IMPEACHED

El presidente Donald Trump se convirtió en el tercer presidente de Estados Unidos en ser “impeached” (acusado). Un hecho trascendental en la historia estadounidense. Cabe anotar que, la acusación no significa que Trump sea destituido de su cargo. Eso depende del Senado, donde el Partido Republicano de Trump tiene una mayoría.

¿Cómo sucedió? La Cámara de Representantes sometió a votación dos artículos de juicio político. El primero fue por abuso de poder. Acusó a Trump de andar a la cacería de interferir electoralmente, al intentar presionar a Ucrania para que realizará investigaciones, particularmente sobre un rival político (el exvicepresidente Joe Biden). El segundo fue por obstrucción del Congreso. Acusó a Trump de esforzarse y obrar, con el fin de socavar la investigación de juicio político de la Cámara haciendo cosas tales como negarse a entregar los documentos solicitados por dicha Cámara, y, además, encauzar a posibles testigos para que no cooperen.

La Cámara votó 230 a 197 para acusar a Trump por abuso de poder, y, 229 a 198 por obstrucción, con lo cual, el presidente fue acusado (impeached) oficialmente.

Recapitulemos. El Congreso de los Estados Unidos es la legislatura bicameral del gobierno federal de los Estados Unidos de América. Se compone de dos cámaras, el Senado y la Cámara de Representantes. Sus miembros son elegidos por votación directa.

Senado. El Senado es la cámara alta del Congreso de los Estados Unidos. Cada estado de EE. UU., está representado por dos senadores, independientemente de la población, lo cual asegura una representación equitativa de cada estado. Los senadores estadounidenses cumplen períodos escalonados de seis años.

Cámara de Representantes. La Cámara de Representantes de los Estados Unidos, comúnmente conocida como «la Cámara», es la cámara baja del Congreso de los Estados Unidos. Cada estado recibe representación en la Cámara en proporción a su población, pero tiene derecho a al menos un representante. El número total de representantes con derecho a voto se fija actualmente en 435. También hay cinco delegados y un comisionado residente, que no tienen pleno derecho de voto. Los representantes de la Cámara sirven términos de dos años.

Retomando el Impeachment. Hasta aquí, no hay grandes sorpresas. Se esperaba que los votos se encarrilarían, en gran medida, según las líneas partidistas, y eso fue exactamente lo que sucedió. Los republicanos argumentaron que este es solo el último, de muchos intentos por parte de los demócratas de socavar los resultados de las elecciones presidenciales de 2016, e introdujeron una serie de mociones y resoluciones, aparentemente para retrasar o detener la votación. Los demócratas argumentaron que no tenían «otra opción» que acusar, y, que es importante «defender la democracia», haciendo historia en el proceso.

Un pequeño contexto sobre aquello. Como anotamos, Trump es el tercer presidente en ser acusado (impeached). Primero fue el demócrata Andrew Johnson en 1868, quien fue acusado esencialmente por el despido de su secretario de guerra. El segundo fue el demócrata Bill Clinton en 1998, quien fue acusado de perjurio y obstrucción de la justicia después de mentir acerca de su relación con Monica Lewinsky.

¿Y qué hay de Richard Nixon? No fue acusado (impeached). El Comité Judicial de la Cámara recomendó la destitución vinculada con el famoso escándalo de Watergate. Sin embargo, Nixon renunció antes de que la Cámara pudiera llevar a cabo su votación.

En el caso de Johnson y Clinton: ambos fueron absueltos por el Senado y permanecieron en el cargo. Se espera el mismo resultado para Trump, una vez que el Senado, de mayoría republicana celebre el juicio.

¿Cuándo sería dicho juicio? Se suponía que comenzaría tan pronto como el próximo mes. Empero, el pasado 18 de diciembre, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (Demócrata California) se negó a decir cuándo enviaría los artículos de juicio político al Senado, lo que podría retrasar el juicio indefinidamente.

¿Cuál es su razonamiento? Ella dio a entender que el Senado no está jugando limpio. Para el contexto, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (Republicano-Kentucky) ha dejado en claro que, en su opinión, este proceso de destitución está politizado y no tiene la más mínima intención de condenar a Trump. Asimismo, rechazó una solicitud de los demócratas para incorporar y escuchar declaraciones de nuevos testigos, expresando que el rol de la Cámara es el de investigar, y el del Senado aquel de juzgar.

Ante tal disyuntiva, Pelosi, con muy pocas opciones, exige garantías de que verá un proceso «justo» en el Senado. Intenta evitar una esperada absolución de Trump en el Senado, de mayoría republicana, lo cual sería vergonzoso para los demócratas.

¿Cómo han reaccionado los ciudadanos estadounidenses? Las encuestas muestran que están divididos. Mientras tanto, Trump declaró que no ha hecho nada malo, y, que se trata de “un asalto a Estados Unidos y al partido republicano”.

¿Cómo han reaccionado los mercados? El año pasado, Trump dijo que «el mercado colapsaría» si fuera acusado (impeached). No obstante, los tres índices principales se ven tranquilos, justamente por encima de los máximos históricos. Eso puede deberse a que es ampliamente esperado que el Senado mantendrá al presidente Trump en el cargo, ya que, bajo su administración, la economía y los mercados estadounidenses van “viento en popa”.

Para la reflexión: Una rama del gobierno (Cámara de Representantes-Poder Legislativo) acaba de ejercer una de las herramientas más importantes en su arsenal para acusar a otra rama del gobierno (Presidente-Poder Ejecutivo), de operar en contra de los intereses del pueblo.

Es una significativa decisión sobre la cual el público estadounidense está dividido, y que, sin duda, los historiadores analizarán durante muchos años.


James Neale Yerovi Socio

Móvil   593.9.9399.5413

jneale@plan-a-consulting.com
Plan-A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DESTRUCCIÓN QUE OCASIONA EL TRABAJO REMOTO

El trabajo remoto está destruyendo la economía multimillonaria de las oficinas de “cuello blanco” de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *