¿DEBES CEPILLAR LOS DIENTES DE TU MASCOTA?

¿Debes cepillar los dientes de tu mascota? ¡Por supuesto que sí!, ya no es novedad que tu veterinario te recomiende realizar el cepillado dental a tu mascota; sin embargo, es un tema en que siempre los veterinarios haremos énfasis, ya que todavía puede ocurrir que a algunos propietarios les parezca graciosa e insólita esta recomendación.

El cepillado dental de las mascotas debe tomarse con la seriedad del caso, ya que es un factor sumamente vital, parte del cuidado integral: a la vez que se les brinda un buen aseo oral, indirectamente se contribuye a la salud de otros órganos.

Para que se comprenda mejor, cuando comienza a acumularse la placa dental, aquella fina capa amarillenta que se observa en la superficie de los dientes, es porque se están acumulando millones de bacterias en la boca diariamente, en combinación con partículas de alimentos, células y sales minerales de la saliva cristalizadas, y comienza a originarse mal aliento e inflamación de las encías levemente.

Conforme pasa el tiempo, ya sean meses, o años en el peor de los casos, si la placa dental no es removida, se torna más gruesa y de un color oscuro cada vez, comprometiendo en mayor grado las encías y por supuesto a los dientes, haciendo que la mascota manifieste una marcada halitosis o mal aliento, entonces se tiene lo que se conoce como sarro o cálculo dental y, por lo tanto, esto conlleva a un grado de enfermedad periodontal, la misma que encierra a una serie de patologías derivadas de la placa dental.

El sarro no permanece únicamente en el diente, sino que avanza hasta la encía, ésta se inflama aún más provocando dolor al comer y puede llegar a retraerse dejando expuestas las raíces de los dientes, lo cual representa un dolor potencializado.

Y en esta etapa las mascotas suelen comer mucho menos pero no porque pierden su apetito, sino porque se condicionan: si topan sus dientes o boca con el plato o con el alimento y les duele, no intentan acercarse nuevamente o, si lo hacen, terminan fastidiándose por el dolor constante y dejan de comer sus cantidades normales de alimento o sólo se alimentan de líquidos y, como consecuencia pierden peso.

Posteriormente, si no se realiza un tratamiento oportuno del sarro, las bacterias pueden causar la destrucción del hueso, colonizando el hueso alveolar, soporte físico del diente, que queda debilitado, pierde su fijación y se cae, incluso en ciertas razas, la destrucción ósea es la causa de fracturas de mandíbula.

En la práctica diaria, se observan muchas mascotas adultas, de edades que no sobrepasan los siete u ocho años, con varias piezas dentales perdidas, estas mismas mascotas son las que llegan al final de su etapa de adultas mayores (quince años en promedio) sin la mayoría de sus dentadura. De ahí que, la idea errónea de muchos propietarios es creer que cuando sus mascotas son viejas es normal que se les caigan sus dientes, cuando la verdad es que únicamente sucede cuando no se les ofrece el debido cuidado dental que merecen para que los mantengan hasta el último día de sus vidas.

Finalmente, una de las peores consecuencias de la falta de cuidado dental es que se pueden producir otras enfermedades derivadas de la infección oral. Los gérmenes que pasan de la superficie dental a la encía y al hueso alveolar pueden llegar por vía sanguínea hasta el corazón o el riñón, por este motivo, no es extraño encontrar animales que padecen inflamaciones cardíacas (endocarditis o pericarditis) o alteraciones renales como consecuencia de haber tenido sarro.

Según estadísticas de múltiples estudios, se indica que nueve de cada diez perros presentan un problema en la cavidad bucal, sea éste leve, moderado o grave.

Para prevenir estos problemas se debe acostumbrar a la mascota a que se le cepillen los dientes desde los tres meses de edad, utilizando cepillos apropiados, por ejemplo, los de dedal que son de texturas suaves de goma y fáciles de maniobrar, también se pueden usar cepillos para mascotas que tienen mangos largos o, por último, cepillos para niños de cerdas suaves.

En el mercado existen así también pastas dentales específicas para mascotas, las hay con sabor a carne para que sean mejor aceptadas, aunque personalmente recomiendo las más naturales. No se recomiendan las pastas para humanos, que son irritantes para la mucosa del estómago de las mascotas al ingerirlas inevitablemente (porque no se enjuagan), a menos que se trate de una pasta 100% natural, por ejemplo, sin ánimo de hacer propaganda, pero debo decir una que utilizo para uso personal y tengo otra para mi perro, es Forever Bright ®, una fórmula suave, sin fluoruro, combinación 100% de gel de aloe vera estabilizado con propóleos de abeja.

Es recomendable cepillar los dientes de nuestras mascotas una vez al día todos los días, o al menos entre dos y tres veces por semana.

Al inicio es difícil que exista un cepillado perfecto, pero como dicen que “la práctica hace al maestro”, poco a poco se podrá realizar correctamente todo el proceso. Si tienes una mascota inquieta porque es cachorra, o que muestra sus dientes, pero no precisamente para que se los cepilles sino porque anuncia que te va a morder, porque no ha estado acostumbrada desde cachorra a este proceso, es mejor que halles la forma de dominarla y aun así lo intentes como puedas, a no hacerlo nunca.

Para inducir a la mascota a este proceso sin que sea molesto para ella, deja que tenga contacto con la pasta y con el cepillo hasta que los lama, con suavidad introdúcelo en su boca y cepilla suavemente con movimientos verticales, hasta que avances hasta los posteriores con movimientos en círculo, mientras realizas todo esto debes mantener sujeto el hocico de tu mascota para mantener la boca cerrada y cepillar los incisivos. No continúes o llegues más allá del punto en que tu mascota se sienta tranquila.

Estos pasos, sumados a una mega dosis de amor y paciencia, harán que tu mascota permita que se los realicen de manera rutinaria y no tengas que luchar con ella ni mucho menos desistir de hacerlo.

Siempre lleva a tu mascota al veterinario para que sea quien realice el diagnóstico de su situación oral y tratamientos específicos según el problema, por ejemplo, mascotas con sarro o cálculo ya instaurado en sus dientes, deberán someterse a una limpieza dental mediante aparato que trabaje con vibraciones ultrasónicas que destruyan el sarro sin destruir el diente, o ultrasonido, anualmente o con la frecuencia que sea necesaria. Además, el profesional es el encargado de extraer las piezas dentales inservibles o que representen focos de infección en la boca de su mascota.

Teniendo en cuenta todo lo aquí escrito, ¿qué esperas para llevar a tu mascota al veterinario para una consulta dental rutinaria? ¿Qué esperas para llevarla a que le hagan un tratamiento dental porque sus encías le duelen mucho, casi no puede comer y el olor de su boca se percibe a metros de distancia? No esperes mucho tiempo, en este tema no puedes esperar nada de tiempo porque si no, los problemas dentales pueden llegar a ser irreversibles. Piensa que se trata de ti mismo, ¿correrías o no al odontólogo si sintieras una leve molestia en uno de tus dientes antes de que se te exacerbe el dolor? Entonces, ¿cuál es tu justificación para no cepillar los dientes de tu mascota? O, ¿por qué esperar años para llevarla a un procedimiento dental?

Foto: Cortesía de Paulina Galarza, médica veterinaria / Mascota Modelo: Sake


Mariella Chacón Morales

Médica Veterinaria

WhatsApp: 593 984 010 758

E-mail: marielinha20@hotmail.com

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EN LAS PROFUNDIDADES DEL DESAMOR

¿Quién dijo que nosotras no podemos enamorarnos? Quien lo haya dicho se equivocó rotundamente. Así …

Un comentarios

  1. Si deben cepillar los dientes a su mascota, pero te cuento que lassie no tiene sarro porque le doy alimento natural y hueso de res, eso le ayuda mucho, la otra perrita que adopte ella si tenia mucho sarro. le lavo los dientes dos veces al dia con aceite de coco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *