FUEGOS ARTIFICIALES, COMO BOMBAS PARA EL OÍDO DE TU MASCOTA.

Si tienes una mascota, ¿te has percatado alguna vez de que tu perro o tu gato mueve sus orejas como si fueran antenas parabólicas, que dirige hacia donde provengan los sonidos, o que se da cuenta si estás sacando algo de comer que le encanta y, aun estando en un cuarto alejado, en cuestión de segundos ya está al lado tuyo esperando por ello, o cuando estás por llegar a casa, tu mascota ya sabía que llegarías, incluso minutos antes de que tocaras tu puerta?

La explicación es que los perros y los gatos tienen una capacidad auditiva muy superior a la nuestra, su oído es extremadamente desarrollado y es capaz de captar ondas con una intensidad bajísima, por tal motivo pueden escuchar sonidos agudos, imperceptibles para nosotros, e incluso a varios metros de distancia, a veinticinco o más, mientras que el nuestro percibe sonidos a menor distancia, seis metros aproximadamente.

Poseen un tímpano muy pequeño, el cual vibra ante el más mínimo sonido, esta vibración se transmite rápidamente mediante los demás huesos que forman parte de su sistema auditivo y, en cuestión de milésimas de segundos llega a su cerebro para interpretarlo.

El oído, junto al sentido del olfato, es un punto clave para su sistema de comunicación, que pueden llevarlo a cabo entre sí mediante ladridos, aullidos y maullidos, a través de grandes distancias.

Entonces, si ellos pueden percibir sonidos que para el oído humano son imposibles de detectar, ¿te imaginas de qué manera escuchan los sonidos que para nosotros son estruendosos o ruidos demasiado graves?

Si bien es cierto, hay factores que influyen entre perros y gatos y los hacen variablemente sensibles entre sí a los estímulos auditivos, por ejemplo, dependiendo de la raza, si tienen orejas erectas escucharán con mayor facilidad, o también puede depender de la edad, los geriátricos tienen una capacidad auditiva menor pero, en términos generales, todos odian los ruidos fuertes, por lo que se pueden citar diversas situaciones: tienden a alejarse si están en medio de personas que discuten o pelean, o se notan inquietos y emocionalmente desequilibrados; si escuchan sonidos desagradables quieren huir de donde están, o se asustan en exceso si un objeto cae muy cerca de donde se encuentran, o tienen miedo de su dueño que los regaña a base de gritos. Se nota un cambio absoluto cuando sucede todo lo contrario: se relajan o tranquilizan si están en un ambiente libre de ruidos espantosos, o si su dueño les habla con voz suave.

Esta nota hace referencia a que debemos estar conscientes de lo anteriormente dicho, sobre todo a propósito de las festividades, en que lo que más se escuchará en cada sector de la ciudad donde vives serán fuegos artificiales y petardos que, si para nosotros implican sonidos fuertes, para las mascotas se traducen en sonidos semejantes a los que emiten las bombas o granadas, ¿te imaginas escuchar ruidos así de potentes y cercanos como si estuvieras en zona de guerra en tu propia casa?

Una forma de minimizar el grado de miedo o ansiedad de tu mascota ante la presencia de estos sonidos, es mediante la administración de un tranquilizante que ayude a que ésta responda en menor grado a los estímulos auditivos, cabe recalcar que dicho producto químico deberá ser prescrito únicamente por el veterinario, ya que se administra en base al peso y a la condición de salud de cada mascota. También puedes optar por alternativas más naturales, como la terapia con flores de Bach, así se llama al conjunto de preparados artesanales no farmacológicos, elaborados a partir de maceración en agua de flores de diversas especies vegetales, que ayudan a estabilizar las emociones, prescritas por el veterinario afín a esta variante de la homeopatía.

Otra recomendación es, que en los momentos más álgidos, dispongas de un cuarto seguro, sin artefactos u objetos que impliquen un peligro para tu mascota y la mantengas en él de la manera más confortable posible, por ejemplo, con aire acondicionado, música relajante, amortiguando un poco el ruido, incluso con la colocación de tapones de algodón en sus conductos auditivos, aunque esto último puede no resultar muy práctico. Además, trata de estar junto con ella hasta que los ruidos más fuertes desaparezcan, ya que ayudará a que se sienta mayormente segura y protegida.

Un consejo sano, ¡cuida los oídos de tu mascota en estas festividades! Ella te lo agradecerá y tendrás menos posibilidades de que se enferme en los siguientes días debido al estado de miedo y ansiedad generados por las “bombas y granadas” características de fin de año.

Foto: Mariella Chacón. / Mascota Modelo: Boris


Mariella Chacón Morales

Médica Veterinaria

WhatsApp: 593 984 010 758

E-mail: marielinha20@hotmail.com

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EN LAS PROFUNDIDADES DEL DESAMOR

¿Quién dijo que nosotras no podemos enamorarnos? Quien lo haya dicho se equivocó rotundamente. Así …

Un comentarios

  1. Do you have a spam issue on this blog; I also am a blogger, and I was curious about your situation; many of us have created some nice procedures and we are looking to exchange techniques with other folks, why not shoot me an email if interested.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *