de Messi y su doble control. Me convertí en periodista deportiva. Esa era mi meta para este programa y me adapté bien. Fue una buena oportunidad para mí. Y me enamoré del fútbol más de lo que yo me imaginé. La verdad que fue un trabajo muy bien recibido por el público y los directivos del canal que quedaron satisfechos con mi desenvolvimiento,  con mi manejo. Y yo me sentí complacida y feliz por ello”

Luego cuando se acabó el Mundial, luego de un par de meses para ser exactos, su vida tomó un nuevo rumbo, al cambiar de estación televisiva y llegar a Ecuavisa en el que actualmente se encuentra. “Fue una gran oportunidad, el llamado de Ecuavisa, que creo es el sueño y la meta  de toda persona que llega a la televisión. Porque todos los de este medio queremos llegar a Ecuavisa. Para mí  fue una oportunidad del cielo entrar a ser parte de “En Contacto”. Esto fue hace un año cuatro meses y en ese tiempo no han parado de llover las bendiciones laborales. En el canal han confiado muchísimo en mi talento. He estado en “Prueba de Amor”, ahora me dieron el protagónico para una nueva serie en la que estoy actuando y que se estrena este año. Es sobre la Selección de Fútbol ecuatoriana en los años 2000 en la que hago el papel de un amor de Kaviedes, porque la historia principal se basa en él.  Mi personaje es  Camila Do Santos, Ella es un amor importante en la vida de Kaviedes. Tiene un muy buen corazón, tiene una buena posición económica, es muy sencilla, no es pretenciosa. No está basada en una persona específica, es un conjunto de historias de amor en una sola. Para mi es extraordinario poder trabajar en esto que me apasiona y me gusta. Además como imagen de marca me ha ido increíble, porque esta pantalla de Ecuavisa, me ha dado justo estas oportunidades. Soy de lo más agradecida y feliz. Esto  me hace comprometer más con mi trabajo”.

La televisión es su mundo y ella tiene su visión sobre eso. “La televisión es mi mundo y he tenido experiencias distintas en cada programa que he estado. Cada uno de ellos ha sido un descubrir de otras áreas. Quizá en este medio se cree que esto es fácil, que parece que todo es igual, que uno se para en televisión y puede decir lo que sea y puede parecer sencillo; pero no lo es. Cada área es tan diferente. No es lo mismo ser presentadora de farándula que ser presentadora de deportes o noticias; o ser conductora de un panel de farándula que  animar un reality o que actuar en una telenovela. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Yo gracias a Dios, tuve la suerte de estar sentada en un noticiero, hasta hacer farándula como panelista en un programa tan controversial como Vamos con Todo. La verdad que la televisión es tan cambiante, tan versátil todo, que vas aprendiendo de todo y yo he aprendido de cada cosa que hecho. La gente habla de la televisión como un mundo vano, vacío. Yo me he topado solo con gente buena que me ha ayudado a crecer, que me ha nutrido de conocimientos. Definitivamente esto es lo mío, lo que me gusta. Estoy feliz de trabajar en esto y de  seguir siendo yo, una chica con sueños desde cuando era niña. Me siento dichosa”

Pero para Alejandra, esto no es solo de estar y llegar, es necesario prepararse y ella lo está haciendo. “Estoy estudiando Comunicación en la Universidad Casa Grande y estoy por graduarme este año, Estudié actuación tres años con Geovanny Dávila. Para la telenovela hemos tenido cursos, talleres, estoy bajo la dirección de Jaime Tamariz y ha sido una preparación ardua y constante. Uno nunca debe dejar de prepararse en cualquier área, porque vivimos un mundo tan cambiante, que si no te actualiza,  pierdes vigencia. Soy de ese creer, que hay que estar constantemente preparando de una u otra forma si quieres mejorar”

Su mundo tras cámaras

Con Alejandra, la Caramelo, hemos hablado y bastante de su carrera, del mundo de la televisión, de lo que es y lo que ha hecho, de sus programas, de sus experiencias y anécdotas, pero tras cámaras y tras bastidores, fuera de la pantalla chica, existe una persona a quien también se debe conocer. Una persona a quien se debe descubrir. Por ello es inevitable preguntar ¿Quién es Alejandra Jaramillo?

“Alejandra Jaramillo es una chica que fuera de la televisión es la misma chica con la que usted está conversando. Muy sencilla, muy alegre, muy descomplicada, mamá, hija, hermana. Me encanta pasar tiempo con mi familia. Ese es mi hobbie: La familia.  Si me pongo a pensar que actividad busco hacer en el día, cuando ya no tengo que trabajar o hacer cosas mías, es estar con mi familia. Me gusta estar con mi hijo, con mis padres, mis hermanas mis sobrinos. Soy una chica muy hogareña. Mis amigas se resienten conmigo porque no tengo mucha vida social, porque prefiero pasar con mi familia. No me gusta salir tanto. Por lo demás, soy muy alegre, una chica con sueños, muy normal como las mujeres que me ven detrás de pantalla. Me gusta hacer deporte, practico crossfit, entreno, hago mucho ejercicio, me gusta cuidarme y tener un estilo de vida saludable. Me gusta comer,  me encantan los mariscos, todo lo que tenga verde, bolón tortilla, caldo de bola. Como bastante y de todo. Me gusta la música alegre, no un ritmo específico, me gusta escuchar música variada: merengue, salsa, cumbia, bachata, regeatón, también una que otra de rock, si escucho un mismo ritmo más de 20 minutos me aburro, necesito cambiar. Me gusta la playa, soy muy costeña, prefiero al calor o al frio. Si me dicen: Playa o Montaña, digo playa. No me gusta ver gente botando basura en la calle, me pone de muy mal genio; no me gusta el aguacate, ni que me mientan. Soy una persona normal, como todos, solo que salgo en televisión”

Y es cierto, ella es así. Conversar con Alejandra, la Caramelo, es un encanto, un deleite. Encontrarse con una persona así, que goza de fama, que parece inalcanzable pero que es tan dulce y sencilla, nos hace ver que en el mundo, aún en el de la televisión, hay personas buenas, nobles, sinceras, transparentes, íntegras que respiran y destilan dulzura y que son eso: un Caramelo.

 

Fotos: RTS, Ecuavisa, Gama TV, El Universo, Extra, El Telégraf, La Hora, eldiario.ec, deksgram.com, nuevamujer.com, Facebook, twiter, youtube


DESTAPANDO EL CARAMELO

¿Es la vida un caramelo?

Nooooo. Definitivamente no. La vida no es un caramelo. La vida es dura y solo los duros la caminan. La vida tiene momentos buenos, momentos malos. La vida tiene altos y bajos. Es un juego prácticamente y hay que adaptarse, aprender a transformarse, aprender a jugar esos juegos que tiene la vida y a mí me gusta vivirla. Yo me considero una dura.

¿De qué está fabricado su Caramelo?

La caramelo está fabricada de amor y dulzura

¿De qué envoltura  está hecha la caramelo?

La Caramelo tiene una envoltura esmeraldeña mezclada con manaba

¿Qué tiene en la vida, sabor a Caramelo?

La familia, el amor, los hijos, las descomplicaciones, no tomarte todo tan en serio, ni tan personal. Eso me da sabor a caramelo, a dulzura

¿Qué tiene en la vida sabor a caramelo amargo, a caramelo de hiel?

Las decepciones, las mentiras, pérdidas, pérdidas familiares, amorosas.

¿Se puede ser siempre caramelo?

Noooooooooo. No siempre se puede ser caramelo, porque en la vida hay momentos que uno se enoja, llora. Yo siempre digo que todo en la vida son momentos, son etapas y está bien enojarse, está bien ponerse triste por algún motivo, pero hay que salir de esos momentos y uno debe buscarse sentirse bien y subir el tono en que te encuentras emocionalmente. No es la vida un constante caramelo, porque hay momentos diferentes y etapas diferentes, para todo hay tiempo, pero si uno debe aprender y tener las ganas de vivir alegre, sino ¿para que vivimos?.

¿Cuándo se pone amargo su caramelo?

¡Huy! Cuando no me dan de comer, jajajaj, o cuando no duermo bien. También me enojo, no crea. Pero soy bastante paciente. No soy malgeniada. Pero si siento que mi personalidad es bastante dulce.

¿Cuándo le quitan lo caramelo a la Caramelo?

Cuando me mienten, cuando veo a la gente botando basura en la calle, eso me molesta bastante. Ahí si me quitan lo caramelo.

¿Atrae hormigas la Caramelo?

Nooooooooo. Este caramelo solo atare puras cosas buenas

¿Si tendría que ser de futa, su caramelo, cuál sería?

Uva.

¿Hay que ser caramelo para llegar a la Caramelo?

Para llegar a mí no tienen que ser caramelo. No soy muy complicada en llegar. Me gustan las personas sinceras, sin poses, agradables, directas, que no maquillan algo, sino que  solo lo muestran tal cual es. Me gustan las personas sinceras, reales, sin máscaras, buenas. Me agradan las personas que no hablan de lo que son y lo que tienen.  Me gusta que de las personas hable su forma de tratar a los demás. Esa es una forma de llegar a mí. Me gusta que no quieran llegar a mí, que no busquen llamar mi atención. Esa es una forma de llegar a mí. Ahí yo mido.

¿Quiénes son los caramelos de la Caramelo?

Mi familia. Mis papás, mis hermanas, mi hijo, el caramelito principal. Ellos son los caramelos de mi vida. Incluso yo los llamo así. Familia caramelo.

¿Qué sabor quiere dejar como recuerdo cuando se consuma el caramelo?

Quiero que me recuerden como una chica que siempre persiguió sus sueños, que siempre quiso que el único ruido que se haga de su vida sea el ruido de su trabajo, como una chica sencilla y humilde como cualquier otra chica, con la oportunidad de trabajar en lo que le gusta.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

6 comments

  1. Modesto García

    Maestro. Eso es periodismo. Profesionales como usted nunca pasarán de moda, porque siguen marcando diferencia en medio de la mediocridad de algunos que solo viven del copia y pega. Felicitaciones.

  2. Pedro Valverde

    Saludos, excelente entrevista y felicitaciones por el blog…

  3. Aurelio Paredes

    Gracias por esos conceptos Pedro. Honrado con tus palabras, colega. Saludos.

  4. Aurelio Paredes

    Gracias, Modesto. Que elogiosas palabras. Honrado con ellas. Viniendo de un colega de calidad e integridad que sabe del oficio y mucho, esos conceptos son un halago. Muy agradecido.

  5. Natalia mendoza

    Muy buena entrevista y me parece muy completa y entretenida

  6. Aurelio Paredes

    Muchas gracias, Natalia. Muchas gracias por los comentarios elogiosos y por seguirnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *