EL ADVERBIO

Iniciamos el año 2020 con un tema gramatical 20/20, de mucha importancia, porque Revista Delado, está interesado en que ayer, hoy y siempre, hablemos y escribamos, muy bien,  para que aquí, allá, acá, o donde estemos, jamás pasemos vergüenza por tener fallas en el idioma y permanentemente, seamos elogiados por saber demasiado. ¿Se fijó en las palabras, exaltadas en negritas? Pues esas palabras son adverbios y ese es el tema justamente del cual escribiremos.

Etimología: La palabra adverbio deriva del latín adverbium, que se forma por el prefijo ad- (hacia o junto), verbum (palabra o verbo), y el sufijo -ium.

Concepto: Se conoce como adverbio a la parte (palabra) invariable de la oración que puede modificar el significado del verbo, de un adjetivo o de otro adverbio o de toda una oración. Por ejemplo, “Llegué bien”, “Debemos despertarnos temprano”.

Morfológicamente el adverbio es invariable en género y número. Ejemplo: Juan estudia mucho / María estudia mucho / Ellos estudian mucho

El adverbio, actúa como núcleo del sintagma adverbial  (grupo de palabras que forman otros subconstituyente), complementando a un verbo, (ejemplo: ven aquí), adjetivo (es muy inteligente)  u otro adverbio (llegó demasiado tarde). Sus funciones sintácticas son, aparte de la de núcleo del sintagma adverbial, las de complemento circunstancial del verbo, la de cuantificador, grado o complemento del adjetivo («muy bueno», «recién hecho») y las de cuantificador de otro adverbio («bastante lejos»). Algunos adverbios pueden funcionar como predicado dirigido hacia un sujeto y junto a una cópula verbal («está divinamente»).

Semánticamente, el adverbio expresa circunstancias de lugar, tiempo, modo, cantidad, orden, duda, afirmación, negación, entre otros, y su principal función en el contexto oracional es la de complemento circunstancial, por esa razón puede contestar a preguntas como ¿dónde?, ¿cómo? y ¿cuándo? Esta función es llamada función adverbial, y puede ser llevada a cabo por palabras aisladas (adverbios) o por grupos de dos o más palabras (locuciones adverbiales).

Algunas de las palabras consideradas por la gramática tradicional precientífica como adverbios pueden considerarse en categorías independientes. Por ejemplo, los adverbios de ubicación, modo y cantidad parecen formar una clase natural, pero otros adverbios (espistémicos, adverbios de negación), parecen formar desde el punto de vista sintáctico una clase aparte.

Funciones.

La palabra adverbio, correspondiendo a su origen etimológico, implica que su función principal es la de actuar como modificadores o complementos de un verbo o frase verbal. Un adverbio usado de esta manera puede dar información acerca del modo, lugar, tiempo, certeza, u otras circunstancias de la actividad expresada por el verbo o frase verbal. A continuación algunos ejemplos:

Lo dejamos aquí (aquí modifica el verbo dejamos, indicando lugar)

Yo trabajé ayer (ayer modifica el verbo trabajé, indicando tiempo)

Tú cometes errores frecuentemente (frecuentemente modifica la frase verbal cometes errores, indicando modo)

Indudablemente él lo hizo (indudablemente modifica el verbo hizo, indicando certeza)

Los adverbios también se usan como modificadores de adjetivos, y de otros adverbios, generalmente para indicar grado. Ejemplos:

Esta paella está muy sabrosa (el adverbio muy modifica al adjetivo sabrosa)

Mi casa está bastante lejos (el adverbio bastante modifica otro adverbio – lejos)

Adverbios epistémicos.

Los Adverbios Epistémicos, llamados así porque etimológicamente carecen de conocimiento exacto,  se caracterizan por ser un medio para conocer algún hecho o fenómeno. Existen varios tipos .

Adverbios de Afirmación: Sí, También, Cierto, Ciertamente, Efectivamente, Verdaderamente, Claro, Exacto

Adverbios de Negación: No, Nunca, Jamás, Tampoco, Negativamente

Adverbios de Duda (o Dubitativos): Acaso, Quizás, Tal vez, Probablemente, Posiblemente, Seguramente, tal vez, puede, puede ser, a lo mejor.

Adverbios de orden: primeramente, últimamente.

Adverbios interrogativos / exclamativos y relativos: las formas usadas ortográficamente en oraciones interrogativas y exclamativas son cuándo, cómo, cuánto y dónde (las formas relativas son idénticas aunque se escriben sin tilde).

Otros adverbios: solo/solamente, aún, inclusive, además, únicamente, incluso; mismamente, propiamente, precisamente, concretamente; viceversa, contrariamente, siquiera, consecuentemente.

Los «adverbios» epistémicos parecen tener restricciones diferentes de los adverbios de ubicación, modo y cantidad. De hecho sintácticamente muchos de ellos parecen requerir posiciones sintácticas diferentes de la de un adjunto verbal (como es el caso de los de ubicación, modo y cantidad).

Por ejemplo, el complejo comportamiento sintáctico de las palabras con polaridad negativa no puede explicarse adecuadamente tratándolas simplemente como adverbios. Por esa razón algunos lingüistas han conjeturado que forman una clase especial de epistémicos negativos que ocupan la posición de núcleo sintáctica de un hipotético sintagma de negación.

Algo similar sucede con muchos epistémicos afirmativos (tradicionalmente llamados «adverbios afirmativos») cuya posición sintáctica podría estar situada en alguno de los sintagmas de tipo pragmático que integran la periferia izquierda de la oración o sintagma que formas.

Clasificación de los adverbios

Los adverbios se clasifican por tres tipos: Según su significado, según su morfología y según su sintaxis

Según su significado: Adverbios de Lugar, Tiempo, Orden, Modo, Cantidad, Afirmación, Negación, Duda, Deseo, Comparativos, Interrogativos, Exclamativos

Tipo Significado Ejemplos
De lugar Expresan circunstancias especiales. Aquí, ahí, allí, acá, allá, cerca, lejos, enfrente, adelante, delante, detrás, atrás, dentro, adentro, fuera, arriba, encima, abajo, debajo, donde, adonde, alrededor.
De tiempo Expresan circunstanciales temporales. Hoy, ayer, anteayer, anoche, mañana, tarde, temprano, pronto, nunca, ahora, entonces, mientras, antes, después, anoche, luego, siempre, nunca, jamás, todavía, aún, ya, próximamente, prontamente, enseguida, anteriormente.
De modo Indican cualidades, modales o matizan las del adjetivo. Bien, mal, regular, así, tal, despacio, deprisa, aprisa, adrede, aún, como, peor, mejor, así, tal, como, adrede, peor, mejor, fielmente, estupendamente, fácilmente, negativamente, responsablemente y adverbios acabados en –mente.
De cantidad Expresan modificaciones cuantitativas. Mucho, poco, algo, nada, muy, harto, demasiado, medio, mitad, bastante, más, menos, casi, sólo, solamente, cuánto, qué, tan, tanto, todo, aproximadamente.
De afirmación Se utilizan para afirmar. Sí, cierto, ciertamente, claro, desde luego, también, asimismo, efectivamente, claro, exacto, verdaderamente, seguramente, obvio.
De negación Se utilizan para negar. No, nunca, jamás, tampoco, nada.
De duda Sirven para expresar duda o incertidumbre. Acaso, quizá, tal vez, posiblemente.

Según su morfología: Adverbios simples, derivados, locuciones, léxicos, demostrativos, identificativos, relativos, focales

Simples: lejos, cerca, bien, mal, acaso, aquí, allí, entonces

Derivados: proceden de otras palabras: rápidamente, lentamente

Léxicos: bien, deprisa, temprano

Gramaticales: tienen naturaleza gramatical. Son los siguientes:

Demostrativos: aquí, ahora, así, allá

Identificativos: antes/ después, encima/debajo, delante / detrás

Relativos: relaciona partes de la oración (donde, cuando, como, cuanto)

Interrogativos: cuándo, cuánto, dónde, cómo, adónde

Exclamativos: cuánto, cuándo, cómo, dónde

Focales: solo, también, tampoco, incluso, hasta

Cuantificativos: demasiado, suficiente

Indefinidos: algo, bastante, mucho, poco

Según su sintaxis: Según su incidencia sintáctica, se clasifican en: Argumentales, atributivos, adjuntos, modificadores

Argumentales: se hallan comprendidos especialmente en el predicado

Atributivos: cumplen la función de los atributos

Adjuntos: cumplen la función de adjuntos

Modificadores: cumplen la función de modificadores (muy, menos, nada)

Grados del adverbio

Existen dos tipos de grados de adverbios:

Grado comparativo: para comparar dos o más cosas. Por ejemplo, “Carlota camina más despacio que Juan”, “él llego temprano como su colega”.

Grado superlativo: puede ser absoluto y se añade la terminación –ísimo/-ísima o -errimo/ -errima. Por ejemplo, “Ramón llegó tardísimo”, y relativo añadiendo al adjetivo un adverbio de cantidad, como, “su hija es la más dulce”.

Locuciones adverbiales

Las locuciones adverbiales son palabras formadas por sustantivos o adjetivos, con o sin proposición, que equivalen a los adverbios en su significación y en su posición sintáctica. Se dividen en distintas clases:

Latinismo: a priori, a posteriori, in vitro, ex aequo, ipso facto, entre otras.

Locuciones que tienen sentido adverbial: a sabiendas, a pie juntillas, a oscuras, de vez en cuando, entre otras.

Grupos proposicionales: funcionalmente equivalen al adverbio como, a ciegas, a oscuras, a lo grande, al revés, con todo, en resumen, por último, entre otras.

Adjetivos adverbializados: alto, bajo, claro (con verbos como decir, hablar, cantar); largo y tendido (con el verbo hablar); claro (con verbos como ver, comprender, explicar); firme, fuerte, rápido (con verbos como andar, dar, golpear, pisar), entre otros.

¿Le gusto el tema? Pues a ponerlo en práctica.


Bibliografía: www.significados.com; wwwgramaticas.net

Fotos: unprofesor.com; tusejemplos.com; tusignificado.com;

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA MORFOLOGÍA

La morfología, como parte de la gramática, se propone despiezar nuestro pensamiento: tomar una idea …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *