CIRUGÍA A MEDIAS

¿Negligencia o mala práctica…médica?

¿Si causó sorpresa?…creo que algo. Aún persisten y mantienen control en la función judicial, un trabajo de más de diez años no desaparece con un pequeño corte, quizás una verdadera cirugía hubiese sido eficaz y contundente, pero lamentablemente cuando se tiene rabo de paja, difícilmente te acercarás al fuego. Más allá de que hay muchos a los cuales les interesa, ya sean funcionarios de gobierno o no, autoridades seccionales, empresarios y otros más, que fueron parte y cogobernaron en la década robada y en la posterior… que se vive y se siente, los corruptos siguen presentes.
Y como son muy inteligentes, muy preparados, muy dados a actuar en la oscuridad y en las sombras, ¡oh sorpresa! de buenas a primera, los conspiradores, aquellos que siguiendo órdenes del desmemoriado del ático, promovieron la destrucción de la capital, la quema y saqueo del edificio de la Contraloría General del Estado (CGE) y otros hechos, que sirvieron de camuflaje o simplemente para ocultar el objetivo principal, destruir documentos, pruebas e informes que los señalaban como culpables de sus múltiples fechorías, y por ende una piedra y obstáculo en su anhelado retorno, para saquear el país, adoctrinar a más incautos, desestabilizar al gobierno de turno…por ahora, un juego de ambición y poder que nunca termina. Lo robado ya no les alcanza para satisfacer su ego, es aburrido ser el que pregunta y no poder ser el protagonista, los honores, las venias, las alabanzas y los famosos banquetes con artistas a la carta, sí que se extrañan. Pero…no pasa nada, este país seguirá su interrumpido y momentáneo alto en su camino al despeñadero.
Por ahí suenan voces de que van a volver por más…saqueo y vandalismo, Guayaquil les atrae, no pudieron hacer lo mismo que en otras ciudades, ese odio que han recibido de forma directa, casi como una transfusión…ideológica, los impulsa y motiva a más, y más, pero mucho más dice la canción.
Así que deberíamos estar en alerta…naranja?…pues sí, son algunos meses de preparación, viajes al exterior para armarse y capacitarse, de esa manera cumplir su tarea y cometido, someter a una ciudad que no se somete, a una que pugna siempre por salir adelante, donde su pueblo aspira a trabajar, a superarse, donde hay verdaderos emprendedores y no oportunistas, cuenteros y vividores de explotar a su propio pueblo. Mucho ojo, por lo menos dormir con un ojo abierto, la maldad no se contiene, estos están dispuestos a destruir todo aquello que no han construido y para lo cual no han aportado en su vida.
Los corruptos nunca cambian, sólo mejoran sus estrategias…y la contabilidad.

Foto: twiter.com


MARTÍN ÚRAGA. Sólo soy un simple mortal, no soy académico, padre de familia y orgulloso abuelo. Escribo porque Dios me dio ese don, lo descubrí muy tarde, leo poco y esa es una gran debilidad, así que uso mi buen criterio y lo poco de inteligencia que poseo. No soy más que nadie, ni menos que nadie. Tengo más defectos que virtudes, pero espero cambiar o equilibrar el peso. Dios me guía y me inspira

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA BASURA NOS QUIERE GOBERNAR

Ante nuestros ojos los poderosos se derrumban. Los que creíamos invencibles y a toda fuerza …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *